in

10 postres típicos de Tabasco que debes probar

Los postres típicos de Tabasco son una delicia culinaria elaborados con frutas exóticas; panes dulces, galletas y tortas de elote tierno, que mereces probar en tu visita a este estado de la región sureste de México.

Te invitamos a conocer estas exquisiteces artesanales en este paseo por los 10 postres típicos de Tabasco.

1. Dulce de guapaque

El guapaque es un fruto exótico de sabor agridulce que recuerda al tamarindo, cuya pulpa aterciopelada encerrada en una cáscara suave y quebradiza (con alto contenido de vitamina C) es muy agradable al paladar.

Los tabasqueños solían poner un recipiente con guapaques en el centro de la mesa para comer como si fueran uvas, mientras conversaban.

¿Cómo hacer el dulce?

Se retira la cáscara a una suficiente cantidad de guapaque hasta obtener un kilo de fruta descascarada. Se calienta medio litro de agua y al hervir se añade el fruto, mientras se remueve. Se añade un kilo de azúcar y se continúa removiendo y cocinando hasta que se forme una pasta dulce (aproximadamente media hora).

La especie originaria de México crece principalmente en Tabasco, Veracruz, Yucatán, Campeche y Chiapas. También es llamado guacho, huapaque, tamarindillo, tamarindo silvestre, palo lacandón y paque. Los indígenas de la selva lacandona lo llaman, wäch´.

2. Dulce de cocoyol

Uno de los postres típicos de Tabasco se hace con el fruto del coyol, palmera tropical americana llamada cocoyol en la península de Yucatán y conocida en otros países de Suramérica como palma espinosa de las Antillas, corozo, palma de vino y nuez de Paraguay.

Este fruto también se usa para preparar una bebida nativa y el cogollo de la palmera se come como palmito.

Una receta para preparar el dulce requiere 20 cocoyoles, 400 gramos de piloncillo, un litro de agua, un palito de canela y 3 estrellas de anís.

Primero se lavan y pelan los cocoyoles. Se calienta el litro de agua y al hervir se añade el piloncillo y el anís estrellado. Después de diluido el piloncillo se agregan los cocoyoles y se hace una reducción por unos 20 minutos.

Los dulces se sirven en un plato hondo y pequeño, con una porción de miel. Una variante que enriquece la receta es agregar trocitos de coco seco durante la cocción.

3. Queques

Los queques son galletas de harina de trigo y piloncillo típicas de México, elaboradas tradicionalmente con la orilla aserrada u ondulada.

Para una suficiente cantidad de queques para toda la familia se utilizan 250 gramos de harina, 180 gramos de manteca, 120 gramos de azúcar moscabado, 50 gramos de piloncillo molido, una yema de huevo, una cucharadita de semillas de anís, media cucharadita de canela y una cucharadita de agua.

Se muele el piloncillo junto con las semillas de anís y se reserva. Se amasa la harina con la manteca, el azúcar moscabado y la canela y se incorpora la mezcla de piloncillo y anís, volviendo a amasar.

Se añaden la yema de huevo y el agua y se amasa hasta que queden bien integrados. Se extiende la masa sobre papel film, se envuelve y se refrigera por media hora. Se cortan los queques y se hornean a 180 °C hasta que doren (aproximadamente 30 minutos).

4. Joloches

Los joloches son dulces típicos de Jahuacapa, localidad tabasqueña del municipio de Jalapa a 41 km al sur de Villahermosa.

Los hay principalmente de camote con guanábana y camote con piña, pero todos tienen en común que son envueltos en joloches, las hojas secas de la mazorca de maíz.

Los joloches de camote con guanábana se hacen con un kilo de batata dulce, un kilo del fruto de pulpa blanca, un kilo de azúcar y un litro de agua.

Se lava el camote y se pone a cocinar en suficiente agua. Una vez cocido, se pela y amasa. Se lava y pela la guanábana, se le saca el corazón fibroso y las semillas y se hace un licuado con un litro de agua.

En una olla preferiblemente de cobre se ponen la masa de camote, el licuado de guanábana y el azúcar y se cocina a fuego moderado durante una hora, siempre revolviendo con una cuchara o pala de madera.

Se deja enfriar y se arman los dulces de forma ovalada para envolverlos en joloches y atarlos con tiras delgadas de la misma hoja.

5. Sisguaj

El maíz es uno de los alimentos básicos de México utilizado por los tabasqueños para hacer una torta dulce llamada: sisquaj.

El sisguaj lleva leche de vaca, huevos de gallina y el azúcar de caña. Una torta de 4 porciones puede prepararse con 10 elotes tiernos, 250 gramos de azúcar, 250 ml de leche, 3 huevos, 250 gramos de mantequilla, 125 gramos de manteca de cerdo, 125 gramos de queso añejo y azúcar glas.

Se desgranan los elotes y se licúan junto con los huevos, la leche, la manteca de cerdo, la mantequilla, el queso y el azúcar, hasta formar una mezcla uniforme.

Se cubre un molde de hornear con papel encerado, se engrasa y se coloca el licuado. Se precalienta el horno y se hornea la torta a 200 °C por 2 horas. Se espolvorea con azúcar glas tras desmoldar.

6. Dulce de nance

El nace o nanche es un árbol cuyo fruto se utiliza para elaborar uno de los postres típicos de Tabasco.

La especie crece en varios estados mexicanos, especialmente en Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Veracruz, Morelos y Tabasco.

La corteza del árbol es utilizada en la medicina natural y el fruto parecido a una aceituna es de color amarillo y de fuerte aroma al madurar.

Los mexicanos comen el nance al natural y lo utilizan en la preparación de agua fresca, nieves, helados y dulces, para curtir aguardiente y, fermentado, para hacer tepache, un tipo de cerveza artesanal de menos de 1 % de alcohol.

El dulce es muy fácil de preparar. Para 1 kilo de nances maduros se requieren 1 kilo de azúcar, 4 rajas de canela y agua.

Se hierven los nances en suficiente agua hasta que la cáscara se parta. Se remojan cambiando dos veces el agua hasta que suavicen. Se exprimen ligeramente para eliminar el exceso de líquido y se ponen a fuego lento con 4 tazas de agua, el azúcar y la canela, cocinando hasta que se forme la miel.

7. Panetela

La panetela es un pan dulce hecho con harina de trigo y claras de huevo batidas con azúcar y yemas.

Se trata de un pan artesanal suave, esponjoso y delicioso, considerado un manjar en Tabasco.

Las mejores panetelas del estado son elaboradas en el municipio Emiliano Zapata, donde unas pocas panaderías familiares hacen el producto para distribuir por toda la región.

Una panetela para 8 raciones se elabora con 420 gramos de harina de trigo, 12 huevos, 24 cucharadas de azúcar y media cáscara de naranja.

Se separan las claras de las yemas y se baten a punto de turrón agregando poco a poco el azúcar, las yemas y la cáscara de naranja rayada. Al final se vierte la harina en pequeñas porciones revolviendo con suavidad tras cada adición. Se hornea a fuego medio.

En la localidad de Emiliano Zapata, cabecera del municipio, elaboran la panetela de aproximadamente 3 cm de alto y 8 cm de diámetro.

Entre finales de noviembre y principios de diciembre se celebra el Festival Cultural y Artesanal de la Panetela, con degustaciones del rico pan y eventos culturales.

8. Dulce de plátanos caramelizados

Los plátanos maduros caramelizados se comen en muchas partes de México y Latinoamérica. Tienen diferentes nombres como dulce de plátanos, plátanos tentación, plátanos caramelizados y plátanos al caldero, pero en todas las recetas la fruta debe estar bien madura y se carameliza en un almíbar, añadiendo especias e incluso, picante.

Para hacer un dulce con 4 plátanos se necesitan 4 cucharadas de mantequilla para freírlos y un almíbar a preparar con 225 gramos de piloncillo (reemplazables por azúcar morena), una taza de un vino semidulce, 3 gramos de pimienta dulce, 4 clavos de olor, 2 palos de canela y opcionalmente, media cucharada de salsa tabasco de chipotle.

Para el almíbar se cocinan a fuego lento el vino, las 3 especias y el piloncillo, hasta que este se disuelva completamente, añadiendo la salsa Tabasco si se desea un toque picante. Se continúa la cocción para que el almíbar se infunda con las especias. Se cierne el almíbar para extraer los restos de especias y se reserva.

Los plátanos en rodajas gruesas o en trozos se fríen en mantequilla hasta dorarlos y se añade el almíbar, cocinando a fuego medio-bajo hasta que la fruta esté caramelizada (25-30 minutos).

9. Dulce de «oreja de mico»

La oreja de mico es una papaya rica en vitamina A, C, licopeno (antioxidante), criptoxantina (flavonoide), papaína (enzima digestiva) y minerales como calcio, magnesio, potasio y fósforo.

Este postre es uno de los dulces más populares ya que la papaya oreja de mico crece silvestre en el estado.

Las papayitas verdes se pelan y se cortan en dos mitades para retirar las semillas. Se ponen un rato en cal apagada (mezcla hecha con ½ taza de cal viva por un litro de agua), paso necesario para que el dulce quede con la textura deseada.

La cocción del fruto a fuego lento se realiza con agua y azúcar morena o piloncillo hasta caramelizar, añadiendo también clavos de olor. En Tabasco cubren la preparación con hojas de higuera para la cocción.

10. Chocolates artesanales

Tabasco es el estado líder de la producción mexicana de cacao con más de 65 % del volumen total, siendo determinante para que México ocupe el octavo lugar mundial entre los países productores.

El cacao fue utilizado en Tabasco, primero por los olmecas y después por los mayas, para preparar una bebida amarga muy energizante que tras la conquista comenzó a endulzarse con azúcar.

Las principales haciendas cacaoteras tabasqueñas como la Finca Cholula, la Hacienda de la Luz y la Hacienda Jesús María, se han integrado en la Ruta del Chocolate de Tabasco ofreciendo paseos por sus plantaciones y sitios de beneficio y procesamiento, así como la degustación de exquisitos chocolates artesanales.

Los tours comprenden paseos entre cacaotales que están entre árboles de cedro, ceiba, achiote, pimienta, naranjos, guanábana, chicozapote y pan de sopa, que proporcionan la sombra que el cacao necesita para prosperar.

Postres típicos de Tabasco: tortitas de yuca

Las tortitas y torrejitas de yuca son otros populares y baratos postres y antojitos tabasqueños. Para preparar una buena cantidad de tortitas se utiliza un kilo de yuca, una taza de leche, 2 huevos, aceite y azúcar y sal al gusto.

Se descascara y muele la yuca y se añade azúcar, la leche, los huevos ligeramente batidos y la sal. Se mezclan los ingredientes hasta hacer una masa que se deja reposar por 15 minutos.

Se van tomando porciones de masa con una cuchara sopera haciendo tortitas para freír en aceite, dorándolas por ambos lados. Se escurren en papel absorbente y ya quedan listas para comer.

Comparte este artículo con tus amigos de las redes sociales para que también conozcan los 10 postres típicos de Tabasco.

 

Ver también:

 

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 bebidas típicas de Tabasco que debes probar

Las 20 ciudades más visitadas de Italia