in

20 platos de comida típica noruega que debes probar

¿Te imaginas comer un filete de reno o de ballena? Estos y otros platillos forman parte de la fascinante comida típica noruega.

En la siguiente lista encontrarás lo mejor que tiene para ofrecer la exótica y deliciosa gastronomía del país nórdico, uno de los de más alto estándar de vida en el mundo.

1. Fårikål

El fårikål es un estofado noruego de cordero con repollo popular en los fríos meses de otoño e invierno. Es típico preparar el primero cuando comienza el otoño y se da inicio a la matanza del cordero. Es una especie de plato nacional siendo su día el último martes de septiembre.

La receta se originó en Vestlandet, región sur-occidental que limita con el océano Atlántico, y luego se extendió por el resto del país. Lleva varias horas de cocción en una cazuela y se sirve acompañado de papas con su cáscara.

Pon los trozos más grasosos del cordero en el fondo de un caldero y alterna capas de tiras de repollo con cucharadas de harina de trigo, aderezando con sal y pimienta negra en granos.

2. Finnbiff

La carne de reno será exótica en México y Latinoamérica, pero no lo es en Noruega, en Finlandia, ni en otros países del norte de Europa, donde es muy costosa, ya que un corte de 300 gramos puede costar 20 euros en una tienda gourmet, por lo que usualmente es destinada a la alta cocina.

Su sabor es parecido al de la carne de ternera, pero un poco más suave, tierna, muy fácil de masticar y con prácticamente cero grasa.

El finnbiff es un delicioso platillo de carne de reno que mezclado con hongos y arándanos rojos, representa una exclusiva experiencia gastronómica noruega.

3. Geitost (brunost)

El geitost o queso de cabra es uno de los productos lácteos más populares de Noruega. También es llamado brunost, que significa “queso marrón” por su color característico, uno que se origina por el calentamiento de los azúcares de la leche durante la producción del queso.

Hay una conocida denominación “gudbrandsdalsost” que quiere decir que el queso fue elaborado en Gudbrandsdal, distrito rural noruego en los grandes valles de Østlandet o Noruega del este.

El queso geitost se caracteriza por su definido sabor dulce y de notas amargas, que es consecuencia del tipo de leche y del proceso de elaboración.

Su sabor se siente más intensamente cuando se come fresco y cortado en finas rodajas. Es ampliamente usado para sándwiches, emparedados y dulces.

4. Crema noruega de salmón ahumado

Noruega fue el país pionero en la acuicultura del salmón en los años 1970. Actualmente, el salmón criado en los fiordos noruegos tiene fama de ser el mejor del mundo.

La acuicultura representa la segunda industria del país en importancia y el salmón, exportado a más de 100 países, es famoso por su sabor, salubridad (gracias al agua limpia y pura de los fiordos) y sostenibilidad.

Los noruegos comen salmón frito, cocido, ahumado y en cremas, entre otras recetas.

Licúa tiras de salmón ahumado con verduras cocidas (zanahoria, cebolla, puerro) más papas hervidas en un caldo de pescado, hasta alcanzar la textura deseada. S es necesario, añade más caldo.

5. Filete de ballena

Noruega es uno de los países líderes en los esfuerzos por la sostenibilidad del planeta y tiene una caza controlada de ballenas.

Se estima que en aguas noruegas viven cerca de 100 mil de estas especies y anualmente está autorizada la captura de unos 1300 ejemplares. Por tanto, Oslo y demás ciudades del país son de los pocos lugares del mundo donde puedes probar un filete del colosal animal, sin sentir que estás contribuyendo con su extinción.

Muchos restaurantes noruegos tienen ballena en sus menús y el consumo de los platillos no genera controversias en el país. Su carne también está disponible en los mercados de pescados.

El precio de un filete de ballena en un restaurante noruego puede estar en el orden de 300 NOK (coronas noruegas), equivalente a 33 USD.

6. Sursild

Los arenques forman parte de la comida típica noruega y los nórdicos los comen en escabeche y fritos.

El arenque común o del Atlántico es la sexta especie de mar más consumida en el mundo y la pasión noruega por este pescado es compartida por Suecia, Dinamarca, los Países Bajos y los países bálticos.

La receta de arenques en escabeche recibe el nombre en Noruega de sursild. Se prepara con una mezcla de escabechar hecha con salsa kétchup, vinagre, salsa de soja, sal y pimienta.

El aderezo se vierte sobre los filetes de arenque enrollados y así estarán listos para comer.

7. Tørrfisk

El tørrfisk es el pescado (usualmente bacalao) que se seca al sol y al viento helado sin el uso de sal, colocándose en grandes armazones de madera.

Es una tradición noruega que se remonta al siglo XII, especialmente en las islas Lofoten y Vesterålen, al norte del país.

El tørrfisk tuvo un papel fundamental en la época de las expediciones vikingas suministrando el alimento necesario para las largas travesías por mar de estos guerreros nórdicos.

Los “modernos vikingos” siguen comiendo bacalao de varias formas. Una de ellas y muy sencilla es desalar lomos de bacalao seco y cocinarlos con una mezcla de papas, cebollas e hinojos cortados en rodajas, aderezando con ajo, guindillas, pimientos rojos asados, pimienta y sal rosa del Himalaya.

8. Lutefisk

El lutefisk es otro exótico platillo noruego de pescado blanco seco, que es preferible comer en un restaurante especializado, ya que la receta es complicada e implica el uso de soda cáustica o hidróxido de sodio, químico riesgoso de manipular, muy corrosivo y que puede ocasionar graves quemaduras.

En el lutefisk, el pescado seco es puesto en contacto con soda cáustica diluida, lo que le da al bacalao o a la especie utilizada una textura casi gelatinosa.

La preparación es deliciosa, pero laboriosa. Primero se sumerge el pescado seco en agua durante 5 días (cambiándola diariamente) para saturarlo de líquido.

Luego se sumerge en una solución de agua fría con soda cáustica durante 2 días más. El pescado crece en volumen hasta hacerse más grande que la pieza original, pero pierde la mitad de su contenido proteico adoptando su famosa textura gelatinosa. Seguidamente, se ahoga por otros 4 días en agua fría (con cambios diarios) para limpiarlo.

Cocinar el pescado es muy sencillo. Hay que colocar el lutefisk en una sartén sin añadir más nada, tapar y poner a un fuego muy bajo durante 20 a 25 minutos.

9. Lenguas de bacalao rebozadas

La pesca del bacalao es otra de las actividades económicas fundamentales de Noruega y cada año la flota pesquera nacional captura unas 350 mil toneladas en las gélidas aguas de los mares nórdicos.

El bacalao noruego puede medir hasta un metro de longitud y con su lengua se prepara uno de esos exóticos platillos que caracterizan al país.

El corte de la lengua de los bacalaos es un trabajo reservado a los niños en la isla noruega de Senja, en el mar de Barents, donde es una tradición.

Una receta con el bacalao son sus lenguas fritas rebozadas con huevo y pan rallado, que se pueden acompañar con una ensalada de lechuga, pepinos en rodajas y pimientos en tiras.

10. Rakfisk

El rakfisk o trucha fermentada es otro plato nacional noruego. Lo usual es fermentar el pescado en salazón por 2 o 3 meses, cortarlo en filetes y comerlo crudo con papas cocidas, pan y aderezos.

El primer registro histórico del rakfisk data de mediados del siglo XIV, pero se cree que la receta es de mucho antes.

Una de las formas más populares de comer el rakfisk en Noruega es salseando los filetes fermentados en salazón con un aderezo de crema de leche, sal y pimienta, acompañando con cebollas salteadas y papas hervidas.

Uno de los eventos gastronómicos más populares del país es el Festival Noruego del Rakfisk, celebrado a finales de octubre en el distrito de Valdres, en el centro-sur de Noruega.

11. Brochetas de cangrejo rojo real

El cangrejo rojo real es una especie oriunda de Rusia que fue introducida en el mar de Barents a comienzos de los años 1960. Comenzó a aparecer en aguas noruegas a mediados de los años 1970 y desde entonces es un pescado con el que se preparan algunas exquisiteces de la cocina nacional.

El remoto pueblo noruego de Kirkenes, cerca de las fronteras con Rusia y Finlandia, tiene una programación turística en torno a la pesca y degustación de este cangrejo, uno que puede pesar hasta 12 kg.

Hierve las patas de un cangrejo real, extrae la carne y cortarla en trozos, que deberás insertar en los pinchos alternándolos con tomates cherry y lechuga. Salsea con mayonesa.

12. Kjøttkaker

Kjøttkaker significa pastel de carne y es la versión noruega de las albóndigas. Este platillo de la comida típica noruega es simple y delicioso y suele servirse con salsa marrón, zanahorias y papas.

En Noruega encontrarás preparaciones gourmet en los restaurantes, pero también puedes hacer tú mismo el platillo. La carne puede ser vacuna, de cerdo o cordero.

La masa para envolver el picadillo de carne se prepara con harina de trigo o de papas. Algunas recetas añaden a la masa harina de maíz pan rallado, leche y huevos.

13. Erizos de mar

El erizo de mar es una de las especialidades de la cocina gourmet. Se comen crudos y cocidos y son una excelente fuente de proteínas y de minerales, especialmente yodo, fósforo, hierro y potasio.

Noruega desarrolla en sus fiordos una potente acuicultura de erizos blancos, una especie que se alimenta de los desechos generados en los centros de crianza de salmón que se encuentran en los mismos fiordos, por lo que ayuda a equilibrar los ecosistemas.

Los conocedores afirman que la mejor forma de comer erizos para sentirlos en toda su intensidad es recién capturados y crudos, con un poco de limón. Si los compras frescos, quítales primero algunas púas antes de comerlos.

14. Lapskaus

El lapskaus es un estofado tradicional de Noruega preparado con ternera o cordero, más verduras (principalmente papas), hierbas aromáticas y especias. También hay versiones de cerdo y jamón. Puede hacerse con carne fresca o con sobrantes de carne cocida.

Es un guiso espeso que ha sido asociado históricamente con los picadillos que hacían los marineros europeos, por lo que podría provenir de la época de los vikingos.

La salsa se prepara con zanahorias, cebollas y repollo y se come con pan.

Los lapskaus más finos y más costosos son los hechos con ternera fresca, mientras que los más baratos son los preparados con sobras de carne.

15. Albóndigas nórdicas en salsa de rábanos picantes

Estas albóndigas o bolas de pescado son otro platillo clásico de la cocina noruega. Son muy fáciles de preparar y usualmente se sirven con pan o papas y zanahorias cocidas.

Una receta popular lleva bacalao y merluza a partes iguales, utilizando las cabezas de pescado para hacer un caldo, primero usado para amasar las bolas y después para hervirlas y como ingrediente de la salsa de rábanos picantes.

El rábano picante, también conocido como rábano de caballo y rábano rusticano, es una especie rusa que llegó a Noruega a menudo utilizado para sustituir el wasabi de la cocina japonesa.

En estas albóndigas nórdicas el rábano picante se mezcla con harina y mantequilla y para hacer la salsa, con un poco de caldo de pescado.

16. Krumkake

La krumkake es una galleta noruega en forma de cono o barquillo que se come en Navidad.

Los noruegos la preparan en una plancha doble eléctrica especial para krumkake, en la que se cocinan por los dos lados sin necesidad de voltearlas y les dan forma mientras están calientes con conos de madera o de plástico.

También pueden hacerse en una sartén común volteándolas para cocinarlas por ambos lados y enrollándolas manualmente en forma de conos.

Se comen solas o rellenas de nata montada. Se dice que el secreto de la krumkake es utilizar iguales cantidades de harina, azúcar y mantequilla.

Llevan una pizca de semillas de cardamomo molidas que le comunica su aroma y sabor característicos.

17. Raspeball

Las raspeball son albóndigas de papas típicas de la cocina noruega. Se preparan con una masa a base de papas crudas y cocidas, más harina de cebada.

En la región de Vestlandet, a lo largo de la costa atlántica de Noruega, es común prepararlas los jueves cuando suele aparecer en los menús de los restaurantes como plato del día.

Hay gran variedad de versiones de raspeball. Algunas incorporan trocitos de cordero o de cerdo salado en la masa.

Las albóndigas pueden hervirse en agua o en un caldo de verduras o de huesos de cordero y/o cerdo.

18. Smalahove

Seguramente no será el plato de presentación más atractivo de la comida típica noruega, pero el smalahove o cabeza de cordero hervida es muy popular en el país.

Se trata de un manjar tradicional que los noruegos cocinan relajadamente en días de asueto, especialmente en Navidad. Usualmente se come con puré de papas y colinabos.

Comenzó siendo un platillo para la gente de menores recursos, pero actualmente es una delicia de alta cocina.

El smalahove se prepara tradicionalmente el domingo anterior al día de Navidad.

Los noruegos se comen primero los ojos y las orejas, dejando para el final las partes más sabrosas que son la lengua y las mejillas.

Normalmente a cada persona se le sirve media cabeza. Los carniceros son expertos en prepararlas de cordero para el smalahove.

Es un platillo de larga tradición en el occidente del país, especialmente en el municipio de Voss donde surgió para aprovechar todas las partes de las ovejas. Aunque puede prepararse con la cabeza del ganado ovino adulto, con el cordero queda más suave.

19. Pinnekjøtt

El pinnekjøtt, platillo típico noruego que se traduce literalmente como carne de palo, es la comida principal de la Navidad en el oeste del país. Se prepara con costillas de cordero saladas que se desalan por 30 horas. En las carnicerías noruegas se consiguen las costillas ya desaladas y listas para cocinar.

Se llama carne de palo porque en la receta tradicional las costillas de cordero se ponen sobre ramas de abedul sin corteza, aunque la modernidad ha llevado a utilizar una rejilla metálica. Se sirve con purés o vegetales cocidos y se acompaña con aquavit, cerveza o vino tinto.

Los noruegos aplican la regla del 30/3 para que la carne quede perfecta. Esta consiste en 30 horas de desalado y 3 horas de cocción al vapor.

La primera receta documentada de pinnekjøtt data del siglo XVIII, aunque se cree que esta manera de comer cordero es más antigua.

Se estima que 1/3 de los noruegos come pinnekjøtt la víspera de Navidad, mientras que un 70 % lo hace durante las fiestas.

El plato fue incluido en 2017 en la lista de tradiciones alimentarias protegidas.

20. Ribbe

El ribbe es un platillo de costillas de cerdo que disputa al pinnekjøtt la supremacía como comida principal de la Navidad noruega.

El costillar se cocina lentamente y la idea es que quede crujiente subiendo el fuego al final.

Se acompaña con chucrut, salchichas, albóndigas y otras contundentes guarniciones que aportan calorías en el helado invierno noruego.

¿Qué se come en Oslo?

Los restaurantes de la capital noruega ofrecen todos los platillos de la cocina nacional.

Los noruegos comen mucho pescado y frutos del mar y en Oslo encontrarás variados platillos de salmón, bacalao, trucha fermentada y cangrejo rojo real, incluyendo las populares albóndigas de pescado.

Los estofados de cordero, ternera y cerdo, así como los platos nacionales más exóticos (filetes de reno y de ballena y pescado gelatinizado con soda cáustica), también están disponibles en los restaurantes oslenses.

¿Cuál es la bebida típica de Noruega?

El aquavit, de una graduación alcohólica de 40 %, es la bebida nacional de Noruega. Un destilado de papas y granos aromatizado con hierbas y semillas de alcaravea, eneldo, comino e hinojo, entre otras.

Su primera referencia data de 1531 en una carta dirigida al arzobispo de Noruega, que menciona un aqua vitae (agua de la vida) que supuestamente curaba todos los malestares y enfermedades.

Es infaltable en la Navidad y en las celebraciones del 17 de mayo (Día de la Constitución).

¿Cuánto cuesta un café en Noruega?

Aunque su clima no es aptó para producirlo, Noruega es el mayor consumidor per cápita de café en el mundo.

A los noruegos les gusta el café fuerte y harinoso y en Oslo hay gran cantidad de cafeterías donde tomar lattes, cappucinos, espressos y cualquier variedad que desees.

Un cappucino cuesta alrededor de 4 euros en un restaurante, menos de la mitad del precio de una cerveza nacional de 500 c.c.

Comida típica noruega: desayuno tradicional

El desayuno típico en Noruega es a base de sándwiches de embutidos, rodajas de queso, lácteos para untar y mermeladas.

La mayoría de los noruegos bebe un café en el desayuno. Otros optan por un jugo de frutas o un vaso de leche.

Los huevos preparados de varias formas, el pan, los cereales y el yogur, son otras populares opciones de desayuno en el país nórdico.

¿Cuál de estos platos de la comida típica noruega te ha parecido más seductor?

 

Ver también:

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

30 pueblos y grupos indígenas de México con mayor población

40 comidas típicas en Italia que debes probar