in

Los 45 mejores lugares turísticos en Alemania que debes visitar

Alemania es un fascinante país con fantásticas atracciones medievales, especialmente castillos, fortificaciones y templos, que conviven con atractivos modernos, producto del trabajo creador de la nación que es considerada el motor de Europa.

Acompáñanos en este recorrido por los mejores lugares de turismo en Alemania.

1. Puerta de Brandeburgo

La puerta más famosa de Berlín y de Alemania fue concluida en 1791. Fue edificada durante el reinado de Federico II de Prusia por el arquitecto Carl Gotthard Langhans en uno de los 18 accesos de la muralla de Berlín, tomando como modelo la entrada de la Acrópolis de Atenas.

Es un monumento de piedra arenisca, en estilo neoclásico temprano, con un ancho de 65.5 metros y una altura de 26 metros. Cuenta con una imponente columnata dórica y un conjunto de relieves en la parte superior, con representaciones de Heracles, Minerva y Marte. Está coronada por una cuadriga de cobre de 5 metros de alto, obra del escultor berlinés Johann Gottfried Schadow.

La cuadriga es una representación de la diosa romana Victoria montada en un carro tirado por cuatro caballos. En 1806, Napoleón se la llevó a París como trofeo de guerra después de la Batalla de Jena y los alemanes recuperaron la monumental escultura en 1814.

2. Edificio del Reichstag

El actual edificio del parlamento alemán, construido en Berlín (1894) con un estilo neorrenacentista, es famoso por haber sido incendiado en 1933 por orden de Adolf Hitler para culpar a los judíos. Su aspecto cambió en la década de 1990, cuando se realizaron los trabajos para reconstruirlo después de que quedó seriamente dañado durante la Batalla de Berlín en 1945.

La reconstrucción estuvo a cargo del famoso arquitecto inglés Sir Norman Foster, quien añadió una cúpula, que es el principal elemento distintivo del edificio y uno de los símbolos berlineses. El Reichstag alberga numerosas obras de arte realizadas por artistas alemanes y por creadores de las cuatro potencias que ocuparon Berlín después de la guerra.

Contrariamente a lo que mucha gente cree, Hitler nunca pronunció discursos en el Reichstag. Sin embargo, la sala de plenos del parlamento presenció duelos retóricos entre los más importantes oradores nazis (Joseph Goebbels, Hermann Göring) y sus adversarios políticos.

3. Catedral de Colonia

La imponente catedral gótica es sobrecogedora y provoca admiración hacia los constructores que fueron capaces de edificarla con los recursos arquitectónicos de épocas pasadas.

Fue comenzada en 1248 y terminada en 1880, un período de más de 500 años atravesado por varios estilos arquitectónicos, aunque el templo mantuvo su concepto gótico como un reconocimiento a un arte de herencia germánica.

Es el monumento más visitado de Alemania y sus 157 metros de altura marcaron el récord mundial, hasta que fue terminado el Monumento a Washington en 1884.

Cuenta con 11 campanas, de las cuales cuatro provienen de la época medieval. La monumental Campana de San Pedro pesa 24 toneladas y es llamada cariñosamente “El Gordo Pedro” por los coloneses.

La catedral sufrió destrozos durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, aunque su estructura básica se conservó. Después de la guerra y antes de la reconstrucción de Colonia, eran estremecedoras las imágenes de la inmensa catedral destacando sobre la ciudad en ruinas.

4. Castillo de Neuschwanstein

Este castillo fue construido en 1869 por Luis II de Baviera. Es uno de los lugares de turismo en Alemania más frecuentados. Se encuentra cerca de la ciudad bávara de Füssen y es el inmueble más fotografiado del país. Walt Disney lo tomó como modelo para el Castillo de la Bella Durmiente del parque Disneyland.

Es un conjunto de torres, torrecillas, almenas y gabletes que armoniza varios estilos arquitectónicos, en un concepto más estético que funcional, nacido como una romántica ensoñación en la mente del excéntrico rey cuando ya los castillos habían perdido importancia como elemento estratégico.

En su interior cuenta con 200 aposentos, soberbiamente decorados y amoblados, incluyendo la sala del trono, la sala de los cantores y los cuartos de huéspedes. La sala del trono está en el sector occidental del palacio y cuenta con murales y una impresionante lámpara de araña. La sala de los cantores está inspirada en Lohengrin y la leyenda de Parzival.

5. Isla de los Museos

Es una isla situada en el centro de Berlín, en el curso del Río Spree, que alberga seis espacios: Museo Antiguo, Museo Nuevo, Museo de Pérgamo, Museo Bode, Galería Nacional Antigua y Galería James Simon.

El Museo Antiguo, construido en 1830, fue el primero de los recintos de la isla. Alberga parte de una colección de antigüedades puesta en exhibición por Federico Guillermo III.

El Museo Nuevo abrió en 1859 y contiene piezas prehistóricas y egipcias, incluyendo el famoso busto de Nefertiti, que data del año 1330 a.C. El Museo de Pérgamo exhibe el Altar de Pérgamo (siglo II a.C.), la Puerta del Mercado de Mileto y la Puerta de Istar de Babilonia (siglo VI a.C.).

La Galería Nacional Antigua abrió en 1876 y contiene una de las colecciones de pintura y escultura del siglo XIX más grandes de Alemania. El Museo Bode fue inaugurado en 1904 y se especializa en arte de la Edad Antigua tardía y de la época bizantina. La Galería Simon, terminada en 2018, es la entrada a la isla.

6. Torre de Televisión de Berlín

Esta torre de 1969 fue una de las más importantes obras de ingeniería de Alemania Oriental, país satélite de la URSS durante la era soviética. Su altura original fue de 365 metros, alcanzando 368 metros con la nueva antena instalada en los años noventa.

Es una de las principales y la más alta de las referencias geográficas de Berlín, junto con la Puerta de Brandeburgo y el Reichstag. Aparte de sede de emisoras de radio y tv, tiene un bar, un restaurante y un mirador a 203 metros de altura, desde los que se tienen las vistas más espectaculares de la capital de Alemania.

Fue declarada monumento nacional en tiempos de la Alemania Oriental, estatus que conservó con la nación alemana reunificada.

En su parte alta tiene una cúpula de acero inoxidable en la que los reflejos del sol forman una cruz, un efecto que surgió sin ser buscado en el diseño. Este efecto era llamado la “Venganza del Papa” durante el período en el que esta parte de Alemania fue un estado comunista.

7. Marienplatz

La “Plaza de María” es la más importante de Múnich y viene de la época de la fundación de la ciudad en 1168. Es la plaza central muniquesa y alberga emblemáticas edificaciones de la capital bávara, conectando con sus principales calles comerciales.

Frente a Marienplatz se encuentran el Antiguo y el Nuevo Ayuntamiento. El edificio del Antiguo Ayuntamiento es un inmueble del siglo XV que conserva una torre del año 1200 y que obtuvo su actual aspecto neogótico en una reconstrucción del siglo XIX.

El Nuevo Ayuntamiento, también de estilo neogótico, es la sede municipal y cuenta con una espléndida fachada.

En el centro de la plaza está la Columna de María, construida en 1638 para celebrar la salvación de la ciudad de ser destruida durante la Guerra de los 30 Años. Es una columna de mármol coronada con las imágenes de la Virgen María y el Niño Jesús. En la base hay conjuntos escultóricos de ángeles con un dragón, un basilisco, un león y una serpiente.

8. East Side Gallery

En 1989, el pueblo alemán derribó el muro construido en 1961 por el gobierno de Alemania Oriental para separar los sectores este y oeste de Berlín.

De la demolición del Muro de Berlín se salvó un sector de 1.3 kilómetros convertido en un museo de pintura al aire libre, especialmente murales, considerado el más largo del mundo en su tipo. Se encuentra en la calle Mühlenstrabe, frente a la ribera del río Spree, y cuenta con 103 murales.

Las obras fueron realizadas por artistas de todo el mundo y entre las más famosas está el mural Dios mío, ayúdame a sobrevivir a este amor mortal, del artista ruso Dmitri Vrúbel, una sátira del célebre beso que se dieron el soviético Leonid Brézhnev y el alemán oriental Erich Honecker en 1979.

Otra conocida obra es Danke, Andrej Sacharow, en homenaje del activista ruso de los derechos humanos Andrei Sajarov.

9. Palacio de Linderhof

Se encuentra cerca de la localidad de Oberammergau, en el estado de Baviera. Es uno de los tres palacios que mandó a construir el rey Luis II y el único concluido mientras vivía.

Fue edificado en un antiguo coto de caza de Maximiliano II de Baviera, padre de Luis II, y es visible la influencia del Palacio de Versalles en el inmueble.

Sus principales espacios son el cuarto de espejos, los cuartos de tapices, la cámara de audiencias, el dormitorio del rey, el comedor, el kiosco morisco, la gruta de Venus, el templo de Venus, la casa marroquí, la choza de Hunding, la ermita de Gurnemanz y sus amplios y espléndidos jardines.

El cuarto de los espejos era el lugar preferido del rey para leer y su alfombra fue hecha con plumas de avestruz.

El comedor tenía la particularidad de que la mesa se bajaba desde la cocina mediante un sistema mecánico, con los alimentos servidos, ya que el excéntrico Luis II no soportaba el contacto con la servidumbre. Los cocineros servían al menos para cuatro personas, ya que el trastornado rey hablaba con comensales imaginarios cuando comía solo.

10. Ruta Romántica

Es una ruta temática impulsada en la década de 1950 por las organizaciones turísticas y recorre 350 kilómetros desde Wurzburgo, en la región de Franconia, hasta Füssen, ciudad bávara en la frontera con Austria.

La ruta pasa por más de 30 ciudades y pintorescos pueblos y castillos del sur de Alemania, especialmente  en los estados de Baviera y Baden-Württemberg.

En la época medieval era un importante camino que conectaba el centro germano con el sur. La belleza de los paisajes, la arquitectura de las residencias y edificaciones y la idiosincrasia de los habitantes hacen que el visitante se sienta en la Alemania más auténtica.

La ruta pasa por la ciudad de Augsburgo, donde en 1530 se publicó la célebre Confesión, documento fundacional de la Reforma Protestante. Otros lugares de interés son los castillos de Neuschwanstein y Burg Harburg y las ciudades de Dinkelsbühl, Nordlingen y Rothenburg ob der Tauber.

11. Palacio de Nymphenburg

Es un palacio de la ciudad de Múnich que fue residencia de verano de los reyes de Baviera. Es de estilo barroco y fue construido en 1664 por encargo del Elector y Duque de Baviera, Fernando María de Wittelsbach, y su esposa, Enriqueta Adelaida de Saboya.

Fue el lugar de nacimiento del rey Luis II de Baviera y el de muerte de su bisabuelo, Maximiliano I. Aunque está abierto al público, es sede y residencia del jefe de la casa Real de Wittelsbach, actualmente encabezada por el duque Francisco de Baviera.

Entre sus espacios destacan el Salón de Piedra, con una decoración  barroca, rococó y neoclásica e impresionantes pinturas al fresco.

Las caballerizas albergan una de las más espléndidas colecciones de carruajes en Europa y en el inmenso parque de 80 hectáreas y estilo inglés sobresalen los jardines, lagos, esculturas de dioses romanos y pabellones.

12. Punto de Control Charlie

El Checkpoint Charlie es uno de los iconos de la Guerra Fría. Fue el más célebre de los pasos fronterizos entre Berlín Oriental y Berlín Occidental, primero entre el sector soviético y el estadounidense de la ciudad y más tarde entre Alemania Oriental y el muro, y Alemania Occidental.

El paso por el Checkpoint Charlie estaba restringido al personal militar y diplomático autorizado, pero fue escenario de espectaculares fugas desde la Alemania comunista hacia la capitalista, algunas con final trágico. Varias de estas fugas han sido recreadas en la literatura y el cine, como la relatada en la novela El espía que surgió del frío, del británico John le Carré.

A pesar de que el punto de control fue demolido en 1990, actualmente el lugar es una atracción turística que cuenta con un museo dedicado al Muro de Berlín y a episodios de la Guerra Fría. James Bond (y todo gran espía de ficción que se respete) tiene que haber pasado por el Checkpoint Charlie.

13. Alexanderplatz

Los berlineses la llaman Plaza Alex y es uno de los centros medulares de la capital alemana, situada cerca del río Spee y bordeada de simbólicas construcciones como el Palacio Real y la Torre de Telecomunicaciones de Berlín.

En Alexanderplatz se encuentra también el Reloj Mundial, una estructura metálica rotatoria que indica la hora en diferentes partes del mundo.

Fue en principio un mercado de ganado y empezó a ser llamada Alexanderplatz en 1805, tras una visita del zar ruso Alejandro I. A finales del siglo XIX y principios del XX cobró importancia por la construcción de una estación del metro de Berlín y por la instalación de la estatua Berolina, nombre latinizado de Berlín y figura femenina alegórica de la ciudad.

Ha sido rediseñada varias veces desde su inauguración, la última de envergadura en la década de 1960, cuando fue ampliada por el gobierno de Alemania Oriental. Tras la reunificación alemana fue retocada. En 2007, obreros que realizaban trabajos de alcantarillado encontraron debajo de la plaza el mayor bunker berlinés de la Alemania nazi.

14. Palacio de Sanssouci

Es un conjunto de construcciones y jardines que incluye el palacio de veraneo del rey prusiano Federico II el Grande. Está situado en la ciudad de Potsdam y es una de las obras maestras del estilo rococó en Alemania y Europa. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1990.

Su construcción concluyó en 1747 y es sorprendentemente pequeño para los estándares de la realeza y de la época, ya que solo tiene 10 habitaciones principales y más parece una gran villa que un palacio real. El parque que rodea el conjunto cuenta con varios pabellones y templetes y la fachada del jardín está decorada con cariátides y atlantes.

Federico Guillermo IV lo remodeló en los años 1840, convirtiéndolo en una casa de campo a la usanza de la época. Tras la Segunda Guerra Mundial, fue abierto al público, convirtiéndose en una de las principales atracciones turísticas de Alemania Oriental. Después su muerte, en 1786, los restos de Federico II el Grande estuvieron en varios lugares. En 1991 se cumplió su deseo de ser enterrado en Sanssouci.

15. La Residencia de Múnich

Es el palacio urbano alemán de mayor tamaño y actualmente alberga uno de los principales museos europeos en artes decorativas. Fue un palacio de los reyes bávaros en el centro de Múnich y sus primeras edificaciones datan del siglo XIV.

Una de sus principales atracciones es el antiquarium o sala de antigüedades, terminado en 1571 en estilo renacentista para alojar la colección de Alberto V, el Magnánimo. Es el salón renacentista de mayor tamaño al norte de los Alpes.

La Residencia fue casi totalmente destruida durante la Segunda Guerra Mundial y reconstruida con fondos del Plan Marshall.

Alberga el tesoro de la Casa de Wittelsbach (casa real de Baviera) en 10 salas del ala este. La colección incluye las insignias reales y abarca más de un milenio, desde el comienzo de la Edad Media hasta el clasicismo moderno. Esto la convierte en una de las exhibiciones europeas más impresionantes en su tipo.

16. Palacio de Charlottenburg

Este castillo prusiano fue erigido en Berlín durante la última década del siglo XVII por orden del Elector de Brandeburgo y futuro rey Federico I de Prusia. Es de estilo barroco y fue nombrado Charlottenburg como un homenaje del rey a su fallecida esposa, Sofía Carlota.

La hermosa cúpula del palacio fue añadida en 1712. Federico II de Prusia convirtió el palacio en su residencia principal en 1740 e incorporó la nave en estilo rococó llamada Knobelsdorf-Flügel o Nave de Knobelsdorf. Cuenta con impresionantes jardines en los que predomina el estilo inglés.

El teatro fue añadido por Federico Guillermo II y jugó un rol fundamental en la historia teatral alemana, ya que desde finales del siglo XVIII fue el lugar de representación de las obras de connotados dramaturgos como Goethe y Gotthold Ephraim Lessing.

El castillo cuenta con magníficos tallados de madera que sobrevivieron a la última guerra mundial y de los cuales destaca la galería del Roble Viejo.

17. Hofbräuhaus am Platzl

Si quieres beber cerveza en Alemania con el máximo glamour, debes ir a esta cervecería muniquesa en la que sirven espumosas según las recetas transmitidas por Guillermo V de Wittelsbach, duque de Baviera 1579-1597 e ilustre bebedor cervecero.

Se localiza en la zona vieja de Múnich y  comenzó a ganar celebridad a finales del siglo XVI, cuando el duque Guillermo V la convirtió en proveedora oficial de la cerveza Weibbier a la casa real. La Weibbier es un tipo de cerveza de Baviera hecha con malta de cebada y malta de trigo.

La cervecería salvó a Múnich de la destrucción en 1632 durante la Guerra de los 30 Años, cuando el rey sueco Gustavo Adolfo, que ocupaba la ciudad, amenazó con arrasarla si no le entregaban 600000 barriles de cerveza.

Otro hito importante ocurrió en 1920, cuando Hitler y el Partido Nazi hicieron en la cervecería su proclama de los 25 puntos. Es uno de los lugares más visitados de Múnich, especialmente en la Oktoberfest.

18. Lago del Rey

Es un lago bávaro con un espejo de agua de 5.2 km2, localizado en el extremo sur de Alemania. Se encuentra entre altas montañas, por lo que tiene la apariencia de un fiordo y su máxima profundidad es de 190 metros, lo que lo convierte en el tercero más hondo del país.

Se alimenta del arroyo Saletbach, proveniente del Lago Superior, y es rico en truchas, por lo que es una gran atracción para los aficionados a la pesca. Limita por su lado oeste con el Monte Watzmann, la tercera cima de Alemania.

Tiene una pequeña isla rocosa llamada Christlieger, la cual ofrece vistas privilegiadas del lago en todas direcciones y es frecuentada por los paisajistas que pintan el cuerpo de agua y sus alrededores.

En el Lago del Rey hay una empresa turística y recreativa que opera botes eléctricos para hacer paseos. Los botes trabajan con electricidad para no usar combustibles que contaminen unas aguas reputadas como las más puras de Alemania.

19. Palacio Zwinger

Es un bello palacio barroco construido en Dresde entre 1711 y 1728 por Augusto II, Elector de Sajonia y rey de Polonia. Durante los terribles bombardeos que devastaron la llamada Florencia del Elba en 1945, el inmueble fue destruido. Se reconstruyó entre 1951 y 1963.

Entre sus elementos principales se encuentran la puerta de la corona (kronentor), el baño de las ninfas (nynphenbad) y el reloj de carrillón (glockenspiel). La puerta de la corona es el elemento más famoso del conjunto y su parte superior está ornamentada con una réplica de la corona real polaca.

El baño de las ninfas es una hermosa fuente en estilo barroco, obra del escultor Balthasar Permoser. El reloj de carrillón es una singular pieza en porcelana de Meissen.

El palacio es también recinto museístico, con una sala de Matemáticas y Física, una colección de porcelana, un museo de zoología, una pinacoteca con obras de antiguos maestros y una armería.

20. Rin Romántico

El trayecto de 65 km del río más navegado de Europa, en el Valle Superior del Medio Rin, entre Bingen am Rhein y Coblenza, es llamado Rin Romántico por su patrimonio natural, arquitectónico, cultural, histórico, geológico e industrial.

El río fluye por un cañón que en ciertos sectores alcanza 200 metros de profundidad, uno de ellos frente al risco Lorelei, un escarpado promontorio ligado a varias leyendas del folclore germánico.

Los pintorescos pueblos y ciudades situadas a lo largo de la ruta no han cambiado mucho en el tiempo, por falta de espacio para crecer, lo que ha favorecido su ambiente típico y romántico.

Esta parte de la cuenca del Rin es rica en tradiciones y leyendas. El legendario castillo en el que Wagner ambientó su ópera El ocaso de los dioses se encuentra en la ruta. En la localidad de Sankt Goar y otras del Valle Superior se realiza en verano el festival Rin en llamas, un espectacular evento pirotécnico.

21. Castillo de Hohenzollern

Entre los muchos castillos medievales alemanes, este destaca por estar vinculado al origen de la dinastía Hohenzollern, familia que gobernó vastos territorios germánicos entre el siglo XI y el fin de la Primera Guerra Mundial.

Se encuentra en el monte Hohenzollern, en la cima de una elevación de 855 metros, cerca de la ciudad de Hechingen en la sierra de El Jura de Saubia.

El primer castillo fue construido en el siglo XI y destruido en el XV durante un asedio de casi un año. El segundo castillo, terminado en 1461, fue el refugio de la familia real durante la Guerra de los 30 Años y terminó abandonado, sobreviviendo solo su capilla. El tercero y actual castillo fue erigido en 1867 por encargo de Federico Guillermo IV de Prusia.

Es un imponente inmueble neogótico diseñado por el arquitecto Friedrich August Stüler, quien se inspiró en los castillos ingleses y del Loira.  Esta popular atracción turística alberga la corona Hohenzollern, artículos personales de Federico II el Grande y una carta de agradecimiento de George Washington a la casa real por su contribución a la Independencia estadounidense.

22. Museo BMW

El museo del icónico fabricante alemán de automóviles y motocicletas es uno de los lugares de turismo en Alemania que más apreciarán los aficionados a los coches.

Funciona en un singular edificio circular, situado a unos 300 metros de la Fábrica de BMW en Múnich, y hace un recorrido por la evolución histórica de la marca.

El futurista inmueble parecido a un neumático de carreras cuenta con una entrada en espiral y muestra la evolución del automóvil, los principales avances tecnológicos de los coches BMW y una visión sobre el futuro de la marca.

Están en exhibición antiguos autos de carreras, modelos de coches y motocicletas, prototipos,  motores, turbinas, avionetas y otros elementos creados por la famosa marca.

El público también puede hacer un tour por la cercana fábrica, para observar cómo se ensamblan los coches BMW. Otro interesante lugar situado al lado del museo es BMW Welt, un concesionario con una impresionante muestra de autos que se encuentra en otro edificio vanguardista.

23. Speicherstadt

La “ciudad de los almacenes” es un sector o barrio de Hamburgo construido sobre pilotes de madera; es el más grande del mundo en su estilo. Tiene una longitud de 1.5 km y está atravesado por canales y poblado de almacenes. Fue construido entre 1883 y 1927 como una zona franca para la transferencia de bienes sin cargos de impuestos.

Los almacenes tienen diferentes estructuras y fueron diseñados por el arquitecto Andreas Meyer con atractivas fachadas neogóticas en ladrillo, lo que convirtió al barrio en una atracción turística, conservando su función original de centro de almacenamiento de mercancías.

Por la Speicherstadt pasa buena parte del té, cacao, café, especias, aparatos electrónicos, alfombras y otros bienes que se movilizan por el puerto de Hamburgo, uno de los mayores del planeta.

En el barrio hay algunos recintos museísticos, como el Museo Aduanero Alemán, el Museo Afgano, dedicado a la cultura de Afganistán; y la Miniatur-Wunderland, la construcción de modelismo ferroviario más grande del mundo.

24. Casa Goethe

La casa natal y residencia familiar del célebre escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe es otro de los lugares de interés turístico en Alemania. Se encuentra en la Calle Grosser Hirschgraben del distrito Innenstadt, en la ciudad de Fráncfort.

Goethe nació en la casa en 1749 y vivió en ella hasta los 16 años con su hermana Cornelia. Tras mudarse a Leipzig para iniciar sus estudios de derecho, el famoso autor de Fausto volvía esporádicamente a la casa y los visitantes pueden conocer el estudio en el que el precoz poeta, novelista y dramaturgo comenzó sus primeros trabajos.

Desde finales del siglo XVIII, la casa pasó por varios propietarios y fue cambiando de estructura y aspecto, hasta que fue comprada en 1863 por el geólogo Otto Volger, gran admirador de Goethe, quien la restauró al estado original de cuando era la residencia del escritor.

Esta casa fue destruida en 1944 por los bombardeos de la guerra y restaurada en 1951.

25. Mercado de los Gendarmes

El Gendarmenmarkt o Mercado de los Gendarmes es considerada la plaza más bella de Berlín. Fue concebida a finales del siglo XVII como un mercado, época de la que proviene su nombre por haber albergado las caballerizas de un regimiento de coraceros.

La principal atracción de la plaza es la sala de conciertos de Berlín (Konzerthaus), inmueble concluido en 1821, que actualmente es la sede de la Orquesta Sinfónica de la ciudad.

Es una edificación inspirada en la arquitectura clásica griega y en su sala se estrenó en la capital alemana la novena sinfonía de Beethoven y Niccolo Paganini dio varios de sus legendarios conciertos de violín.

Otras edificaciones situadas frente al Gendarmenmarkt son la Catedral Francesa y la Catedral Alemana. La Franzosischer Dom es de estilo neoclásico y fue construida a principios del siglo XVIII para la nutrida comunidad de calvinistas hugonotes de Berlín. La Deutscher Dom es un templo neobarroco luterano.

26. Iglesia de Nuestra Señora

La Frauenkirche o Iglesia de Nuestra Señora es un templo luterano en estilo barroco que representa el máximo símbolo arquitectónico y religioso de la ciudad de Dresde.

Su cúpula de piedra arenisca coronada por una cruz alcanza una altura de 91.23 metros, por lo que es, en cuanto a estructura hecha con este material, la mayor tamaño al norte de los Alpes y una de las más grandes del mundo.

La primera iglesia fue terminada en 1743 y destruida por los incendios desencadenados por el bombardeo de Dresde en 1945. Alemania Oriental, un país comunista que no tenía interés en reconstruir un templo cristiano, la mantuvo en ruinas como monumento conmemorativo de la guerra. Tras la reunificación alemana fue reconstruida, trabajos que concluyeron en 2005.

Un elemento que causó polémica durante la reconstrucción fue la instalación de un ascensor que permite acceder a un balcón panorámico situado por encima de la cúpula. La cruz que corona la cúpula fue rescatada de los escombros de la vieja catedral.

27. Tiergarten

Se encuentra en el centro de Berlín y es el principal parque de la ciudad. Su nombre “tiergarten” (jardín de animales) proviene de cuando era una gran zona verde que la aristocracia prusiana utilizaba como coto de caza de ciervos y jabalíes.

Tiene 210 hectáreas y es el principal pulmón vegetal y espacio paisajístico del centro de la capital alemana. Está enmarcado por varios símbolos arquitectónicos e históricos berlineses, como la Puerta de Brandemburgo, la Potsdamer Platz, el edificio del Reichstag, el Palacio de Bellevue y la cancillería.

Alberga la Columna de la Victoria, monumento de 1874 erigido para celebrar el triunfo prusiano y del imperio austríaco en la Guerra de los Ducados contra Dinamarca. Tiene una altura de 69 metros y está en una rotonda en la que confluyen cinco importantes avenidas berlinesas. En su interior hay una escalera de caracol de 285 peldaños que conduce a un mirador.

28. Palacio de Bellevue

Este palacio berlinés se encuentra en el parque Tiergarten, a orillas del Spree, y su nombre proviene de las bellas vistas del río. Fue construido en 1786 por encargo del príncipe Federico Augusto Fernando de Prusia y se convirtió en la residencia oficial del heredero de la corona alemana. Actualmente es la residencia oficial del presidente de Alemania.

Ha sido sede de importantes eventos protocolarios, como la firma del tratado de paz tras la guerra franco-prusiana de 1870-1871. Hitler lo convirtió en residencia oficial de los huéspedes del Tercer Reich y el alto mando militar de la Alemania nazi lo utilizaba como sitio de reuniones, por lo que fue objetivo de los bombardeos Aliados.

Resultó seriamente dañado por las bombas, salvándose solo la fachada exterior. Tras la guerra fue objeto de tres procesos de reconstrucción, el último en 2004-2005.

29. Catedral de Nuestra Señora de Múnich

Esta catedral católica es una de las principales atracciones muniquesas, especialmente por sus sorprendentes cúpulas renacentistas a 99 metros de altura.

Estos elementos fueron cuestionados por romper con el diseño gótico tardío del templo, aunque se han convertido en su principal atracción, hasta el punto de que el gobierno de la ciudad prohibió edificaciones que superen su altura.

Las dos torres fueron terminadas en 1488 y las cúpulas se añadieron en 1525, en un diseño inspirado en el Domo de la Roca de Jerusalén. La iglesia fue severamente dañada durante la Segunda Guerra Mundial y su reconstrucción terminó en 1994.

En la entrada se hay una huella llamada popularmente la «Pisada del Diablo». Según la leyenda, satanás se asomó al templo para burlarse de su curioso diseño, dejando su impronta en el piso.

La catedral alberga los restos de más de 10 reyes de Baviera y una importante colección de arte de entre los siglos XIV y XVIII.

30. Mainau

Es una isla alemana situada en el lago de Constanza y que está conectada con tierra firme mediante un puente. También es llamada la Isla de las Flores por su riqueza floral y durante primavera y verano sus espacios están tapizados por millones de flores de todos los colores.

La ciudad de Constanza está a 10 km al sur de Mainau y su transporte público deja a los pasajeros en una parada situada en el puente de acceso a la isla. Mainau es de un clima inusualmente suave para la ubicación de Alemania y en su ambiente prosperan especies subtropicales, incluso, tropicales.

La isla es también un enorme mariposario silvestre, con coloridas especies de gran tamaño volando en libertad. Además hay una reserva de fauna y áreas para juegos infantiles.

En la entrada de Mainau se encuentra la llamada Cruz de los Suecos, una gran cruz metálica que los escandinavos se llevaban como trofeo durante la Guerra de los 30 Años, aunque después decidieron arrojarla al lago.

31. Unter den Linden

Ir a Berlín y no pasear por Unter den Linden es como visitar Nueva York y no conocer la Quinta Avenida o viajar a París sin pasar por la Avenida de los Campos Elíseos.

El nombre del más emblemático bulevar berlinés significa “bajo los tilos”. Fue abierto en una senda que utilizaba en el siglo XVI el Elector de Brandeburgo y Duque de Prusia, Juan Jorge I de Hohenzollern, para ir a su coto de caza.

En 1647, Federico Guillermo I de Brandeburgo mandó a sembrar los primeros tilos, que siguen siendo el emblema natural del bulevar.

Fue el corazón de la vida berlinesa hasta la Segunda Guerra Mundial y, finalizado el conflicto, quedó en ruinas en territorio de Alemania Oriental y los tilos fueron replantados en 1950.

Tras la reunificación alemana, fue recuperado, convirtiéndose nuevamente en símbolo de la ciudad y calle preferida de los berlineses, junto con la Kurfürstendamm.

Es un espacio de reunión y esparcimiento y alberga lugares de interés como la Ópera Estatal de Berlín, el Museo Histórico Alemán, la Universidad Humboldt, la Academia de Arte y varias embajadas.

32. Castillo de Núremberg

Núremberg es una ciudad bávara con uno de los cascos históricos más hermosos de Europa. Su bien conservada muralla medieval, construida en el siglo XIV, le daba la protección necesaria, dado que albergaba las joyas y los símbolos del Sacro Imperio Romano Germánico.

Ganó celebridad tras el fin de la Segunda Guerra Mundial por ser escenario de los juicios contra los nazis. El Castillo de Núremberg es una de las principales joyas medievales europeas y fue iniciado en el año 1140 por Conrado III, primer emperador del sacro imperio perteneciente a la dinastía de los gibelinos.

Durante la guerra fue seriamente dañado y quedaron intactas solo la torre del pecado (Sinwellturm) y la capilla románica. Fue restaurado y en una de sus salas funciona un albergue juvenil. Existe la leyenda de que en 1372 el aristócrata y bandolero Eppelein von Gailingen escapó a caballo del castillo saltando el foso, librándose de ser ahorcado.

33. Lago Chiem

Es un lago bávaro de agua de deshielo situado entre la localidad de Rosenheim y el estado austríaco de Salzburgo. Sus principales tributarios son los ríos Prien y Tiroler Achen, mientras que el Alz nace en el cuerpo de agua. También es llamado Mar de Baviera.

El lago y sus alrededores forman una popular área recreativa. Hay dos islas grandes, Herrenchiemsee (Isla del Caballero) y Frauenchiemsee (Isla de la Dama), más algunas islas menores e islotes. En Herrenchiemsee se encuentra un palacio inconcluso y abierto al público, construido por Luis II de Baviera en los años 1870 y planificado como una réplica de Versalles.

Frauenchiemsee alberga un convento benedictino conocido por el delicioso licor de claustro (Klosterlikor) y el mazapán elaborados por las monjas. El lago, con sus islas, fue declarado Sitio Ramsar en 1976 por su importancia como hábitat de aves migratorias durante el invierno.

34. Parque Nacional de la Suiza Sajona

Es un área protegida de 93.5 km2 localizada en el estado alemán de Sajonia, cerca de Dresde. Se encuentra en las Montañas de Arenisca del Elba y colinda con el Parque Nacional de la Suiza Checa, perteneciente a la República Checa.

Fue creado en 1990 y una de sus principales atracciones es el Bastei, unas curiosas formaciones rocosas, con la más alta a 305 metros sobre el nivel del mar. La estructura natural fue creada por la erosión de las aguas hace más de un millón de años. Es un popular destino para escalada en roca y senderismo.

Las rocas son un magnífico mirador del paisaje y del río Elba, que pasa a un costado. En 1824 fue construido un puente de madera para unir varias rocas, que fue sustituido por el actual, hecho con piedra arenisca. La mejor manera de ir a Bastei es abordando en la ciudad balneario de Rathen uno de los pintorescos barcos de vapor que navegan por el Elba.

35. Residencia de Wurzburgo

Es una de las grandes joyas del barroco europeo, equiparable al Palacio de Versalles en Francia y al Palacio de Schonbrunn en Viena.

Fue construida entre 1719 y 1780 en la ciudad bávara de Wurzburgo como residencia de los obispos de la ciudad. El conjunto (formado por el edificio, la Plaza de la Residencia y los espléndidos jardines que rodean las construcciones) fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1981.

El interior fue decorado con pinturas al fresco de los maestros del barroco Giovanni Battista Tiepolo y Johannes Zick y otros notables artistas. Una de las obras de Tiepolo, realizada en el techo del acceso a la Residencia, mide 670 m2, lo que lo convirtió en el mural más grande del mundo.

El palacio cuenta con 400 aposentos, destacando la sala del emperador, el gabinete de los espejos, la sala blanca, el cuarto veneciano, el gabinete verde y la iglesia.

En los jardines sobresalen los rosales y están salpicados de esculturas, macetas, jarrones y figuras.

36. Reeperbahn

El barrio rojo de Hamburgo, el más famoso del mundo, es el centro de la vida nocturna de la ciudad.

Comenzó como el lugar de diversión de los miles de ansiosos marineros que llegan diariamente a uno de los puertos más importantes del mundo y se convirtió en una atracción turística general.

Es un sector del barrio de San Pauli que los hamburgueses llaman la Milla del Pecado. La palabra “Reeperbahn” significa “calle de los cordeleros”, ya que en los siglos XVII y XVIII era el lugar en el que se fabricaban las sogas para amarrar los buques, una ocupación nada excitante en comparación con la actual.

Reeperbahn está repleta de sex shops, locales de striptease, prostíbulos, bares, restaurantes y hoteles. Cuando todavía no eran famosos, Los Beatles fueron asiduos animadores musicales del barrio rojo y John Lennon tocaba en calzoncillos, mientras George Harrison utilizaba una tapa de sanitario como instrumento de percusión.

37. Ópera Semper

La magnificencia del edificio de la ópera del estado sajón en la ciudad de Dresde compite con su célebre historia musical. Es una joya arquitectónica de estilo neobarroco decimonónico, que quedó en ruinas tras los bombardeos de 1945 y fue meticulosamente reconstruida en 1985.

El compositor romántico Carl María von Weber fue su director musical, cargo que también ocupó el icónico Richard Wagner. Las óperas de Wagner, Rienzi, el último de los tribunos (1842), El holandés errante (1843, también llamada El buque fantasma) y Tannhäuser (1845) se estrenaron en la Ópera Semper.

Así mismo, fue el lugar de estreno de varias obras de Richard Strauss y otros famosos compositores.

En la reapertura de 1985, se presentó la ópera El cazador furtivo, de Von Weber, precisamente la última obra que se representó antes de que el edificio fuera cerrado en 1944 en el transcurso de la guerra.

En la fachada principal y en la entrada hay esculturas de Goethe, Schiller, Shakespeare, Sófocles y Eurípides.

38. Campo de Concentración de Sachsenhausen

Se encuentra en la ciudad de Oranienburg, en el estado de Brandeburgo, y fue uno de los cerca de 25000 campos de exterminio concebidos por los nazis para recluir y asesinar a judíos, gitanos, miembros de congragaciones religiosas, homosexuales y a los enemigos políticos del Tercer Reich.

Fue abierto en 1936 y se estima que unos 30000 prisioneros perecieron en el campo, aparte de los que fueron sacados del lugar para morir en otros sitios y los que, aún sobreviviendo, quedaron marcados de por vida por la inhumana experiencia.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los soviéticos lo convirtieron en un campo de internamiento de prisioneros políticos en el que fueron recluidos cerca de 60000 personas, civiles y militares, vinculadas al nazismo, y allí murieron más de 12000.

El campo cuenta con un museo de sitio y hay placas en alusión a las 34 naciones a las que pertenecían los fallecidos.

39. Museo del Chocolate Imhoff

Es un recinto museístico situado en el distrito de Colonia, que recorre la historia del chocolate desde el uso del cacao por los pueblos prehispánicos mexicanos hasta los productos de la actualidad y sus procesos de fabricación.

Uno de los asociados al museo es la compañía suiza Lindt & Sprüngli, fabricante de chocolates de lujo fundada en 1845.

Entre las atracciones del museo está un tropiarium en un cubo de cristal, con plantas de cacao de las especies Theobroma cacao, originaria de México, y Theobroma grandiflorum o cacao blanco, originaria de la Amazonia.

Varios procesos de producción fueron miniaturizados para que los visitantes puedan apreciar en un corto espacio los métodos de elaboración de chocolate.

Otro atractivo es la gran fuente de chocolate líquido de tres metros de alto, donde una empleada introduce obleas y las ofrece al público. El museo cuenta con una interesante colección de tazas utilizadas en el pasado para beber chocolate, incluyendo piezas precolombinas mesoamericanas.

40. Parque Nacional de Berchtesgaden

Este parque de 213.6 km2 se encuentra en el estado de Baviera, en la frontera con la provincia austríaca de Salzburgo, y es uno de los mejores lugares de turismo en Alemania para actividades al aire libre. Forma parte de la Reserva de la Biósfera de Berchtesgaden y es el único parque nacional alemán alpino.

Está enclavado en el macizo de los pre Alpes orientales y fue establecido en 1978. En  Berchtesgaden, Hitler construyó el Nido del Águila, su famosa residencia alpina bávara en la que se reunía con sus generales y hombres de confianza durante la Segunda Guerra Mundial.

El chalet hitleriano se salvó de la destrucción durante la guerra y fue reconvertido en un restaurante que atrae a muchos visitantes por sus espectaculares vistas de montañas, lagos y valles y su contenido histórico.

En el parque hay un funicular que llega a la cima del Monte Jenner, con impresionantes vistas del espacio natural protegido.

41. Ruta del Vino de Alemania

La “carretera del vino” es la más antigua de las rutas turísticas vinícolas de Alemania y se encuentra en el estado Renania-Palatinado. Fue inaugurada en 1935 durante el periodo nazi, comenzando en la población de Schweigen-Rechtenbach, junto a la frontera con Francia.

Se dirige hacia el norte en un trayecto de 85 km entre viñedos, bodegas y pintorescas localidades y ciudades como Bad Bergzabern, Neustadt an der Weinstrabe, Edenkoben, Deidesheim, Grünstadt y Bad Dürkheim, entre otras, terminando en Bockenheim an der Weinstrabe. Las vendimias y festivales de vino a lo largo de la ruta atraen a gran cantidad de público.

Esta región es la más cálida de Alemania y en ella se registran más de 1800 horas de sol al año, lo que la hace ideal para el cultivo de las vides que dan el delicioso vino blanco de tono amarillo del país.

La zona también está poblada de almendros, que visten el paisaje con sus bellos colores rosas en primavera y verano.

42. Zugspitze

Con 2962 metros sobre el nivel del mar, el Zugspitze es la máxima cumbre de Alemania. Se encuentra en los Alpes Calizos del Norte, en el estado de Baviera, marcando frontera con Austria y es recorrido por un teleférico que va desde la base hasta el pico y ofrece maravillosas vistas del paisaje.

La primera cumbre registrada fue realizada por Josef Naus, un subteniente que subió, en 1820, por orden del Real Instituto Topográfico de Baviera, acompañado por un ayudante y un guía. Sin embargo, por trabajos cartográficos previos, se cree que fue coronado con anterioridad.

La cumbre de la montaña cambió drásticamente desde la Segunda Guerra Mundial, cuando fue dinamitada la cima occidental por motivos estratégicos. En 1936 había sido dinamitada la cima intermedia para la construcción del primer teleférico. En el pico funciona una estación meteorológica abierta en 1899.

43. Allianz Arena

La ciudad más futbolera de Alemania es Múnich, sede del Bayern, el equipo más laureado del fútbol germánico, con 5 títulos de la Champions europea y 29 de la Bundesliga, la liga alemana de primera división.

El Bayern de Múnich juega actualmente en el Allianz Arena, un moderno estadio para 75000 espectadores, inaugurado en 2005.

Por su forma, es llamado coloquialmente el “bote inflable”. Fue sede del partido inaugural de la Copa del Mundo 2006 (ganada por Italia) y de la final de la Champions 2012 (ganada por el Chelsea al equipo local). También es sede de la selección nacional alemana, ganadora de 4 campeonatos mundiales.

En su parte exterior está formado por 2874 paneles romboides de un copolímero y cada unidad puede iluminarse de manera independiente en los colores rojo, azul y blanco. Esto permite iluminar el estadio con los colores característicos del Bayern de Múnich (rojo) y de la selección alemana (blanco).

44. Deutsches Museum

Este museo de Múnich es considerado el más grande del mundo en ciencia y tecnología y uno de los más visitados. Ocupa una superficie de 47000 m2 en una isla situada en una de las riberas del río Isar y se estima que se requieren unos ocho días para recorrer sus 50 secciones.

Cuenta con exposiciones sobre técnicas agrícolas y de fabricación de alimentos desde el origen de la agricultura hasta la actualidad, cerámica, vidrio, astronomía, minería, física, química, matemáticas, pesos y medidas, petróleo y gas natural, informática, motores, aviación, metales y microelectrónica, entre otras.

También recrea experimentos y ofrece demostraciones científicas, como la jaula de Faraday y el péndulo de Foucault, inventado en 1851 por el físico francés Léon Foucault para probar experimentalmente la rotación de la Tierra.

45. Kaufhaus des Westens

Es un centro comercial de 60000 m2 de área útil, situado en Berlín. Es el más grande y famoso de Alemania y el segundo más extenso de Europa después de Harrods (Londres). Ofrece unos 380000 artículos y recibe diariamente la vista de unas 50000 personas.

Se encuentra en la Tauentzienstrabe, una concurrida calle comercial berlinesa y cuenta con departamentos para accesorios de belleza, artículos de lujo, ropa para damas, caballeros y niños, calzado, cuero, lencería, bodas, regalos, artículos para diseño de interiores, libros, electrónica, entretenimiento, artículos de oficina y juguetes. Dos pisos están destinados a comida.

Fue inaugurado en 1907, con 24000 m2 y los bombardeos de la guerra lo destruyeron casi por completo, razón por la que fue cerrado en 1943.

Su reconstrucción se terminó en 1956 y se convirtió en un símbolo del “milagro alemán”. Fue ampliado en 1976-1978 hasta 44000 m2 y en 1996 hasta su actual superficie.

Lugares de turismo en Alemania: Europa Park

Es el parque temático alemán más grande y el más popular en Europa después  del Disneyland parisino, recibiendo anualmente casi 6 millones de visitantes.

Se encuentra en el municipio de Rust, estado de Baden-Wurtemberg, y cuenta con 16 montañas rusas, incluyendo una para niños y otra que atraviesa una mina de diamantes. Su mascota y personaje más popular es el Euroratón.

Fue el primer parque europeo al estilo de los grandes recintos temáticos estadounidenses, tras abrir en 1975.

Tiene 15 áreas temáticas dedicadas a países o regiones europeas. Otra de sus atracciones es el Bosque Encantado de Grimm, un homenaje a los hermanos alemanes Jacob y Wilhelm Grimm, recopiladores en el siglo XIX de La Cenicienta, Hansel y Gretel, La Bella Durmiente, Blancanieves y otros célebres cuentos de hadas.

En 2017, el Parque Europa abrió el Voletarium, el más grande simulador de vuelo europeo. A finales de 2019 está prevista la apertura de un parque acuático con 25 atracciones que incluyen 17 toboganes, simulador de surf, piscina con olas y río salvaje.

¿Cuáles son las ciudades más bonitas de Alemania?

Hamburgo es considerada por muchas personas como la ciudad más bonita de Alemania, con su arquitectura en varios estilos, desde los antiguos hasta los modernos, incluyendo templos, edificios históricos, teatros y museos. Berlín alberga atracciones emblemáticas de Alemania, como la Puerta de Brandeburgo, el Reichstag y el bulevar Unter den Linden. Núremberg (con su casco histórico) y Dusseldorf (con su ciudad vieja) son soberbios ejemplos de la belleza medieval alemana.

¿Dónde se encuentra ubicada Alemania?

Alemania se encuentra en el centro-norte de Europa, limitando por el norte con Dinamarca, el Mar del Norte y el Mar Báltico, por el sur con Austria y Suiza, por el este con Polonia y la República Checa, y por el oeste con Francia, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. Una curiosidad alemana es que el pequeño pueblo de Büsingen am Hochrhein, totalmente rodeado por territorio suizo, pertenece a Alemania.

¿Cuál es el clima que predomina en Alemania?

Alemania cuenta con varias zonas climáticas, aunque en general es un país de inviernos fríos y veranos frescos. El norte y noroeste es de clima templado y lluvioso. En el centro y sur el ambiente climático es más moderado, con zonas cálidas en verano. La región del levante es de estaciones invernales muy frías, con temperaturas bajo cero, y veranos cálidos. En la parte sur alpina, el clima es de montaña.

¿Qué idioma se habla en Alemania?

El alemán es el único idioma oficial y la lengua más hablada en Alemania. Es también uno de los idiomas oficiales de la Unión Europea. Hay dos grupos de dialectos del idioma alemán: el alto-medio alemán y el bajo alemán. El primer grupo abarca unos 15 dialectos, incluyendo bávaro, fráncico-renano, fráncico del Mosela y alto sajón. El bajo alemán incluye unos 10 dialectos, entre los que están bajo sajón, bajo fráncico y bajo prusiano.

 

Esperamos que puedas conocer muchos de estos sitios en tu próximo viaje por territorio alemán. Comparte el post con tus amistades de las redes para que también se enteren de cuáles son los lugares de turismo en Alemania que no se pueden perder.

 

Ver también:

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 platillos típicos de Sinaloa que debes probar

Nevado de Toluca: todo lo que debes saber antes de ir