in

12 pueblos medievales de Cataluña que debes conocer

Cataluña creció y se expandió durante la Edad Media en el marco del auge del Imperio carolingio. De esa época quedó lo que hoy son sitios de gran interés turístico a lo largo y ancho de esta comunidad autónoma española.

Conozcamos 12 pueblos medievales de Cataluña que ostentan el encanto especial que les ha quedado de su pasado. Vivamos la aventura de volver a la época medieval.

1. Castellfolit de la Roca

Pueblo en la Zona Volcánica de la Garrocha sobre un risco de basalto de más de 50 metros de alto. Es toda una muralla creada por la naturaleza.

Sobre la “Cinglera de Castellfolit”, como se conoce este risco formado por una colada de lava de 200 mil años, se fundó y desarrollo Castellfolit de la Roca, uno de los pueblos medievales de Cataluña que mide menos de 1 kilómetro cuadrado.

Al pasear por el centro antiguo observarás casas y construcciones fabricadas con rocas y piedras basálticas, algo muy bonito de apreciar y conocer, siendo parte de las mil personas que habitan en Castellfolit de la Roca.

2. Peratallada

Peratallada forma parte del municipio de Forallac y está tan bien conservado que se decretó “Conjunto Histórico – Artístico”, denominación que le convierte en gran atractivo turístico de Cataluña.

Se trata de una población de menos de 500 habitantes que se formó y creció alrededor de un castillo, sin perder su esencia, presencia ni formas de vida.

Por los restos arqueológicos encontrados, los estudios han concluido que el origen de este pueblo medieval se remonta al menos a la época de los romanos.

3. Besalú

Pueblo de Cataluña muy cerca de Castellfolit de la Roca que mantiene su espíritu medieval, cuya entrada es atravesando un puente de piedra tal como se hacía en este período de la historia.

Sus calles empedradas te llevarán hasta el Monasterio de Sant Pere y a los antiguos baños judíos, ambos lugares cargados de interesante historia.

El pasado romano de este pueblo de 2400 personas estuvo marcado por la prosperidad generada por el comercio que se movilizaba a través de la Vía Annia.

Una muestra de ese próspero pasado es el taller de elaboración de piezas e instrumentos metálicos del siglo I después de Cristo, descubierto cerca de Sant Martí de Capellada.

Besalú fue en algún momento un condado independiente que sufrió por la peste negra. Aun así ha luchado por mantener y conservar su patrimonio.

4. Pals

Pals es una villa medieval entre sierras de unas 2400 personas, rasgo que la hace aún más bella y cautivadora. Es el mejor modelo para conocer el tipo y aspecto de las ciudades medievales ubicadas en esa zona del mediterráneo.

Según documentos encontrados, sus primeras construcciones datan del siglo IX, época en la que fue levantado su castillo.

El centro histórico del pueblo sobre una colina circundada por llanuras fue originalmente una zona pantanosa. Tras ser remodelada y restaurada, quedó con piezas decorativas y defensivas de épocas diferentes, que nos muestran lo que ha sido la vida a través del tiempo en Pals.

En una de las casas más impresionantes e imponentes está el Museo de Arqueología Submarina, un lugar que sí o sí debes visitar. Tampoco dejes de conocer la Torre de las Horas, el exponente más representativo de esta villa medieval, pues es una construcción de torre románica circular.

5. Monells

Monells es uno de esos pueblos medievales de Cataluña que se formó y se desarrolló rodeando al antiguo castillo de los Vizcondes de Bas, del que solo queda una muralla.

Se trató en la época medieval de un importante mercado que mantuvo y sustentó a un pueblo aún vigente.

La gente de Monells se dedica básicamente al turismo y el municipio, en la provincia de Gerona, se compone de Cruilles, Monells y San Sadurní.

Sus calles empedradas, algunas de las murallas y las torres de estilo románico, nos llevan fácilmente a recrear el pasado del pueblo.

También hay algunas construcciones de estilo gótico como la Plaza del Aceite y la Calle de los Arcos. Por sus características tan especiales y únicas, Monells está bajo la protección del Patrimonio Cultural Europeo.

6. Siurana

Siurana, pueblo medieval de Cataluña de solo 20 habitantes, está sobre un peñón de piedra caliza que mira hacia el pantano que se llama igual que el pueblo. Es por mucho uno de los pueblos medievales más bonitos de Tarragona.

Uno de los mejores y más llamativos atractivos es su pasado sarraceno. Su ubicación geográfica protegida por la Sierra de Gritella favoreció que se convirtiera en el último punto de la dominación musulmana en Cataluña.

Aún es posible ver y visitar las ruinas de su fortaleza, propiedad del walí o gobernador de Siurana, un fuerte en lo más alto de una cima con vistas hacia el valle, con un papel importante en la lucha entre moros y cristianos.

En el pueblo destacan las ruinas del castillo árabe levantado en el siglo IX, junto con sus casas y la “Plaça Vella”, Plaza Vieja.

Escaladores de todo el mundo han convertido a Siurana en un santuario  y lugar de peregrinación.

7. Miravet

Nuestro recorrido por los pueblos medievales de Cataluña no lleva hasta las orillas del río Ebro. Allí está Miravet, pueblo con un castillo levantado durante la segunda mitad del siglo XII, asiento de los guerreros Templarios.

El molino de Miravet tiene un aspecto muy notorio. Da la sensación de estar saliendo del río Ebro.

En este pueblo de 700 personas hay tradición de alfarería, por lo que posible encontrar a los artesanos del barro en el barrio “Raval dels Canterers”, donde podrás elaborar una pieza en el torno de alguno de los alfareros.

Un descenso en canoa por el río Ebro resultará en un paseo emocionante y divertido.

8. Guimerá

Guimera es para muchos turistas que le han conocido el pueblo medieval de Cataluña más hermoso de todos.

La localidad está en la provincia de Lérida con una imponente fortaleza que sirve de “vigilante”.

Una de las cosas que destaca en Guimerá son sus casas. Estas despuntan por su construcción realizada en piedra y detalles de decoración en sus ventanas y puertas. Asimismo, los arcos característicos y tradicionales de la época medieval aún se mantienen tal y como fueron elaborados inicialmente.

La distribución en forma escalonada, las galerías encubiertas, el cauce en que discurre el río y las casas, hacen que Guimerá parezca un laberinto repleto de pequeñas y estrechas calles.

Durante la segunda semana de agosto se celebra el Mercado Medieval de Guimerá, uno de los momentos más importantes para el pueblo y sus habitantes.

Durante ese fin de semana la decoración de estilo medieval se manifiesta en todas sus calles. Podrás visitar tiendas de artesanía y ver actuaciones sobre esta  época de la historia.

9. Tossa de Mar

Tossa de Mar está en la provincia de Girona, en la zona de la Costa Brava. Un pueblo de 5 mil habitantes dueño de una maravillosa fortaleza junto al mar, calificada como la “más fotogénica” de España.

Las murallas que rodean la fortaleza “encierran” el centro histórico del pueblo y aún se conservan intactas con todo el encanto medieval. En medio de ellas están 3 impresionantes torres cilíndricas denominadas Codolar, Ses Hores y Joanás.

Los hermosos muros de piedra se encargan de proteger y cuidar los caminos angostos que conducen hasta Barrio Viejo, único vestigio y ejemplo de una población medieval fortificada que se puede localizar a lo largo de la costa de Cataluña.

Tossa de Mar está cercano a muchas pequeñas calas de agua cristalina que contribuyen a cimentar la buena fama de la Costa Brava.

10. Os de Civís

Os de Civís es un pequeño, cautivador y muy pintoresco caserío, que forma parte del municipio de Les Valls de Valira.

La única forma de llegar hasta allí es a través de Andorra y solo es posible acceder en coches privados, pues no hay transporte público.

Este pueblo de 200 habitantes estuvo prácticamente abandonado hasta finales del siglo XX y sin electricidad ni servicio telefónico, quedó casi desierto. Entonces llamó la atención de los franceses quienes lo remodelaron y adecuaron para destinarlo al turismo.

Sus construcciones en piedra y calles angostas y empedradas nos recuerdan una época lejana cuando los caballeros medievales residían allí y transitaban por sus calles.

11. Palau-Sator

Pueblo medieval de Cataluña de 300 habitantes en la Costa Brava, en la comarca del Baix Empordá, rodeado de frondosos pinares. Está cerca de la Sierra de las Gavarres.

La primera referencia a su existencia y fundación data del año 994, pues se conoce un documento en el que se hace referencia al nombre de Palau-Sator, a la “Esglesia de Sant Pere” y a la Gran Torre de Palau.

En Palau-Sator destaca un castillo que era propiedad del secretario de Pedro el Ceremonioso, conocido como, Pedro IV de Aragón.

Verás restos de las murallas que una vez existieron y la llamada Torre de las Horas, de clara inclinación medieval. El centro del pueblo también mantiene su estructura y arquitectura antigua.

Los actuales habitantes de Palau-Sator, sobre todo de la parte rural, se dedican a la agricultura cultivando y cosechando hortalizas, cereales y maíz. También trabajan la ganadería criando ganado y diversas aves de corral.

Siempre estarás invitado a conocer las iglesias de San Pedro, de San Feliu, de San Julián de Boada, el Monasterio de Sant Pau de Fontclara y el Museo Rural.

12. Vulpellac i Fonteta

Vulpellac i Fonteta es un pueblo medieval de Cataluña perteneciente al municipio de Forallach junto con Peratallada.

Se trata de dos pueblos ubicados en la cuenca del río Daró cuyo origen fue la época medieval.

La localidad está compuesta por un centro o casco antiguo de arquitectura típicamente medieval, que se une al bloque que forman el castillo-palacio y la Iglesia Parroquial de San Juliá y Santa Basilisa.

El centro antiguo fue declarado en 2009 como Bien Cultural de Interés Nacional, por parte de la Dirección General de Patrimonio de la Generalitat.

Vulpellac se levantó dentro de una muralla y en los alrededores de un castillo de diseño gótico-renacentista.

Fonteta por su parte mantiene en sus calles y áreas comunes el típico empedrado de la época medieval.

Te invitamos a compartir este artículo en las redes sociales para que tus amigos también conozcan los 12 pueblos medievales de Cataluña.

 

Ver también:

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

27 cosas que hacer en París de noche

Qué hacer en la Granja del Tío Pepe, costos, qué comer