in

Los 12 Mejores Lugares De Turismo Religioso En México

El turismo religioso mueve por todo el mundo a cientos de millones de personas cada año. Lugares como Jerusalén, ciudad santa de las 3 grandes religiones; San Pedro de Roma y La Meca, son 3 de los destinos más visitados por los creyentes.

¿Qué tan importante es el turismo religioso en México? Bueno, se estima que 30 millones de personas peregrinan anualmente por la república mexicana para visitar lugares de culto. Los siguientes son los 12 sitios más frecuentados por estos hombres y mujeres.

1. La basílica de Guadalupe

La devoción de los mexicanos por la Virgen de Guadalupe hace de su santuario en la Ciudad de México, el principal lugar de culto en el país y en América Latina.

La basílica de Guadalupe recibe anualmente a más de 15 millones de feligreses, lo que le convierte en la segunda catedral del mundo más visitada después de la basílica de San Pedro, en Roma.

La antigua basílica fue construida entre 1695 y 1709 al pie del cerro del Tepeyac, donde según la tradición cristiana la Virgen se le apareció al indígena chichimeca, Juan Diego, en 1531.

Esta obra se distingue por 4 torres octogonales en las esquinas, una cúpula octogonal, 15 bóvedas y una linternilla.

La nueva basílica de Guadalupe fue construida al sur del Cerro del Tepeyac entre 1974 y 1976, por el progresivo hundimiento del antiguo templo y para recibir a más fieles.

Su diseño de forma circular inspirado en la tienda que albergó el Arca de la Alianza, correspondió a un equipo encabezado por el arquitecto y diseñador gráfico mexicano, Pedro Ramírez Vásquez.

Lee nuestra guía sobre los Top 10 mejores hoteles de lujo en Valle de Guadalupe

2. La basílica de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos

La basílica de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos es entre los destinos turísticos religiosos de México, la segunda con mayor peregrinación nacional después de la que convoca la Virgen de Guadalupe. Recibe al año cerca de 5 millones de fieles.

La mayor afluencia de visitantes ocurre el 2 de febrero, día de la Virgen de la Candelaria, durante la gran fiesta mariana en San Juan de los Lagos.

El templo de estilo novohispano fue construido entre 1732 y 1759, por los arquitectos, Juan Rodríguez de Estrada y Juan Francisco Gudiño. Se distingue por sus dos torres gemelas de 4 cuerpos y linternilla. Los relojes de las torres fueron colocados durante el siglo XX, uno en 1956 y otro en 1989.

En el interior de la catedral sobresale el altar mayor con un enorme baldaquino y el tabernáculo, en el que se conserva la imagen de la Virgen.

Además del día de la Candelaria, los fieles abarrotan la Catedral Basílica de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos el 15 de agosto y 12 de diciembre, día de la Asunción de la Virgen y día de la Virgen de Guadalupe, respectivamente.

3. Santuario del Santo Niño de Atocha en Plateros, Zacatecas

Plateros es una localidad zacateca a 60 km de la ciudad de Zacatecas, en cuyo templo se venera al Niño Jesús bajo la advocación del Santo Niño de Atocha.

Este santuario recibe cerca de 2 millones de devotos al año, lo que es México la tercera mayor cantidad de peregrinos hacia un lugar religioso.

Se desconoce cómo llegó la imagen de Nuestra Señora de Atocha a Plateros y cuándo comenzó la veneración particular por la pequeña imagen del Niño Jesús.

Aparte de su importancia como centro religioso, el santuario tiene relevancia artística, especialmente por su colección de retablos.

La edificación en estilo barroco popular tardío fue erigida a finales del siglo XVIII y se distingue por su prolija fachada principal y sus dos torres-campanario.

En la hermosa fachada sobresale la imagen del Señor de los Plateros labrada toscamente en madera pesada, con una cruz cubierta con una chapa de plata.

En el retablo mayor hay un nicho labrado en cantera rosa que tiene la imagen del venerado Niño Azul. Los retablos del templo, de estilo neoclásico con detalles góticos, fueron realizados por el artista, José Rosas Montaño.

4. El Cristo de la Montaña en Guanajuato

Esta monumental imagen de Cristo con los brazos abiertos se levanta en la cumbre del Cerro del Cubilete, a 20 km de la localidad guanajuatense de Silao. Es visitado anualmente por casi 2 millones de personas, especialmente el 5 de enero y el primer domingo de octubre.

La primera imagen fue levantada en la década de 1920 en un terreno donado por el diputado, José Natividad Macías. Ocho años después fue dinamitada en medio de la Guerra Cristera.

La figura vigente fue emplazada entre 1944 y 1950, siendo bendecida el 11 de diciembre de este último año.

El gigantesco Cristo está acompañado por dos ángeles que ofrecen la corona de la gloria y la del martirio. Al pie de la estatua hay una basílica con forma de globo terráqueo.

La amplia plaza de acceso al monumento es un magnífico mirador con impresionantes vistas del Bajío guanajuatense.

La obra en estilo art decó de 20 metros de altura y 80 toneladas de peso, fue realizada por los arquitectos mexicanos, Nicolás Mariscal Piña y José Carlos Ituarte González. Se convirtió en el Cristo de bronce más grande del mundo.

Lee nuestra guía sobre los 10 lugares más románticos en Guanajuato para visitar con tu pareja

5. Santuario del Señor de Chalma

El Santuario del Señor de Chalma está en esta población separada por 95 km de Ciudad de México. Sus casi 2 millones de visitas anuales le convierten en uno de los principales destinos del turismo religioso del país.

El templo de líneas neoclásicas fue construido por frailes agustinos durante el siglo XVII. En su interior sobresale el altar mayor en estilo plateresco.

La gran afluencia de visitantes se debe a las peregrinaciones en 13 de las fechas más representativas del cristianismo, incluyendo 6 de enero, Miércoles de Ceniza, Semana Santa y Navidad.

Chalma ya era un centro de peregrinaje durante la época prehispánica, cuando los indígenas iban a las cuevas a llevar ofrendas a Oxtotéotl, el dios de las cavernas.

Los evangelizadores agustinos impusieron la fe cristiana y el objeto de las peregrinaciones pasó de las deidades precolombinas a la imagen de Cristo, una elaborada en pasta de caña de maíz, maleable y duradera, según una técnica desarrollada en el siglo XVI por el célebre obispo, Vasco de Quiroga.

6. Basílica de la Virgen del Rosario de Talpa

Jalisco es el estado mexicano con más centros religiosos de peregrinación. La Ruta del Peregrino hasta el Pueblo Mágico de Talpa de Allende, con término en el templo de la Virgen del Rosario, es el acontecimiento masivo más importante en la Semana Santa jalisciense.

La ruta de 117 km es recorrida por decenas de miles de personas y parte de la ciudad de Ameca, que pasan por espléndidos parajes de la Sierra Madre Occidental.

La edificación religiosa fue terminada en 1782 y dispone de 3 amplios portales. Tiene 2 torres gemelas y en la fachada principal sobresalen las imágenes religiosas sobre peanas.

En el interior destacan la imagen de la Virgen, un conjunto de retablos neoclásicos y las pinturas de los 4 evangelistas.

En el lugar hay un museo inaugurado en 1995 en el que se muestran los vestidos que ha lucido la Virgen a lo largo del tiempo, ornamentos sacerdotales, esculturas, objetos para el culto, pinturas, pergaminos y otros documentos.

En Talpa de Allende hay otras edificaciones de interés arquitectónico y religioso, como la iglesia del Señor San José y varias capillas.

7. Santuario de Nuestra Señora de Juquila

La población de Santa Catarina Juquila, en la entrada de la Sierra Sur de Oaxaca, es lugar de una efusiva veneración a Nuestra Señora Inmaculada de Juquila.

Según la leyenda, la imagen obsequiada por un religioso español a un humilde campesino fue lo único que sobrevivió a un incendio en el poblado.

Nuestra Señora de Juquila, llamada cariñosamente “Jaquilita”, es después de la Virgen de la Soledad la segunda patrona del Estado de Oaxaca. Su santuario es visitado por centenares de miles de peregrinos, especialmente el 8 de diciembre, día de la Purísima Concepción.

A 1 km de Santa Catarina Juquila se encuentra El Pedimento, lugar de meditación donde los fieles preparan sus peticiones de favores a la Virgen.

Estos rogatorios pueden hacerse con diferentes ofrendas que incluyen prendas de oro, hasta humildes objetos confeccionados con barro y otros materiales del entorno.

8. Catedral-Basílica de la Inmaculada Concepción

La Catedral-Basílica de la Inmaculada Concepción es considerada el primer templo en América hecho con suntuosidad. Su construcción comenzó en 1575 y fue consagrada en 1649, dos años antes que la Catedral Metropolitana de Ciudad de México.

La edificación consta de 5 naves que incluyen una central, 2 laterales y 2 de capillas hornacinas. Su fachada es renacentista y alberga una de las colecciones de arte novohispano más importantes del país.

Sus torres gemelas de 70 metros la situaron como la edificación más alta en los territorios de domino español durante la época colonial y sus pinturas, esculturas y trabajos de orfebrería y carpintería, son de una enorme calidad artística.

Sus decorados, cancelería, puertas, ornamentos sacerdotales, cálices, relicarios, copones y cruces de metales y piedras preciosas, hacen de la Catedral-Basílica de la Inmaculada Concepción de Puebla un tesoro artístico que trasciende lo religioso.

Aunque el máximo fervor se vive el día de la Inmaculada Concepción, cualquier fecha es oportuna para visitar esta maravilla arquitectónica.

9. Basílica de Nuestra Señora de Zapopan

La Basílica de Zapopan es el segundo templo mariano más visitado de Jalisco, después de la Catedral Basílica de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos.

Su construcción comenzó en 1689 como parte de un hermoso conjunto conventual, contando con un amplio atrio y bellas portadas con columnas jónicas, escudos y remates.

El altar principal está hecho en mármol de Carrara y la imagen de la Virgen de Zapopan elaborada por indígenas con pasta de caña de maíz, data del siglo XVI y aún se conserva en un baldaquino.

Entre las obras de arte que alberga la basílica están La Sagrada Familia, del artista, Victoriano Acuña, y un óleo del obispo, Juan Cruz Ruiz de Cabañas y Crespo, principal benefactor del convento.

El atrio está presidido por 2 esculturas de bronce; una del evangelizador, Antonio de Segovia, donante de la imagen de la Virgen y otra de Juan Pablo II con un niño mexicano vestido de charro como símbolo de Jalisco.

10. El Cristo Roto en Aguascaliente

Según la tradición, la veneración de Cristo en el municipio hidrocálido de San José de Gracia, comenzó el día en que una mula sin arriero y portando una caja, llegó al pueblo.

El animal se paró frente al templo y los vecinos, al ver que no aparecía su dueño, hallaron dentro de la caja un Cristo crucificado que inmediatamente empezó a ser venerado.

El gobierno de Plutarco Elías Calles decidió construir en 1926 un embalse para almacenar agua de regadío, que sería la primera obra hidráulica de envergadura en México.

La presa fue culminada dos años después pero el nivel de las aguas terminó por sepultar al viejo pueblo. Los pobladores lo refundaron en la orilla del embalse y fue levantada la enorme imagen del Cristo Roto en una isla del mismo, como símbolo de la tragedia.

La estatua, a la que le falta un brazo y una pierna como recuerdo del dolor por la desaparición de la antigua localidad y a la que solo se puede acceder por vía marítima, tiene una altura de 28 metros, incluyendo 25 de la imagen y 3 de la base. Es uno de los 5 monumentos más grandes de México.

Lee nuestra guía definitiva sobre el pueblo mágico de San José De Gracia, Aguascalientes

11. Santuario de Nuestra Señora de Izamal

Entre los destinos más importantes del turismo religioso en México está el Pueblo Mágico de Izamal, llamado “La Ciudad de las Tres Culturas” por su patrimonio prehispánico, virreinal y moderno.

Su principal atracción es el Santuario de la Virgen de Izamal, cuyo atrio es el más grande del mundo después del de San Pedro de Roma.

La Virgen es venerada en el templo del exconvento de San Antonio de Padua, una bella edificación en la que predomina el amarillo.

El convento fue construido sobre la pirámide de Pap Hol Chack como símbolo del dominio de la religión de los conquistadores.

Nuestra Señora de Izamal, patrona de Yucatán, es una advocación de la Inmaculada Concepción y su templo es punto de peregrinaciones anuales, siendo la del 8 de diciembre la más espectacular.

12. Santuario de Santo Toribio Romo

Toribio Romo González, sacerdote martirizado en 1928 durante la Guerra Cristera y actual santo patrono de los “mojados”, como son llamados los migrantes indocumentados, nació en Jalostotitlán, el llamado “Corazón de los Altos de Jalisco”, en 1900.

El padre, Toribio Romo, fue canonizado por el Papa Juan Pablo II en 1992 y su santuario, en su pueblo natal, se convirtió en un centro de peregrinación al que acude gente de todo el país, especialmente los que piensan emigrar.

La principal edificación religiosa de Jalostotitlán es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, dedicada en 1736. Cuenta con una fachada en cantera rosa y 2 torres gemelas de 2 cuerpos.

La imagen de la Virgen se salvó de ser destruida durante la Guerra Cristera al ser ocultada en una casa particular. Está ahora sobre una peana de madera de sabino y plata antigua.

Otras construcciones relevantes de Jalostotitlán son el Templo del Sagrado Corazón, con una fachada de estilo barroco; el Portal de la Unión, el Palacio Municipal y el Centro Cultural.

¿Conoces alguno de estos templos? ¿Has participado en alguna de estas peregrinaciones? Comparte este artículo con tus amigos para que también conozcan cuáles son los mejores lugares de turismo religioso en México.

 

Ver También:

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las 20 Mejores Cosas Que Hacer Y Ver En Yucatán

Los 11 Mejores Cenotes En Yucatán Que Deberías Conocer