in

20 platos de comida típica de Rumania que debes probar

Por muy experto gastrónomo que seas, lo más probable es que sepas relativamente poco de la cocina rumana.

Este articulo está dedicado a los platos más deliciosos y representativos de la comida típica de Rumania, un arte culinario fuertemente influido por la fascinante gastronomía turca.

1. Mujdei

El mujdei es una salsa de la cocina rumana a base de ajo, similar al alioli, aunque no necesariamente lleva aceite como esta.

La palabra «mujdei» deriva de «must de ai», que se traduce como “mosto de ajo”. De color blanco, suave textura y de un intenso sabor y aroma a ajo, es el aderezo favorito de los rumanos para carnes a la parrilla, pollo asado, pescado y papas.

La versión más sencilla de la salsa se prepara machacando una buena cantidad de dientes de ajo pelados y sal gruesa al gusto en un mortero de madera.  Usualmente, los rumanos destinan un mortero solo para este propósito.

A continuación, se añade a la pasta una pequeña cantidad de agua, que dependerá de qué tan ligera o espesa se desee la salsa. También es usual añadir un poco de eneldo picado.

Los alemanes radicados en Rumania inventaron un mujdei dulce, en el que mezclan ajo, crema agria, miel, vinagre de manzana y estragón. Esta salsa proporciona una experiencia culinaria totalmente diferente al mujdei clásico.

En la costa del mar Negro preparan una receta de mujdei con ajo, pimiento rojo picante y tomate.

Mira el video de cómo hacer el platillo Mujdei (aunque la explicación no esta en español xD):

2. Mititei

Se dice que esta receta fue inventada en el bar La Iordachi de Bucarest, un lugar conocido por sus botanas de salchichas y embutidos. Consiste en un rollo de carne picada que se asa a la parrilla. Los cortes usualmente utilizados son ternera, cordero y cerdo y la carne es aderezada con ajo, especias y hierbas aromáticas. Generalmente el mititei o mici se sirve con mostaza y una cerveza.

Ingredientes

  • 400 gramos de carne de ternera picada
  • 100 gramos de carne de cordero picada
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Tomillo, pimienta y sal al gusto

Preparación

  • Pela y pica finamente los dientes de ajo.
  • Mezcla las carnes picadas en un recipiente y añade tomillo, pimienta y sal al gusto, agregando también el bicarbonato, que tiene la cualidad de hacer más tierna la carne.
  • Mezcla el ajo con 2 cucharadas de agua y añádelo a la pasta de carnes, amasando manualmente.
  • Deja reposar un rato en el refrigerador y prepara rollos de carne parecidos a salchichas.
  • Asa los rollos a la parrilla o al horno.

3. Zacuscă

Es un pisto de verduras típico de Rumania y de la península Balcánica. Los principales ingredientes son berenjenas y pimientos asados, cebollas y tomate. Algunos cocineros sustituyen las berenjenas con calabacín y añaden champiñones. Es una receta que se prepara durante la época de la recolección de hortalizas y verduras y se guarda en tarros esterilizados para comer en invierno.

Ingredientes

  • 4 berenjenas medianas
  • 2 cebollas grandes
  • 1 pimiento rojo grande y otro verde finamente picados
  • 1 zanahoria grande rallada
  • 800 gramos de tomate troceado
  • 3 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de vinagre de manzana
  • 2 cucharadas azúcar
  • 6 cucharadas de aceite de girasol
  • Laurel, pimienta y sal al gusto

Preparación

  • Asa las berenjenas por todos sus lados a fuego alto hasta que la piel se chamusque (20 minutos aproximadamente).
  • Deja enfriar las berenjenas, quítales la piel, déjalas escurrir un poco para que salga el líquido que amarga y trocéalas.
  • Pocha las cebollas en el aceite de girasol, añade el pimiento, mezcla e incorpora la zanahoria.
  • Añade el tomate, el ajo finamente picado, el vinagre, el azúcar y sal y pimienta al gusto.
  • Deja cocinar tapado durante una hora a fuego medio, removiendo frecuentemente.
  • Tras una hora de cocción, agrega la pulpa de berenjena troceada y las hojas de laurel, cocinando por otra media hora y removiendo frecuentemente.
  • Sirve sobre rebanadas de pan.

4. Cozonac

El cozonac es un dulce típico de algunos países de Europa Oriental, especialmente Rumania, Bulgaria, Albania y Macedonia del Norte. Es tradicional comerlo durante las fiestas de fin de año.

La masa se suele anudar en una gran trenza para efectos decorativos y algunas versiones incorporan uvas pasas y nueces picaditas. En Navidad es tradicional acompañarlo con un chocolate caliente. Es preparado de forma cacera y en panaderías y pastelerías para la venta.

Ingredientes

  • 1 Kg de harina
  • 300 gramos de azúcar (250 + 50)
  • 30 gramos de levadura (25 + 5)
  • 2 huevos enteros y 2 yemas
  • 150 gramos de margarina
  • ½ litro de leche
  • 100 gramos de cacao amargo
  • 2 cucharadas de azúcar vainillada
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 cucharadas de aceite

Preparación

  • Mezcla la harina con 250 gramos de azúcar, 25 gramos de levadura, los huevos y las 2 yemas, el azúcar vainillada, la margarina y la leche hasta formar una masa moldeable.
  • Separa una cuarta parte de la masa, añádele el azúcar y la levadura restantes, el cacao y el aceite, agregando un chorrito de agua en caso de ser necesario.
  • Estira la masa blanca y después la de cacao. Pon la masa de cacao encima de la blanca y enrolla.
  • Hornea durante 30 minutos en horno precalentado a 150 °C.
  • Pon a hervir una cucharada de azúcar disuelta en un chorrito de agua, retirando del fuego cuando esté por espesar.
  • Saca el cozonac del horno y píntalo con el sirope de azúcar.

5. Baklava

Rumania estuvo varios siglos bajo el dominio del imperio otomano y una de las herencias legadas por la gastronomía turca es el baklava, un pastel de pistachos y/o nueces bañado con un almíbar o miel.

Algunas versiones incorporan almendras, avellanas, otros frutos secos y kaymak, que es un lácteo popular en Turquía, parecido a la nata montada.

Aunque los turcos otomanos perfeccionaron el baklava cuando las cocinas del palacio imperial de Constantinopla eran el ombligo del imperio en cuanto a exquisitez, la historia del postre se remonta a Mesopotamia y Asiria.

Ingredientes

  • 30 láminas de masa filo
  • 175 gramos de mantequilla clarificada
  • 250 gramos de nueces finamente picadas
  • 250 gramos de azúcar
  • 350 ml de agua
  • 15 ml de jugo de limón

Preparación

  • Unta un molde de horno cuadrado o rectangular con 2 cucharadas de mantequilla clarificada.
  • Coloca en el molde 15 láminas de masa filo, untando su superficie con mantequilla clarificada.
  • Extiende las nueces sobre la masa filo y repite el procedimiento con las láminas restantes.
  • Presiona hacia adentro la masa de los bordes y corta la preparación en rombos con un cuchillo afilado, llegando hasta el fondo, para facilitar la separación de las piezas.
  • Riega por encima la mantequilla clarificada sobrante y hornea durante 30-40 minutos en horno precalentado a 180 °C.
  • Mezcla en una cacerola el azúcar, el agua y el jugo de limón y cocina a fuego bajo por unos 20 minutos hasta tener un almíbar.
  • Retira el pastel del horno, riégale el almíbar, deja reposar unos 15 minutos y sirve.

6. Salată de vinete

La salată de vinete o ensalada de berenjenas es uno de los platos más populares de la comida típica de Rumania.

Se elabora con berenjenas asadas a la parrilla o al horno, similar al baba ganush de la gastronomía egipcia y al baingan bharta indio, que luego se pelan, machacan y mezclan con otros ingredientes.

La salată de vinete se come caliente o fría como aperitivo, untándola sobre rebanadas de pan, o como guarnición acompañando platos de carne, especialmente cordero.

Ingredientes

  • 4 berenjenas
  • 2 cebolletas
  • 2 tomates
  • Aceite de girasol
  • Sal al gusto

Preparación

  • Lava las berenjenas y ponlas a asar al horno a 180-190 °C por media hora (se sabe que están listas cuando se tocan con una cuchara y se sienten huecas).
  • Saca las berenjenas del horno y déjalas enfriar un poco.
  • Pela las berenjenas, deja que escurran un poco y córtalas en trozos.
  • Pon los trozos de berenjena en un bol y mézclalos con las cebolletas y los tomates finamente picados y aceite de girasol y sal al gusto, hasta formar una especie de pasta.

7. Pan de Jengibre

El pan de especias o pan de jengibre es una galleta o bizcocho conocido en varios países europeos desde el siglo X. Es preparado con jengibre y varias especias y endulzado con miel o un almíbar.

Es usual cortar o preparar las galletas en moldes como corazones y figuras humanas. Se cree que la receta del pan de jengibre fue inventada en la ciudad griega de Nicópolis de Epiro por el monje armenio Gregorio de Nicópolis.

El religioso llevó la receta a Francia en el año 992 y desde allí se dio a conocer en el resto de Europa.

Ingredientes

  • 50 gramos de mantequilla
  • 1 cucharada de miel
  • ½ taza de azúcar morena
  • 1 huevo
  • 1 taza de harina
  • 2 cucharaditas de polvo de jengibre
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • 1 cucharadita de especias mixtas (clavo de olor, canela, nuez moscada y otras al gusto)
  • 1 taza de leche
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio

Preparación

  • Derrite a fuego bajo la mantequilla y la miel en una cacerola pequeña.
  • En un cuenco, prepara una crema con el huevo y el azúcar morena e incorpora la mezcla de mantequilla y miel derretida.
  • Mezcla la harina con la preparación anterior, más el polvo de jengibre, el polvo de hornear y las especias mixtas.
  • Prepara una mezcla con la leche y el bicarbonato y añádela poco a poco a la preparación anterior. Esta debe quedar suficientemente líquida.
  • Forra un molde de pan o de budín inglés con papel parafinado.
  • Vierte la preparación en el molde y hornea durante, aproximadamente, 35 minutos en horno precalentado a 180 °C. Haz la prueba del pincho para saber si está listo.

8. Gogosis (buñuelos rumanos)

Apetecibles y esponjosos, estas especies de buñuelos o de rosquillas rumanas salvan un desayuno o una merienda con el acompañamiento de una taza de chocolate caliente, especialmente en los crudos días invernales.

El delicioso olor que emana de la cocina es capaz de despertar a los niños y adultos de sueño más profundo, que saltan de la cama para comerlos calientitos.

Ingredientes           

  • 400 gramos de harina
  • 250 ml de leche
  • 1 huevo
  • 100 gramos de azúcar
  • 50 gramos de manteca
  • 7 gramos de levadura seca
  • Un chorrito de esencia de vainilla
  • Un poco de ralladura de cáscara de limón o de naranja
  • Aceite vegetal
  • Un poco de azúcar para espolvorear

Preparación

  • Mezcla todos los ingredientes y amasa hasta que queden bien integrados.
  • Deja que la masa repose 2 horas.
  • Forma los buñuelos o rosquillas y fríelos en aceite.
  • Retíralos de la sartén y espolvoréalos con azúcar.

9. Halva

El halva es un dulce de pasta de sémola de gran popularidad en el Medio Oriente, Irán, India y Pakistán, desde donde llegó al Mediterráneo Oriental, los Balcanes y Europa Oriental.

En el Mediterráneo Oriental es habitual el halva preparado con pasta de tahina. Esta pasta se hace básicamente con semillas de sésamo molidas y un ingrediente líquido que puede ser aceite o agua.

En Europa Oriental es más común el halva de girasol, especialmente en Rumania, Moldavia, Ucrania, Rusia y Bielorrusia.

Ingredientes

  • 550 gramos de semillas de girasol
  • 140 gramos de miel de abejas espesa
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 70 gramos de pasas

Preparación

  • Lava las pasas, déjalas en remojo en agua fría durante 10 minutos y escúrrelas.
  • Pon una sartén seca al fuego y tuesta las semillas de girasol removiendo constantemente hasta que se doren uniformemente.
  • Deja enfriar las semillas y tritúralas en un mortero hasta que queden finamente molidas como una harina.
  • Mezcla las semillas molidas con la miel y el aceite de oliva hasta formar una masa uniforme. Incorpora las pasas y mezcla.
  • Cubre un molde con papel film y coloca la masa, apretándola bien. Tapa y refrigera hasta que se endurezca.

10. Rahat lokum (delicia turca)

Este dulce blando gelatinoso parecido a las gomitas o gominolas es otra contribución de la gastronomía turco otomana a la rumana.

La base del dulce es un almíbar y un espesante, típicamente la gelatina, y en Rumania y otros países de Europa Oriental y la península Balcánica es habitual saborizarlo con jugos de frutas.

Las versiones comerciales están disponibles en todo el mundo en infinidad de colores y sabores y los hay básicos y rellenos con trocitos de nuez, avellana, pistacho y otros frutos secos.

En el siglo XVIII era costumbre en Estambul que los caballeros regalaran a las damas delicias turcas envueltas en pañuelos de encaje durante el galanteo. Picasso las comía a montones para buscar inspiración y también fue un dulce favorito de Napoleón y Sir Winston Churchill. En Turquía es costumbre poner uno al lado del café turco.

Ingredientes

  • 400 gramos de azúcar
  • 300 ml de agua
  • La raspadura y el jugo de un limón (separados)
  • La raspadura y el jugo de una naranja (separados)
  • 4 cucharadas de postre de gelatina en polvo sin sabor
  • 1 cucharada de postre de maicena
  • 2 cucharadas de postre de azúcar glas

Preparación

  • En una cacerola, disuelve el azúcar en 150 ml de agua y pon a cocinar a fuego medio.
  • Añade las ralladuras y los jugos de limón y naranja.
  • Deja hervir suavemente y paralelamente pon a suavizar la gelatina en 150 ml de agua durante 10 minutos.
  • Añade la mezcla de gelatina a la de azúcar y ralladuras y deja hervir por 10 minutos.
  • Tan pronto el jarabe alcance el punto de hilo, cuélalo con un colador metálico, disponiéndolo de tal forma que el colado caiga directamente en el molde a usar.
  • Deja enfriar a temperatura ambiente durante 2 horas y luego refrigera hasta el día siguiente.
  • Corta en cubos de, aproximadamente, 2,5 cm de lado.
  • Sirve la maicena y el azúcar glas para revolcar los cubitos antes de comer.

11. Frigărui

El frigarui es un plato cárnico de la comida típica de Rumania, similar a la brocheta, el pincho o el kebab. Las carnes utilizadas son res, cerdo, pollo y cordero, como ingrediente único o combinando varias, las cuales pueden ir intercaladas con trozos de salchichas o verduras.

Ingredientes principales

  • ½ kilo de pechuga deshuesada y sin piel, cortada en cubos.

Ingredientes para el adobo

  • ½ cucharadita de pimienta
  • El jugo de medio limón
  • ½ cucharadita de jengibre
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 dientes de ajo triturados
  • 3 onzas de yogur natural

Ingredientes para la salsa

  • 1 cabeza de ajo
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra o aceite de girasol
  • ½ taza de crema agria
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación del pollo

  • Prepara un adobo mezclando los ingredientes indicados.
  • Impregna y cubre los cubos de pollo con el adobo.
  • Tapa el recipiente con una cubierta plástica y refrigera de un día para otro o al menos por 3 horas.
  • Prepara la parrilla o calienta el horno, monta las brochetas de pollo y ásalas por ambos lados.

Preparación de la salsa

  • Pela los dientes de la cabeza de ajo y machácalos.
  • Añade los demás ingredientes de la salsa y mezcla.
  • Salsea el pollo con esta preparación.

12. Ciorba de burta

La ciorba de burta es un plato típico de la cocina rumana equivalente a una sopa de callos de res. Se acostumbra acompañar con crema agria y con mujdei, la pasta de ajo (que es el aderezo nacional).

Rumania ocupa el segundo lugar en el podio de los países que más consumen alcohol en la Unión Europea, solo superada por Irlanda, y los rumanos suelen recuperarse de la resaca con un generoso plato de ciorba de burta.

Ingredientes           

  • 800 gramos de callos de ternera cocidos y cortados en tiras
  • 1 pimiento italiano
  • 2 zanahorias grandes
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cabeza de ajo
  • 2 cucharas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 litro de nata líquida
  • 6 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • Sal gruesa al gusto

Preparación

  • Prepara, aproximadamente, 2 litros de caldo con agua, una zanahoria, la cebolla y el pimiento italiano picados; añade sal al gusto.
  • Cuela el caldo y ponlo a hervir junto con los callos en tiras y el pimiento rojo picado. Deja cocinar durante 15 minutos.
  • Ralla la otra zanahoria y sofríela en el aceite de oliva.
  • Añade a los callos el sofrito de zanahoria y los dientes de la cabeza de ajo, pelados y machacados, dejando cocinar por otros 15 minutos.
  • Rectifica la sal, retira los callos del fuego y déjalos entibiar.
  • Pon la nata liquida en un cuenco grande y añade un cacillo de caldo de callos y luego otro, mezclando constantemente. Incorpora esta mezcla de nata a los callos.
  • Calienta la olla con los callos a fuego bajo y agrega el vinagre.

13. Mamaliga

La mamaliga o polenta rumana forma junto con el sarmale y el mici la que es probablemente la trilogía de platillos más populares de Rumania. Es muy parecida a la polenta italiana, aunque de mayor grosor y suele cortarse en rebanadas y comerse con queso, crema agria y como guarnición para el sarmale y otros platillos más elaborados.

Antes de que los conquistadores llevaran el maíz a Europa en el siglo XVI, la mamaliga era  preparada con harina de mijo. El maíz se adaptó muy bien a la región rumana del delta del Danubio y la polenta del cereal se convirtió en un alimento alternativo al pan de trigo entre los campesinos.

Ingredientes

  • 220 gramos de harina gruesa de maíz amarillo
  • 40 gramos de mantequilla
  • 1 litro de agua
  • Sal al gusto

Preparación

  • Pon el agua y la sal en una olla y añade la harina en forma de lluvia, removiendo constantemente.
  • Al formarse una masa espesa, añade la mantequilla y mezcla hasta que se integre bien a la harina.
  • Baja el fuego y cocina durante media hora removiendo enérgicamente de vez en cuando.
  • Pon la masa en un recipiente que le dé la forma deseada y deja enfriar.

14. Pomana porcului

El 20 de diciembre es el día de Ignat en Rumania, tradicionalmente reservado para la matanza del cerdo que habrá de comerse en Navidad y demás celebraciones invernales. Es un ritual típico de los pueblos antiguos en el que la matanza simboliza el término y el reinicio de la vida.

La ocasión reúne a familias y amigos para comer, beber y compartir y uno de los platillos preparados es el pomana porcului o cerdo frito en grasa del mismo animal. La bebida de acompañamiento suele ser la tuica, un aguardiente cálido y potente destilado de ciruelas, la fruta rumana más popular.

La siguiente receta es una variante de pomana porcului en la que la carne de cerdo va condimentada con ajo y frita en aceite.

Ingredientes

  • 300 gramos de cerdo cortados en trozos pequeños
  • 10 dientes de ajo
  • Aceite vegetal

Preparación

  • Pela los dientes de ajo y pícalos finamente.
  • Calienta aceite en una sartén y fríe los trozos de cerdo.
  • Cuando el cerdo esté prácticamente listo, incorpora el ajo y déjalo que se dore.
  • Retira del fuego y sirve con mamaliga.

15. Tochitura

Transilvania es una región histórica rumana situada en el centro del país, muy conocida por albergar el Castillo de Bran, donde se supone que vivió el conde valaco Vlad Drácula en el siglo XV.

Los miles de aficionados al turismo del horror, que siguen los pasos del personaje histórico llevado a la fama por el novelista  Bran Stoker, tienen la oportunidad de probar en Transilvania el tachitura. Es un plato típico a base de cortes, vísceras y salchichas de res y cerdo guisados en una salsa de tomate y otros vegetales.

La siguiente receta es un versión algo light del “tochitura a la Drácula”, un platillo con el que inevitablemente recordarás al célebre vampiro, esperando que esto no te quite el apetito.

Ingredientes

  • 900 gramos de lomo de cerdo deshuesado
  • 450 gramos de salchichas ahumadas
  • 2 tomates finamente picados
  • 1 pimiento rojo y uno verde, finamente picados
  • 1 cebolla amarilla finamente picada
  • 6 dientes de ajo picados
  • 5 cucharadas de aceite vegetal
  • ½ taza de agua
  • Sal y pimienta negra al gusto

Preparación

  • Corta en dados el lomo de cerdo y en trozos de 2,5 cm las salchichas.
  • Pon el aceite y el agua en una sartén grande a temperatura media hasta que se calienten.
  • Añade la carne de cerdo y cocina por una hora, aproximadamente.
  • Incorpora todos los vegetales y las salchichas y sigue cocinando y revolviendo ocasionalmente.
  • Sazona con sal y pimienta negra.
  • Sirve acompañando con mamaliga.

16. Ensaladilla rumana

Esta ensaladilla es parecida a la rusa y los rumanos la preparan con pollo, ternera, pavo y cerdo como componente cárnico. Es consumida en fiestas como la Navidad y en ocasiones especiales como bodas y aniversarios.

Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo deshuesada
  • 4 papas medianas
  • 2 zanahorias
  • 3 pepinillos encurtidos
  • 4 huevos
  • 1 puñadito de guisantes
  • 12 aceitunas
  • Aceite
  • Vinagre
  • Mayonesa y sal al gusto

Preparación

  • Cocina las papas y las zanahorias con su cáscara en abundante agua con sal. Deja enfriar y reserva.
  • En otra cacerola, cocina la pechuga y los huevos y deja enfriar.
  • Pica los pepinillos y las aceitunas en trocitos.
  • Pela las papas, las zanahorias y los huevos y córtalos en cubitos.
  • Corta el pollo en cuadritos.
  • Coloca el pollo, la papa, la zanahoria y el huevo en un bol grande y mezcla cuidadosamente.
  • Incorpora los pepinillos, las aceitunas y los guisantes.
  • Añade un chorrito de aceite y otro de vinagre y mayonesa y sal al gusto. Mezcla con movimientos envolventes.
  • Refrigera y sirve.

17. Drob

Es un platillo que los rumanos preparan con vísceras de cordero o hígados de pollo, especialmente para comer durante la Pascua.

Ingredientes

  • 800 gramos de hígados de pollo
  • 4 huevos frescos y 2 huevos duros
  • 6 tallos de cebolla de verdeo
  • 2 dientes de ajo
  • 1 puñado de perejil y otro de eneldo, frescos y picados
  • Aceite o mantequilla
  • Pan rallado
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

  • Hierve los hígados en agua con sal durante 15 minutos, escurre y deja enfriar.
  • Pica la cebolla de verdeo, incluyendo la parte verde, y machaca los dientes de ajo.
  • Corta los hígados en cubos muy pequeños o rállalos por el lado grueso del rallador.
  • Mezcla el hígado con la cebolla de verdeo y el ajo.
  • Bate ligeramente los huevos frescos y añádelos a la preparación del hígado, agregando el perejil, el eneldo y sal y pimienta al gusto. Mezcla manualmente.
  • Engrasa un molde con aceite o mantequilla y cubre la superficie con pan rallado.
  • Pon la mitad de la mezcla en el molde. Pela los huevos duros y colócalos sobre la mezcla en la longitud del molde.
  • Cubre con la otra mitad de la mezcla y hornea en horno precalentado a 190 °C durante 30 minutos o hasta que esté listo, evitando que se seque demasiado.
  • Reposa, corta en raciones y sirve frío.

18. Sarmale

Es una popular comida típica de Rumania consistente en rollitos de carne hechos con hojas de repollo.

Ingredientes

  • 1 kg de carne finamente picada (mitad ternera y mitad cerdo)
  • 1.5 kg de repollo
  • 2 cebollas grandes
  • 2 pimientos rojos
  • 300 gramos de panceta ahumada
  • 5 cucharadas de salsa de tomates fritos
  • 100 gramos de arroz
  • 150 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de eneldo
  • 1 cucharadita de cimbru (especie rumana; puede sustituirse por tomillo)
  • 1 rebanada de pan
  • 1 limón
  • Agua
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación de la masa de relleno

  • Sofríe las cebollas y los pimientos finamente picados en un poco de aceite de oliva.
  • Añade el arroz previamente lavado y tuéstalo ligeramente; remuévelo para evitar que se pegue.
  • Retira el arroz del fuego y agrega 100 ml de agua y revuelve por unos minutos hasta que se enfríe.
  • Trocea la panceta y mézclala con la carne picada y con el pan previamente remojado.
  • Agrega los restantes ingredientes, excepto las hojas de repollo y el limón, y amasa manualmente hasta que quede uniforme.

Preparación de los rollitos

  • Deshoja cuidadosamente el repollo para que las hojas no se rompan, desechando las dañadas.
  • Hierve las hojas en una cacerola grande con suficiente agua y el jugo del limón, hasta que estén tiernas.
  • Escurre las hojas y córtalas en trozos rectangulares de igual tamaño.
  • Extiende una hoja sobre una tabla de cocina y ponle en el medio el relleno contenido en una cucharada sopera.
  • Enrolla, doblando hacia adentro por los extremos, cuidando de no apretar demasiado para que el arroz no reviente los rollitos al inflarse por la cocción.
  • Corta el repollo sobrante en julianas.
  • Pon el aceite de oliva restante (unas 6 cucharadas) en una cacerola grande y profunda.
  • Pon una cama de repollo en julianas en el fondo de la cacerola y luego una cama de rollitos, sin que queden pegados.
  • Repite esta operación hasta terminar con los rollitos, cubriendo finalmente con una capa de repollo.
  • Añade agua sin cubrir la preparación y hierve a fuego bajo por 2 horas.
  • Sirve los rollitos solos o acompáñalos con polenta rumana (mamaliga).

19. Coliva

El coliva es un pastel dulce a base de granos de trigo, nueces y otros frutos secos, que los rumanos preparan para consumir después de los funerales y para honrar a los difuntos. Muchas familias lo preparan también durante las fiestas y es absolutamente delicioso y fácil de hacer.

Ingredientes

  • 500 gramos de granos de trigo
  • 300 gramos de nueces picaditas
  • 300 gramos de galletas en polvo
  • 250 gramos de azúcar
  • 3 sobres pequeños de azúcar de vainilla
  • 5 ml de esencia de ron
  • 2 litros de agua

Preparación

  • Lava varias veces los granos de trigo (los rumanos cristianos hacen 9 lavadas y rezan en cada ocasión un padrenuestro por el difunto que es honrado con el pastel).
  • Pon el agua a hervir y añade el trigo al romper el hervor. Cocina a fuego lento hasta que el agua se evapore casi por completo.
  • Agrega el azúcar y sigue cocinando hasta que esta y los granos de trigo formen una pasta espesa. Deja enfriar.
  • Añade a la pasta el azúcar de vainilla, la esencia de ron y las nueces picadas, mezclando con una cuchara de madera.
  • En una bandeja, pon una capa con la mayor parte de la galleta en polvo y coloca encima la pasta, aplanando con una espátula.
  • Espolvorea encima el resto de la galleta en polvo y aplana.
  • Refrigera durante un día.

20. Varza a la Cluj

Es un plato típico rumano parecido a una lasaña, pero preparado con repollo picado en vez de láminas de pasta. Es característico de Cluj-Napoca, segunda ciudad de Rumania y capital histórica de la región de Transilvania.

Esta ciudad tiene dos grandes comunidades, una rumana y una de origen húngaro, y su gastronomía está marcada por las dos culturas. Los ingredientes de la col a la Cluj son económicos, por lo que este sabroso platillo forma parte de la dieta popular regional y rumana.

Ingredientes

  • 1 repollo mediano
  • 500 gramos de carne de res picada
  • 1 cebolla finamente picada
  • 1 pimiento rojo grande cortado en tiras finas
  • 4 cucharadas de arroz
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de comino
  • Pimienta blanca y sal al gusto

Preparación

  • Lava, retira el tallo y pica el repollo.
  • Pon a cocinar a fuego bajo el repollo picado en un vaso de agua con sal y un toque de aceite.
  • Cuando el repollo se ablande, añade el tomate frito y el comino, mezcla bien y cocina por 5 minutos. Retira del fuego y reserva.
  • Pon un poco de aceite de oliva en una sartén y pocha la cebolla picada y el pimiento en tiras.
  • Añade la carne picada y mezcla.
  • Cuando la carne esté avanzada en su cocción, agrega el pimentón dulce, el arroz y sal y pimienta blanca al gusto.
  • Sigue cocinando a fuego medio hasta que se cocine el arroz. Retira del fuego y reserva.
  • Unta una fuente para horno con un poco de aceite, pon una capa de repollo y encima una de carne con arroz.
  • Repite la operación alternando capas de repollo y carne con arroz, terminando con una capa de repollo.
  • Calienta el horno a fuego medio y hornea hasta que el la capa superior de repollo se dore.
  • Retira la fuente del horno y deja enfriar un poco antes de cortar en porciones.

¿Qué se come en Rumania?

Los rumanos tienen una dieta muy amplia y son buenos comedores de carnes, especialmente de cerdo (fresco, ahumado, embutido). Son tan aficionados al puerco que un refrán del país dice “el mejor pescado es siempre el cerdo”. El largo período que estuvo el país bajo el dominio del imperio otomano dejó una alta influencia en la gastronomía, especialmente en la dulcería nacional, con dulces como el baklava. Dos componentes infaltables en la mesa rumana son la mamaliga (una polenta de maíz) y el mujdei (un aderezo de ajo que le ponen a casi todo).

¿Cómo se come en Bucarest?

En la capital rumana se comen todos los platillos de las cocinas regionales del país. El mici o mititei (rollo de carne picada muy condimentada) es una de las botanas más populares en los bares de la llamada París del Este, mientras que el sarmale (rollos de carne y arroz envueltos en hojas de repollo), es uno de los platos nacionales más comunes en los restaurantes bucarestinos. En los mercados, tiendas, cafés y restaurantes de la ciudad nunca faltan los dulces emblemáticos de la gastronomía rumana, como delicias turcas, cozonac y baklava.

Desayuno típico rumano

Los rumanos desayunan fuerte y el desayuno es la única comida en la que beben leche. Pueden desayunar desde unos huevos fritos con puré de espinacas, con trozos de queso, hasta una sopa de chorizos ahumados, panceta, huevos y verduras. La sopa de ortigas con huevos, arroz y hortalizas también es un platillo para desayunar. Una comida más sencilla para empezar el día son unas porciones de mamaliga con chocolate caliente.

Postres típicos de Rumania

El cozonac, pan dulce infaltable en las festividades de fin de año y en la Semana Santa es uno de los postres más representativos del país. El baklava, un pastel de pistachos o de nueces, es otro dulce de gran popularidad. El papanasi es un pastel esponjoso muy consumido como merienda y para acompañar café o té. Las delicias turcas son unas gomitas de gelatina con azúcar que están en todas partes y se comen en grandes cantidades. El halva de girasol y la prajitura boema están entre los postres rumanos más apreciados.

Cosas típicas de Rumania

Aparte de su gastronomía, en la cultura popular rumana destacan bailes folclóricos, como el calus, un ritual declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2005. Dragobete es un ente de la mitología rumana equivalente a Cupido y su fiesta es similar a la de San Valentín, aunque se celebra el 24 y no el 14 de febrero. Martisor es una fiesta para celebrar la entrada de la primavera. La gente viste prendas rojas (color asociado a la estación) y las mujeres reciben pequeños presentes.

Transilvania comida típica

El tachitura es un platillo tradicional de la región rumana de Transilvania, que consiste en partes y embutidos de cerdo y de res guisadas con tomate y otras hortalizas. El Varza a la Cluj es el plato típico de Cluj-Napoca, cabecera de la Región Económica del Noroeste y capital histórica de Transilvania. Otros platillos habituales en esta región son ensalada de repollo, sarmale, mici con mostaza y papanacis calientes.

Café Rumania

Durante la época comunista (1947 – 1989), el café se hizo tan escaso en Rumania que los rumanos aprendieron a apreciarlo como oro en polvo. Actualmente pueden encontrarse en las tiendas rumanas marcas como Nescafé y Jacobs Krönung. Sin embargo, muchos rumanos encargan café a familiares y amigos que viven en Alemania, Austria y otros países de Europa Occidental, en la creencia de que los productos vendidos en el país son de inferior calidad.

Comida típica de Rumania: Tuica para acompañar

La ciruela es la fruta nacional de Rumania y esta república es el principal productor europeo de la drupa y uno de los más importantes del mundo. Los rumanos utilizan la ciruela para hacer la tuica, su bebida nacional. Es una bebida de color claro y sabor intenso, destilada a partir de ciruelas, levadura y azúcar, con una graduación alcohólica de 60 grados.

Cuando la tuica recibe una segunda o una tercera destilación se obtiene la palinca, una bebida aún más fuerte. Otros nombres usados para designar a la tuica son jinars, horinca y fatata. La tuica se bebe típicamente en un pequeño shot o caballito, de uno o dos tiros. Se consume como bebida aperitiva antes de las comidas debido a que los rumanos afirman que abre el apetito y mejora el humor para entrarle con resolución a los platillos.

La mayor parte de la tuica consumido en el país se fabrica industrialmente, aunque muchos rumanos lo elaboran de forma artesanal, especialmente entre octubre y diciembre, para disponer de una buena provisión en las fiestas navideñas. En las áreas rurales de Rumania, la tuica se consume en sustitución del vino.

 

Si te ha parecido interesante este artículo sobre la comida típica de Rumania, compártelo con tus amigas y amigos de las redes sociales e invítalos a un viaje de placer por esta maravillosa y enigmática nación europea.

 

Ver también:

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

35 comidas típicas de Canadá que debes probar

Los 12 mejores vinos tintos dulces y suaves mexicanos que debes probar