in

Las 10 Razones Por Las Que Todos Deben Viajar Por Lo Menos 1 Vez Al Año

Viajar es de entre todas las experiencias una de las más enriquecedoras que pueda vivir el hombre. Y es que cuando conoces nuevos lugares no solo conectas con la geografía, también con su gente, cultura, idioma e historia.

Cuando viajas tienes la oportunidad de hacer nuevos amigos, construir nuevas experiencias y descifrar otras realidades, por lo que definitivamente, viajar te hace más feliz.

Como salir lejos de casa te hace bien, te hemos organizado las razones más importantes para hacerlo. Comencemos el top 10 de beneficios demostrados de viajar.

1. Mejora tus habilidades sociales y de comunicación

Estar en un lugar nuevo y desconocido, lejos de casa, es una de las mejores maneras de romper el hierro y las barreras sociales que te impiden conectar con otros.

En un viaje estarás obligado a comenzar conversaciones con extraños, por lo que que quieras o no, terminarás por mejorar tus habilidades sociales.

Romper esas barreras comunicacionales podría convertir a extraño en un buen amigo, algo que sucede frecuentemente en los viajes de placer o negocios. Por eso es tan rico viajar.

2. Encuentras paz mental

El trabajo, la agenda del día siguiente, las responsabilidades, las deudas, todo se suma para que estés cargado de estrés y tensión todo el año.

Cuando viajas por placer te desconectas de esa realidad que parece perseguirte a todos lados, pero no cuando viajas y ese es uno de los objetivos de salir lejos de casa: hallar la paz mental.

3. Conectas con tu pensamiento creativo y original

El teólogo estadounidense, William Shedd, dijo una vez:

“Un barco atracado en un puerto está seguro, pero no es la finalidad para la que fue construido”. Definitivamente, no pudo estar más acertado.

Cuando viajas te reconcilias con tu pensamiento creativo, innovador y emprendedor. Sales de tu zona de confort y esto se siente. Hallas nuevamente a ese creativo perdido en la rutina y en la monotonía de la cotidianidad.

4. Amplías tus horizontes

Conocer otras latitudes, circunstancias sociales, económicas y geográficas, expande y asienta tus valores y pensamientos.

Cuando viajas, el explorador que habita en ti despierta y cuestiona, se enriquece de lo que ve, siente y conoce, adopta o descarta. De esto se trata el intercambio cultural, conocer problemas y aciertos de otros. Todo ello amplía tus horizontes.

5. Mejora tu tolerancia a la incertidumbre

Viajar te quita el control que tienes en tu zona de confort, una en la que pierdes la sensatez cuando algo no te sale bien.

Al viajar ganas tolerancia porque no tienes ese control sobre las cosas, lo que te obliga a aprender a convivir con ellas y superarlas.

Siempre habrá un vuelo retrasado, un cambio de hotel, un sito que no pudiste visitar, todas experiencias no exitosas que te hacen tolerantes a la incertidumbre.

Durante un viaje también aprendes a que cuando las cosas no resultan de acuerdo al plan, igualmente hay espacio para la diversión.

6. Fortalece tu confianza

Emprender un viaje siempre será un reto, incluso para quienes lo hacen con frecuencia. Entre más larga la distancia entre el destino y tu casa, la preparación mental y la confianza que debas tener, será mayor.

Relacionarse con otras personas, comunicarse en otro idioma y familiarizarse con otras costumbres, son pequeños pero valiosos retos que emprendes y superas.

Hallar los recursos para responder a estos retos es lo que aumenta tu autoestima y fortalece tu confianza.

7. Encuentras educación de la vida real

Conocer otras culturas, razas, estilos de vida y geografías, te convierte en el dueño de un conocimiento invaluable que nadie podrá quitarte. Aprenderás lo que es la vida real.

Aunque todo pueda estar documentado en libros o en el Internet, no existe mejor manera de apropiarse del conocimiento que forjando vivencias propias. Es la mejor manera de aprender sobre historia, geografía y cultura de un país o región.

8. Construye recuerdos para toda la vida

Viajar, sobre todo en familia o con amigos, no solo consolida el vínculo, también construye recuerdos invaluables para toda la vida.

Las anécdotas, situaciones, lugares, idiomas, experiencias, en fin, los recuerdos, es lo que compartirás en cenas familiares y fiestas. Será lo que adorne tu álbum fotográfico y paredes de tu casa.

9. Te divierte

Viajar te divierte. Así de sencillo. Los nuevos lugares romperán tus patrones de comportamiento lo que te inhibirá. Bailarás, si quieres hacerlo, reirás y disfrutarás desde otra perspectiva. Te darás cuenta de que todo en la vida no es trabajar.

10. Aprendes a conocerte

Viajar es la mejor manera de conocerte. Sí, porque lo que sabes de ti es acerca del individuo que está cada día en su entorno, no el que está fuera de su zona de confort.

Puede que tus propias reacciones te sorprendan, que descubras nuevas pasiones y metas de vida, que antes de viajar no creías fueran posible.

En definitiva, viajar expande nuestro mundo, no solo el terrenal, también el mental, quizás el más importante.

Un viaje es una experiencia enriquecedora y de gran aporte a nuestro espíritu.  Todos los seres humanos deberíamos experimentarlo al menos una vez y con ello seguramente estaríamos levantando un mundo mejor.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores también conozcan los 10 beneficios de viajar.

 

Ver También:

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los 10 Mejores Lugares Para Comer Rico Y Barato En Playa Del Carmen

15 Cosas Para Hacer Y Ver En Acapulco En El 2018