in

25 platos de comida típica austriaca que debes probar

¿Sabías que Austria tiene en Europa la mayor proporción de tierras dedicadas a la producción orgánica de vegetales, carnes, lácteos y huevos? Una particularidad que contribuye a que tenga una de las gastronomías de más calidad en el mundo.

Te invitamos a conocer en este artículo los 25 principales platos de la comida típica de Austria.

1. Wiener schnitzel

El escalope vienés o wiener schnitzel es uno de los platos más conocidos de la cocina de Austria. Se prepara con un fino filete de carne de ternera que se ablanda con un mazo de cocina y se reboza antes de freír.

Es parecido a la cotoletta a la milanesa y se afirma que la receta fue llevada a Viena en 1857 por el mariscal, Joseph Radetzky, cuando derrotó a los milaneses.  Otra versión sugiere que el platillo cuyo nombre fue escrito por primera vez en 1865, llegó a Austria en el siglo XV.

Uno de los secretos de la receta es utilizar un filete de ternera blanca o lechal que provenga de un ejemplar de entre 120 y 165 kg de peso, que solo se haya alimentado de leche.

2. Asado de cerdo

El asado de cerdo es una comida tradicional de Austria, Alemania, Suiza y de la República Checa. Dependiendo del lugar, la carne es aderezada con diferentes especias. Los cortes más utilizados son lomo, cabeza de lomo y pierna.

La carne para asado primero se salpimienta, se unta de mostaza y se dora en mantequilla. Luego, se cocina a fuego bajo en un caldo de carne, vino tinto, cebolla y otros vegetales cortados en julianas.

Si se comerá caliente, la carne se corta en lonjas gruesas, si no, se corta en rebanadas finas.

El asado de cerdo es una comida austriaca de fines de semana y celebraciones, que se acompaña con papas y otras verduras cocidas y mucha cerveza.

El corte más popular para prepararlo es el codillo, que es de fuerte sabor, abundante grasa y muy aromático.

3. Kartoffelsalat

Ensalada de papas típica de la gastronomía alemana y austriaca. Se prepara con papas duras o de ebullición llamadas en los países germánicos: “papas de ensalada”. Los trozos de estas variedades mantienen la forma cuando se mezclan con los demás ingredientes de la ensalada.

La kartoffelsalat se come con mayonesa en algunas regiones de Alemania, pero en Austria prefieren aderezarla con caldo, vinagre, aceite, mostaza, pimienta y sal.

Hay recetas en las que las papas se cocinan y se reservan hasta el día siguiente, con lo que mejoran su consistencia. Sin embargo, otros cocineros prefieren hacer la ensalada con papas recién hervidas, pues absorben mejor el sabor de los demás ingredientes.

Algunos otros componentes del platillo son aceite de semillas de calabaza, cebolla de verdeo, manzanas o pepinos en escabeche, pepinillos encurtidos, huevo duro, cebollas, rábanos, pescado en salmuera, sobras de asados, cubitos de tocino, trozos de salchicha y guisantes.

Es una de las guarniciones más versátiles de la cocina germánica y un clásico acompañante del wiener schnitzel.

4. Backhendl

El backhendl es el pollo frito al estilo austriaco, una receta presente en la cocina vienesa desde el siglo XVIII.

Las piezas de pollo se rebozan y fríen para que queden crujientes por fuera y tiernas por dentro.

Se prepara con un pollo joven y pequeño al que se le deja la piel para la fritura. Una alternativa para prepararlo es horneado en abundante aceite o mantequilla clarificada. En algunas recetas se aconseja frotar el pollo con jugo de limón antes de freírlo.

El corazón, el hígado y el estómago, también forman parte del platillo e igualmente se rebozan y se fríen.

Las piezas suelen llevar una pre-cocción antes de ser rebozadas y freídas cuando el pollo es adulto.

El backhendl se acompaña con ensalada de papas, ensalada verde y fritas de perejil.

5. Frittatensuppe

Crepas cortadas en tiras en un caldo de ternera tan popular que es uno de los platos nacionales en Austria. Es parecida al consommé célestine francés (consomme celestina en Italia).

El componente «frittaten» del nombre del platillo proviene de la voz italiana «frittata», que significa, «freír», debido a la fritura de las crepas antes de hacer la sopa.

Para hacer el caldo primero se hacen las crepas con una masa de harina, huevos, leche y sal. Se forman y se fríen por ambos lados en un poco de mantequilla derretida. Al estar tibias se enrollan una por una y se cortan en tiras, unas que se sirven en platos hondos y se les vierte un caldo de ternera bien caliente.

6. Gulash estilo austríaco

El gulash es un platillo a base de carne vacuna muy popular en la cocina de varios países europeos, principalmente Hungría, Austria y otros de Europa Central y los Balcanes.

El gulasch, como también se le conoce, fue inventado en Hungría a finales del siglo XVIII donde es el plato nacional.

Las carnes preferidas son las que contienen cartílago por su tendencia a espesarse o gelificarse.

La palabra «gulasch» proviene de la voz húngara, «gulyás», que significa, «pastor de ganado».

El plato pasó de Hungría a Austria en el siglo XIX, donde fue popularizado por los soldados húngaros en tiempos del imperio austro-húngaro. Aunque el gulash más común es el de res, también lo hay de cordero, cerdo y de carnes combinadas.

Lleva pasta de pimientos, cebolla, ajo y alcaravea y debe estofarse por largo tiempo para que la salsa espese.

Por su cocción lenta es preparado en grandes cantidades, por lo que se ha convertido en un plato estándar en los cuarteles militares.

7. Semmelknödel

Son como unas bolas de pan que constituyen una de las guarniciones más comunes de la comida típica de Austria. Son frecuentes como acompañantes de gulash, asados de cerdo y platos de setas o lentejas.

En los supermercados alemanes y austríacos se consiguen ya preparadas para calentar y consumir. Se hacen con el pan blanco que va quedando y en algunas recetas parte del pan se asa previamente con un poco de mantequilla.

La masa se prepara con huevos, aceite de girasol, leche, perejil picado, sal, ralladura de cáscara de limón y si es necesario, un poco de harina.

Se arman las bolas y se cocinan en agua hirviendo a fuego bajo. Estarán listas al flotar.

Hay una variante que se prepara con los pretzels rancios y otra llamada, speckknödel, que lleva tocino rallado, popular en el Tirol.

Los tiroleses comen estas albóndigas de pan y tocino con chucrut, ensaladas y en sopas.

Los semmelknödel que sobran se cortan en rebanaditas y se fríen en aceite para comerlos crujientes con huevos fritos. También se pueden mezclar con los huevos para hacer un revoltillo.

8. Tafelspitz

El tafelspitz es otro plato clásico de la cocina vienesa elaborado con ternera. El corte utilizado es el que está en la parte trasera de la ternera, cerca de la cola, uno cubierto de tejido adiposo llamado en alemán: tafelspitz.

Se cocina la carne entera en un caldo de huesos de res y verduras como cebolla, nabo, apio, zanahoria, hojas de laurel, bayas de enebro, sal y pimienta.

Al estar cocida, la carne se corta en rodajas y se sirve con un poco de su mismo caldo. Puede acompañarse con papas cocidas, papas fritas, espinacas y una salsa de cebolla de verdeo.

9. Brettljause

La brettljause es una tabla de madera con embutidos, fiambres, quesos, carnes frías, jamones, verduras encurtidas, cremas para untar y otros refrigerios. Se sirve con pan para que los comensales preparen sus bocadillos al gusto.

Comenzó siendo un plato tradicional de los agricultores austríacos formado por carne picada, jamón, tocino, queso y pan, pero se popularizó en el resto del país donde se sirve en reuniones y fiestas.

Un brettljause típico puede tener presswurst (queso de cerdo) cortado en rodajas, asado de cerdo frío cortado en rebanadas finas, morcillas en rodajas finas, rebanadas delgadas de cerdo curado y ahumado, entre otros ingredientes.

También suele llevar pimientos (rojo, amarillo, verde) en tiras, pepinillos encurtidos en tiras finas, rábano picante rallado, cebollas rojas en aros, huevos duros picados, verhackert (mermelada de tocino), liptauer (crema de queso especiada), pan y perejil para decorar.

10. Vanillekipferl

Los austríacos tienen una gran variedad de galletas y golosinas para comer en Navidad y la vanillekipferl es una de las más populares. Tienen forma de media luna y se encuentran todo el año en las pastelerías y cafeterías del país.

Se preparan con una masa hecha con harina, huevo, azúcar, mantequilla y frutos secos rallados, particularmente almendras.

Primero se hace una bolita con una cantidad de masa del tamaño de una nuez y luego un bastoncito de 8 a 10 mm de diámetro, al que se le da forma de media luna. Se hornean y se comen con azúcar de vainilla espolvoreada.

Algunas recetas llevan yema de huevo y otras no. Este ingrediente ayuda a que los vanillekipferl ganen y mantengan la forma, pero los hace menos suaves. Aparte de almendras se utiliza ralladura de avellanas o de cacahuates.

11. Powidl

El powidl es un dulce austriaco proveniente de la gastronomía yiddish parecido a una mermelada, pero sin azúcar, edulcorantes, ni estabilizantes. Se elabora con ciruelas muy maduras. La receta original no lleva azúcar.

Se deben cocinar las ciruelas por muchas horas para que la preparación alcance la textura y la dulzura necesaria, sin tener que añadir más nada. Los frutos utilizados se cosechan lo más tarde posible para asegurar que contengan el máximo de azúcares naturales.

Si es envasado en sus tarros tradicionales de cierre hermético se conservará por mucho tiempo.

La voz “powidl” proviene de la palabra checa, “povidla”, que significa, “contar historias”.

El proceso de elaborar el dulce era tan largo que los adultos aprovechaban para relatar historias a los niños. Tradicionalmente se preparaba en otoño en grandes cantidades para ser consumido en invierno como edulcorante y para untar en el pan.

12. Krautfleckerl

El krautfleckerl es un plato típico de la cocina austriaca y checa a base de repollo y pasta fleckerl.

Esta pasta tiene forma de cuadritos ligeramente arqueados y es tradicional en la gastronomía vienesa. Es parecida a la pasta italiana quadrucci.

Se carameliza azúcar con semillas de alcaravea pulverizadas y se añade mantequilla, cebolla, ajo y repollo picado. Se incorpora la pasta fleckerl previamente cocinada al dente en agua con sal.

El krautfleckerl es un clásico de la cocina austriaca cuya preparación con otro tipo de pasta corta, no da el mismo resultado. Es como si los cuadritos de pasta fleckerl hubieran sido inventados especialmente para esta receta.

13. Kloß

Bolas de masa de la cocina germánica degustadas como guarnición en las sopas, que pueden ser de papa, harina, sémola, pescado y de muchos otros alimentos susceptibles de aglutinarse en albóndigas. Se cocinan en agua hirviendo o al vapor.

En Austria son típicas las bolas de papas rellenas con ingredientes tanto salados (jamón, panceta, carne) como dulces (mermelada, ciruela y otras frutas).

Los salados se comen como guarnición en platos de carne y como añadidos en los caldos. Los dulces se consumen como merienda o postre.

La inmensa variedad de kloß incluye los hechos con trigo sarraceno o alforfón, pan, matzo (pan ácimo), hígado, albaricoques, ciruelas, manzanas, requesón, setas e incluso, sangre.

14. Salchichas vienesas

Las salchichas vienesas son un plato icónico de la comida típica de Austria.

Se cree que el embutido fue creado en la Edad Media, pero no en Viena, sino en la ciudad alemana de Fráncfort. Otra versión sugiere que el cocinero alemán radicado en Viena, Johann Georg Lahner, la inventó a principios del siglo XIX llamándola, “salchicha de Fráncfort”, nombre con el que los vieneses no estuvieron de acuerdo.

Este símbolo de la capital austriaca está hecho de carne vacuna y de cerdo y son ahumadas a bajas temperaturas. Hay una versión 100 % carne vacuna para personas que no comen cerdo.

Se comen solas, con panecillos calientes o como componentes de diversas recetas.

15. Tarta Linzer

La linzer es una tarta dulce típica de la cocina de Austria y Hungría, similar a la pastafrola. Se distingue por el enrejado de masa que lleva en la superficie.

Hay una receta que tiene fecha de 1653, lo que le convierte en la fórmula documentada de pastelería más antigua del mundo.

El recetario perteneció a la condesa Anna Margarita Sagramosa, dama de la aristocracia del siglo XVII. Se conserva en el archivo de la Abadía de Admont (Austria) tras ser descubierto en 2005.

La masa del linzertorte, como también se le conoce, lleva frutos secos molidos como avellanas y un relleno de mermelada de grosellas, fresas, frambuesas, ciruelas o albaricoques.

Es típica del estado de Alta Austria y según una versión, tomó el nombre de su capital, Linz, por lo que sería también el pastel más antiguo que lleva el nombre de un lugar.

Otro relato señala que fue inventada por un pastelero vienés de nombre Linzer, aunque esta versión no ha podido ser rastreada históricamente. Lo que sí está comprobado es que fue popularizada por el pastelero, Johann Konrad Vogel, a comienzos del siglo XVIII.

16. Salzburger Nockerln

Soufflé dulce inventado a principios del siglo XVII por Salomé Alt, amante de Wolf Dietrich von Raitenau, príncipe arzobispo de Salzburgo.

Para prepararlo se baten claras de huevo con azúcar y luego se añaden poco a poco yemas de huevo, un poco de harina de trigo y azúcar de vainilla.

Se hacen 3 bolas de masa a las que se les da forma cónica antes de hornearlas en una fuente engrasada.

Se sirven calientes y espolvoreadas con azúcar glas, ya que colapsan al enfriarse. Los 3 conos simbolizan los 3 montes nevados de Saltburgo (Kapuzinerberg, Mönchberg y Gaisberg).

En algunas cafeterías y restaurantes austriacos se sirven con una salsa de frambuesas tibia.

17. Graukäse

El queso gris tirolés es un lácteo típico de la zona austriaca del Tirol, hecho con leche de vaca producida en las regiones del Tirol Septentrional y Oriental.

Se fabrica con cuajadas agrias lavadas con hongos Penicillium durante el añejamiento, uno que invade el queso penetrando bien adentro y que le da al producto blando y granuloso su color gris verdoso característico.

Es un queso ácido e intenso que suele comerse con cebolla roja y cervezas. Tiene denominación de origen protegida en Europa.

Otra forma de comerlo en el Tirol es con pan negro e iguales cantidades de queso y mantequilla, lo que proporciona unas buenas calorías en los días fríos.

Es un ingrediente básico en la preparación de albóndigas de queso y de las rosquillas de Zillertal, especies de donas que se hacen con harina, leche, mantequilla, papa y graukäse.

18. Tiroler Gröstl

El salteado de papas a la tirolesa es un platillo típico de Austria y del norte de Italia, especialmente de Bolzano, al que se añaden trocitos o tiras de cerdo o de res, generalmente sobras de una comida anterior.

Se pone un huevo frito sobre la ración de tiroler gröstl y se acompaña con repollo y una ensalada de remolacha y hojas verdes.

En el Tirol es habitual prepararlo el lunes con las sobras del asado del domingo.

Con carne fresca, la receta puede prepararse con filetes de ternera en combinación con panceta cortada en rebanadas gruesas.

Guarda cierto parecido con el desayuno del granjero, un platillo típico alemán de sobras de carne y huevos.

19. Schlutzkrapfen

Schlutzkrapfen es el nombre que recibe en el estado austriaco de Tirol la pasta rellena parecida a los raviolis, que los italianos llaman mezzelune. Los rellenos pueden incluir quesos, frutos secos, vegetales y otros ingredientes.

La masa se prepara con harina de centeno, harina de trigo, huevo, aceite, agua tibia y sal.

Entre los ingredientes que puede llevar el relleno están carne de res, papa, espinaca cocida, cebolla, ajo, requesón, mantequilla, queso parmesano rallado, cebolla de verdeo, nuez moscada, semillas de amapola, pimienta recién molida y sal.

El platillo es un ícono de la cocina de Tirol del Sur donde se come con diferentes rellenos, según la tradición gastronómica de cada localidad.

20. Melchermuas tirolés

Es una comida típica de las granjas del Tirol originalmente preparada para los trabajadores del campo.

El melchermuas se acostumbraba cocinar a fuego abierto en las cabañas de montaña, comiendo directamente de la sartén de hierro.

Se hacen con harina, mantequilla, leche y sal, más canela y azúcar para espolvorear.

Se derrite una porción de mantequilla y se añade la leche, harina y sal al gusto, formando una masa gruesa, tanto que una cuchara quede atascada. La masa se divide en porciones que se fríen en mantequilla.

Los campesinos y montañeses tiroleses siguen comiendo melchermuas como bocadillo, postre y guarnición, aunque muchos ahora preparan la receta en la estufa y no en fuego de leña.

21. Buchteln

El buchteln es una masa dulce de la comida típica de Austria rellena de mermelada o chocolate, que llegó al país procedente de Bohemia.

Los más famosos son los del Café Hawelka (calle Dorotheergasse 6, Viena), establecimiento fundado en 1939 que los prepara con una receta secreta.

La masa se hace con harina común, azúcar glas, leche (entera o descremada), huevo, mantequilla y levadura fresca. Se estira, corta en cuadros, se rellena y se dobla por las esquinas antes de hornear.

En algunas regiones, el relleno puede llevar requesón y ciruela fresca. Se comen añadiendo una salsa tibia de vainilla. También hay una versión sin relleno (solo la masa dulce) que se degusta con chucrut.

22. Käsespätzle

El käsespätzle es una especialidad de la cocina del estado austríaco de Vorarlberg y de otras regiones y naciones europeas (Suabia, Liechtenstein, Suiza). Consiste en copos de pasta con queso que se come como plato único o guarnición.

La pasta se prepara con harina de trigo, leche, huevo y sal. La versión casera de los copos se consigue haciendo que la masa pase por los agujeros grandes de un colador de pasta, para que caiga en agua hirviendo.

Los copos de pasta llevan un queso duro rallado en la parte superior y la preparación se hornea hasta que se derrita. También se les pone cebollas asadas y se acompañan con ensaladas de papas y de hojas verdes.

En una variante de Alta Estiria y Salzburgo, el käsespätzle se hace en una sartén.

23. Apfelküchle tirolés

El apfelküchle es un platillo tradicional de Alemania y el Tirol que consiste en rodajas de manzana fritas con una capa de masa. Se come en Austria durante la cosecha de la fruta como plato principal, guarnición y postre.

Las manzanas se cortan en rodajas retirándoles las pepitas y la parte fibrosa. Los anillos se sumergen en una preparación de leche, huevos, azúcar y sal y se fríen en suficiente aceite hasta que estén dorados por ambos lados.

Es una receta procedente de Alemania muy conocida en Baden-Wuerttemberg, desde donde se difundió por Austria, otras naciones europeas y a Estados Unidos, donde es muy popular entre las comunidades de herencia germánica.

24. Funkaküachle

Pastel de la gastronomía austríaca consumido tradicionalmente el primer domingo de la Cuaresma, en una celebración llamada Funkensonntag o Spark Sunday.

En este primer domingo después del miércoles de ceniza los austríacos despiden el invierno y para la ocasión comen funkaküachle alrededor de un fuego.

Se prepara haciendo una masa con harina de trigo, levadura, yemas de huevo, leche, mantequilla líquida, azúcar y sal, añadiendo opcionalmente un chorrito de ron.

La masa se deja reposar y luego se estira en un grosor de 1 cm antes de cortarla en discos del diámetro deseado, unos que se fríen en aceite por ambos lados hasta que adopten un color marrón claro.

Es común comer el pastel con mermelada de arándanos, espolvoreando azúcar glas y canela.

25. Wiener Melange

El weiner melange o mezcla vienesa es un café parecido al capuchino, todo un ícono de Viena. Se prepara con un expreso de grano suave cubierto con leche caliente y cremosa y espuma de leche.

Se bebe sorbiendo primero la espuma y se sirve en una bandeja individual con un vaso de agua, que el consumidor bebe para limpiar su paladar.

Los registros escritos señalan que comenzó a prepararse a mediados del siglo XX en Viena. El término “melange” viene de la palabra francesa “méler”, que significa, “mezclar”.

Este clásico café vienés se endulza de acuerdo con las preferencias personales y es un habitual acompañante de los postres austriacos.

¿Cuál es el plato típico de Austria?

El wiener schnitzel o escalope vienés es probablemente el platillo más representativo de la gastronomía austriaca.

El primer registro histórico de la receta data de 1148 cuando fue descrita en latín como «lumbulus cum panicio», equivalente a “lomo con pan”. Este documento se conserva en el Archivo Capitular de la Basílica de San Ambrosio, en Milán.

¿Cómo se come en Austria?

Los austriacos son grandes comedores de cerdo, ternera, embutidos (especialmente salchichas vienesas), jamones, fiambres frías, papas (en ensalada, salteadas, en albóndigas), bolas de pan, pastas (simples y rellenas) y coles.

Tienen un amplio surtido de tartas, galletas, postres de manzana y dulces variados, que preparan en abundancia en Navidad.

¿Cuánto cuesta una comida en Viena?

Un plato de wiener schnitzel, joya gastronómica de Austria y comida favorita del emperador del imperio austrohúngaro, Francisco José I, cuesta en Viena desde 6 euros, dependiendo del restaurante y sin incluir bebidas y recargos.

Algunos locales de comida de la capital austriaca que ofrecen el escalope vienés a buenos precios (entre 6 y 10 euros) son: Strandcafé Wien (Florian-Berndl-Gasse 20), Kriterium 2 (Ebendorferstraße 10), Café Einstein (Rathausplatz 4) y Michls Café (Reichsratsstraße 11).

Bebida típica de Austria

El Grüner Veltliner, un vino blanco hecho con la variedad de uvas verdes del mismo nombre, es considerado la bebida nacional de Austria.

La uva es la más cosechada en el país, representando cerca de 1/3 de la superficie de viñedos, casi todos sembrados en el noreste de la república.

Los vinos Grüner Veltliner ofrecen a la nariz aromas de frutas cítricas, de hueso y pimienta blanca. Se desarrollan con el tiempo notas de tostados y miel. Se consiguen a precios desde 10 euros la botella.

Comida típica de Austria: otras bebidas tradicionales

Aparte del grüner veltliner, Austria produce otros excelentes vinos blancos como Riesling (región de Wachau), Sauvignon Blanc (Estiria), Chardonnay, Weissburgunder y Schilcher.

La producción de vinos tientos es menor, pero con magníficas referencias como Zweigelt, St. Lauren y Blaufränkisch, mientras que en vinos dulces sobresalen Trockenbeerenauslese y Beerenauslese.

El Almdudler es una bebida de hierbas sin alcohol solo superada en popularidad por la Coca Cola.

Productos típicos de Austria

Austria es el país europeo con mayor porcentaje de tierras agrícolas orgánicamente cultivadas, que producen cereales (trigo, centeno), papas, zanahorias, cebolla, verduras y hortalizas perecederas, frutas y otros rubros.

La cría de ganado vacuno, porcino y de aves, también es potente en el país, así como la de lácteos y huevos.

El vino Grüner Veltliner, el refresco Almdudler y la cerveza, son las grandes bebidas nacionales.

Ingredientes típicos de Austria

Austria produce una amplia gama de hortalizas, verduras, tubérculos, cereales, hierbas aromáticas y frutas, que son ingredientes típicos de su cocina.

Las salchichas vienesas, el embutido simbólico de la nación, son componentes de muchos platillos, así como los quesos, especialmente el graukäse.

¿Cómo te ha parecido este artículo sobre la comida típica de Austria? Si te gustó, compártelo con tus amigas y amigos.

 

Ver también:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

50 lugares turísticos de China que debes conocer

15 platos de comida típica de Lituania que debes probar alguna vez