in

¿Cuáles Son Los 10 Mejores Tipos de Turismo en México?

Si te gusta viajar a México o tienes pensado hacerlo, te invito a que respondas las siguientes preguntas. ¿De qué manera te definirías como turista?, ¿eres ecoturista, turista de aventura, turista cultural  o turista gastronómico?

Si no tienes aún una respuesta precisa, sigue leyendo para que conozcas los 10 tipos de turismo más importantes de México.

1. Turismo de Aventura

Es un concepto muy amplio porque de casi cualquier cosa se puede hacer una aventura, aunque sea de dudosa conveniencia.

El turismo de aventura es el que realizan las personas que –por explorar un territorio– son capaces de hacer un trayecto en auto, otro en bicicleta montañera, a lomo de mula, el penúltimo a pie y el último haciendo escalada.

Sus practicantes se desplazan a toda velocidad por tirolesas situadas a varias decenas de metros del suelo o escalan la Peña de Bernal por la ruta más peligrosa.

Algunas de las especialidades más excitantes del turismo de aventura son descenso de ríos (rafting), puenting, rapel y vuelo en parapente.

Muchos de los aficionados a esta corriente turística se detienen a admirar la flora y la fauna, emparentándose con el turismo ecológico o ecoturismo.

En México hay muchos destinos con excelentes espacios para practicar el turismo de aventura, entre ellos están: Barrancas del Cobre (Chihuahua), Agujero de las Golondrinas (San Luis Potosí), Jalcomulco (Veracruz) y Cascada Cola de Caballo (Nuevo León).

2. Turismo Deportivo

Es realizado por una amplia gama de viajeros cuya principal motivación es practicar un deporte o ver un evento deportivo.

Entre estas especialidades se encuentran la pesca deportiva, el maratón y el triatlón, la motonáutica, el buceo, las competencias de autos, el ciclismo, la vela y muchas otras disciplinas.

Incluye a los pescadores y buceadores que van a la Riviera Maya, Los Cabos o la Riviera Nayarit, atraídos por la posibilidad de atrapar un ejemplar de una determinada especie o para admirar la vida debajo de unas aguas particulares.

Aquí entran los que van a la Laguna de los Siete Colores en Bacalar, el Lago de Pátzcuaro, la Bahía de Banderas, Mazatlán, Puerto Vallarta, Cancún o Ciudad del Carmen a practicar motonáutica (carreras de lanchas motoras).

Los visitantes de una ciudad mexicana en ocasión de la Serie del Caribe (en el caso de los fanáticos del béisbol) o de un juego importante del campeonato de fútbol, también pertenecen a esta categoría.

3. Turismo de Negocios

Esta modalidad aprovecha los viajes o eventos de negocios para dar a conocer los atractivos de una ciudad entre los viajeros.

Por ejemplo, si se realiza un congreso en Ciudad de México sobre teléfonos móviles, juguetes, coches o cualquier otro sector económico y los organizadores prevén que los asistentes, en sus ratos libres, puedan de conocer el Zócalo, el Palacio Nacional, el Bosque de Chapultepec y Xochimilco.

Si se trata de una exposición mundial de artículos de cuero en León, Guanajuato, los curtidores de pieles y fabricantes de zapatos van a ver el Templo Expiatorio, la Catedral Basílica Metropolitana y el Arco de la Calzada.

A veces los ejecutivos que asisten a estas reuniones de negocios están tan ocupados que los tours turísticos solo son aprovechados por sus acompañantes.

4. Turismo Cultural

Atrae a los turistas motivados por conocer y disfrutar los rasgos culturales materiales y espirituales de determinados pueblos, sociedades o sus facetas específicas.

Incluye a los interesados en la música y la danza de la época precolombina, que recorren las fiestas y festivales en los que se presentan estas manifestaciones culturales, como la Guelaguetza en Oaxaca o los Parachicos de la Fiesta Grande en Chiapa de Corzo.

En esta clase entra el turismo arquitectónico o monumental, que atrae a las personas interesadas en ver edificaciones prehispánicas, museos, iglesias  y monumentos desde una óptica artística y cultural.

También las que acuden a las ferias de libros y festivales literarios (como la Feria del Libro de Guadalajara) a conocer escritores y a conseguir que estampen su autógrafo en un ejemplar de su última novela.

Una subcategoría que puede entrar acá es la de los turistas que van a conocer las locaciones de las grandes películas (turismo cinematográfico) o los fans de Dan Brown, que viajan a hacer los mismos recorridos de los personajes de sus famosas novelas, aunque de manera menos trepidante.

Aquí también pueden estar incluidos los turistas funerarios, gente que viaja para visitar las tumbas de personas porque las admiran o por la belleza de sus mausoleos.

La tumba de José Alfredo Jiménez – en el cementerio de Dolores Hidalgo– es muy visitada, tanto por el aprecio del que gozó y sigue gozando el cantautor como por el mausoleo, que tiene la forma de un descomunal sombrero de charro.

5. Turismo Religioso

Esta es una de las corrientes turísticas más antiguas de la humanidad, desde que los fieles cristianos empezaron a peregrinar a Tierra Santa (Jerusalén y otros lugares) y los musulmanes a La Meca.

Es probablemente el único turismo “obligatorio” que existe, ya que el Islam prescribe que todo mahometano debe ir a La Meca al menos una vez en la vida.

En México el turismo religioso es practicado por los cientos de miles de personas que viajan para hacer la Ruta del Peregrino, que tiene como punto final el Santuario de la Virgen de Talpa en el Pueblo Mágico jalisciense de Talpa de Allende.

Igualmente, los que se desplazan para hacer la peregrinación del Cristo Roto de Aguascalientes o la de la Virgen de San Juan de los Lagos en los Altos de Jalisco.

También entran en esta clasificación las personas que van a un determinado santuario a agradecer a un santo milagroso por favores recibidos.

6. Turismo Gastronómico

Esta línea turística reúne a las personas que desean vivir experiencias culinarias relacionadas con regiones, pueblos y especialidades gastronómicas.

Son los chilangos que cada cierto tiempo van a Puebla a comer mole poblano en su restaurante predilecto o en uno diferente cada vez para conocerlos todos.

También están los fanáticos de las cervezas artesanales, que son capaces de ir de una ciudad a otra para conocer una nueva cerveza.

Hay que mencionar a los que recorren los pueblos de la costa en busca de las langostas o los camarones más deliciosos y los que hacen paseos por las regiones vitivinícolas de México (el Valle de Guadalupe y otros) para hacer degustaciones en sitio.

Las personas que viajan por el vino y sus maridajes también reciben el nombre de turistas enológicos.

7. Turismo Arqueológico

Para los aficionados al turismo arqueológico, México es un paraíso. Si los interesados en la civilización maya van a Chichén Itzá (Yucatán), Palenque (Chiapas) y Tulum (Quintana Roo), aún les faltaría por conocer varias decenas de importantes yacimientos de esta cultura precolombina en territorio mexicano.

Los apasionados por la civilización zapoteca viajan a Teotihuacán, Monte Albán, Yagul, San José Mogote, Zaachila y otros sitios arqueológicos.

Este flujo turístico gasta dinero en transporte, alojamiento, comida y otros servicios, que aportan el sustento a muchas de las familias que viven cerca de los yacimientos arqueológicos.

8. Turismo de Salud

Es el desarrollado por las personas que visitan los sitios con aguas termales para relajar y entonar el cuerpo con los baños cálidos y disfrutar de otras atenciones y posibilidades de esparcimiento.

De lugares con solo pozas de agua caliente para bañarse que fueron en principio, muchos de estos sitios se han transformado en verdaderos spa, con expertos masajistas que alinean las chacras más desviadas, temazcales, baños de lodo para revitalizar la piel, servicios estéticos y otras especialidades para el solaz físico, espiritual, la salud y el bienestar corporal.

Las propiedades curativas de las aguas termales son debidas a su alta concentración de sales minerales y otros compuestos que contienen azufre, hierro, calcio, sodio, magnesio, cloro y bicarbonatos.

México es rico en aguas termales por la intensa actividad subterránea. De hecho, uno de sus estados se llama Aguascalientes por este motivo.

Algunos centros mexicanos de aguas termales son Los Azufres y Agua Blanca (Michoacán); Tequisquiapan (Querétaro); Ixtapan de la Sal y Tolantongo (estado de México); La Estacas, Agua Hedionda y Los Manantiales (Morelos) y El Geiser (Hidalgo).

9. Turismo Rural

Gran cantidad de personas que viven en las ciudades añoran la vida rural de los pequeños pueblos y aldeas, y se escapan cada vez que pueden a disfrutar del estilo de vida, los ambientes tranquilos y los productos agrícolas y pecuarios cultivados y criados a la vieja usanza en estas comunidades.

Unos cuantos avispados pueblerinos han preparado sus casas para alojar cómodamente a este tipo de turistas, que prefieren un trato directo y sencillo con sus anfitriones.

Se han desarrollado servicios de restaurantes, tiendas (principalmente artesanías) y paseos, así como eventos culturales y folklóricos para el disfrute de estos visitantes que salen de las ciudades en búsqueda de cosas que consideran más cercanas y auténticas.

Califican dentro de esta corriente infinidad de pueblos mexicanos por debajo de 2000 habitantes y con una mínima infraestructura para prestar servicios turísticos.

10. Turismo Ecológico

El ecoturismo a veces es confundido con el de aventura, pero son dos conceptos diferentes, aunque con frecuencia puedan superponerse en sus actividades.

Los principales objetivos de los ecoturistas son observar la fauna y la flora, disfrutar de los ecosistemas y de sus atractivos naturales. Son personas preocupadas por la preservación del medio ambiente y con frecuencia participan o colaboran con organizaciones ambientalistas.

Casi siempre son individuos a los que le basta con una habitación simple y una comida sencilla.

Algunas actividades típicas de los ecoturistas mexicanos son ir al Pueblo Mágico michoacano de Mineral de Angangueo a admirar millones de mariposas Monarca en su migración anual hacia el sur.

Igualmente les gusta visitar las playas de la costa del Pacífico para ver la migración de las ballenas, la liberación de los tortuguillos criados en cautiverio y los que visitan los santuarios del flamenco rosa en Yucatán, para deleitarse con el espectáculo de los espacios teñidos de rosado por la enorme cantidad de aves.

Es la corriente turística con mayor auge a nivel mundial ante las crecientes preocupaciones conservacionistas.

 

¿Crees que faltan otras categorías de turismo en este artículo? Te aclaramos que no quisimos incluir a los turistas sexuales y a los cinegéticos (los que viajan a cazar animales).

Envía este artículo a tus amigos de las redes sociales para que también compartan con nosotros su definición como turistas.

 

Ver También:

 

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las 50 Mejores Cosas que Hacer en Costa Rica

¿Qué Ver En El Acuario De Vancouver?