in

10 bebidas típicas de Tabasco que debes probar

En Tabasco son especialistas en preparan aguas exóticas y bebidas fermentadas y no fermentadas con maíz, cacao, chocolate, piña y otras frutas.

Acompáñame a conocer en este breve recorrido las 10 mejores bebidas típicas de Tabasco.

1. Polvillo

El polvillo es una bebida tradicional del estado de Tabasco cuya base de elaboración es harina de maíz tostado y cacao molido. Se toma fría y caliente, al natural o endulzada con azúcar.

Se prepara tostando los granos de maíz y moliéndolos, para luego añadir cacao, también tostado y molido.

En las tiendas de abarrotes y supermercados tabasqueños venden la mezcla empacada y lista. El comprador solo tiene que poner agua y azúcar al gusto.

Su nombre proviene del fino polvo que queda al moler el cacao y el maíz. En el fondo del vaso permanece un residuo también fino llamado “shish”.

La bebida es habitual en las comunidades rurales, pueblos y ciudades tabasqueñas.

2. Agua de matalí

El matalí es una planta de bonitas hojas púrpura-verdosas que crece en el sur de México, especialmente en Tabasco y Chiapas.

El agua de matalí es una de las bebidas típicas de Tabasco por su carácter refrescante y propiedades diuréticas, desinflamantes y desintoxicantes, por su contenido de taninos, flavonoides y otros metabolitos beneficiosos para la salud.

Se hierven las hojas en agua y se dejan reposar hasta que alcance la temperatura ambiente. Luego se añade jugo de limón, se endulza con miel de monte o azúcar y se toma como un refresco.

El matalí también es usado para la disentería. Para ello se machacan las hojas en un poco de agua, se cuela, se agrega miel y jugo de limón. Bébelo 3 veces al día.

3. Balché

Es una especie de hidromiel embriagante que los mayas consumían en la época prehispánica y que sigue estando en los ritos y celebraciones de las etnias indígenas del sureste de México.

Se prepara con la corteza del árbol balché, endémico de la península de Yucatán y el sureste mexicano. También es conocido en México como saayab, xbal-ché, palo gusano, sakiab y palo de patlaches.

Se fermenta la corteza en un recipiente de madera (canoa) con agua virgen (recién sacada de un cenote) y miel de abejas. Luego se cubre con hojas de plátano o de palma.

Los antiguos mayas creían que el balché purificaba el alma y lo tomaban antes de realizar sus ceremonias.

Los españoles lo prohibieron cuando intentaron imponer el cristianismo durante la conquista, pero el indio Chi los convenció de que les permitiera su consumo para evitar las muertes que supuestamente provocaba la prohibición.

4. Pinole

El pinole es un alimento prehispánico mesoamericano elaborado con harina de maíz y luego endulzado con piloncillo o azúcar.

Se consume como dulce y como la base de una bebida que se ingiere fría o caliente, fortificada y saborizada con leche, cacao, vainilla, canela y anís.

También puede fermentarse para elaborar tejuino, un tipo de cerveza artesanal de baja graduación alcohólica.

El pinole es una bebida típica de Tabasco cuya mezcla para hacerla es vendida en bolsas. Un agua fresca de pinole puede hacerse con una taza de la mezcla, un litro de agua, 1 ½ taza de leche, una cucharada de vainilla y azúcar al gusto.

Se colocan los ingredientes en una jarra y se remueven hasta que estén integrados y el azúcar bien disuelta. Se refrigera antes de beber o se sirve con cubitos de hielo.

El término “pinole” proviene del nahua “pinolli”, que equivale a “maíz tostado y molido”.

5. Pozol

El pozol es una bebida prehispánica espesa a base de maíz y cacao, que ha significado un alimento fundamental de los indígenas del sur de México desde tiempos inmemoriales.

Se conocen varias crónicas europeas de tiempos de la conquista que evidencian la sorpresa de los cronistas, por la capacidad física de los indígenas con solo comer pozol o bebiendo su mezcla con agua.

Se prepara haciendo una cocción del maíz con agua y cal viva, proceso en el que los granos del cereal se hinchan y desprenden su cáscara. Lo que queda se muele con cacao para hacer una sola masa, que es la base del pozol. Se bate con agua y se toma al natural o endulzado con azúcar o piloncillo.

La variante agria del pozol se elabora dejando fermentar la masa por entre 4 días y 2 semanas.

6. Agua de pitahaya

La fruta de dragón o pitahaya es una planta cactácea americana cuyo cultivo se extendió por todo el mundo, para aprovechar el alto contenido de hierro, calcio, fósforo y vitaminas, que tiene la pulpa blanca del fruto.

La fruta es de tipos, roja y amarilla. La primera de estas es la más atractiva pero también la más perecedera.

Entre las bebidas típicas de Tabasco sobresale el agua de pitahaya. Para un kilo de pitahayas se necesitan 3 litros de agua y media taza de azúcar. Se descascaran las pitahayas y se licúan con el azúcar y una parte del agua. Se vierte el licuado en un recipiente más grande y se añade el resto del agua removiendo la preparación. Se prueba el dulzor y se coloca más azúcar de ser necesario. Se sirve en vasos con cubitos de hielo.

El término “pitahaya” viene del haitiano criollo que significa “fruta escamosa” por la piel con escamas del fruto.

7. Guarapo

Es la bebida por excelencia del pueblo chontal de Tabasco, etnia maya que vive principalmente en los municipios de Nacajuca, Centla, Jalpa de Méndez, Macuspana y Centro.

Su base es el jugo de caña fermentado, aunque también hay una variante elaborada con una mezcla de maíz tostado y quebrado, agua y piloncillo molido que se pone a fermentar.

Es una bebida colonial ya que la caña de azúcar fue introducida a México por los españoles desde sus posesiones en las Antillas.

En Tabasco es una bebida habitual del Día de Muertos y es usual ponerla en el altar. Su elaboración suele comenzar a mediados de octubre para tenerla lista el 2 de noviembre, día de los Fieles Difuntos.

El jugo se obtiene al pasar las cañas por un molino de rodillos de madera, líquido que después se hierve y se fermenta.

El jugo de caña sin fermentar, también llamado guarapo, es delicioso y no contiene alcohol.

8. Chorote

El chorote es una bebida típica tabasqueña preparada mediante la fermentación de una masa de cacao molido y nixtamal, realizada en un recipiente de barro de forma ovalada llamado, apaste.

El chorote es una de las bebidas exóticas de Tabasco que puedes degustar en el Festival del Chocolate, evento celebrado en noviembre en Villahermosa con una variedad de degustaciones sólidas y líquidas de productos de cacao y chocolate.

El chorote no es tan conocido como el pozol, pero es igualmente tradicional y de sabor definido. Es otra de las bebidas usuales del Día de Muertos, rezos y celebraciones religiosas.

Se bebe comiendo tamales el 2 de noviembre y en otras ocasiones acompaña la ingesta de un dulce de coco o de oreja de mico, elaborado con una papayita silvestre.

9. Tepache

Una de las bebidas típicas de Tabasco con alcohol es el tepache, obtenida por la fermentación de maíz y del jugo, la pulpa y la cáscara de varias frutas, principalmente piña, tuna, manzana, guayaba y naranja.

Es una bebida prehispánica que dependiendo del tiempo de fermentación y de lo azucarado de la mezcla, puede tener más o menos alcohol.

Se elaboró originalmente con maíz y el nombre “tepache” proviene de la voz nahua “tepatli” que significa: “bebida de maíz”.

Para un tepache de cáscara de piña, se lava y se pela un fruto maduro cuidando de que con la corteza quede parte de la pulpa. En una olla, tinaja o cubeta, se ponen 5 litros de agua y una barra de piloncillo para que se vaya disolviendo.

Se agregan las cáscaras de piña y se tapa el recipiente con un paño de cocina limpio. Se deja fermentar por 4 días y se sirve enfriando con cubitos de hielo.

10. Agua de guanábana

El agua fresca de guanábana es deliciosa, así como sus dulces y mermeladas. Prepararla es sencillo. Pela una fruta madura, pártela y extrae sus semillas y el centro fibroso, para que solo quede la pulpa suave y blanca.

Se licúa la pulpa junto con medio litro de agua, media taza de leche de avena (puede sustituirse por leche de soja, leche de almendras o una leche animal) y azúcar al gusto.

Se refrigera en una jarra de vidrio o se toma con cubitos de hielo.

La guanábana tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud, lo que le ha hecho ser conocida como la “fruta de la vida”.

Bebidas típicas de Tabasco: agua de naranja agria

La naranja agria se da con un sabor especial en las tierras de la península de Yucatán y al sureste mexicano.

Este fruto cítrico ayuda a combatir náuseas, vómitos, diarreas, dolores abdominales y su corteza alivia la acidez estomacal. También acelera el metabolismo, por lo que es conveniente incluirlo en los regímenes para pérdida de peso.

Para hacer un agua fresca de naranja agria solo se requieren algunos frutos, agua, azúcar y hielo. Se lavan, pican y exprimen 5 naranjas agrias para extraerles su jugo. En una jarra de vidrio se mezcla el contenido con 6 tazas de agua, 3/4  de taza de azúcar y 2 tazas de hielo. Así estará lista la deliciosa y beneficiosa agua fresca.

¿Conoces una de estas singulares bebidas tabasqueñas? ¿Cuál es tu preferida? Comparte esta información con tus amigos para que también conozcan las 10 bebidas típicas de Tabasco.

 

Ver también:

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Qué hacer en la Granja del Tío Pepe, costos, qué comer

10 postres típicos de Tabasco que debes probar