in

40 comidas típicas alemanas que debes probar

La salchicha alemana y la torta selva negra son solo 2 de los numerosos platillos que los alemanes suelen comer durante el año y en ocasiones especiales.

Conozcamos en este artículo cuáles otras comidas típicas alemanas componen la gastronomía de este país de la Europa occidental.

1. Flammkuchen

Se trata de un plato parecido a una pizza muy consumido en los estados federados del suroeste fronterizos con Francia, específicamente Baden-Wurtemberg, Renania-Palatinado y Sarre, cuya cocina tiene una fuerte influencia de la región francesa de Alsacia (en Francia el platillo es llamado “tarte flambée”).

Es una torta fina de harina de trigo cubierta de panceta, cebolla y un queso blanco fresco o nata de leche.

Los ingredientes crudos se mezclan y colocan sobre la masa que se hornea por entre 10 a 15 minutos. Se sirve sobre una tabla y se come en trozos con las manos como si fuera una pizza.

El platillo surgió a principios del siglo XX. Los panaderos hacían una fina capa de masa que introducían al horno para verificar la temperatura de este y así asegurar una buena cocción del pan.

Cuando las finas capas se cocinaban en 30 segundos significaba que el horno estaba listo para el pan. Luego comenzaron a hacer un topping a la masa con lo que tenían a la mano.

2. Dibbelabbes

Plato típico del occidente de Alemania, especialmente de las montañas de Eifel, Sarre, Renania y el Westerwald.

Su principal ingrediente es la papa rallada con la que se hace una masa con cebolla picadita o rallada y carne seca o räucherspeck (jamón curado con sal). Otros componentes suelen ser salchicha de cerdo picada (mettwurst), huevo, puerro picado en aros y ajo.

La cocción es en una sartén que se agita para integrar los ingredientes hasta que la carne quede crocante. Se acompaña con una ensalada de endivias y compota de manzana.

En la comarca del Mosela y en la cordillera de Hunsrück, el platillo se conoce como Schales.

Una variante del dibbelabbes es la que se conoce como Pulschder en la región del Río Nahe, entre Sarre y Renania-Palatinado, famosa por sus vinos secos especiados y de larga acidez.

Otra variante se cocina al horno. Primero con la preparación tapada y luego descubierta para que se tueste un poco en la superficie.

3. Torta Selva Negra

La selva más famosa de Alemania tiene el apelativo de “negra” por su densidad de abetos, que dan una oscura apariencia al inmenso bosque del estado federado de Baden-Wurtemberg.

Tanto o más conocida que la selva es la torta o pastel del mismo nombre, una de las principales cartas de presentación de la pastelería alemana en el mundo.

Su nombre completo en alemán es “schwarzwälder kirschtorte”, que quiere decir, «torta de cerezas de la Selva Negra».

Es una tarta de 25 a 30 cm de diámetro con varias capas de bizcochuelo de chocolate empapado con kirsch, un licor típico alemán elaborado destilando el jugo de una especie de cereza silvestre que crece en la Selva Negra.

Las capas de bizcochuelo van intercaladas con otras de crema batida y mermelada de cerezas. La clásica cubierta del pastel es de crema chantillí, chocolate en virutas y cerezas.

El origen de la famosa torta ha sido fechado en el siglo XVI, después que los conquistadores conocieran el cacao de América y lo llevaran a Europa.

4. Pretzels

El pretzel es el snack más popular de los alemanes. Una especie de galleta ligeramente salada (también hay una versión dulce) con una inconfundible apariencia de lazo redondeado, también típica en los cantones suizos de habla alemana, Austria y Alsacia (Francia).

Los alemanes comen pretzels como antojo entre comidas y para desayunar. Son originarios de Baviera y los hay duros y blandos.

Sus ingredientes básicos horneados son harina de trigo leudante, mantequilla, leche y sal. Algunas variantes regionales llevan huevo y ralladura de limón. La versión dulce tiene azúcar, vainilla y canela.

Se cree que la forma del snack fue creada por los celtas como representación de los cuernos del carnero. Durante la Edad Media eran utilizados para premiar a los niños por su buen comportamiento.

5. Sauerkraut

La col ácida, chucrut o sauerkraut, es un alimento tradicional de Alemania y de otros países europeos de inviernos fríos como Suiza, Polonia, Rusia y los Países Bálticos.

Antes del invento de la refrigeración, el repollo ácido era una bendición durante los largos y crudos períodos invernales y en la mitología lituana hay una deidad que protege especialmente la fermentación de las coles.

Se produce sometiendo las hojas frescas de repollo finamente cortadas en filamentos, a un proceso de fermentación láctica con sal en el que los azúcares, especialmente la glucosa, se oxidan parcialmente por la acción de bacterias acidófilas, produciendo ácido láctico.

El principal consumidor mundial de chucrut es Alemania, donde el 80 % de la producción de coles se destina a elaborar el producto.

La fabricación es muy sencilla. Solo hay que seguir estrictas normas higiénicas y ambientales como manipular el repollo y la sal con guantes, procurar que la fermentación por 7 días se realice a no más de 20 °C, utilizar envases esterilizados y guardar inmediatamente en el refrigerador.

6. Kasseler

El kasseler o kassler es un corte de carne de cerdo en salazón y un poco ahumado que procede del costillar del animal.

Dos de sus variantes son el kasseler kamm, preparado con el codillo del puerco, y el Kasseler Blatt, hecho con la paletilla. En España es conocido como chuleta o filete de Sajonia.

Es un corte muy tierno y sabroso que no se condimenta y que ofrece la versatilidad de ser preparado cocido con verduras, asado en el horno o frito en una sartén. Sus acompañantes típicos son papas y/o chucrut.

El platillo proviene de un carnicero de Berlín llamado, Cassel, que creó la receta a finales del siglo XIX.

7. Codillo de cerdo

El gusto de los alemanes por el puerco hace del eisbein o codillo de cerdo una de las comidas típicas alemanas más populares.

Este corte porcino de las patas del animal es grasoso y de fuerte sabor, por lo que requiere una larga cocción.

Esta especialidad de la cocina alemana tiene algunas variantes en el país, pero es frecuente cocinar el codillo en salazón. Su acompañante tradicional es el chucrut o sauerkraut, aunque los berlineses gustan comerlo con puré de guisantes.

Es un platillo horneado directamente, hervido y luego asado. Las recetas al horno utilizan hierbas aromáticas, vino, cebolla, ajo machacado y especias.

Las recetas del codillo asado requieren ablandar primero el corte en agua hirviendo con sal, especias y hierbas al gusto, reservando parte del caldo de cocción para aderezar cuando se esté asando al horno.

Si está bien preparado, el codillo de cerdo es un manjar jugoso, brillante y meloso, que se deshace fácilmente en la boca.

8. Berlinesa

Conocida también como berlina, bola de Berlín y bola de fraile, es un bollo tradicional alemán preparado con una masa dulce relleno de mermelada o crema, que se fríe en manteca o aceite.

El postre se llama en alemán, berliner pfannkuchen (pastel a la sartén berlinés), y su textura es parecida a la de una dona.

Los ingredientes son harina de trigo, levadura, huevo, leche, azúcar, esencia de vainilla, ralladura de limón, manteca y una pizca de sal. Luego de cocidos los bollos son cubiertos con un glaseado de azúcar o espolvoreados con azúcar glas.

Se cree que la berlinesa fue inventada a mediados del siglo XVIII por un artillero y pastelero berlinés del ejército de Federico el Grande.

El hombre fue declarado no apto para el combate, pero el rey le permitió continuar en campaña como pastelero. Como agradecimiento al monarca, creó la berlinesa inspirándose en una bola de cañón. Las hacía fritas por la carencia de hornos en los campamentos militares.

9. Rinderroulade

El filete de ternera relleno, rinderroulade o rouladen, es un platillo típico alemán para comer el domingo.

Se prepara con filetes de pierna de ternera grandes, principalmente con los cortes kugel (babilla) y oberschale (tapa), condimentados con pimienta, mostaza y sal.

Los filetes se rellenan con panceta, pepinillos y cebollas, se enrollan y se amarran o sujetan con palillos para ser asado o freídos. Algunas variantes sustituyen la panceta con carne picada y el pepinillo por arroz.

Los acompañantes son papas cocidas, puré de papas, col lombarda (morada) y klöße. Se dice que el plato fue llevado a Alemania a finales del siglo XVI por un cocinero español que estaba al servicio de Rodolfo II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

La popularidad del platillo se expandió a lo largo de los siglos XX y XXI. En la República Checa es llamado španělský ptáček (pájaro español) y es un plato que se come cualquier día de la semana.

10. Kartoffel

Los alemanes son fanáticos de las papas. Las consumen tanto en recetas especiales como en guarniciones, cocidas, fritas y en puré.

Una de las maneras tradicionales de comerlas es en panqueque de patatas o kartoffelpuffer.

Los panqueques de papa rallada o molida son gruesos y la masa se mezcla con huevo, harina de trigo, cebolla y condimentos.

La albóndiga de patata o kartoffelknödel es otro platillo típico a base de papas que se sirve como guarnición, en sopas e incluso, como dulce. En algunos lugares rellenan la albóndiga con carne o frutas.

Los tubérculos hervidos con tocino y cebolla hacen el bratkartoffeln, otro plato tradicional germano a base de papas.

Es una manera popular de comer papas fritas, ya que las rodajas gruesas de patatas hervidas son sofritas con cebolla y tocino, una de las combinaciones favoritas de los teutones.

La ensalada de papas es un clásico de la gastronomía alemana que lleva cebolla, mostaza, vinagre, caldo de pollo y sal, pimienta y perejil al gusto.

11. Eintopf

Esta palabra alemana acuñada en el primer tercio del siglo XX es una apócope de “eintopfgericht”, que significa: “guiso en una olla”. No alude a una receta en particular, sino a una forma de cocinar.

Se trata de un estofado tradicional alemán que puede llevar muchos ingredientes, como los básicos que son caldo de res o de verduras, hierbas aromáticas, papas o legumbres y una parte proteica que puede ser carne o salchichas.

El caldo se utiliza como base a la que se incorporan los demás componentes hasta que ablanden, pero sin que se deshagan.

El plato está ligado a la simbología nazi. Los nacional-socialistas instituyeron los llamados “domingos del eintopf”, días en los que se exhortaba a la población a preparar este platillo en lugar del gran plato de carne tradicional.

12. Badische Schneckensuppe

Es una sopa de caracoles icónica de la región de Baden, fronteriza con Francia, por lo que tiene influencia de la gastronomía francesa.

Se prepara con la especie helix pomatia llamada vulgarmente, “caracol romano”, “caracol de viña” y “caracol de Borgoña”, que se emplea en la cocina francesa para hacer el escargot.

Estos caracoles apenas existen en otras regiones alemanas, por lo que el platillo es enteramente típico de Baden.

En la preparación se emplea chalota o echalote, otro ingrediente tradicional de la gastronomía de Francia poco utilizado en Alemania.

La receta también lleva vino blanco, zanahoria, puerro, apio, nata, yema de huevo, mantequilla, sal, pimienta y perejil picado.

Se limpian y pican finamente 2 docenas de caracoles y 4 chalotas, que se sofríen junto con la mitad de los caracoles en un poco de mantequilla, salpimentando al gusto.

Se añaden finamente picados la zanahoria, el puerro y el apio, más vino blanco y se sofríe hasta evaporar. Se agrega un litro de caldo de carne y el resto de los caracoles, cocinando hasta que estén tiernos. Antes de servir se añade la yema de huevo con la nata batida y perejil picado.

13. Kirschenmichel

Es un postre tradicional de la cocina de la región histórica de Suabia, en el sur de Alemania, preparado especialmente en los estados federados de Hesse, Renania-Palatinado, Baden-Württemberg y Baviera. Es un dulce casero que muy poco se encuentra en restaurantes

Se elabora con los panecillos que van sobrando y endureciendo. Se disuelven con leche en un recipiente para horno y se mezclan con mantequilla, huevo, cerezas enteras dulces y ácidas, almendras y azúcar. Se agregan además ingredientes aromáticos y saborizantes como canela, vainilla y clavos. Dependiendo del pan utilizado, el postre puede ser más o menos ligero.

Se sirve caliente después de una sopa u otra entrada ligera y es más usual en verano, cuando hay disponibilidad de cerezas frescas. Se acompaña con una salsa de vainilla.

Un postre parecido es el ofenschlupfer, en el que se utilizan manzanas en lugar de cerezas. En este caso, las rodajas de manzana se marinan en ron o se agregan pasas sazonadas en el mismo aguardiente.

14. Grünkohlessen

El nombre de este popular plato de Baja Sajonia significa, “comida de col verde”, aunque además de col rizada lleva salchicha pinkel, una porción de carne cocida, un filete kassler y jamón speck. El principal aderezo es mostaza y es común comerlo en invierno.

La col rizada o grünkohl, principal protagonista de la receta, se recolecta en invierno casi siempre con algo de escarcha o hielo sobre sus tupidas hojas, lo que fortalece la asociación del platillo con la estación invernal.

Los comensales de las áreas rurales del norte de Alemania beben kornbrand, una especie de brandy de trigo, antes de comer el plato.

15. Leberkäse

Es un embutido típico de la cocina bávara que por textura es parecido a un foie gras. Sus ingredientes son un picadillo de carne de ternera y de cerdo, tocino sin costra y cebollas, más orégano, sal y agua. Las carnes utilizadas son de salazón, lo que le da a la pasta su color rosa característico.

Algunas variantes son preparadas con carnes frescas e ingredientes adicionales como cardamomo, jengibre y macis, lo que les confiere sabores, texturas y aromas diferentes. Hay una versión de carne de caballo fuertemente especiada.

El príncipe Karl Theodor de Baviera conoció el platillo en Mannheim en los años 1770 e hizo trasladar a algunos cocineros para que prepararan el primer leberkäse bávaro.

Los carniceros alemanes especializados en embutidos preparan leberkäse en la mañana y en la tarde, para comerlo caliente con un panecillo como tentempié. También se come frío, con pan, pepinillos encurtidos y mostaza.

16. Strammer Max

Es un plato típico alemán que lleva una rodaja o una rebanada de un pan hecho mezclando harinas de trigo y centeno, más una lámina de jamón, todo coronado con un huevo frito.

Es un platillo tradicional en Sajonia y en Berlín, aunque puede encontrarse en casi todas las regiones alemanas como preparación casera y en bares. Su acompañante son pepinos en vinagre.

La rebanada de pan se unta con mantequilla y se tuesta ligeramente. Después se le coloca una lámina de jamón curado asado de 5 a 8 mm de grosor y se cubre con un huevo frito. En algunas recetas el jamón es sustituido por carne asada o se utiliza jamón cocido.

Las recetas más contemporáneas llevan rodajas de queso, de tomate y aros de cebolla. En la extinta República Democrática Alemana era común preparar el strammer Max con rodajitas de salchicha plockwurst, un embutido secado al aire preparado con carne de res, cerdo graso y tocino ahumado.

17. Salchicha de Fráncfort

La de Fráncfort es una de las salchichas más famosas de Alemania por el sabor conseguido con su especial ahumado.

Originaria de la ciudad de Fráncfort del Meno, en el estado federado de Hesse, es elaborada con carne de cerdo embutida en tripa de oveja.

Tras su proceso de curado y ahumado, adquieren su color amarillo dorado mate y son colocadas en cajas de madera separadas por capas de pergamino.

Estos embutidos no deben someterse a una fuerte cocción. Basta con calentarlos en agua por 7 a 8 minutos para comerlos. Se acompañan con pan, rábano picante, mostaza y ensalada de papa.

Su primera referencia documentada data de 1564 durante la coronación de Maximiliano II de Habsburgo como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Sin embargo, en Fráncfort del Meno es conocida desde por lo menos el siglo XIII.

18. Himmel und Erde

El nombre en dialecto colonés de este plato quiere decir “Cielo y Tierra”. Es tradicional en los estados germanos de Renania del Norte-Westfalia y Baja Sajonia y está formado por porciones de compota de manzanas, puré de papas y morcilla ahumada frita, acompañado de cebollas fritas hasta caramelizar.

También puede llevar panceta o leberwurst, un popular embutido alemán con un 15 % de carne de hígado finamente picado.

En la zona de Hamburgo hay una versión que sustituye la morcilla por grützwurst, salchicha hamburguesa hecha con sangre de cerdo y trigo sarraceno parecida a la Kaszanka polaca.

El plato es conocido en la región de Westfalia desde el siglo XVIII y su nombre Cielo y Tierra alude a que la manzana con la que se hace la compota crece en el exterior, mientras que la patata para elaborar el puré es subterránea.

19. Bolas de chocolate Halloren

La Fábrica de Chocolates Halloren (Halloren Schokoladenfabrik) es la más antigua de Alemania en actividad. Fue fundada en 1804 en la ciudad de Halle, actual estado federado de Sajonia-Anhalt y llegó a ser el principal fabricante de la golosina en la antigua Alemania Oriental.

Su producto estrella son los Halloren Kugeln o Bolas de Halloren, famosas golosinas esféricas en el país. El nombre Halloren proviene de los antiguos salineros de Halle, que utilizaban un traje con unos grandes botones en forma de bola.

La fábrica sigue funcionando en una edificación construida en Halle en 1896.

20. Stollen

Es un pan dulce alemán con la forma de un niño recién nacido y cubierto con una capa de azúcar que parece un pañal, consumido especialmente durante el Adviento y la Navidad.

Un stollen típico puede llevar 10 kg de harina, 5 kg de mantequilla, 6 kg de pasas de uva sultanas y cáscaras confitadas de frutos cítricos.

Comenzó siendo un bocado sencillo para comer en los ayunos del Adviento y la inclusión de la mantequilla en la fórmula requirió una autorización papal por escrito en 1491. Por esta razón, se considera que el papa Inocencio VIII fue el primero de la historia en formular la receta de un postre.

El más popular en Alemania es el Dresdner Stollen, original de la ciudad de Dresde, capital del estado de Sajonia, que tiene “denominación de origen controlada”.

Hay diferentes versiones como el butterstollen, que lleva mucho más mantequilla e incluye frutos secos y el mohnstollen, que tiene semillas de amapola, un producto que se compra sin dificultades en Alemania.

21. Streuselkuchen

Es una torta dulce tradicional de la gastronomía alemana. Se elabora con una masa de harina con levadura o de pastafrola, sobre la que se esparce un streusel granulado, cubierta típica de la repostería de Alemania hecha con harina, mantequilla y azúcar.

Entre la masa y el streusel se pone mermelada de cerezas, ciruelas u otras frutas. El relleno también puede ser de crema e incluso algunos streusel omiten este componente. En la mayoría de las pastelerías y cafeterías alemanas sirven esta tarta para acompañar el café.

Una variante es el apfel streuselkuchen, pastel de manzana esponjoso y de textura muy jugosa. Está cubierto con un streusel que le da un toque crujiente. La masa de este pastel se hace con partes iguales de harina, azúcar y mantequilla, más huevo, leche y ralladura de limón.

22. Nordseekrabben

El pescado y los mariscos también forman parte de su gastronomía alemana, sobre todo en los estados federados costeros de Baja Sajonia, Schleswig-Holstein, Mecklemburgo-Pomerania Occidental y la ciudad-estado de Hamburgo, comunicada con el océano por el río Elba.

El Nordseekrabben (Crangon crangon) es un pequeño camarón del mar del Norte muy apreciado en Alemania Septentrional, Holanda y Dinamarca, por su tierna y deliciosa carne.

El camarón es la base para preparar comidas típicas alemanas, especialmente en el norte del país donde se come con el desayuno. Tiene en su lomo distintivas rayas negras y su carne es un poco más dura que la de la gamba común.

23. Rostbrätel

Es un filete de cerdo procedente del cuello del animal, marinado y asado en brasa de leña o de carbón. Es una especialidad de la cocina del estado alemán de Turingia, popular en ciudades como Weimar, Erfurt y Jena.

La pieza de carne debe tener unos 3 cm de grosor y puede ir deshuesada o con hueso. Se marina hasta por 24 horas, primero salpimentando y untando el corte con mostaza de Turingia, que es picante. Se pone la carne en un cuenco con aros de cebolla crudos y una mezcla de 3 partes de cerveza Pilsen y una de aceite vegetal.

Para cocinarlo, la parrilla se engrasa con panceta, mantequilla o aceite, pero el fuego no debe ser muy alto (de medio hacia abajo).

Tras cada vuelta se rocía con el líquido del marinado o con un poco de cerveza para que la carne no se seque y mejore el sabor. También se puede añadir algo de cerveza a las brasas para que el vapor bañe a la carne.

24. Thüringer Rostbratwurst

Este artículo incluye varias salchichas por la cantidad, variedad e importancia de estos embutidos en la gastronomía alemana.

La salchicha de Turingia es muy conocida en Alemania y en la Unión Europea, donde goza de denominación de origen y según las normas alimentarias continentales, debe tener entre 15 a 20 cm de longitud, grosor medio, fuerte sabor especiado e ir embutida en tripa natural de cerdo o cordero.

La salchicha se elabora con carne de cerdo finamente picada, sal, pimienta, semillas molidas de comino y mejorana y dientes de ajo picados.

Las recetas tradicionales van pasando de generación en generación entre las familias de salchicheros de Turingia.

Se untan un poco con panceta y se asan al carbón hasta que oscurezcan, pero sin quemarse. La tripa de embutido no debe romperse.

25. Labskaus

Es un platillo de la costa norte popular en Bremen, el estado más pequeño de la República Federal de Alemania. Está formado por carne de res en salazón, arenques en salmuera, papas, remolacha, cebolla y otros componentes.

La carne salada, los arenques, la cebolla y otros ingredientes, principalmente especias, se mezclan y pasan por una máquina picadora formando una pasta que se sirve con puré de papas, huevos fritos, pepinillos en vinagre y remolachas encurtidas.

El labskaus se vende enlatado en conservas. El restaurante de Hamburgo, Old Commercial Room, fundado en 1795, sirve el labskaus más famoso del país.

26. Birnen, Bohnen und Speck

Este plato significa literalmente, “peras, judías y tocino”. Es conocido en Schleswig-Holstein, Hamburgo, Mecklemburgo-Pomerania Occidental y Baja Sajonia.

Es de origen campesino y en el pasado se comía solo en el verano cuando se cosechaban las peras del tipo Kochbirne o pera para cocinar, fruta pequeña, dura y amarga (si se come cruda).

Fuera de la temporada del fruto se utilizan otras variedades de pera como Vierländer, Finkenwerder y Bürgermeister, más dulces y menos duras que la Kochbirne. Las judías son las verdes redondas y un poco alargadas que se consiguen en los mercados.

El bacon preferido para la receta es de sabor y aroma ahumado procedente de Hamburgo, de la Selva Negra o de Tirol. Esta panceta es curada al aire libre y prácticamente se deshace en la boca cuando está cocida. Es un platillo típico casi en extinción.

27. Zwiebelkuchen

El zwiebelkuchen o tarta de cebollas es una masa parecida a la de una pizza que lleva cebolla picada, tiras pequeñas de jamón de Tirol (speck) y aromatizada con alcaravea. Se cocina al horno.

Es un plato relacionado con la weinfeste o fiesta del vino, por lo que se come entre septiembre y octubre, la mayoría de las veces como aperitivo vespertino.

Se ingiere recién salido del horno y se acompaña con una copa de vino blanco de baja graduación alcohólica (alrededor de 4 %). Es parecida al Flammkuchen típico de Renania-Palatinado, Baden-Wurtemberg y Sarre en Alemania y de la región de Alsacia en Francia.

Los alemanes de las regiones vitivinícolas comienzan a preparar zwiebelkuchen en otoño, tan pronto se producen los primeros vinos blancos.

En la ciudad suiza de Basilea, en la frontera con Alemania y Francia, el platillo está asociado a la celebración del Morgestraich o “toque de diana” (4 a.m.) durante el Carnaval.

28. Sopa de anguila

La Aalsuppe es una especialidad de la cocina de Hamburgo que también es muy popular en Holstein, Bremen y Mecklenburg, donde hay diferentes recetas, pero todas con la anguila del mar del Norte como ingrediente básico. Se come caliente y como único plato.

Primero se prepara un caldo de carne con verduras añadiendo al final frutos secos para dar un toque dulce y un poquito de vinagre para un toque ácido. Finalmente se agregan las anguilas previamente cocidas en vino blanco o ahumadas.

Una variante de la Aalsuppe se sirve añadiendo al plato dos clases de klüten o pastas de harina. Otro tipo de sopa de anguila es una fuertemente aromatizada con hierbas que incluyen tomillo, perejil, mejorana, salvia, estragón, albahaca, ajedrea, verdolaga, melisa, hojas de apio, eneldo, siempreviva y acedera.

29. Rollmops

Son filetes de arenque marinados y enrollados alrededor de un pepinillo, que se comen como aperitivos o tentempiés en el norte de Alemania. Se acompañan con una cerveza, nunca con vino por el contenido de vinagre del platillo.

Necesitas 8 arenques en salazón, 4 pepinillos grandes cortados en cuartos, 6 cucharadas de mostaza picante, una cebolla cortada en aros finos y 2 cucharadas de alcaparras. Además, un marinado con 500 cc de agua o vino blanco seco, 500 cc de vinagre blanco y pimienta de Jamaica, pimienta común y clavos de olor al gusto.

Desala los arenques en agua de un día para otro. Hierve el marinado por 10 minutos y deja enfriar. Escurre los arenques, filetéalos (obteniendo 16 filetitos) y úntalos de mostaza por el lado de la carne. Pon un cuarto de pepinillos, algunos aros de cebolla y alcaparras sobre cada filete y enróllalo sujetando con un palillo. Ponlos en un recipiente y cúbrelos con el marinado. Tápalo y deja marinar por una semana.

30. Weck, Worscht un Woi

Es un plato tradicional de la región del Palatinado, en el estado federado de Renania-Palatinado, conocido como “www” por las iniciales de los tres componentes del plato: weck (panecillo), worscht (salchicha) y woi (vino).

Los panecillos más comunes son el weinknorzen elaborados con harina de centeno y comino y el popular brotchen de la gastronomía alemana.

La salchicha es un embutido local llamado worscht. El Palatinado es fronterizo con Francia y alberga una región vitivinícola alemana con denominación de origen.

La región produce un magnífico vino con la variedad de uva blanca riesling, uno de los acompañantes por excelencia del Weck, Worscht un Woi.

La manera tradicional de comer el platillo es con las manos y utilizando solo un cuchillo para quitar la piel de las salchichas.

31. Jamón de la Selva Negra

El ambiente alpino de la Selva Negra, en el suroeste alemán, favorece el curado de este jamón que es otro ícono de la gastronomía germana, así como el jamón ibérico lo es de la española. Recibe inicialmente un ahumado en crudo sobre fuego de leña de abetos de la Selva Negra.

Para la salazón se utiliza una mezcla de sal, pimienta, ajo, bayas de enebro y cilantro, que se frota con las manos sobre la pieza, dejándola en reposo por 2 semanas.

El proceso de curado se realiza en cámaras de ahumado en frío en las que los jamones están colgados por 2 semanas más.

El jamón Selva Negra se recubre con sangre de ternera para que adopte una coloración más oscura, método de oscurecimiento sustituido por muchos productores por la mezcla de especias. El producto tiene denominación de origen en Europa.

32. Schupfnudeln

Los schupfnudeln son una especie de ñoquis o dedos de papa muy populares en el sur de Alemania, especialmente en Baden, Suabia, Baviera y la Selva de Oden.

Se preparan con una masa de Salzkartoffeln, papas típicas alemanas peladas y hervidas en salmuera, que además llevan mantequilla, huevo, sal y nuez moscada.

Se comen como guarnición y platillo principal. Son tradicionales en las fiestas del vino que se celebran en Baden entre el verano y el otoño y los acompañantes son chucrut, tiras de speck (panceta) y un vino regional.

En algunas recetas, la papa se hierve con la cáscara y se pela para hacer la masa, añadiendo harina para todo uso como complemento. También puede agregarse queso azul bávaro para intensificar el sabor.

Con la masa hecha con papa, mantequilla, huevo y demás ingredientes, se forman los dedos o ñoquis que hierven. Al flotar, estarán listos para comer.

33. Maultaschen

Pastas rellenas de carne típicas de la región histórica de Suabia, en el sur de Alemania.

El relleno es de carne de ternera o salchichas, pan y verduras como espinaca y cebolla. Otras variantes se hacen con jamón cocido, jamón ahumado y restos de asados.

Se cocinan las cebollas con pan hidratado y se añaden las espinacas y el componente cárnico. Se pasa la preparación por la máquina picadora de carne para homogeneizar. Una porción de mezcla se extiende sobre una lámina de pasta húmeda, cubriendo con otra lámina y sellando con huevo. Finalmente se cocinan en caldo de carne o se fríen.

Se cree que el plato fue inventado en el Monasterio de Maulbronn como una táctica de los monjes para comer carne a escondidas del abad, llamando al platillo, “Engaño a Dios”.

Otra versión indica que la receta fue creada por familias protestantes de Suabia durante la Cuaresma, añadiendo la carne para hacer más llevadero el período de ayuno.

34. Kartoffelsuppe

Es una sopa de patatas potenciada con salchichas tipo Viena que forma parte de las comidas típicas alemanas en invierno. Se trata de uno de esos suculentos potajes que todo alemán comió en la niñez.

Para una sopa con ¾ de kilo de papas se requieren 2 zanahorias, una cebolla, un diente de ajo, un puerro, un litro de caldo de verduras, 4 salchichas, un poco de aceite y perejil y pimienta al gusto.

Pela y trocea las papas y las zanahorias y corta finamente el puerro y la cebolla. Pon un poco de aceite en una cacerola y dora un poco la cebolla.

Añade el diente de ajo machacado, la zanahoria y la pimienta y rehoga 2 minutos. Incorpora las papas y el caldo y cocina a fuego bajo por 20 minutos.

Procesa en la licuadora de mano para que quede con una textura rústica y no cremosa. Retorna a la cacerola para calentar con las salchichas cortadas en trozos, sin dejar hervir. Sirve añadiendo encima perejil picado.

35. Hochzeitssuppe

Es una sopa tradicional del norte de Alemania, particularmente de Baja Sajonia. Se traduce como sopa nupcial ya que era habitual servirla en las bodas de la región, tradición que se mantiene. Los lugareños la llaman la “reina de las sopas”.

Se cocinan cortes picados de un buey entero en grandes ollas. Aparte de la carne y mucha agua, la sopa lleva puerros, apios, zanahorias y jengibre. Durante la última fase de la cocción se añaden albóndigas de 1 a 1.5 cm de diámetro hechas con la misma carne de res, huevo, mantequilla, pan rallado, pimienta y sal.

36. Rheinischer Sauerbraten

Asado típico de la región histórica de Franconia, en el centro-sur de Alemania, preparado con una carne adobada con vinagre, agua, granos de pimienta, semillas de mostaza, bayas de enebro y caldo de verduras, que se deja marinar por varios días para que el corte suavice.

Basta con una pieza de carne corriente (ternero o res) ya que el marinado le dará una textura tierna.

La carne se salsea con un aderezo agridulce compuesto por uvas pasas, melaza de remolacha azucarera y algún dulce de la pastelería tradicional para aglutinar la salsa, omitiendo el uso de harina.

Entre los elementos aglutinantes más usados para la salsa están Lebkuchen, galleta típica de Núremberg; Printen, dulce tradicional de Aquisgrán; Soßenkuchen o pan de jengibre y Pumpernickel, pan integral de cereales muy consumido en Westfalia.

Las guarniciones más comunes son Kartoffelkloß (Klöße de papas cocidas), puré de manzanas y Nudeln (fideos).

37. Nürnberger Rostbratwurst

La salchicha de Núremberg es el embutido que simboliza la gastronomía de la bella localidad medieval. Tiene de 7 a 9 cm de longitud y entre 20 y 25 gramos de peso. Se elabora con carne picada de cerdo embutida en finas tripas de cordero y su sabor característico se lo otorga la mejorana.

Se cree que su grosor servía para pasar a través de los huecos de las antiguas cerraduras de la cárcel de la ciudad y así alimentar un poco mejor a los presos.

Otra versión sugiere que eran los mesoneros de los restaurantes los que introducían las salchichas por los huecos de las cerraduras, para dar de comer a los viajeros que contrariaban los toques de queda nocturnos.

Cuando el aristócrata del siglo XVI, Hans IV. Stormer, fue condenado a una larga pena de prisión por delitos de obscenidad, se le otorgó el privilegio de solicitar un bocadillo diario. El hombre pidió que le llevaran una Nürnberger Rostbratwurst todos los días y la comió durante los 33 años que estuvo preso.

38. Semmelknödel

Son unas bolitas de pan de la cocina del sur de Alemania también populares en la República Checa y Austria. Se comen acompañando el Schweinebraten (asado de cerdo), platos de setas y lentejas con nata ácida.

Se emplean los panes que van quedando, se cortan en rodajas y humectan en leche caliente. La masa de pan y leche se mezcla con huevo (aproximadamente uno por cada panecillo), cebolla picadita y perejil y se sazona con virutas de limón y otros ingredientes al gusto del cocinero.

Se amasa y se forman las bolitas. De ser necesario se añade harina de trigo para espesar. Las bolitas se cocinan en agua con sal y cuando floten y empiecen a girar lentamente, estarán listas. Las semmelknödel que van sobrando se cortan en rodajas y se fríen para comer con huevo.

Las semmelknödel están disponibles en los supermercados alemanes empacadas y listas para cocinar.

39. Salchicha blanca

La salchicha es un ícono de Alemania y la blanca (Weißwurst) representa un símbolo nacional. También es llamada “salchicha de Baviera” por haber sido inventada accidentalmente en Múnich en 1857.

El relato dice que siendo domingo de Carnaval, al cocinero del restaurante Gasthaus zum Ewigen Licht (Posada de la Luz Eterna) se le acabaron las tripas usuales de embutir salchichas, por lo que decidió utilizar unas de cerdo más finas hirviendo las piezas y no asándolas o friéndolas.

Los clientes quedaron agradablemente sorprendidos con un delicioso manjar inusualmente de color blanquecino.

Se preparan con carne de cerdo finamente picada y especias y se comen sin la piel con mostaza dulce y bretzel (pan).

40. Salzgurken

El salzgurken, llamado por los berlineses Saure Gurken, es un pepinillo ácido y en salazón típico de la gastronomía de Alemania.

El popular fruto cucurbitáceo rico en vitaminas y sales minerales genera ácido láctico durante la fermentación, adquiriendo su sabor característico que es reforzado con las especias añadidas.

Los pepinos elegidos deben ser de tamaño mediano, firmes, limpios y sanos. Se ponen en una salmuera hecha con agua caliente por al menos 24 horas y después se añaden especias e ingredientes como pimienta negra, pimienta de Jamaica, eneldo, clavo de olor, laurel, albahaca, hojas de vid, rábano, hojas de cerezo y azúcar.

Esta preparación se coloca en un recipiente de barro (Steinguttöpfen) o en un tonel de madera, se añade vinagre y se deja fermentar por 6 semanas. El contenedor de fermentación debe estar tapado pero no herméticamente cerrado y ubicado en un lugar fresco.

¿Cuál es el desayuno de los alemanes?

Los alemanes acostumbran desayunar entre 6 a.m. y 9 a.m. Los componentes del frühstück (desayuno) dependen de la región del país, aunque por lo general es una comida potente que puede llevar huevos, algún componente de cerdo y papas.

El siguiente video es de un desayuno alemán típico a base de papas fritas y tocineta sofrita, mezcladas con huevos batidos con leche, sal y pimienta. Se condimenta con orégano y cebolla de verdeo. Y por supuesto, alguno de los más de 300 tipos de pan que tienen los germanos.

https://www.youtube.com/watch?v=puOWO1j2gWw

¿Cuál es la bebida típica de Alemania?

Cuando nos preguntan sobre una bebida típica de Alemania pensamos inmediatamente en la cerveza. En el país hay unos 5 mil tipos de cerveza y es el primer productor europeo de la espumosa.

Cada alemán bebe al año 101 litros, solo superados por los checos (138) y los austríacos (105).

Otra popular bebida típica alemana es el Apfelwein, parecida a la sidra y obtenida por fermentación del jugo de manzana.

El Killepitsch es un licor de color rojo y sabor dulce elaborado con una mezcla de más de 80 frutos y hierbas.

¿Cuáles son las tradiciones de Alemania?

La fiesta tradicional más grande y conocida de Alemania, celebrada en toda la nación y en muchas ciudades del mundo, es la Oktoberfest o Fiesta de Octubre.

Tiene su principal escenario en Múnich, la capital bávara, y se extiende por entre 16 a 18 días desde el primer sábado posterior al 15 de septiembre.

El protagonista principal de la fiesta es la cerveza, seguida de las vestimentas, la comida y la música tradicional alemana.

Otras tradiciones importantes de Alemania son sus fiestas vinícolas y sus ferias navideñas.

Comida rápida alemana

En las ciudades alemanas hay muchos puestos de comida callejera para comer un Döner, un Schnitzelbrötchen, unas Pommes Rot-Weiß o una Bratwurst.

El Döner es uno de los platillos callejeros más populares que consiste en un pan árabe relleno de carne o pollo con vegetales.

El Schnitzelbrötchen es un escalope rebozado dentro de un panecillo con lechuga, tomate y salsa tártara.

Las Pommes Rot-Weiß son papas fritas con mayonesa y kétchup, mientras que la Bratwurst es una salchicha asada o frita en un panecillo, aderezada con mostaza o kétchup.

Comida tradicional de los alemanes

Los alemanes encabezan junto con España la producción europea de carne de cerdo y son grandes comedores de puerco, teniendo populares recetas para cada parte del animal.

Dos de estos platos típicos son la salchicha de cerdo y el Kassler, un corte salado y ahumado, especialmente costilla.

Entre los panes más consumidos están el Brezel, que comen con mantequilla y el Brötchen, un panecillo hecho con harina de trigo y otros ingredientes. El Sauerkraut o col ácida es otro clásico de la gastronomía alemana.

Postres típicos de Alemania

El apfelstrudel es uno de los postres más deliciosos de Alemania. Se trata de una tarta de manzanas con canela y pasas servida con una bola de helado de vainilla.

El Rote Grütze es otro dulce alemán popular que consiste en una compota de frutas rojas, especialmente frambuesas y grosellas, aunque también puede llevar moras, fresas y murtillas, con el acompañamiento de crema Chantillí o helado de vainilla.

El Kalter Hund es un delicioso postre alemán a base de galletas de mantequilla con crema de chocolate.

Comidas típicas alemanas: datos de interés

Comida típica de Alemania salchicha: una manera muy alemana de comer salchicha es al curry, un platillo presente en el menú de casi todos los puestos de venta de comida rápida alemana. Su inconfundible aderezo es una salsa a base de tomate y curry.

Comida típica de Alemania en inglés y en español: algunas comidas alemanas son difíciles de asociar con sus equivalentes en español o en inglés. Por ejemplo, “kartoffelbrei” significa “puré de patatas” (“mashed potato” en inglés”). “Cerveza”, en cambio, es muy parecido en inglés y en alemán: “beer” en inglés y “Bier”, en alemán.

¿Cuál de estos platillos alemanes te parece más apetitoso? Comparte este artículo con tus amigos para que también opinen sobre las mejores comidas típicas alemanas.

 

Ver también:

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los 10 mejores vinos rosados mexicanos que debes tomar

30 artesanías típicas y hermosas de Oaxaca