in

Zona Arqueológica De Tula: Lo Que Tienes Que Ver

Los toltecas de Tula llegaron a dominar la región central mexicana después de la decadencia de Teotihuacán, legándonos sus Atlantes, que ahora dominan el horizonte con su fiera apariencia de guerreros monumentales.

¿Cuál es el interés de la Zona Arqueológica de Tula?

La ciudad de Tollan-Xicocotitlan, más conocida como Tula, fue la capital del reino Tolteca y alcanzó su apogeo con la construcción de Tula Grande durante el periodo Postclásico Temprano.

El asentamiento prehispánico de Tula fue fundado en torno al siglo II, justamente cuando Teotihuacán empezaba a perder influencia y con el tiempo la ciudad se convertiría en el principal poder en el centro de México.

Tula comenzó a decaer hacia el siglo XII, pero dominó por varios siglos la lucrativa ruta comercial de Mesoamérica.

Como testimonio del poderío de Tula quedó su sitio arqueológico, en el que sobresalen la Pirámide de Tlahuizcalpantecuhtli, los famosos Atlantes y el Palacio Quemado.

¿Dónde se encuentra Tula y cómo llego al sitio?

El yacimiento arqueológico está situado en el sector sur del estado de Hidalgo, en el municipio de Tula de Allende, formando parte del Parque Nacional Tula.

Tula de Allende se localiza a 97 km de la Ciudad de México. Para ir a Tula desde el DF hay que tomar la autopista 57 y luego acceder a un desvío situado en el km 77, rumbo a la ciudad de destino.

Los defeños pueden conocer el sitio viajando en transporte público hasta Tula de Allende, tomado después en el centro de la ciudad el colectivo que va en dirección a Actopan, Iturbe o Santa Ana, que para en el punto de entrada de la zona arqueológica. El boleto de acceso al sitio tiene un precio de 65 MXN.

¿Cómo se desarrolló Tula?

El asentamiento original que se levantó fue Tula Chico, cuyas primeras evidencias han sido fechadas en el siglo II, hacia el final del Período Clásico Temprano.

Durante su primera época de existencia, la influencia de Tula fue limitada y hacia finales del siglo IX la ciudad fue abandonada, proceso que fue acelerado por una serie de incendios.

La época de oro llegaría en el Postclásico Temprano con Tula Grande, ciudad que los toltecas edificaron reproduciendo Tula Chico a mayor escala, pero no en el mismo sitio.

Durante esta etapa, Tula se transformó en una ciudad multiétnica que llegó a tener más de 50 mil habitantes y los toltecas dominaron el comercio de las turquesas del norte de Mesoamérica, la cerámica de Nicoya, proveniente de un sitio tan lejano, que actualmente forma parte de Costa Rica; y el mercadeo de la cal, producto utilizado en la construcción y en la cocina.

Los toltecas también controlaban el comercio de basalto y riolita provenientes de Magoni, la obsidiana explotada en la Sierra de las Navajas, la cerámica veracruzana, el cacao de Chiapas y de la actual Guatemala, el ónix de Puebla y la serpentina de la cuenca del Río Balsas.

¿Qué se conservó de Tula Chico?

El núcleo original de Tula fue un pequeño asentamiento de unos 6 km2 de superficie, levantado por hombres influidos por las culturas de los pueblos de la región norte mesoamericana.

Las principales ruinas que se han conservado de Tula Chco son la Pirámide Este y la Pirámide Oeste, emplazadas en la llamada Plataforma Norte.

En la Plataforma Norte se encuentran también las ruinas de una Sala Hipóstila, unos recintos techados de la arquitectura prehispánica, sostenidos por una gran cantidad de columnas.

En las salas de las Plataforma Norte y Este hay unas series de relieves que representan a personajes de élite de Tula Chico caídos en batalla.

¿Qué se conservó de Tula Grande?

El Tula Grande destaca la Pirámide de Tlahuizcalpantecuhtli, los Atlantes, el Palacio Quemado y el Coatepantli. El dios Tlahuizcalpantecuhtli, cuyo complicado nombre significa “Señor de la Estrella del Alba” es una expresión de Quetzalcóatl como el planeta Venus o lucero del alba.

La Pirámide de Tlahuizcalpantecuhtli es una plataforma sobre la que se encuentran unos conjuntos de pilastras y columnas serpentinas entre las que se distinguen los célebres Atlantes de Tula.

Las pilastras, ubicadas detrás de los Atlantes, tienen unas representaciones referidas al enfrentamiento de Quetzalcóatl con su acérrimo rival, Tezcatlipoca, mientras que las columnas serpentinas muestran una ornamentación con una serpiente emplumada.

¿Qué son los Atlantes?

Estas 4 gigantescas figuras semihumanas son los “personajes” más conocidos de Tula. Fueron construidos por los toltecas con bloques basálticos ensamblados y alcanzan una altura de poco más de 4 metros y medio.

Los Atlantes son manifestaciones de Quetzalcóatl como “lucero del alba” en las que el dios aparece con los atavíos de un guerrero tolteca, portando pectoral de mariposa, dardos, un átlatl o lanzadardos,  un cuchillo de pedernal y un arma curva característica de los toltecas.

Los Atlantes reciben su nombre porque servían como columnas de sostén del templo que coronaba la Pirámide de Tlahuizcalpantecuhtli.

¿Cómo es el Palacio Quemado?

Este conjunto, que guarda un notable parecido con el Palacio de las Columnas de Chichén Itzá, recibió su nombre de parte del arqueólogo Jorge Acosta, por los claros indicios de que fue destruido por un voraz incendio.

A pesar de su denominación de palacio, las evidencias indican que no era el lugar de residencia del soberano, sino más bien un edificio administrativo en el que se trataban los asuntos políticos de la ciudad-estado de Tula.

La anterior conclusión proviene de la serie de banquetas que se alinean a lo largo del perímetro de las salas 1 y 2, que evidencian que eran sitio de reunión de un numeroso consejo. Se sabe que los consejos estaban integrados por personas de élite porque las banquetas recuerdan a los teoicpalli, que eran asientos reales.

¿Qué es el Coatepantli?

El Coatepantli o “Muro de las Serpientes” era el muro que rodeaba el perímetro sagrado de Tula, del cual se han conservado algunas ruinas, particularmente en la parte posterior de la Pirámide de Tlahuizcalpantecuhtli, separando a esta de la Cancha 1 del juego de pelota.

El muro está ornamentado con una serie serpientes en cuyas fauces se observan esqueletos y con relieves de jaguares y águilas, animales de gran importancia militar en la vida y mitología prehispánicas.

La Cancha 1 del juego de pelota situada cerca del Coatepantli es la que mejor se conservó en Tula.

El muro para resguardar el recinto fue una innovación arquitectónica introducida por los toltecas en el urbanismo de Tula, que luego sería copiada por otras ciudades-estado.

¿Por qué decayó Tula?

Hacia la mitad del siglo XII, Tula comenzó a decaer como consecuencia de las disputas internas de sus élites militares y religiosas y de los ataques mexicas.

Los incendios, cuyas evidencias son visibles en las ruinas del Palacio Quemado, contribuyeron a una lenta declinación de la poderosa ciudad tolteca, hasta que se impuso el dominio azteca.

Tras el colapso de la ciudad-estado de Tula, los toltecas que conservaron la vida emigraron hacia otras regiones, como Culhuacán, donde fundaron un importante señorío.

¿Qué otros atractivos hay en Tula de Allende?

Aparte del sitio arqueológico, que es su principal patrimonio, en Tula de Allende hay un conjunto de atractivos arquitectónicos, museísticos y artísticos, que permiten redondear una jornada turística completa.

La Catedral de Tula fue originalmente la iglesia de un convento franciscano levantado en el siglo XVI. El templo es semejante a una fortaleza y en su interior se distingue un tríptico alusivo a la evangelización de la región.

El Museo Arqueológico Jorge R. Acosta hace un recorrido por la organización política, el  arte, la cerámica y otras facetas de la vida de los toltecas y también reseña el proceso de investigación de la zona arqueológica.

La Sala Histórica Quetzalcóatl es otro espacio de interés en Tula de Allende, en la que se expone una colección permanente de piezas arqueológicas, albergando también muestras temporales.

En el teatro al aire libre de Tula se encuentra el mural Tula Eterna, una obra del artista Juan Pablo Patiño Cornejo.

¿Dónde puedo hospedarme en Tula de Allende?

El Hotel Real del Bosque, situado en Cerrada Jarandas 122, es un establecimiento con todo lo necesario para descansar cómodamente después de visitar la zona arqueológica y demás lugares de interés de Tula.

En la Calzada Melchor Ocampo 200 del centro de Tula de Allende se encuentra el Hotel Lizbeth, un alojamiento señalado por su limpieza y por las facilidades con las que cuenta para preparar comida.

El Hotel Boutique Quinta Bella, en Avenida Norte 7, es un sitio agradable, con un trato muy amable por parte de su personal.

Otras opciones de alojamiento en Tula de Allende son el Best Western Real Tula Express, el Hotel Cuéllar, el Hotel Real Catedral y el Hotel Sharon.

¿Dónde me recomiendan comer?

En el Andador Turístico Quetzalcóatl está Las Mesitas Comida Artesanal, un lugar de platillos mexicanos, muy agradable y con una colorida decoración. Es elogiado por su tampiqueña, crema de elotes y enchiladas, con buena sazón y precios convenientes.

Bistro 23, situado en el km 5 de la carretera Tula – San Marcos, es un sitio muy acogedor con unos excelentes cortes de carne.

Restaurante Don Goyo, en la carretera Tula – Huehuetoca, sirve comida típica y es señalado favorablemente por sus escamoles, barbacoa y mixiotes.

También puedes ir a comer en El Molino Rojo, Don Mauri, Chez Moi Tula, Sazón Tolteca, Las Cazuelas y Los Negritos.

Esperamos que muy pronto puedas ir a admirar a los impresionantes Atlantes y demás cosas interesantes de Tula. Nos vemos pronto para otro maravilloso paseo.

¡Sigue leyendo nuestros artículos y encuentra más información para tu viaje a México!:

Booking.com

¿Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualizando

15 Lugares Turísticos De Puebla Que Tienes Que Visitar

15 Cosas Por Hacer Y Ver En Oaxtepec