in

Cómo empacar zapatos en una maleta de viaje

Cuando arreglas equipaje para viajar, ¿eres de las personas que termina llevando cosas en la mano o dejando algunas importantes porque tus zapatos ocupaban mucho espacio?

Al viajar, la idea es llevar lo que necesitas, esto también incluye los zapatos ideales. Pero si organizarlos es un dolor de cabeza para ti, no te preocupes. En este artículo te traigo unos tips muy útiles que te ayudarán en el dilema de cómo empacar zapatos en una maleta de viaje.

Cómo empacar zapatos en una maleta:

1. Coloca cada par uno frente al otro, talón con punta

No van sueltos como caigan ni suela con suela, pues ocuparían más espacio y sería más incómodo manipularlos.

El colocar cada zapato uno frente al otro, donde se unan el talón de uno con la punta del otro, ayudará a que ocupen el espacio necesario.

Así podrás acomodarlo más fácilmente, bien sea en la parte baja de la maleta, en uno de los laterales o en cualquier bolsillo disponible. De esa manera tendrás la opción de colocar cosas encima, a su lado o entre ellos.

Recuerda haber limpiado bien las suelas, especialmente si no utilizas ningún tipo de bolsas o papel para cubrirlos.

2. Empaca cada par por separado

Procurando que ya estén envueltos o guardados en una bolsa o papel film, puedes colocarlos por par en un solo paquete, haciendo pequeños bloques que ocupen menos espacio.

De esta forma, los puedes ubicar en la parte baja, en uno de los laterales de la parte baja o en el centro de la maleta. Con esta alternativa también colocar lo demás alrededor de los zapatos.

Colócalos abajo para que sirva de contrapeso y le brinde más equilibrio y peso a la maleta.

3. Empaca varios pares juntos

Puedes empacarlos en una misma envoltura o bolsa para que así ocupen toda la parte baja de la maleta.

También puedes colocar un par encima del otro y formar un bloque en vertical. Guardados así, te serviría ponerlos en los laterales o en el centro de la maleta.

Tenerlos todos juntos te facilita que al buscarlos, sepas exactamente donde están. Puedas moverlos de un lado a otro con facilidad y empacarlos en forma de bloque como te lo mencioné anteriormente.

4. Cada zapato suelto, en los bordes internos de la maleta

Se trata de poner cada zapato suelto, con la suela hacia el borde interior de la maleta, procurando que el cuerpo del zapato vaya quedando hacia adentro.

Si tienes varios pares de zapatos, puedes “forrar” el borde interior de la maleta con tus zapatos.

Lo práctico de este tips, es que te sirven de soporte a todo lo que lleves en la maleta. Además, sabrás dónde está cada uno, los tendrás a la vista y podrás tomarlos sin tener que remover todo el equipaje.

Para esta forma de empacar los zapatos, no olvides limpiarlos muy bien y envolverlos o guardarlos en una bolsa antes de empacarlos en la maleta.

5. Empaca en los bolsillos de la maleta

Si algunos de tus zapatos son finitos o pequeños puedes llevarlos en los bolsillos delanteros de la maleta o en el bolsillo de malla que suele estar en la tapa que cierra.

Lo ideal es que coloques un par del mismo modelo. Parece obvio, pero si colocas un par de zapatos donde cada uno sea diferente, corres el riesgo de no saber dónde está el compañero y eso te haría revolver todo el equipaje, algo que no te ayudaría a mantener el orden y que te hará perder tiempo.

6. ¿Qué hacer con los tacones?

Si llevas de tacón (alto o mediano), envolverlos en papel film es la alternativa más viable.

En estos casos, ya cada zapato envuelto delicadamente con papel film, debe colocarse un zapato sobre el otro (ubicados en un borde de la maleta y sin que haya ropa debajo), tomando en cuenta que ambos tengan los tacones en direcciones opuestas.

Otra opción que te ayudará con el mejor uso del espacio y el cuidado de cada pieza, es colorcalos de frente, punta- talón, obviamente a un lado de la maleta y sin que haya ropa debajo.

7. Rellena cada zapato

Hay quienes sugieren rellenar los zapatos con ropa interior, los calecetines, cargadores pequeños  que quepan sin forzarlos (el de tu celular, por ejemplo), tubos pequeños de cremas y cosas perecidas.

Esto te permitirá ahorrar espacio y evitar que los accesorios pequeños se te extravíen. Ten en cuenta que, por el bien de tus zapatos, no es recomendable colocar dentro de ellos piezas con filos que puedan dañar tus calzados o que puedan lastimarte cuando vayas a sacarlos de los zapatos.

En caso de que decidas guardar tu ropa íntima dentro de tus zapatos, envuélvela con papel o con una bolsa que los proteja.

De hecho, todo lo que quieras colocar dentro del zapato para rellenarlo, guárdalo primero en una bolsa pequeña (de plástico o de tela) o cualquier tipo de papel que no manche. Así evitarás que se rompan, derramen, manchen, impregne de algún olor o deteriore el diseño interno.

Puedes rellenarlos con papel periódico, más bolsas plásticas (verifica que no tengan olores o líquidos), prendas de ropa como calcetines, pañuelos, pañitos de tela, accesorios, cinturones, joyas.

El rellenarlos también ayuda a mantener la forma y diseño de tu zapato. Mientras más cuidas la forma del zapato, más te dura y te brinda mejor su belleza y comodidad.

También es importante que uses algún desodorante para calzados de los tantos que hay en el mercado.

8. Utiliza cubos organizadores 

La gran ventaja de los cubos organizadores es que te delimitan el espacio exclusivo para cada artículo. Puedes seleccionar el cubo de acuerdo con la cantidad de zapatos que decidas llevar a tu viaje.

Lo debes colocar en el lugar más apropiado de tu maleta. Como te mencioné antes, es mejor en la parte baja para ayudarte con el equilibrio y dominio del peso global.

Aunque empaques los zapatos en los cubos, es ideal guardarlos en bolsas o envueltos y, por supuesto, limpios e higienizados.

9. Procura empacar solo los más pequeños o delicados

Ubicar en la maleta los modelos más pequeños, finos o delicados es la mejor forma de hacer rendir el espacio de nuestra maleta.

En caso de que debas llevar modelos grandes, con suelas bastante gruesas o de plataformas, lo mejor es que no los empaques. Pueden ir contigo en el viaje, pero llévalos puestos, sobre todo si tienden a pesar mucho.

Si tus calzados tiene accesorios metálicos, tenlo muy en cuenta para el momento en el que pases por la revisión de seguridad del aeropuerto (en caso de que viajes en avión, claro está).

10. ¿Qué hacer con los de diseños con joyas o telas delicadas?

Usualmente las prendas de ropa o zapato que tienen joyas o bisutería se enganchan muy fácilmente con los objetos que estén alrededor o entre ellos mismos. Por ello, ve a lo seguro y empácalos en pares por separado.

Revisa que cada zapato no se enganche con su par. Si eso fuera posible, envuelve a uno de ellos en un pañito fino o un pañuelo.

No olvides rellenarlos para preservar el diseño y forma, en especial si vas a eventos tan formales como bodas o eventos afines.

11. Encima de la ropa también es una opción

Una alternativa ideal cuando llevas un solo par de zapatos en la maleta. Empacas bien toda la ropa y lo que ocupas llevar en general. Entonces, ya envueltos, colocas los zapatos encima de todo lo que estén en el equipaje.

Si son tacones de taco o punta, colócalos de costado cada uno. Si son zapatos bajitos o planos, puedes colocarlos con la suela hacia arriba, que queden en contacto con la tapa que cierra la maleta.

De esta manera, el diseño del pie del zapato se acomoda con lo acolchado de la ropa que hay debajo y se maltrata mucho menos.

Las botas también irían de costado como los tacones. Dentro de su tubo alargado, puedes guardar algo y aprovechar ese pequeño espacio.

 

Tips extras sobre cómo empacar tus zapatos

Limpia bien todos tus calzados antes de empacar

Recuerda que son artículos que se usan con frecuencia y están totalmente expuestos al sucio de la calle. Por lo que antes de empacarlos, toma un tiempo para limpiarlos e higienizarlos bien.

Puedes usar un cepillo pequeño de cerdas, no muy suaves pero tampoco tan rígidas, para que no los rayes. Quita todo el sucio de las suelas y los bordes laterales del calzado. Dependiendo del material y tipo de tela que sean, usa agua, soda o al seco.

Hay unos desodorantes en espray para higienizar los zapatos. Si accedes a Amazon, podrás tener una idea de las variedades que existen y verás cuál se ajusta a ti.

Cualquiera que elijas, asegúrate de colocarlo bien dentro de cada zapato, para que logre el efecto deseado: refrescar, desodorizar y eliminar bacterias y hongos.

El kit del asunto está en que todos los zapatos que vayas a empacar queden libres de sucio, gérmenes y malos olores, pues irán junto a tu ropa y demás cosas.

Si los usas a diario, límpialos la noche antes del viaje. Si los usas ocasionalmente, hazlo par de días antes y los dejas al aire libre.

Colócalos en una bolsa o papel film

Sea que empaques uno por uno, por par, por pares separados o varios pares juntos, lo más recomendable es que los coloques en una bolsa, sobre todo por razones higiénicas.

Puedes emplear las plásticas que se usan para el supermercado, las de tela o cualquier material parecido al que traen los zapatos cuando los compras.

También puedes usar el papel film, que es un plástico que se adhiere al zapato y puedes, incluso, compactarlos un poco más. Además de que evita que se pegue el sucio y el polvo, en caso de que lleves calzados de gamuza.

Al colocarlos en bolsas o envueltos, evitas que tengan contacto directo con la ropa y el resto de los artículos que llevas. Básicamente por lo que puedan tener las suelas, además de los olores particulares de los zapatos.

Elige los zapatos que empacarás según las actividades 

Haz un repaso de varios aspectos importantes del viaje.Unos de esos aspectos es la estación climática en la que estarás. Esto te ayudará a decidirte por calzados cubiertos o abiertos y cuáles son los ideales para ese tipo de climas.

También las actividades que realizarás durante el viaje. Para ello puedes preguntarte si tendrás encuentros formales o informales, actividades al aire libre, si harás ejercicio.

Con todo esto, elabora algunas ideas preliminares o definitivas de los atuendos que llevarás. ¡Listo! Ahora guiándote por esos looks, elige los zapatos que creas que son convenientes llevar.

Este truco hace la diferencia, ya que te llevará a elegir los zapatos más adecuados. Con esto evitarás llevar más o menos zapatos de los que debes.

En la lista de todo el equipaje, anota los zapatos

En la lista donde anotas todo lo que llevarás a tu viaje, apunta bien detallado los zapatos que elegiste. Colócalos como uno de los artículos principales. Recuerda que son parte esencial de tu atuendo.

Te recomiendo que el apartado donde anotes tus zapatos, lo resaltes con un color llamativo para que, al verlo, no se te pase por alto.

Anota, así mismo, dónde los empacarás o con qué los envolverás, así no se te pasará nada al momento de organizar y hacer la maleta. Ten a mano todo, de manera que no pierdas tiempo en buscar lo que te haga falta en el último momento.

Lleva máximo tres pares de zapatos

Con llevar tres pares para distintas ocasiones será suficiente. Trata de que alguno, por lo menos, sea para vestimentas y situaciones diversas.

El otro dato importante es que te fijes en que sean diseños cómodos y puedas combinar, por lo que el color también es fundamental. Procura que sean de colores neutros (negros beige o blancos). Estos colores facilitan su combinación con todo lo que lleves.

Con tres pares es más que suficiente, sobre todo si se trata de un viaje que dure, más o menos, una semana.

¿Qué tipo de zapatos llevar según la ocasión?

Lo que debes hacer es simplificar. Lleva unos casuales, unos deportivos o para ocasiones de descanso y otros especiales acordes a ocasiones muy específicas. Por ejemplo, si vas a una playa o un evento social o laboral.

Si el problema es que uno de los pares de zapatos es de gran volumen y pesado, estos puedes llevarlos puestos.

Esta recopilación es el resultado de diversas experiencias y consultas hechas a través del tiempo. De seguro toda esta información será de gran valor para tus amigos, familiares o compañeros de trabajo, así que sería excelente si compartes con ellos este artículo.

Saca el mayor provecho a los tips y ve cuáles de ellos son afines a tu forma de ser y organizarte. Y cuáles te funcionan para cada tipo de viaje. Después de todo, cada quien tiene su sello personal.

 

Ver también:

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Bioparque Estrella México, todo lo que debes saber

Las 10 mejores tortas en Tijuana que tienes que probar