in

25 Paisajes De Fantasía En México

En mares, costas, selvas, sierras y volcanes, México cuenta con paisajes de mágica belleza. Estos son 25 fantásticos paisajes del país azteca.

1. Cascadas El Chiflón, Chiapas

1. Cascadas El Chiflón, Chiapas

Estas espectaculares cascadas chiapanecas son formadas por el Río San Vicente en Ojo de Agua, un espacio natural situado a unos 30 kilómetros del Pueblo Mágico de Comitán de Domínguez. La cascada más hermosa, llamada Velo de Novia, tiene 120 metros de altura y es el premio mayor que espera tras ascender una larga escalera. En su caída, las cascadas forman pozas ideales para darse un baño en las limpias aguas, con la densa vegetación como marco paradisíaco.

2. Pantanos de Centla, Tabasco

2. Pantanos de Centla, Tabasco

En las tierras bajas tabasqueñas de los municipios de Centla, Jonuta y Macuspana está este humedal, el más grande e importante de América del Norte. Sus fuentes principales de agua son los estuarios de los Ríos Grijalva y Usumacinta, formándose unas lagunas de gran belleza y con una llamativa biodiversidad, tanto en flora como en fauna. En sus más de 300 mil hectáreas, aparte de las áreas naturales, están la Torre de Observación de Aves, el Centro de Interpretación Uyotot-Já, el desarrollo ecoturístico Punta Manglar y otras atracciones.

3. El Valle de los Monjes, Chihuahua

3. El Valle de los Monjes, Chihuahua

Los Monjes son unas curiosas formaciones rocosas que recuerdan a los austeros evangelizadores españoles que recorrían esos parajes intentando convertir a los indígenas chihuahuenses al Cristianismo. Están situados en la Sierra Tarahumara, que forma parte de la Sierra Madre Occidental. Las figuras, que parecen frailes con capuchas, forman un conjunto surrealista, como si el bello espacio natural se hubiera convertido repentinamente en una congregación de religiosos orando al aire libre.

4. Volcán Paricutín, Michoacán

4. Volcán Paricutín, Michoacán

El volcán más joven de América sepultó en 1943 a las localidades de Paricutín y San Juan Parangaricutiro. Aunque ahora está inactivo, se conservan varios testimonios de su furia, siendo la más simbólica la torre de la iglesia de San Juan, única edificación que se salvó parcialmente del alud. Este volcán de 424 metros en el valle michoacano de Quitzocho-Cuiyusuru, cambió la vida del campesino Dionisio Pulido, primero en ver cómo la tierra se abría ante él, y de todos habitantes de la meseta Purépecha. Ahora los pobladores atienden a los turistas que van a conocer el lugar y cuentan la historia con sus toques de fantasía.

5. Santuarios de la mariposa Monarca, Michoacán y Estado de México

5. Santuarios de la mariposa Monarca, Michoacán y Estado de México

La Mariposa Monarca asombra por su proeza migratoria, increíble en seres tan frágiles. Viaja varios miles de kilómetros desde las frías tierras fronterizas entre Estados Unidos y Canadá  hasta sus santuarios mexicanos, escapando del helado clima invernal. El colorido espectáculo que ofrecen las bellas mariposas mueve a la corriente de turistas ecológicos hasta los bosques de pinos y oyamel situados de las reservas situadas en los estados de México y Michoacán.

6. Cenotes, Península de Yucatán

6. Cenotes, Península de Yucatán

Para los mayas, los cenotes eran la puerta de entrada a mundos mágicos y desconocidos. Para los turistas de la actualidad, son un regalo para los ojos y el acceso a un refrescante baño y a la observación de una rica vida acuática. La Península de Yucatán es el lugar del mundo con mayor concentración de estos fascinantes cuerpos de agua de origen kárstico. Sería largo mencionar los más de 2.000 cenotes yucatecos. Hay una gran cantidad en la Riviera Maya, adosados a hermosas playas y a sitios de interés arqueológico.  Cancún, Playa del Carmen y Tulum son excelentes lugares para comenzar un tour de cenotes.

7. Valle de los Cirios, Baja California

?????????????????????????????????????????????????????????

Los cirios son árboles de extraño aspecto que crecen en las tierras desérticas  de la Península de Baja California y verlos recostados contra el crepúsculo de un atardecer claro constituye una postal de incomparable belleza. Reciben ese nombre por su apariencia de cirios cuando surge la floración en racimos amarillos en la cima del árbol. El inmenso valle de más de 2,5 millones de hectáreas, está principalmente en el estado de Baja California, aunque también toca a Baja California Sur. Es frecuentado por los turistas entusiastas de los paisajes áridos y abiertos.

8. Xel-Há, Quintana Roo

8. Xel-Há, Quintana Roo

La caleta quintanarroense de Xel-Ha ha ganado reputación como el acuario natural más grande del planeta. En el bello y rico ecosistema se funden las aguas de un río con el Caribe mexicano. El lugar, con categoría de Parque Ecológico, está localizado en la Riviera Maya, a 120 kilómetros de Cancún. En las aguas nítidas de este santuario del buceo es posible avistar más de 70 especies de fauna acuática. Muy cerca están los cenotes de Paraíso y Aventura, y en los alrededores hay sitios paleontológicos de interés en los que pueden verse fósiles de especies prehistóricas extintas.

9. Islas Rasa y Tiburón, Mar de Cortés

9. Islas Rasa y Tiburón, Mar de Cortés

El Golfo de California es el hábitat mundial preferido de algunas especies de aves. La Rasa es solo una de las casi 900 islas e islotes del Mar de Cortés, pero es la preferida por 9 de cada 10 gaviotas ploma y charranes elegante para reproducirse. La isla sonorense de Tiburón es la más grande de México y es una reserva ecológica manejada por el pueblo Seri. Estas islas desérticas son Patrimonio Mundial de la Humanidad, principalmente por su singular fauna.

10. Cascadas petrificadas, Oaxaca

10. Cascadas petrificadas, Oaxaca

Hace miles de años, los sólidos suspendidos en las aguas carbonatas que descendían por estas pendientes oaxaqueñas en el Valle de Mitla formaron estas curiosas cortinas blancas de 200 metros de altura que a lo lejos parecen cascadas pero que son estructuras rocosas. En la parte alta de la montaña llamada el Anfiteatro  hay una red de manantiales por los que si fluye agua líquida, formando deliciosas albercas naturales. Los pobladores del valle llaman a las cascadas «Hierve el Agua» Fue un sitio sagrado zapoteca y aún se conservan algunos vestigios de un sistema de regadío de 2.500 años de antigüedad.

 11. Sótano de las Golondrinas, San Luis Potosí

11. Sótano de las Golondrinas, San Luis Potosí

Este fascinante abismo de más de 500 metros de profundidad situado en la Huasteca Potosina se formó por la acción erosiva del agua a lo largo de millones de años. La cavidad de vértigo es el hábitat de varias especies de aves, principalmente vencejos, aunque el pájaro que se quedó con el nombre fue la golondrina. Otros arriesgados seres voladores que se aventuran en la singular fosa son el murciélago y el loro de cueva. Salen en bellas y ruidosas bandadas al amanecer, en busca de alimento, retornando al hogar al atardecer.

12. Nevado de Toluca, Estado de México

12. Nevado de Toluca, Estado de México

Este volcán toluqueño extinto de casi 4.700 msnm, llamado Xinantécatl por los indígenas, es lugar sagrado desde la época prehispánica. En la cavidad del cráter hay dos preciosas lagunas formadas principalmente por el deshielo del pico nevado. La laguna El Sol es de color verdoso y La Luna es de tono azulado. Por las hermosas faldas del volcán, entre bosques y pastizales, se practica alpinismo, senderismo, ciclismo y otros deportes y entretenimientos de montaña. Si deseas algo más tradicional, también puedes montar a caballo.

13. Cascada de Tamul, San Luis Potosí

13. Cascada de Tamul, San Luis Potosí

Esta cascada de la Huasteca Potosina, de 105 metros de altura, es formada por las aguas del Río Gallinas cuando desciende hacia el cañón por el que transcurre el Río Santa María. Aguas abajo, la corriente cambia su nombre a Río Tampaón. En época de aguas altas, la espectacular cascada alcanza un ancho de 300 metros. Por el río puede llegarse cerca del pie del salto navegando en embarcaciones pequeñas y desde la localidad de El Sauz puede llegarse por tierra a la cresta.

14. Barrancas del Cobre, Chihuahua

14. Barrancas del Cobre, Chihuahua

Los abismos de estas barrancas chihuahuenses superan ampliamente en profundidad a los del Gran Cañón de Colorado. En el pasado, en el fondo de varios de estos precipicios se extraía mineral de cobre, de donde proviene el nombre. Urique tiene 1879 metros; La Sinforosa, 1830 y Batopilas, 1800, entre los más conocidos. Estos parajes son el hogar ancestral del pueblo tarahumara. Batopilas es también un Pueblo Mágico mexicano de hermosas casonas coloniales, que datan de su época  de auge con la explotación de la plata. En las barrancas, aparte de admirar las inmensidades de vértigo, puedes subir a las tirolesas más largas de México y también cuentas con funicular.

15. Cañón del Sumidero, Chiapas

15. Cañón del Sumidero, Chiapas

En el fondo de esta impresionante hondonada, 1.300 metros más abajo, se ve la corriente del río Grijalva desplazándose tempestuosa por su cauce. El Cañón del Sumidero se encuentra en la Sierra Norte de Chiapas, a 5 kilómetros de la capital chiapaneca, Tuxtla Gutiérrez. Aparte de extasiarse con el precipicio, los visitantes del parque nacional pueden recorrer el río en embarcaciones y admirar la riqueza de la flora y de la fauna. Ceibas, encinos y otros árboles ofrecen sus frondas a osos hormigueros y monos, mientras más arriba planean halcones y águilas. Entre tierra y agua pueden verse garzas, patos y quizá algún caimán.

16. Prismas Basálticos, Hidalgo

16. Prismas Basálticos, Hidalgo

Estas singulares formaciones rocosas de Santa María Regla, Hidalgo, llenaron de admiración a Alexander Von Humboldt durante su viaje por América en el siglo XIX. Son enormes basaltos cristalizados en prismas de hasta 6 caras, algunos con alturas de más de 40 metros. Están en curiosas formaciones verticales, horizontales e inclinadas, como si se tratara de grandes piezas de hormigón armado puestas por la mano del hombre y no una maravilla natural esculpida por la naturaleza. De los prismas se desprenden unas cascadas cuyas aguas provienen de la cercana presa de San Antonio Regla.

17. Cráteres de El Pinacate, Sonora

17. Cráteres de El Pinacate, Sonora

Forman parte de la Reserva de Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar, en el desierto de Sonora. Son enormes cavidades de origen volcánico, una de las formaciones naturales del planeta que se observa a mayor altura desde el espacio. El erial apenas si alberga unas pocas y valientes especies vegetales porque se trata de una de las zonas del planeta donde llueve menos y los termómetros enloquecen de calor en los mediodías de verano. Si no puedes ir a la Luna cuando se abra la temporada turística hacia el satélite de la Tierra, estos cráteres te harán sentir como recorriendo el paisaje lunar. Se encuentran entre las localidades de Puerto Peñasco y San Luis Río Colorado.

18. Sima de las Cotorras, Chiapas

18. Sima de las Cotorras, Chiapas

Es una hondonada selvática de 140 metros de profundidad y 180 metros de diámetro, rodeada de verdor, en el municipio chiapaneco de Ocozocuautla. Desde las alturas pareciera que hubiera sido perforada por la acción humana, pero se trata de un hundimiento natural hecho por el agua, de manera similar a cómo se forman los cenotes. Aparte de los cientos de ruidosas cotorras que tienen a la sima como hábitat, en el interior hay pinturas rupestres de la cultura zoque. Si no te animas con el rapel, puedes optar por algo con menos adrenalina, como caminar o simplemente mirar.

19. Parque Nacional Iztaccíhuatl-Popocatépetl, Estado de México

19. Parque Nacional Iztaccíhuatl-Popocatépetl, Estado de México

El Izta y el Popo eran seres vivos para las civilizaciones precolombinas. Lo cierto es que los emblemáticos volcanes mexicanos laten de vida y vigor, con sus ricas flora y fauna y sus corrientes de agua fluyendo hacia las tierras llanas. Son áreas protegidas para cuidar su biodiversidad, en la que destaca el teporingo o conejito de los volcanes, el venado de cola blanca y la gallina de monte. Por algunas de sus áreas pueden hacerse excursiones y practicarse el senderismo. Las cumbres nevadas son retos para alpinistas.

20. Cuevas de Naica, Chihuahua

20. Cuevas de Naica, Chihuahua

Los cristales de selenita (mineral de yeso) que se encuentran en el interior de la mina de plomo y plata de Naica, en el pueblo chihuahuense del mismo nombre, son los más espectaculares del mundo, por su perfección y tamaño. A su longitud de hasta 13 metros y su anchura de entre uno y dos metros, que los hacen las cristalizaciones minerales más grandes descubiertas en la Tierra, el increíble cuadro es completado por unas vistosas disposiciones. Lamentablemente, esta maravilla natural es de acceso restringido por encontrarse a 300 metros de profundidad, con temperaturas de 60 grados y casi 100 % de humedad.

21. Ría Lagartos, Yucatán

21. Ría Lagartos, Yucatán

Este cuerpo de agua semicerrado, alimentado por varias fuentes de agua dulce y conectado con el Golfo de México, es el santuario del flamenco rosa del Caribe, una bella ave acuática, que hizo de este ecosistema su hábitat particular. Los cientos de miles de flamencos rosados constituyen la principal postal de esta Reserva de Biósfera situada entre los municipios yucatecos de Río Lagartos, San Felipe y Tizimín. Las operadoras turísticas ofrecen paseos por la ría.

22. Parque Nacional Lagunas de Montebello, Chiapas

22. Parque Nacional Lagunas de Montebello, Chiapas

Es un conjunto de varias decenas de lagunas con aguas que van del verde al azul turquesa, enclavadas en los Altos de Chiapas, en los municipios de  Independencia y la Trinitaria, cera de la frontera guatemalteca. El paisaje paradisíaco lo completan los bosques de coníferas y otros árboles, salpicados de bellas plantas florales. Aparte de la observación de la biodiversidad, en el parque pueden practicarse entretenimientos como el senderismo y la navegación en lancha, balsa y kayak.

23. Sierra de Órganos, Zacatecas

23. Sierra de Órganos, Zacatecas

Este árido paisaje zacateco de la Sierra Madre Occidental debe su nombre a las curiosas formaciones naturales parecidas a pipas musicales. La sierra se encuentra a unos 30 kilómetros del Pueblo Mágico de Sombrerete y ha sido frecuente locación de videos publicitarios y de cine y televisión. Cuenta con cabañas de alojamiento y espacios para acampar

24. Banco Chinchorro, Quintana Roo

24. Banco Chinchorro, Quintana Roo

Este banco de arrecifes en el mar quintanarroense, es el segundo atolón más grande del planeta. En el interior de una de sus islas hay una bella laguna y en sus inmediaciones hay varias embarcaciones hundidas que con el tiempo se han convertido en interesantes ecosistemas. Sus 3 principales islas son Cayo Centro, Cayo Norte y Cayo Lobos, que son utilizadas principalmente por pescadores artesanales. Está ubicado a unos 30 kilómetros de la costa continental, frente a las poblaciones de Mahahual e Xcalak.

25. Playa Escondida, Nayarit

25. Playa Escondida, Nayarit

Esta inverosímil playa nayarita localizada en el Parque Nacional de las Islas Marietas de la Bahía de Banderas, parece un cráter volcánico en el mar, pero fue esculpida por la erosión del agua. Solo puede apreciarse en su esplendor desde el aire y la única manera de llegar a ella es nadando por un túnel que es muy peligroso en pleamar. El pájaro bobo de patas azules es una preciosa ave que solo habita en este lugar y en las Islas Galápagos ecuatorianas.

Paisajes de fantasia

Recursos para visitar México:

Los 45 lugares turísticos de méxico que tienes que visitar

Los 112 pueblos de México que hay que conocer

Las 30 mejores playas de México que hay que conocer

Deseamos que hayas quedado tan encantado como nosotros con estos encantadores lugares mexicanos, invitándote a dejar tu opinión en una breve nota.

¿Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualizando

20 Cosas Que Debes Hacer En Miami

15 Comidas Asiáticas Deliciosas Que Debes Probar