in

30 comidas típicas de Guadalajara que tienes que probar

El mariachi y el tequila no es lo único que distingue a Guadalajara. Su gastronomía es igualmente motivo de orgullo para sus lugareños.

La cocina de esta ciudad se mantiene intacta desde sus primeros pobladores. Al picante los famosos tacos se suma un amplio menú de platos especiales de la cocina tapatía.

Te invito a descubrir las 30 comidas típicas de Guadalajara. Un recorrido de sabor y gusto.

Lee nuestra guía sobre los 15 mejores lugares turísticos de Guadalajara

1. Pozole con maíz de cacahuazintle

Hervido a base de maíz de cacahuazintle, una mazorca más grande y con granos más blancos.

El caldo está acompañado de carne de pollo o cerdo y se sirve en tazas de barro. Lleva lechuga, rábanos, cebollas y mucho, mucho limón.

La salsa picante viene en otro plato junto con las tostadas.

Una de sus características es que los granos son precocidos en una mezcla de agua y cal, para que pierdan la concha y así avanzar en la preparación.

2. Cazuelas voladoras para el calor

Se hicieron populares en Tlaquepaque, parte de la zona metropolita de la ciudad donde se preparan estos antojitos irresistibles al paladar.

Llevan una fantástica combinación de tequila y cítricos.

En una cazuela de barro se sumergen rodajas de naranja, toronja y limón, en una mezcla de agua mineral, tequila y refresco de toronja. La sal es al gusto y el hielo abundante.

Los turistas lo toman para refrescarse mientras pasean por la calles de esta comunidad de Guadalajara.

3. Tortas ahogadas

Son quizás el plato más típico de Guadalajara. Tanto que los lugareños pueden desayunar, almorzar y cenar, con este pan relleno de carne.

Es un pan birote salado (horneado hasta quedar dorado) con una forma parecida al baguette y un sabor ligeramente agrio. Está relleno de carne en tiras, cubos o trozos y viene sumergido en salsa picante de chile de árbol de Yahualica, (por ello lo de ahogada) que la hace especial por su aroma y picor. Generalmente se acompaña de cebolla desflemada bañada en limón.

Aunque sin perder su esencia, lugareños han cambiado su receta rellenándolas con camarones, otras carnes y salsas.

4. Jericallas, la receta de la monja

Postre 100 % tapatío, como llaman a las personas nacidas en Guadalajara, se prepara con leche, huevos batidos, vainilla, canela y azúcar.

La mezcla se hierve y luego se deja enfriar hasta que esté tibia. Después se hornea hasta que la superficie quede dorada. ¿El resultado? Un rico, firme y cremoso dulce.

Lo mejor es que las jericallas las consigues en todas las ventas de comida, desde las más baratas hasta las más caras.

Su historia se remonta al siglo XIX cuando la monja Jérica creó un rico postre para los niños de un albergue, en el centro de Guadalajara.

5. Las carnes en su jugo son una tradición

De los platillos más tradicionales de Guadalajara, sopa acompañada con el sabor de los frijoles.

La carne se fríe en la misma cacerola donde previamente se cocinó el tocino. Una vez lista, se baña en una suculenta salsa de cilantro, cebolla, tomates, chiles serranos y ajo. Los frijoles se vierten junto con un consomé de pollo. Se acompaña con rábanos, cebolla picada y la siempre popular tostada.

6. El popular menudo para la resaca

Para recuperar la energía después de una resaca nada mejor que el menudo, un exquisito platillo a base de panza de res en caldo rojo.

La salsa de chiles guajillo, ajo y sal, cubre la panza picada en cuadritos y cocida con cebolla, hierbabuena y orégano.

7. Las aguas frescas de Chaplin

Las bebidas para combatir el calor abundan en toda Guadalajara, pero como las aguas frescas de Chaplin conseguirás pocas.

Las hay para todos los gustos. A las tradicionales mexicanas como la horchata se suman las de ciruela, mango, guayaba y fresa. Las clásicas de Jamaica y tamarindo son las más refrescantes de todas.

Esta costumbre de más de 40 años sigue vigente porque a la elaboración de las aguas no se les ha incluido la fruta fresca artesanal.

8. Las quesadillas del Tianguis del Sol

Difícilmente están ausentes en la mesa de los tapatíos. Son un plato delicioso, especialmente si las comes en el Tianguis del Sol, en la avenida Copérnico.

Son tortillas de maíz que también se pueden conseguir de trigo que al doblarlas a la mitad, parecen una media luna.

La receta original es con relleno de queso fundido, pero con el tiempo esto ha cambiado un poco.

El huitlacoche, hongo comestible que vive en las mazorcas de maíz, champiñón y carne, son algunos de los nuevos ingredientes que dan sabor a este platillo 100 % mexicano.

9. Los raspados refrescantes

Si estás en Guadalajara tendrás que hallar una forma de combatir el calor y los raspados refrescantes, son una de ellas.

Se trata de uno de los antojitos más frescos y de fácil preparación hallados en las esquinas. Solo hay que raspar el hielo y combinarlo con jugos de cola, tamarindo, fresa, entre muchos otros sabores.

El Diablito es uno de los raspados especiales, una extraordinaria combinación entre tamarindo, hielo, chile y chamoy, condimento a base de salsa de fruta deshidratada de sabor entre dulce, picante y ácido.

Son ideales para la sed después de pasear por el Parque Morelos.

10. La tradicional birria

La birria es uno de los platillos que enorgullece a Jalisco, aunque se puede acomodar con carne de res, cerdo o borrego, la original es con chivo.

Primero mezclan los chiles con orégano, pulque (bebida que se obtiene de la fermentación del maguey) y sal. Luego lo vierten en una olla con las piezas de chivo y va a la nevera por un día.

En el segundo paso mezclan pencas de maguey con el chivo y lo llevan a cocción. Por último, vierten una salsa de jitomates sobre la carne. El resultado: una deliciosa birria típica de Jalisco.

11. Burrito

De las comidas más famosas de México, los burritos. Sí, en Guadalajara también son muy demandados.

Es una tortilla de harina de trigo enrollada y rellena de carne asada y frijoles. Con el tiempo y sobre todo por la influencia de Estados Unidos, la combinación de sabores se ha ampliado.

Los puedes comer también con arroz, salsas, vegetales, pollo, pernil, cerdo, entre otros ingredientes. Normalmente se consume como almuerzo o cena.

12. Los tacos

La comida por excelencia que representa la gastronomía mexicana es el taco. Famoso en todo el mundo y en Guadalajara, nunca falta.

La variedad de rellenos de esta tortilla de media luna, tostada o blandita, hará que nunca te canses de comerlas. Puedes pedirlos de carne asada, pernil, birria jalisciense, frijol, mole, vegetales y cerdo. Si los prefieres más resueltos puedes combinarlos.

13. Los lonches Amparito

Son un plato especial de pan de birote que se puede disfrutar con diferentes rellenos y combinaciones; jamón, pierna, panela, lomo, chile, aguacate y queso. Todos los gustos serán satisfechos.

La venta de lonches abunda en Guadalajara, pero los de más tradición están en Amparito, en el centro histórico de la ciudad. Más de 50 años y largas colas a diario son la mejor muestra del sabor de este platillo.

14. Las nieves de garrafa

Las nieves o helados son vendidos en todos los rincones de la ciudad para combatir el calor, pero las nieves de garrafa tienen otro tipo de preparación que dejará fascinados a quienes deseen probarlas.

Su elaboración es artesanal e implica un gran esfuerzo porque se da vueltas y vueltas a los ingredientes en el interior de una garrafa. El hielo tiene sal en grano para que no se derrita y dependiendo del contenido, puede tardar de 90 a 120 minutos en estar lista.

Lo especial es que siempre son elaboradas con frutas de temporadas, por lo que la frescura es su principal atractivo. La nieve tiende a estar cristalizada.

15. Los taquitos de la Minerva

Hay de todos los tacos en Guadalajara. Son la comida por excelencia de todo México. Aunque los hallarás con todas las combinaciones, ninguno como los del restaurante Minerva.

Puedes pedirlo de torta ahogada y ahogadita, en ambas quedan bien dorados y llevan papa y frijol. Las Gringas son con queso y la carne de tu elección. Al vapor se sirve con papa, frijol, pierna y chicharrón.

Si estás de paseo familiar o de fiesta con tus amigos, Minerva siempre estará esperando para ofrecer los mejores tacos de su variado menú.

16. Las nieves del Polo Norte

Guadalajara tiene una tradición de más de 100 años en las nieves del Polo Norte. Este emblemático sitio se hizo un espacio en el paladar de los tapatíos tras varias generaciones.

La variedad de nieves supera los 40 sabores y los puedes pedir en barquilla, vaso y garrafa. La presentación es tan buena que no podrás evitar probarlas.

17. Unos dogos para la noche

Los dogos o hot dog son muy populares también en Guadalajara, sobre todo si son del restaurante Oscarín. Son ricos y rápidos de preparar.

Es un pan suave al que se le añade una salchicha en el medio. Le puedes agregar papas fritas, guacamole, chile, salsas, plátanos, queso, berenjenas, maíz, entre otros ingredientes.

18. Los famosos «tacos parados» de Los Alteños

Una parada obligatoria para comer tacos es en Los Alteños. Su popularidad no es cuento, pues el restaurante siempre está lleno.

Los lugareños lo recomiendan por la variedad de rellenos, entre ellos, los deliciosos de carne, chorizo y queso. Las salsas no pueden faltar para aportar más sabor al bocadillo.

Una particularidad de Los Alteños es que no llevan la cuenta de cuántos tacos has pedido o comido. Confían en el cliente al este pagar.

19. Los lonches de Karlos

Si los lonches de Amparito son toda una tradición, los de Karlos no se quedan atrás. Un amor que nació hace casi 40 años por la elaboración de este platillo que sigue siendo referencia en Guadalajara.

Una familia en la Colonia Providencia comenzó a preparar la combinación perfecta del auténtico birote, la salsa secreta y la carne, receta que no tardó en trascender.

El pan de birote con bistec, aguacate, cebolla, tomate y salsas, es una de las delicias que no puedes dejar de probar en Guadalajara.

20. Donitas del centro

Harina, levadura, azúcar, leche, mantequilla y huevos. Eso es lo que se necesita para preparar el famoso dulce, uno que por su sabor se ha convertido en una merienda tradicional en Guadalajara.

Las de moda son las de Nieves y Donas Fiestas, que desde hace más de 70 años ha conquistado el paladar de los tapatíos, con la receta de la bisabuela que la trajo como novedad de California.

Aunque hallarás donas en toda la ciudad, solo hay tres sitios con las originales y su ingrediente secreto. Ya te hemos dicho dos, tu trabajo será conseguir el tercero.

21. Una orden de tacos

Otra vez los tacos. Y sí, esta maravilla de la gastronomía mexicana tiene que estar en la mesa de todos los visitantes de Guadalajara.

Ya sabes que son tortillas tostadas o suaves, pero en El Ranchero tienen uno menos común: El planchado. Esta variedad la preparan especialmente con queso derretido, pero puedes pedirla a tu gusto.

Los tacos de barbacoa en El Ranchero tienen un sabor especial. Si vas a Guadalajara tendrás que dejarte seducir por sus diferentes estilos.

22. Los Dogos Meños

Sencillo para el tapatío común, así es Dogos Meños, un restaurante tradicional por sus sabrosos hot dogs. Su dueño, Manuel Arias, te da una atención especial.

La combinación de tamaños e ingredientes son parte del encanto de estos perros calientes. Cuando llega el hambre, Dogos Meños será una buena opción.

23. Los Croissants Alfredo

Los croissants más sabrosos que puedes probar son los de Alfredo. Aunque a la vista son muy llamativos por su toque brillante, es en el interior donde realmente se esconde el secreto del sabor.

Los hay rellenos de chocolate, con fresas y de manzanas con canela, croissants que difícilmente serán esquivos a tu paladar. Los turistas siempre quieren comer y llevar más y más.

Como muchos de los negocios de comida en Guadalajara, Croissants Alfredo viene de una larga tradición familiar que espera seguir atrayendo a los más fieles clientes con sus sabores.

24. Los jugos y licuados de Tita’s en Santa Tere

De probar los jugos y licuados de Tita´s no te salvarás. Ya son parte del folclore de Guadalajara.

Ofrecen 5 opciones para mejorarte de una gripe. Si tienes dolor de estómago, una bebida ligera que te limpiará la flora intestinal y si acaso están bajas tus defensas, también habrá una solución.

Entre el menú de bebidas de frutas frescas destacan las que ayudan a subir el hierro y el potasio, las que disminuyen el estrés y curan el mal de amor, sí, leíste bien, el mal de amor.

Lo mejor de Tita’s en Santa Tere es que puedes crear tus combinaciones de batido y si gustas, le añadirán su toque especial para perfeccionar tu propia receta.

25. Tejuinos

Es una de las bebidas que más se vende en Guadalajara. Si estás de visita seguro alguien en bicicleta te la va a ofrecer.

Es un jugo a base de maíz y de dulce de caña de azúcar que hacían grupos étnicos de México.

Se prepara con limón, sal y chile al gusto. Es de sabor agridulce y con bajo o ningún grado de alcohol. Además, mezclado con leche materna o diluida en agua es consumido por lactantes y niños, por lo que puede considerarse como un complemento en su dieta.

26. El pozole de La Chata

El pozole es uno de los platos más populares de La Chata, restaurante muy visitado por los turistas por su ubicación: al lado de la Catedral en el centro de la ciudad.

Aunque el pozole es variado, el pollo es el más pedido por su sabor. Este hervido es una delicia que mezcla los sabores de la cebolla, el ajo, el rábano, el chile y el limón. Por supuesto, acompañado de tostadas.

La Chata también ofrece variedad de platos tradicionales para complacer paladares.

27. Enchiladas tapatías

Las enchiladas son una variedad de las tortillas que puedes encontrar en todo México, pero en Guadalajara tienen su receta especial.

Los chiles los despepitan y muelen con cebolla, ajo y sal. Luego se sofríen y queda lista la salsa.

La tortilla pasa por la salsa y se sofríe. Se rellena de queso y se enrolla. Para servir se les coloca más queso, lechuga y cebolla en rodajas. El relleno lo puedes variar con carne y cerdo.

28. Las fajitas

Tipo fajitas es otra manera de comer las típicas tortillas. Vienen sin relleno, pero las acompañan de carne, frijoles, cerdo y cualquier otro ingrediente de los llamados fuertes.

Lo bueno es que puedes rellenarlas tú mismo y mezclarlas a tu antojo. No olvides el guacamole, le da el sabor más tradicional.

29. Birria en Las 9 Esquinas

Antiguamente se pedía de chivo pero ahora la birria puede ser de carne de res o cerdo. En Las 9 Esquinas se ha hecho popular comer este platillo de la alta gastronomía de Guadalajara.

Lo preparan en salsa con diferentes especias y chiles que son cocinados en horno. Queda tan suave y jugosa que se derrite en tu boca. Y por supuesto, no falta la tostada para acompañar.

30. Ricas capitoradas

Las capirotadas son preparadas en todo México pero cada región le da un toque especial que las hace únicas.

Este postre va entre las dos capas de tortillas, en Guadalajara. Se coloca pan de birote rebanado y bañado en miel. Lleva pasas, queso, almendras. La canela y los clavos le dan un sabor especial.

La compleja elaboración de este platillo que supera diferentes fases para que sus ingredientes alcancen su punto, ha hecho que sea menos frecuente conseguirlo en los restaurantes, pero las familias y sitios de mayor tradición todavía conservan esta receta.

Si quieres que la capirotada tenga menos grasa, dora el pan rebanado en un comal a fuego bajo y aparta la mitad. Derrite la manteca en un recipiente a fuego bajo para que no se queme, mezcla con el aceite vegetal y fríe los panes.

Antes el pan se freía, pero además de provocar una digestión muy pesada, tal cantidad de grasa era considerada dañina. Puedes colocar los panes fritos en un papel absorbente para que escurra.

Para la miel debes poner el agua en un recipiente amplio y calentar a fuego medio. Agrega el piloncillo, la cebolla y los jitomates en trozos grandes. Añade la canela, los clavos, la pimienta y el anís. Deja que la mezcla hierva, se disuelva el piloncillo y se cocinen los jitomates y la cebolla. No dejes que se consuma el líquido. Retira del fuego y cuela (puedes machacar el jitomate en el colador para extraerle la mayor cantidad de pulpa posible).

¡Qué rica es Guadalajara!

La cocina tapatía es de las más ricas en tradición. Aunque no debería ser un problema, su variedad de platillos te hará difícil decidir entre cual probar primero. Mi consejo, comienza con cualquiera. Ninguno te decepcionará.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores también conozcan las 30 comidas típicas de Guadalajara.

 

Ver También:

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los 15 mejores hoteles todo incluido en Riviera Maya donde hospedarte

10 Cosas Por Hacer En Pareja En Acapulco