in

Los 50 Mejores Whiskys del Mundo Que Tienes Que Probar Alguna Vez En Tu Vida

Si eres amante de los whiskys y quieres degustar siempre lo mejor, te invito a que leas el siguiente artículo, ya que en él encontrarás una selección con los 26 mejores whiskys escoceses, irlandeses (8), americanos (9), japoneses (4) y de otras procedencias (3).

Esperamos que disfrutes leyendo este listado de excelentes whiskys, tanto como yo cuando lo yo cuando lo redacté.

 

Whiskys Escoceses

1. Aberfeldy 21 Años

Es un 21 años que fue lanzado en 2005, tiempo que le ha resultado suficiente para convertirse en el buque insignia de la legendaria casa Aberfeldy.

Esta destilería de whiskys de malta fue fundada por John Dewar en 1896, en las afueras del burgo escocés de Aberfeldy, a orillas del río Tay. En 1972 fue sometida a un proceso de modernización, por lo que se cambió los viejos alambiques por otros nuevos.

El Aberfeldy 21 Años deja sentir en nariz aromas frescos de miel y frutos, y en boca es delicado, con la presencia de vainilla y humos refinados. Sale con suavidad, aportando notas de durazno blanco y una oleada de miel.

Los whiskys Aberfeldy son consecuentes ganadores de medallas en el Concurso Mundial de Licores de San Francisco, California.

 

2. 9.116 – Boozy Fruit Trifle

Es un whisky 20 años de malta producido por la Destilería Speyside, situada cerca del poblado de Drumguish, en la región escocesa de Speyside.

Proviene de barricas de roble de primer llenado para exportación y tiene el color del cobre pulido cuando es bañado por el sol de la tarde.

Deja en nariz una interesante combinación de vainilla, caramelo y naranjas, mientras que en el paladar ofrece pinceladas de pastel Selva Negra, mermelada de cerezas, frutos secos, frambuesas, coco, chocolate negro, pan de centeno y los sabores especiados de la madera noble.

Es un whisky digno de la ocasión más especial.

 

3. Aberlour Double Cask Matured 12 Años

Es elaborado con la mejor malta de Speyside y es sometido a una doble maduración en barricas tradicionales.

Su nariz ofrece tostadas de canela con mantequilla y pasas concentradas, con toques astringentes de leña y cerezas glaseadas.

En el paladar propina un buen golpe de dulce mantequilla, con jarabe de arce, chocolate con leche, nuez moscada, pasas, azúcar moreno y tenues sabores leñosos como continuidad de la nariz. Su final propone chocolate, pasas y más quemados.

Aberlour ofrenda un trago dulce, rico y especiado, sin llegar a ser pesado. Su toque amargo que hace presencia antes de volverse dulce proporciona un excelente equilibrio.

 

4. Ancnoc 12 Años

Este 12 años de AnCnoc es un abanderado de primera línea y alta calidad entre los whiskys no afrutados de estilo Speyside.

Deja sentir una malta de especial finura y sus caricias picantes y deliciosas completan un paladar complejo y cálido, con un extenso final.

Es producido por la antigua destilería Knockdhu, que prefirió cambiar su nombre a AnCnoc para evitar confusiones con la destilería Knockando, situada en la misma zona.

Sus aromas son robustos, con presencia de flores frescas, madreselvas y cereales, particularmente cebada.

Es de boca media, con una buena dulzura, advirtiéndose especias de invierno, crema de cacao, moca y Madeira, con roces hierbales y de pan de granero tostado. Su final es de longitud intermedia, con interacciones del roble con la cebada.

5. Araid 18 Años

Es una reserva 18 años de la casa William Grant & Sons, célebre destilería familiar escocesa fundada por el patriarca William Grant en 1887 en Glenfiddich y ahora en manos de sus descendientes.

La casa tiene actualmente seis destilerías, cinco en Escocia y una en Irlanda, y uno de sus productos estrella es el Araid 18 Años, un whisky que presenta a la nariz una fragancia rosal con toques de alquitrán y caramelo tofe.

Es de expresión seca, fresca y picante, gratificando al paladar con notas de cáscaras cítricas y su cremosa textura en boca se equilibra perfectamente con un ahumado sutil.

Sus complejas capas de especias, vainilla, pasto, humo y carbón conducen gradualmente a un final extenso y uniforme.

6. Auchentoshan 12 Años

Auchentoshan, que significa “esquina del campo” en idioma gaélico, está fabricando whiskys de malta desde 1823 y su producto ha sido bautizado como el “Whisky del Desayuno en Glasgow” por su carácter dulce y delicado y la cercanía de la destilería a la ciudad más grande de Escocia.

El whisky Auchentoshan 12 Años reemplazó el antiguo destilado de 10 años de crianza. Es refinado, elegante y con las clásicas notas de vainilla y almendras que caracterizan a los productos de la casa.

Su nariz es de creme brulee con una explosión de cítricos y nueces y roces de hojas verdes. En boca es dulce y suave, con toques de lima y mandarina, reservando un acabado de jengibre levemente seco y con una persistente y agradable presencia de nueces.

7. Aultmore 18 Años

Es un whisky de color cobre dorado, con aroma de vainilla, miel y frutas, con notas de malta. En boca es suave y graso, con toques gratos de dulce de leche, jerez y caramelo, seguidos de notas de nueces.

Presenta un paisaje de fondo herbal y especiado en el paladar, terminando de manera suave y rica.

La destilería Aultmore comenzó trabajando en 1895 con una rueda hidráulica, como un emprendimiento de Alexander Edward, y actualmente es propiedad de John Dewar & Sons.

La máquina de vapor que reemplazó a la rueda hidráulica es exhibida como joya de museo en la destilería.

8. Balblair 12 Años

Los registros indican que Balblair comenzó a producir whisky en 1790, siendo una de las destilerías más antiguas de Escocia, pero ese dato no considera el período en el que se cree que estuvo operando ilícitamente.

Este whisky es el portaestandarte de la sección bourbon de la casa, caracterizado por la naturaleza afrutada y melosa de la destilería, amplificado por la crianza en toneles bourbon de roble americano.

Balblair 12 Años ofrece a la nariz fragancias de peras en sazón y ruibarbo con una capa de mermelada de frambuesa y miel que progresa hacia aromas a pastos de pradera con un filo a lima y limón fresco.

Tiene un gusto de manzana verde envuelto en chocolate negro, con notas delicadas de crema, melocotones y mentol.

Su final es de anís leve y cálida pimienta blanca, con presencia en lo profundo de ralladura de cítricos frescos.

9. Ballantine’s 30 Años

Este 30 años de Ballantine’s ha recibido calificaciones próximas a los 100 puntos por parte de los especialistas del sector y exhibe el galardón dorado otorgado por el International Spirits Challenge.

La historia del whisky Ballantine’s se remonta a 1827, cuando George Ballantine, hijo de un granjero, comenzó a vender en una pequeña tienda de abarrotes de Edimburgo una bebidas espirituosas artesanales a las que daba su nombre.

Ahora la famosa destilería produce whiskys en siete expresiones, incluidas esta de 30 y otra de 40 años.

El Ballantine’s 30 Años evidencia su longevidad con su extrema suavidad, dejando en nariz notas de roble, miel y humo.

En boca se hace pletórico, con más roble y tonos de flores frescas con toques ahumados y a manteca salada y pastel de frutas. Finaliza con largueza y notas picantes.

10. Bowmore 18 Años

Es un escocés fresco y con notas de arenque salado y humo de carbón, que reemplazó a la versión 17 años de la casa Bowmore.

Bowmore es una destilería que opera en la isla de Islay, una de las Hébridas Interiores escocesas. Fue fundada en 1779, por lo que es una de las más antiguas del país.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la destilería fue sede del comando costero de la Real Fuerza Aérea.

Una botella Bowmore de 1850 fue vendida en 29 400 libras esterlinas (más de $ 38 000) en una subasta de 2007.

El Bowmore 18 Años brinda ligeras fragancias a hierbas ardientes, con olores de humo, mentol, caramelo, salmuera, helechos y nectarinas.

En boca se adelanta con una definida nota floral, seguida de sabores a flores azucaradas y jarabe dulce de sensaciones grasosas. El final es dulce, con toques florales, madera de taninos ligeros y una pincelada de serrín.

11. Chivas Ultis

La conocida marca Chivas Regal comenzó sus andanzas en 1801, cuando los hermanos Chivas, encabezados por James, abrieron una tienda de abarrotes en la ciudad escocesa de Aberdeen, para vender productos lujosos como café y licores caros de importación.

El golpe de viento en popa definitivo llegó en 1843, cuando la corona británica los convirtió en proveedores oficiales del castillo real de Balmoral. Ya en este tiempo destilaban un whisky calificado en la época como el mejor del norte de Escocia.

El Chivas Regal Ultis proviene de una mezcla de cinco maltas de óptima calidad de Speyside (Allt-á-Bhainne, Longmorn, Braeval, Strathisla y Tormore), lo que se traduce en un whisky redondo, complejo y repleto de sabor.

Es un homenaje a las cinco generaciones de maestros mezcladores que ha tenido la casa a lo largo de su historia.

Es cariñoso en nariz, con un golpe subyacente de canela ardiente, más tonos dulces y a duraznos en conserva.

Se siente frutal en el paladar, con notas a peras escalfadas y clementinas y roces de caquis y de cebada fresca. Su final es de chocolate negro y cáscaras azucaradas con una pizca de jengibre.

12. Dalmore 25 Años

Este deslumbrante whisky 25 años salió al mercado en 2013, confirmando el excelente y complejo proceso de maduración que ha caracterizado a la destilería a lo largo de su historia.

Primero es criado en barricas de roble blanco americano y la segunda maduración es en barricas de jerez y barricas de bourbon de primer llenado. Finalmente, los whiskys son casados en barricas de bourbon, terminando en toneles Tawny Port portugueses.

La destilería Dalmore fue establecida en 1839 en el pueblo escocés de Alness, a orillas del fiordo Cromarty Firth, frente a la Isla Negra. Actualmente es propiedad de la multinacional Emperador Inc.

El Dalmore 25 Años se expresa en nariz de manera compleja, mediante notas de mazapán, frutas exóticas, melaza, vainilla, pastel de higo y cáscara de naranja.

En boca hace recordar trufas de chocolate, cáscara de naranja, regaliz y pasas empapadas en jerez.

Termina con toques de azúcar Demerara, chocolate amargo, jarabe de arce y pan de jengibre especiado. Es un whisky soberbio desde el principio hasta el final.

13. Deanston Virgin Oak

Se trata de un whisky joven que se termina de criar en barricas nuevas de roble de Kentucky. Deanston fue una fábrica de algodón entre 1785 y 1966, cuando se convirtió en destilería, por lo que es relativamente nueva en el mundo del whisky.

Producen su propia energía de forma amigable con el medio ambiente, razón por la que su whisky, de edad no declarada en la botella, está certificado por la Asociación de Alimentos Orgánicos.

Ofrece a la nariz aromas de cítricos frescos, cebada dulce y sutilezas de humo, con toques de nuez moscada y manzana.

En el paladar se presenta primero con toques de caramelo, continuando con notas de roble, tofe de vainilla y frutas confitadas, equilibradas con miel de brezo. Finaliza con especias ligeras y un estallido de malta y roble dulce.

14. Dewar’s 18 Años

La marca Dewar’s es famosa por sus mezclas y este whisky envejecido por 18 años se hizo merecedor de la medalla de oro en la Competencia Internacional de Vinos y Licores de 2012.

En nariz es seco y con olor a heno recién cortado, con un aroma ligero de clavos de olor. En la boca recuerda pasteles de avena ahumados ligeramente sobre un fuego de turba. Tiene un final de galletas recién horneadas y hierba recién segada.

La marca Dewar’s es una institución en el mundo del whisky y ha liderado el mercado desde finales del siglo XIX.

Fueron los pioneros en casar el whisky en barriles de roble y esa experiencia no ha dejado de expresarse en sus productos.

15. Glen Garioch 12 Años

La fábrica escocesa de whisky Glen Garioch inició sus destilaciones en 1797, en la parroquia de Oldmeldrum, en el valle del Garioch, comarca conocida por producir la mejor cebada del país.

Los manantiales de aguas cristalinas de la localidad que eran utilizados por la destiladora se secaron en 1968 y la planta fue cerrada hasta 1972, cuando se encontró otra fuente natural de alta calidad en una granja cercana.

El Glen Garioch 12 Años llegó a las copas en 2010, después de una crianza en barricas exbourbon y jerez.

En nariz es terroso y con aroma a fruta cocida, mientras que rellena la boca con frutos secos y roble tostado, más un encantador roce de moka. Su final es suave, picante y de buen equilibrio.

16. Glen Grant 16 Años

La versión 16 años es la última incorporación de la casa Glen Grant a su gama de whiskys. Es intenso en frutas frescas de huerta, potente y complejo.

La destilería data de 1840, cuando los hermanos James y John Grant decidieron dejar la destilación ilegal y el contrabando y abrieron su negocio lícito en el pintoresco pueblo de Rothes, Speyside.

La marca se convirtió en la más popular de Italia después de ser comprada por el grupo Campari en 2005.

El whisky Glen Grant 16 Años es madurado en barricas de bourbon y su color es dorado brillante, ofreciendo a la nariz tonos frutales suaves e intensos.

Su sensación en boca es suave, fresca y equilibrada en sus sabores frutales, terminando de manera intensa, con largura y persistencia.

17. Glencadam 19 Años

Todos los whiskys de barril de Glencadam tienen una graduación alcohólica de 46 %. La destilería fue fundada en 1825 en el pueblo de Brechin, condado de Angus.

Tienen derechos de largo plazo sobre unos manantiales situados a 14 km de la destilería, por lo que el agua pura para sus whiskys está asegurada.

Emplean la mejor cebada malteada de la región, la cual es secada con turba, lo que le comunica al destilado su agradable aroma y sabor ahumado.

El Glencadam 19 Años tiene un color de cebada dorada y presenta a la nariz un refinado popurrí de pastel de frutas con pasas, malta floral, nueces trituradas y chocolate moka.

En el paladar se siente un excelente equilibrio entre malta de cebada madura y otros deliciosos sabores a frutos secos, pasas y torta de frutas, envueltos en un toque picante de caja de puros. Termina de forma maravillosamente compleja y opulenta.

18. Glenfiddich 18 Años

Es un whisky de malta intenso, robusto, redondo y duradero, de aroma dulce y elegante. Deja en nariz una compleja mezcla de pomelo, manzanas al horno, chocolate, tofe, canela y madera.

En boca se hace sentir con frutas confitadas que equilibran sus notas con las de albaricoques secos y otro viaje de canela y tofe, más jerez seco y jengibre. Su acabado es de cáscaras, con un roce de caramelo ligeramente salado, cálido y distinguido.

El whisky Glenfiddich 18 Años es criado en contacto con maderas olorosas y de roble americano. Consigue una maduración afrutada, suculenta y con penetrante presencia del roble.

19. Glenmorangie 18 Años

Este whisky de alta distinción pasa por un período de maduración de 15 años en barricas de roble blanco americano; luego se separa, aproximadamente un 30 %, para una crianza de tres años en toneles españoles de olorosos, para una mezcla final cuando ambas porciones llegan a los 18 años.

Como resultado se obtiene un whisky de rico y fino aroma, con sabor redondo y completo. Se expresa con gran vitalidad, equilibrando a la perfección los toques dulces de las pasas jerezanas con las notas del roble americano.

Su buqué invita a recordar frutos secos y un complejo conjunto floral. En boca se advierte la malta y la miel con un trasfondo de higos y humo de leña. Acaba con largueza, entre la dulzura y las secas sutilezas de los frutos secos.

20. Highland Park 25 Años

Este lujoso whisky de malta es de extraordinaria complejidad gracias a su proceso de maduración en barricas de roble europeo de Jerez.

El embarrilado de un cuarto de siglo comunica un asombroso sabor y una impresionante profundidad a la bebida, que es oscura, rica y con cuerpo y de una dulzura vibrante que solo es posible conseguir con una larga crianza.

Es de color dorado con cálidos toques cobrizos. Su complejo sabor incluye notas de chocolate oscuro, miel de brezo, caramelo, tofe y frutas secas.

Highland Park es una destilería basada desde 1778 en la pequeña ciudad escocesa de Kirkwall, Islas Orcadas, y es una de las pocas que maltea parte de su cebada con turba y brezo antes de su empleo como combustible.

21. Islay Mist Deluxe

Es un whisky mezclado que está en el mercado desde los años 1920. Es de nariz suave, dulce y ligeramente herbal. En boca es suave y cremoso, dejando notas de cebada y en su final se aprecia el roble de la barrica.

Fue creado en 1927 en la destilería Laphroaig para celebrar el cumpleaños N° 21 de John Granville Morrison, primer Barón Margadale y prominente político del Partido Conservador.

En esa ocasión el destilador Ian Hunter pensó que su whisky puro de malta podía resultar demasiado fuerte para los invitados y decidió hacer una mezcla más suave.

El invento resultó tan exitoso que el whisky se hizo rápidamente muy popular en la isla Islay, cuyos pobladores estaban acostumbrados a destilados puros.

22. Johnnie Walker Gold Label Reserve

Es un whisky suave y lujoso que ofrece al olfato seductores y dulces aromas a miel, con las características notas de madera de la marca.

En boca comienza agasajando con vibrantes capas de frutas tropicales, para desarrollar un particular sabor a crema de vainilla, terminando sensacionalmente, de manera larga y persistente

La marca Johnnie Walker fue fundada en 1805 por el abarrotero John Walker en la ciudad escocesa de Kilmarnock y pronto se convirtió en una de las más populares, siendo hoy una de las más conocidas y prestigiosas en Latinoamérica y Estados Unidos.

Actualmente es producido y distribuido por Diageo, líder mundial en bebidas premium.

23. Lauder’s 25 Años

La producción de whisky se legalizó en Escocia en 1815, pero 15 años después la calidad seguía siendo tan inconsistente como durante la prohibición.

Archibald Lauder, propietario del Lauder’s Bar en Glasgow, decidió que tenía que ofrecer a sus clientes algo mejor e hizo su propia mezcla, que fue perfeccionando con los años. Ha sido tan buena que continúa en el mercado más de 200 años después.

El Lauder’s 25 Años es envejecido en una combinación de barricas de roble exjerez y exbourbon, y ha resultado un whisky de sabor complejo.

En la nariz se siente suavemente la miel de brezo y el cuero liso con deliciosas y delicadas notas de roble.

Es cálido en el paladar, equilibrando maravillosamente los sabores a roble y a malta, con la vainilla como lienzo de fondo. Su terminación es cautivadoramente tersa y prolongada.

24. Loch Lomond 12 Años

Es un escocés puro de malta que pasa por una crianza en tres tipos de barriles: de bourbon, de recambio y de recarga.

Su nariz hace evocar la crema de vainilla con una nota de manzanas recién horneadas y en boca deja sentir sabores a especias y azúcar moreno, continuando con toques de frutas de huerto, entre las que sobresale la ciruela amarilla. Su final es dulce y seco, con gusto de vainilla.

La destilería debe su nombre a que se encuentra en la localidad de Alexandria, cerca del lago Loch Lomond, considerado el límite entre las Tierras Bajas y las Tierras Altas del centro de Escocia.

25. Master Of Malt 40 Años

Es una mezcla eximia a partir de los granos más finos y maltas de calidad ultra premium, para brindar en una fecha memorable.

Su nariz es compleja, completa y lujosa, ofreciendo elegantes notas de mantequilla de brandy, ron y uvas pasas, que abren paso a una sinfonía de tarta de jengibre, manzanas caramelizadas y plátano.

En boca el ron pasa a un primer plano, para dejar después el espacio al caramelo blando y la melaza. Su final reconforta con largueza, haciendo sentir sabores de tofe, especias suaves y guayaba.

26. Scottish Leader 12 Years Old

Es un whisky fabricado en principio para introducirlo en el expansivo y lucrativo mercado asiático, como alternativa a otras conocidas etiquetas 12 Años, como Johnnie Walker Black y Ballantine’s.

Es una afortunada mezcla de whiskys de malta de varias destilerías, redondeando el habitual 40 % de graduación alcohólica.

Tiene una nariz en la que predominan el caramelo y los cítricos, con notas madereras de Jerez. Es suave y agradable al paladar, equilibrando sabores de tofe, caramelo, turrón de jengibre y roble. Tiene un final largo y suavemente cálido.

Whiskys Irlandeses

27. Jameson 18 Years Old

Es un whisky único, de reserva limitada y con botellas numeradas, que es criado en barricas de roble europeo y americano, con la maduración completada en toneles de bourbon de primer llenado.

Es de un equilibrio y una suavidad excepcionales, que deja en nariz fragancias a aceites aromáticos con toques de madera y tofe picante.

Tiene un sabor suave y complejo en el que están presentes el caramelo y las especias, con toques de cuero, madera y vainilla y un roce de nuez moscada. Su final es extenso, persistiendo con las especias, la madera y el tofe hasta la última gota.

La destilería Jamison fue fundada en 1780 en Dublín, la capital de Irlanda, cuando John Jamison excavó pozos en el sitio para obtener agua y montó un aserradero-carpintería para hacer sus propios toneles.

Las bodegas para madurar el whisky fueron construidas debajo de las calles de Dublín.

La casa Jamison cerró en 1971, pasando la fabricación a la destilería New Midleton. La vieja fábrica de whisky quedó como una atracción turística.

28. Midleton Barry Crockett

Esta edición fue lanzada en 2011, recibiendo el nombre de Barry Crockett, el maestro destilador de la destilería New Midleton.

Es envejecido en barricas de bourbon y en barricas nuevas de roble americano y su lanzamiento estuvo limitado a 2500 botellas.

Es de suave y dulce nariz, con notas de cebada, romero, miel, heno recién cortado, cítricos y manzanas caramelizadas.

Deja en boca sabores de tabaco dulce, cedro, caramelo, cáscaras caramelizadas, vainilla y miel. Al final es muy cremoso y rico en canela, vainilla, cerrando con una pincelada de pera.

29. Redbreast 21 Year Old

Este celta de 21 años es de color dorado oscuro y está repleto de sabores frutales y especiados.

Su envejecimiento combina barricas exbourbon con olorosas de primer llenado. Ofrenda a la nariz aromas a frescas frutas tropicales y a frutos secos.

En el paladar hay suave presencia de vainilla, nuez moscada, roble tostado y especias, dejando una cremosa sensación en la boca. Finaliza con notas de especias y roble, despidiéndose con una reverencia a su madre: la cebada.

Fue designado el mejor whisky irlandés de 2014. Los especialistas recomiendan ponerle un poco de agua.

30. Teeling Single Malt

Los componentes de este whisky irlandés color oro brillante han sido madurados en distintos tipos de barricas, que incluyen Jerez, Oporto, Madeira, Cabernet Sauvignon y Burgundy. No tiene declaración de edad, pero es superior a la mayoría de los whiskys de malta de 12 Años.

Su principio en nariz es bastante afrutado, con oleadas de manzana, melón y naranja, a las que siguen toques de especias, chocolate con leche y aceite quemado de motor.

Ofrece múltiples sabores al paladar, incluyendo chocolate agridulce, mermelada de naranja, membrillo, así como jengibre, clavo de olor y otras especias.

Tiene una ligera nota de humo de roble quemado. Si se le pone un poco de agua, esta despierta sabores a mango, piña y bayas rojas.

En 2015 ganó medalla de oro en el Concurso Mundial de Bebidas Espirituosas de San Francisco, California.

31. Irish Single Malt 24 Years Old

Es el primer whisky irlandés embotellado por la compañía That Boutique-y Whiskey, que tomó la inusual y arriesgada decisión de debutar en la gama con un 24 Años.

La compañía embotella destilados de maltas y granos individuales y bourbon de varias destilerías de prestigio y también produce sus propias mezclas.

El Irish Single Malt 24 Años huele a frutas, advirtiéndose la presencia de kiwi, grosella, melocotón y pomelo.

En boca se hace sentir con pomelo y más frutas de hueso, regalando magníficas y sutiles notas de roble. Su final es afrutado y fragante, persistiendo los toques de roble y una novedosa nota de cacao.

32. Tullamore Dew 15 Years Old Trilogy

Tullamore Dew es un triple destilado que combina whiskys de malta, de grano y de olla, los tres tipos que se elaboran en Irlanda, en un proceso de perfeccionamiento que ya abarca tres generaciones.

Esta fantástica trilogía de artesanías, cada una aportando sus particulares sabores, es producto de una crianza de 15 años en barricas de roble americano exbourbon y de Jerez, que finaliza en barriles de ron y que permite comunicar un sabor único y complejo al whisky.

El Tullamore Dew 15 Años entrelaza en nariz notas especiadas y de nueces de roble, con un roce de frutas tropicales.

Ofrenda al gusto sabores ricos y complejos de nueces, frutas y una consistente presencia de chocolate cremoso, para terminar de manera intensamente larga.

33. Writers’ Tears Copper Pot

Esta bebida irlandesa, dulce y ligera, es hecha con una mezcla de whisky de olla y whisky de malta, de lo que resulta un producto con un montón de notas melosas y afrutadas.

Es muy fácil de beber, por lo que sería ideal para las personas que deseen introducirse en los misterios y delicias del whisky irlandés.

Writers’ Tears deja en nariz el recuerdo de un pan tostado untado de miel espesa, con toques de aromas a cáscaras de cítricos.

La nota melosa se desarrolla en el paladar, acompañada de suaves toques de malta dorada y vainilla, con roces de caramelo, roble y manzana verde. Es de final largo, cálido y dulce.

A pesar de su nombre que suena a escritores lastimados, estos más bien agradecen el whisky en los momentos en que falla la inspiración y es posible que Joyce, Wilde, Beckett, Yeats, Bram Stocker y demás autores irlandeses de renombre, hayan recurrido a él en busca de la musa perdida.

34. Yellow Spot 12 Years Old

Después de haber lanzado el Green Spot, el segundo “color” escogido por la distribuidora dublinense Mitchell & Son es el amarillo, con el Yellow Spot.

Es un whisky irlandés de olla única, madurado en tres tipos de barricas: americanas de Bourbon, españolas jerezanas y españolas malagueñas. La combinación comunica un sabor más dulce al whisky.

En la nariz se siente la masa carnosa de frutas de hueso, particularmente albaricoque y melocotón, con toques de vainilla Bourbon y frutos secos deshidratados.

También es de paladar afrutado, con buen cuerpo y textura aterciopelada, finalizando largo y dulce, con toques de albaricoques secos y mazapán.

Los whiskys vendidos por Mitchell & Son se producen en Irish Distillers, en la ciudad irlandesa de Cork.

 

Whiskys Americanos

35. Knob Creek Rye

El centeno era el grano preferido por los estadounidenses para destilar whisky antes de la Prohibición. Terminada esta, la producción se orientó mayormente hacia el maíz.

Sin embargo, la llegada del siglo XXI trajo a Estados Unidos una fiebre por los cocteles de whisky, lo que ha revalorizado los hechos con centeno.

El Knob Creek Rye es un whisky de centeno hecho con los mejores granos, de un color dorado suave y notas aromáticas a hierbas y al cereal, con matices de roble.

En boca, el centeno se deja sentir más audazmente, con toques de roble y vainilla. Finaliza de forma larga, suave y especiada.

36. Colonel E.H. Taylor Jr. Single Barrel

El coronel Edmund Haynes Taylor Jr., sobrino del 12° presidente estadounidense, Zachary Taylor, fue un destacado destilador de bourbon en el siglo XIX y se dice que utilizó sus influencias para conseguir un trato preferencial del gobierno en el pago de impuestos por este tipo de whisky.

La destilería Buffalo Trace afirma que el whisky Colonel E.H. Taylor Jr. es elaborado con la misma receta que este personaje empleaba para hacer su bourbon pocas décadas después de finalizada la Guerra Civil Estadounidense.

El whisky añade Single Barrel en el nombre porque es hecho en un barril envejecido en Warehouse C, la destilería construida por Taylor en 1881.

Comienza ofreciendo a la nariz notas picantes con abundante roble y continúa con aromas de higos y ciruelas.

En boca es dulce y mantecoso, con una singular nota de cáscara de naranja y a continuación un poco de humo de tabaco. Finaliza largo y con el tabaco en primer plano.

37. Eagle Rare 10 Years Old

Es otro bourbon amaderado y fragante, destilado en Buffalo Trace y presentado en una botella de 70 cl.

Olfativamente, su fragancia de roble tostado abre paso a la de cáscaras de naranjas flameadas y la de jarabe de arce, presentando en boca sabores de pan con mantequilla, miel y nueces, con un roce de frutas rojas. Finaliza con notas de especias de roble, vainilla y algo de cuero viejo.

Buffalo Trace dice que, con diferentes nombres, es la destilería más antigua de Estados Unidos que ha mantenido sus operaciones de manera ininterrumpida desde el siglo XVIII. Durante la Prohibición consiguió que la dejaran operar haciendo whiskys medicinales.

La destilería se encuentra en Frankfort, Kentucky y actualmente pertenece a la estadounidense de licores Sazarac Company.

38. Nantucket’s Notch 12 Years Old

Fue seleccionado por el International Spirit Challenge como el mejor whisky de malta en el mundo en 2015.

La isla de Nantucket, situada al sur de Cape Cod, en el estado de Massachusetts, tiene un aire y una limpieza que favorecen la destilación y la maduración de whisky en las mejores condiciones ambientales.

Una de las grandes ventajas isleñas es la pureza de su agua dulce, ideal para diluir destilados de máxima calidad.

El whisky llega a la nariz con notas de manzana ácida, azúcar de glaseado y algo de vainilla, continuado con toques de lima y sal, para cerrar con aromas de pera jugosa, cebada, limón y chocolate blanco.

En boca es agradablemente inofensivo, con toques a cítricos, galletas de mantequilla, caramelo y plátanos. Culminas con vainilla.

39. Jim Beam Devil’s Cut

Es un whisky bourbon premium, cuyos selectos barriles de maduración le comunican una profundidad y complejidad únicas.

Los destiladores del Jim Beam dicen ser maestros extrayendo el “corte del diablo”, el whisky que tiende a quedar atrapado en el interior de la madera de la barrica, mediante un proceso que han patentado.

La extracción es mezclada con un bourbon extraenvejecido para completar un whisky premium robusto, intenso y de magnífico aroma y color. Es una bebida para disfrutarla pura, en las rocas o mezclada.

Ha sido premiado en el Concurso Mundial de Licores de San Francisco y en el Desafío Ultimate Spirits.

40. Maker´S Mark

Este bourbon premium, que hizo su aparición en 1958, es una de las estrellas en alza en el competido mundo del whisky estadounidense, con buenas apreciaciones por parte de los exigentes británicos.

La botella se distingue por el sello rojo de cera que recubre casi todo su largo cuello y que se ha convertido en todo un certificado de identidad.

Comienza dulce en la nariz, con mensajes de caramelo y azúcar moreno, que dan paso a suaves notas de frutas y vainilla.

Muestra en boca sabores a nueces tostadas y canela, finalizando con apuntes especiados dulces y ligeros.

41. Bulleit Bourbon

Detrás de este whisky se esconde una fascinante historia familiar. Augustus Bulleit, un tabernero de Louisville, Kentucky, creó en 1830 una receta de bourbon con la que esperaba hacer historia.

Bulleit y el whisky desparecieron mientras transportaba la carga a Nueva Orleans y la receta del bourbon pareció haberse perdido con el destilador.

En 1987, Thomas Bulleit, tataranieto de Augustus, encontró la fórmula y puso nuevamente la producción en marcha, casi 160 años después que su tatarabuelo.

Bulleit es rico y picante al olfato, con cálidas notas de nuez moscada, canela, clavo de olor y creme brulee (crema quemada), con toques de uva, albaricoque seco y almendras.

En boca, su 30 % de centeno propina un golpe picante, seguido de suaves notas de especias dulces y fruta seca. Su final es una balanceada mezcla del picor del centeno y el dulzor de las especias.

42. Michter´S Bourbon

Es llamado “el whisky que calentó la Revolución Americana” desde que George Washington se presentó en la destilería durante la Guerra de Independencia para comprar un lote con el que calentar a sus soldados.

Willie Pratt, maestro destilador, recibe el apodo de Doctor No por su negativa a vaciar las barricas hasta estar convencido de la calidad del bourbon, sin importar que se venda con un período de maduración real superior al estipulado.

Es un bourbon más artesanal que comercial, vendido en lotes pequeños. Su nariz es de abundantes notas azucaradas de cebada, frutos secos y pasas, con toques de pan recién horneado y semillas de hinojo.

Es rico y picante en boca, con sabores de fruta jugosa y canela. Termina con un intenso golpe de pimienta negra, con fuerte presencia de fruta seca.

43. Elijah Craig 12 Years Old

Elijah Craig fue un predicador bautista fallecido en 1808, uno de varios personajes de Kentucky al que se le atribuye la invención del whisky bourbon.

Según el relato, en una ocasión se desató un incendio en la destilería de Craig y el reverendo utilizó unos barriles casi carbonizados para guardar whisky, descubriendo que mejoraba notablemente de sabor.

Leyendas aparte, el bourbon Elijah Craig es producido desde 1934 en la destilería Heaven Hill, en Bardstown, Kentucky.

Es de nariz gruesa y llena, con aromas de roble tostado, tofe y verduras guisadas picantes, con toques de resina y crema inglesa.

En boca es completo y encantadoramente suave, con notas de manzanas Bramley horneadas y Madeira, más toques de anís y especias. Tiene un final largo y de cremosa dulzura, con notas de roble tostado.

 

Whiskys Japoneses

44. Kirin Fuji-Sanroku 18 Years Old

Japón produce whiskys desde el siglo XIX y estos comenzaron siendo imitaciones de los escoceses, para progresar poco a poco hacia una personalidad propia, apuntalados por las aguas vírgenes niponas, más puras que las de Escocia.

La destilería Kirin Seagram, que produce este whisky, está al pie del Monte Fuji, montaña sagrada y cumbre más alta de los japoneses. Lo mejor de su cosecha es este 18 Años puro de malta.

Es un whisky muy bien equilibrado, con notas de avellanas y vainilla en boca, que abren paso a un final vínico y prolongado.

45. Suntory Hibiki 21 Years Old

Shinjiro Torii, llamado el “padre del whisky japonés”, fue un farmacéutico que a finales del siglo XIX fundó una firma de licores importados que luego se convertiría en Suntory, legendaria destilería japonesa.

El Suntory Hibiki 21 Años fue seleccionado en 2017 como el mejor whisky mezclado del mundo en el concurso World Whiskey Awards.

Es un whisky dulce, suave, complejo y elegante, repleto de aromas y sabores a frutos secos, cáscaras cítricas, mermelada de fresa y manzanas recién horneadas.

Suntory se diversificó hacia la biotecnología y tiene dos curiosas marcas en Japón: fue la primera compañía nipona en utilizar extranjeros para sus comerciales y logró producir la primera rosa azul, símbolo de lo imposible para los japoneses.

46. Nikka Blended Whisky

Masataka Taketsuru fue un japonés que llegó a Glasgow en 1918 y obtuvo un título de química en la universidad de la ciudad, para irse después a trabajar en dos destilerías de whisky.

En 1920 se casó con una escocesa y retornó a su archipiélago oriental para convertirse en uno de los principales pioneros del whisky japonés.

Taketsuru fundó la destilería Nikka en 1934, después de haber estado trabajando varios años con Shinjiro Torii.

El whisky Nikka es una mezcla muy bien equilibrada, intensa en frutas y en notas de vainilla, que viene en una botella que destaca por su sencillez casi minimalista.

47. Hakushu 18 Years Old

Es un whisky 18 Años, puro de malta, que deja sentir intensamente fragancias y sabores frutales y del cereal.

Su nariz es de pera, naranja y ahumados secos y presenta al paladar sabores a pasteles dulces, ensalada de frutas y pan horneado. Es de final largo, con notas afrutadas y de miel de manuka y un sutil toque ahumado.

La destilería Hakushu se encuentra en una ladera boscosa del Monte Kaikoma, en la prefectura de Yamanashi, y es propiedad del grupo Suntory.

 

Whiskys de Otras Procedencias

48. Gouden Carolus Single Malt

Es un whisky puro de malta elaborado por Het Anker, conocido fabricante belga de cerveza, a partir del puré de la cerveza Gouden Carolus Tripel.

El puré es destilado en alambiques de cobre martillados a mano y el whisky es criado en barricas bourbon de primer llenado, seguido de una maduración posterior en barriles de roble hechos a medida.

Es un whisky refinado, de sabor rico y equilibrado, con sutiles aromas frutales, con notas de vainilla y madera.

49. Kavalan Classic

Si no has probado un whisky taiwanés, quizá deberías comenzar con este. El agua glacial de Taiwán y su clima, más la crianza del whisky en barricas de ron, le dan un carácter único.

El Kavalan Classic es un whisky puro de malta, diverso y complejo. Sus aromas y sabores son limpios, frescos y de sedosa suavidad, con notas de frutas tropicales, particularmente mango.

La destilería Kavalan, situada en el municipio de Yuanshan del condado de Yilan, al noreste de la isla, fue fundada en 2005 y toma su nombre del pueblo indígena Kavalan, que habitó originalmente el territorio.

50. Omar Single Malt

Es otro whisky taiwanés puro de malta, producido en el centro de la isla en la destilería Nantou.

La crianza se realiza en barricas de Jerez, sobresaliendo por sus notas de pasas y chocolate.

Presenta a la nariz notas de pasas sultana, uvas rojas y almendras, ofreciendo al paladar sabores a cebada aceitosa, jengibre, clavo de olor y canela, con capas achocolatadas y de frutos secos. Su final es tenuemente picante, con toques de fruta seca y roble fresco.

La destilería Nantou es la única propiedad del estado taiwanés que destila whisky.

 

¿Cuántos de estos magníficos whiskys has disfrutado? Comparte tus experiencias con nuestra comunidad de lectores y no te olvides de mandar este listado a tus amigos, para que sepan también cuáles son los mejores whiskys del mundo.

 

 

Ver También:

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Top 15 Mejores Hoteles de Tepoztlán Para Hospedarte

Las 12 Mejores Comidas de la Gastronomía de Oaxaca