in

20 Escapadas De Fin De Semana Baratas En México

Si con algo cuentan los mexiqueños es con maravillosas oportunidades de escapadas de fin de semana, por la gran cantidad de fantásticos lugares de descanso y esparcimiento situados cerca del DF.

Te invitamos a salir de la selva de cemento a disfrutar de estos 20 magníficos destinos que tienes casi a tiro de piedra.

1. Peña de Bernal, Querétaro

Los chilangos solo tienen que viajar 218 km para admirar el tercer monolito más grande del mundo, una inmensidad rocosa de 288 metros de altura, frecuentada por los escaladores más expertos del país y del exterior.

La Peña de Bernal es también escenario de una de las fascinantes celebraciones ceremoniales mexicanas, la fiesta del equinoccio de primavera.

Tiene lugar entre el 19 y el 21 de marzo e incluye danzas folclóricas, ritos y una variada programación cultural. Los creyentes en las emanaciones energéticas de ciertos lugares van en esos días a la peña a recargar las baterías espirituales.

El Museo de la Máscara de Bernal es uno de los más vistosos del país, con más de 300 piezas, las más valiosas confeccionadas con madera de patol.

El clima del Pueblo Mágico de Bernal es muy fresco y hasta frío por las noches, por lo que es ideal para escapar desde Ciudad de México con una agradable compañía que también comunique un poco de calor.

2. Tlayacapan, Morelos

Este bello pueblo morelense en un lugar para disfrutar de su arquitectura, fiestas y espléndidos parques acuáticos.

Los amantes de las construcciones con historia deben ver y recorrer el antiguo Convento de San Juan Bautista, las numerosas y hermosas capillas y el Palacio Municipal. Otra interesante edificación,  está más reciente, es el Templo Copto Ortodoxo, el primero erigido en el país.

Para gozar del pintoresco espectáculo de los chinelos, particularmente en carnaval, los defeños solo tienen que trasladarse 106 km hasta Tlayacapan.

Estos personajes enmascarados y ataviados con coloridas vestimentas hacen el Brinco de los Chinelos, una pintoresca coreografía al son de una contagiosa música.

Después de sudar un rato bailando con los chinelos, te recomendamos pasar una refrescante jornada en el Parque Acuático Oaxtepec, el centro vacacional más grande y moderno de Latinoamérica, localizado a solo 8 km del Pueblo Mágico de Tlayacapan.

3. Huasca de Ocampo, Hidalgo

La primera localidad hidalguense en ser declarada Pueblo Mágico espera a los mexiqueños a solo 150 km de distancia, para despojarlos de preocupaciones con su clima limpio y templado, sus bellezas naturales, sus acogedoras calles, su pasado minero y su peculiar gastronomía.

Los prismas basálticos son el principal monumento natural local, unas estructuras rocosas de gran tamaño y perfección esculpidas por las corrientes de agua y el viento a lo largo de los milenios.

La ex hacienda de Santa María Regla fue la primera en la que se extrajo plata en la región y actualmente es un rústico hotel con bellos lagos y jardines y una capilla del siglo XVIII.

La ex hacienda de San Antonio Regla fue inundada para construir una presa, dejando como únicos testimonios la gran chimenea y el extremo de una torre en medio del lago.

En Huasca de Ocampo no dejes de comer varios pastes, la empanada llevada por los mineros ingleses en el siglo XIX y mexicanizada con los mejores sabores regionales.

4. El Oro, Estado de México

El pueblo mexiquense de El Oro está localizado a 189 km de Ciudad de México por la Autopista Arco Norte. Hasta mediados del siglo XX de las minas locales se extrajo un oro que estaba calificado como el N° 2 en fineza a nivel planetario.

Los principales testimonios de esta época dorada son las bellas edificaciones, el Museo de Minería y los sobrecogedores tiros y socavones mineros.

El Tiro Norte, acondicionado para el turismo, tiene un piso transparente para admirar el pozo de vértigo y en el socavón San Juan puedes ver las herramientas y equipos utilizados en la minería del pasado.

Entre las edificaciones más sobresalientes se encuentran el Teatro Juárez, por cuyo escenario pasaron las grandes figuras mundiales del bello canto; la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, el Palacio Municipal y la Estación del Ferrocarril.

En la Presa Brockman puedes practicar algunos entretenimientos acuáticos y terrestres, al igual que en la Cascada El Mogote, donde hay una tirolesa.

5. Cuetzalan, Puebla

Este Pueblo Mágico situado en la Sierra Norte poblana respira por todos lados los embrujos de las civilizaciones prehispánicas mexicanas.

Vale la pena recorrer los 300 km que separan Ciudad de México de Cuetzalan solo para sumergirse en su tianguis de los días domingo, uno de los más ricos del país desde el punto de vista cultural.

Este mercado tradicional es una verdadera reminiscencia prehispánica con sus productos típicos, danzas y demás espectáculos.

Los colores de la vestimenta son los que se han utilizado desde tiempos ancestrales, con los hombres de blanco y las mujeres principalmente de negro, azul y blanco.

Uno de los productos estrella del tianguis es la yolixpa, una bebida medicinal y embriagadora en cuya preparación se emplean hasta 30 hierbas.

En torno al 4 de octubre, fecha de las fiestas patronales de San Francisco de Asís, se vive todo el esplendor precolombino y cristiano de esta encantadora localidad poblana.

El delicioso Tequis, pueblo de excelentes quesos y magníficos vinos, se encuentra en el bajío queretano, a menos de 200 km de la residencia de cualquier chilango.

Tequis cuenta con un estupendo clima, fresco y seco, gracias a su altitud de 1.900 msnm. La primera cosa a disfrutar en el Pueblo Mágico es la Ruta del Queso y el Vino del bajío, visitando vitivinícolas como  La Redonda, Finca Sala Vivé, Viñedos Azteca y Viñedos Los Rosales.

En este circuito gastronómico podrás maridar los vinos con algunos de los mejores quesos del país, producidos por casas de larga tradición, como  Quesería Néole, Quesos Flor de Alfalfa, Bocanegra, y Quesos VAI.

Tequis es lugar ideal para divertirse y relajar el cuerpo en sus parques acuáticos, balnearios y temazcales.

A los amantes de los museos costumbristas les encantará el pintoresco museo México me Encanta, con sus bonitas estampas a pequeña escala de la vida cotidiana.

7. Tepoztlán, Morelos

Muchos defeños marcan el 8 de septiembre en el calendario para recordar la Fiesta de El Tepozteco, celebrada en esa fecha en el Pueblo Mágico morelense, que está a solo 83 km de la capital del país.

El Cerro o Montaña de El Tepozteco es un Área Natural Protegida con un sitio arqueológico construido por los Xochimilcas entre los siglos XII y XIV.

El conjunto adoratorio fue erigido para Ometochtli Tepuztécatl, dios de la embriaguez y de las cosechas para los mexicas.

Durante las fiestas, los turistas cumplen el Reto del Tepozteco, que consiste en subir hasta la pirámide del centro adoratorio. Para honrar al dios del alcohol, muchos se ayudan con algunos mezcalitos y tequilitas. La música y las danzas prehispánicas sirven de marco a la fiesta.

Durante tu visita a Tepoztlán no olvides probar sus famosos helados exóticos, como los preparados con mezcal y  tequila.

8. Valle de Bravo, Estado de México

Solo 140 km separan a los capitalinos de la belleza arquitectónica y natural de este Pueblo Mágico mexiquense de calles empedradas.

En Valle de Bravo hay que admirar la variedad y belleza de su paisaje arquitectónico, encabezados por el Templo de Santa María Ahuacatlán, la Iglesia de San Francisco de Asís y el Carmel Maranathá. Este último edificio con nombre entre castizo e hindú es un bonito refugio y templo cristiano levantado en 1970.

Otra singular y hermosa edificación religiosa de Valle de Bravo es la Gran Stupa para la Paz Mundial, el monumento funerario budista más grande, no solo de México, sino de todo el Mundo Occidental, con una altura de 36 metros.

El lago de la localidad es un espacio para la práctica de deportes acuáticos y cuenta con algunos restaurantes flotantes. Desde el mirador de La Peña del Príncipe hay unas espectaculares vistas panorámicas.

9. Malinalco, Estado de México

Cuando mexiqueños y toluqueños piensan en una escapada de un largo día o de un fin de semana, es frecuente que vayan al agradable Pueblo Mágico mexica de Malinalco, localizado a 60 km de Toluca y a 115 km de Ciudad de México.

La localidad es agradable y hospitalaria, con calles empedradas flanqueadas por casas típicas de vistosos colores.

La principal atracción turística del Pueblo Mágico es el yacimiento arqueológico de Cuauhtinchán, enclavado en el Cerro de los Ídolos.

En el sitio destaca el templo principal, una joya arquitectónica precolombina, ya que fue tallada en un monolito, por lo que ha sido comparada con la ciudad nabatea de Petra, en Jordania y con los templos egipcios de Abú-Simbel.

En la arquitectura colonial de Malinalco se distinguen el convento agustino, la iglesia del Divino Salvador y varias capillas.

10. Cholula, Puebla

En San Pedro Cholula nunca faltan capitalinos que van a apreciar la exquisita arquitectura colonial de la localidad y a deleitarse con el arte culinario de este Pueblo Mágico situado a 126 km de Ciudad de México.

Cholula se precia de tener 365 templos, uno por cada día del año; no pretendemos que los visites todos, pero sí los más simbólicos, como el Ex Convento de San Gabriel y el Templo de la Virgen de los Remedios, cuyas bases se encuentran sobre la pirámide prehispánica de Tlachihualtépetl.

La primera piedra de la Plaza de Armas, ahora llamada Plaza de la Concordia, fue colocada en 1573 y su centro está presidido por una fuente con la imagen de San Miguel Arcángel, donada por el rey español Felipe II.

Para comer en Cholula te recomendamos ordenar una sopa cholulteca acompañada por unas orejas de elefante, que son unas enormes tortillas con frijoles, queso y cebolla, deliciosamente salseadas.

11. Real del Monte, Hidalgo

El mejor momento para que los chilangos visiten el Pueblo Mágico hidalguense de Real del Monte es la segunda semana de enero, cuando se celebran las vistosas fiestas del Señor de Zelontla.

Si no puedes ir en enero, otra buena oportunidad es el jueves de Corpus Christi, 60 días después del Domingo de Resurrección, para El Hiloche, un evento en la línea de las ferias típicas mexicanas, con espectáculos de charros, música y bailes populares.

Real del Monte fue un pueblo minero de ricos patronos y explotados obreros, pasando a la historia en 1776, cuando fue escenario de la primera huelga laboral registrada en América.

El vigoroso y legendario pasado minero de Real del Monte es atestiguado por sus minas y museos de sitio, así como por el monumento conmemorativo de la primera huelga.

En Real del Monte hay que comer pastes a discreción, desde los tradicionales de picadillo de carne con papas, hasta los exóticos de frutas.

12. Villa del Carbón, Estado de México

Viajar a Villa del Carbón, a solo 67 km de Ciudad de México, es sumergirse en un mundo de agua, verdor y pasado colonial.

En este Pueblo Mágico mexiquense hay varios cuerpos de agua, como la Presa Taxhimay y la Presa del Llano, en las que puedes descansar relajadamente admirando el paisaje; pasear en lancha, kayak y acuabici, y rentar una cabaña con chapoteadero.

La Presa Benito Juárez es ideal para la pesca deportiva y para realizar cabalgatas por sus alrededores.

En el pueblo se encuentra el Centro Recreativo Las Cascadas, con varias albercas y chapoteaderos, tobogán y zona de camping.

Villa del Carbón cuenta con bellas edificaciones, como la Iglesia de la Virgen de la Peña de Francia, construida en el siglo XVIII, y la Plaza Hidalgo, centro neurálgico de la localidad.

Si deseas hacer una buena excusión que al final te premiará con unas maravillosas vistas, sube al Cerro de la Bufa.

13. Lagunas de Zempoala, Morelos

A una hora y 20 minutos de Ciudad de México se encuentra el Parque Nacional Lagunas de Zempoala, una preciosa zona boscosa con gran diversidad de espacios acuáticos para el disfrute de los turistas ecológicos.

La vegetación de pinos, encinos, oyemeles y pastizales enmarca las bellas lagunas ricas en truchas y otras especies de fauna acuática.

Son siete lagunas alrededor de las cuales puedes hacer paseos a caballo, senderismo, ciclismo de montaña y camping, respirando aire puro. El parque tiene también dos picos que son ascendidos por los entusiastas del montañismo.

Otra ventaja del parque es que puedes ingresar con mascotas, por lo que es una buena oportunidad para regalar a tu perro una jornada de carreras y juegos al aire libre.

El clima es fresco en el día y frío en la noche, por lo que no debes olvidar tu chamarra. Cerca se encuentra el pequeño pueblo de Huitzilac, con su iglesia del siglo XVII, su pequeño palacio municipal y una exquisita barbacoa.

14. Tuxpan, Veracruz

Tuxpan quizá no sea un lugar estrictamente cercano a Ciudad de México, ya que está a 290 km de la capital, pero dispone de la playa de mar más a mano que tienen los defeños.

Este municipio veracruzano de la Huasteca Baja es ideal para una escapada de fin de semana de arena y sol de los chilangos, ya que partiendo bien temprano el sábado y regresando en la tarde del domingo pueden disfrutar de dos jornadas de playa. Como para llegar el lunes a la oficina con un llamativo y sorprendente bronceado.

La costa de Tuxpan cuenta con arrecifes con una variada y colorida fauna marina, por lo que los practicantes del buceo y el esnorquel deben llevarse sus implementos.

En Tuxpan puedes comer los frutos frescos del mar recién sacados de las embarcaciones de pesca, acompañados con la bebida típica del lugar, el Timbakey, preparada con leche, plátano tabasco machacado, grosella, azúcar y hielo ¡Delicioso y refrescante!

Lee también Las 10 mejores playas en Veracruz

15. Las Huertas, Morelos

Partiendo temprano, los capitalinos pueden disfrutar de las aguas termales de Las Huertas en un viaje de ida y vuelta un mismo día, ya que el balneario se encuentra a dos horas de Ciudad de México. También pueden acampar y preparar su propia comida, redondeando una estancia barata y encantadora.

El balneario está formado por pozas que han sido acondicionadas como albercas, para total seguridad y comodidad de los bañistas y es surtido por un manantial de aguas templadas del que fluyen 1500 litros por segundo.

La temperatura del agua, de 31 °C, es agradablemente cálida. Las aguas van al Río Amacuzac, formando una bonita cascada de 5 metros de altura.

En Las Huertas puedes darte unos reconfortantes baños de lodo y además hay chapoteaderos, restaurante y áreas con asadores, para que te prepares una suculenta parrillada.

El uso del balneario cuesta 70 pesos, con precios preferenciales para niños, y el horario de funcionamiento es de 8 AM a 6 PM.

16. Taxco, Guerrero

Las escapadas de fin de semana de los chilangos a Taxco son frecuentes, para disfrutar de la belleza colonial de la ciudad y comprar las bonitas artesanías y joyas de plata que confeccionan en el antiguo pueblo minero.

La belleza de la blanca localidad enclavada en la sierra es proverbial, destacando, en el ámbito religioso, el Templo de Santa Prisca y San Sebastián, el Ex Convento de San Bernardino de Siena y el Cristo Monumental.

Entre las edificaciones civiles se distinguen la Plaza Borda, la Casa de las Lágrimas y la Casa Borda.

Las principales muestras a conocer en Taxco se encuentran en el Museo de Arte Virreinal, el Museo Arqueológico Spratling y el Museo de la Platería Antonio Pineda.

Los artesanos y orfebres plateros de Taxco están entre los más consumados del país, ofreciendo sus bellos trabajos en los múltiples talleres y tiendas, especialmente en la Calle San Agustín.

17. Cuernavaca, Morelos

La bien llamada “ciudad de la eterna primavera” se encuentra a solo 87 km de Ciudad de México, con sus variados encantos, como sus hermosas edificaciones, jardines y parques, y sus museos.

Un recorrido arquitectónico por la capital de Morelos debe contemplar la catedral y el Palacio de Cortés, el suntuoso palacete de descanso que se hizo construir el conquistador para habitarlo con su mujer, Juana Zúñiga, y que actualmente alberga al Museo de Antropología de la ciudad.

Otras edificaciones de interés son el Palacio de Gobierno y El Chapitel, también llamado El Calvario, que es un conjunto de una capilla y un templo.

Un curioso e interesante museo cuernavaquense es el Papalote Cuernavaca, dedicado a las interrelaciones entre las artes y las ciencias mediante el juego y los recursos interactivos.

El Jardín Borda, el Jardín Juárez y el Parque Ecológico Chapultepec son los principales espacios verdes citadinos.

18. Puebla, Puebla

Se necesitan muchas escapadas de fin de semana para que un defeño conozca y disfrute de todos los encantos de Puebla de Zaragoza; afortunadamente la capital mundial del mole se encuentra a solo 132 km del DF mexicano.

Los amantes de la arquitectura, particularmente la religiosa, se encuentran a sus anchas en Puebla. Edificaciones como la Catedral Basílica, primer gran templo de la América española, y la Iglesia de Santo Domingo, sede del primer obispado del Nuevo Mundo, reúnen historia y belleza.

Puebla es ciudad de variados e interesantes museos entre los que destacan el de Arte Virreinal, el Museo Amparo, el de la Revolución Mexicana, el de la Evolución y el Museo del Ferrocarril.

El Mercado de Sabores Poblanos en el lugar al que tienes que ir para degustar toda clase de moles, moletes y otros platillos típicos de la gastronomía poblana.

19. Toluca, Estado de México

Toluca de Lerdo, a escasos 69 km del DF, ofrece un nutrido conjunto de atractivos arquitectónicos, naturales y arqueológicos.

El patrimonio físico está encabezado por la catedral, los portales, el Templo de la Santa Veracruz, la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen y el Templo de San José el Ranchito.

El Jardín Botánico Cosmovitral, situado en el antiguo Mercado Municipal, es un bello edificio de estilo Art Nouveau con una colección de cerca de 400 especies de flora, custodiadas por un monumental vitral que fusiona artísticamente al hombre con el Sol.

Los Parques Nacionales La Marquesa y Nevado de Toluca son frecuentados por los aficionados a los entretenimientos al aire libre.

El Centro Ceremonial Otomí de Temoaya permite impregnarse de los ritos de esta cultura precolombina y el sitio arqueológico de Teotenango es un compendio de la arquitectura prehispánica, con el Monolito del Jaguar, el temazcal, la cancha para el juego de pelota, la Calle de la Rana, la estructura llamada La Serpiente y otras construcciones,

El Zoológico de Zacango, instalado en una antigua hacienda franciscana, conserva unas 180 especies de aves, mamíferos, serpientes y otros ejemplares de fauna. De todo un poco hay en la capital mexiquense.

20. Santiago de Querétaro, Querétaro

El Acueducto de Querétaro se levanta majestuoso derrotando el paso del tiempo con sus 74 arcos a lo largo de 1.280 metros. Hay una leyenda de amor en torno a su construcción, ya que el rico marqués Juan Antonio de Urrutia y Arana, lo habría ordenado construir para complacer a una monja de la que estaba enamorado. Quizá en nombre del amor, Querétaro es llamada la Ciudad del Acueducto.

La capital queretana, situada por vía rápida a 219 km de Ciudad de México, cuenta con un magnífico centro histórico. En este se distinguen monumentos nacionales como la Casa de la Marquesa, sede de la cancillería cuando Querétaro fue capital nacional, y la Casa de la Corregidora, escenario de conspiraciones independentistas.

El edificio del Museo de Arte de Querétaro es un soberbio ejemplo del arte barroco en México y el Teatro de la República guarda en sus aposentos el eco de los sonidos del estreno del himno nacional en 1854, el de las voces de los acusadores de los enjuiciados Maximiliano, Miramón y Mejía en 1867 y el de los discursos de los diputados constituyentes de 1917.

El Parque Cerro de las Campanas, situado en una colina de las afuera de la ciudad, guarda el eco de los disparos de fusilamiento de  Maximiliano de Habsburgo, Miramón y Mejía. En el lugar hay una capilla de 1900.

¡Santiago de Querétaro te espera en una escapada para la historia!

¿Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualizando

Museo Soumaya: La Guía Definitiva

17 Pasos Para Planificar Tu Viaje