in

14 platillos típicos de la Ciudad de México que tienes que probar

Ciudad de México es reconocida en el mundo por su mezcla de culturas y rica gastronomía, una que reúne todas las recetas del interior del país.

Los siguientes son los platillos típicos de la Ciudad de México que más disfrutan lugareños y turistas, que visitan la bella e imponente capital mexicana.

Los 14 platillos típicos de la Ciudad de México:

1. Tamales

Comencemos nuestra lista con los representativos tamales mexicanos.

Bollos de maíz rellenos de carnes, vegetales, frutas y otros ingredientes, envueltos en hojas vegetales que son sancochados o cocidos al vapor.

Aunque en la envoltura tradicional se emplea la hoja de la mazorca de maíz, también se utilizan hojas de plátano, de aguacate y otras especies vegetales. Igualmente se emplea a nivel industrial hojas de papel aluminio, pero muchos prefieren las envolturas tradicionales.

Los tamales encuerados verdes y rojos son particularmente populares en Ciudad de México. Se cocinan al vapor en una hoja de elote y se fríen en manteca justo antes de comerse, quedando crocantes por fuera y suaves por dentro.

2. Elotes

Un elote es una mazorca de maíz que aún está en la planta que la produjo. Su vendedor es una típica estampa de la Ciudad de México con tiernas mazorcas hervidas en agua con sal o asadas, insertadas en un palo puntiagudo para que el comensal las sujete al comerlas.

Los aderezos usuales son chile en polvo, mayonesa, limón y queso rallado. Un simple pero exquisito platillo que disfrutan en la capital.

3. Quesadillas

Tortillas de maíz o de trigo rellenas de queso; uno de los platillos más populares y típicos de Ciudad de México. Se calienta a la plancha o a la parrilla hasta que el queso se funda y se come plegada.

La variante “sincronizada” es una quesadilla con dos tortillas con una capa de queso en medio de ambas. Si además de queso se le añade otro ingrediente pasan a llamarse, dobladillas.

4. Tortas mexicanas

Pan o trozo de pan (bolillo, birote u otro) partido por la mitad y relleno con queso, jamón u otro ingrediente, que pueden comerse frías o calientes. Se aderezan con crema, mayonesa, mostaza, chiles, rodajas de jitomate, frijoles, guacamole y otras salsas.

5. Huevos rancheros

Es el desayuno tradicional de los trabajadores de los ranchos de México y también la primera comida de muchos capitalinos y otros citadinos.

Los huevos van fritos. Se admiten revueltos, pero no sancochados. No pueden faltar chiles troceados o una salsa de chiles, frijoles refritos y tortillas de maíz.

Los huevos divorciados son un variante. Dos huevos fritos, uno cubierto con una salsa roja y otro con salsa verde, separados por una ración de frijoles o chilaquiles.

Los jornaleros de los ranchos comen sus huevos después del alba. Muchos en las ciudades, a media mañana o en el mediodía.

6. Chilaquiles

Totopos o trozos de tortilla tostados o fritos bañados en salsa de chiles roja o verde. Como alternativa también se les añade res o pollo deshebrado, cecina, arrachera, chorizo, queso, crema, huevos, aguacate, cebolla y otros ingredientes.

Muchos mexiqueños y mexicanos los comen acompañados de frijoles en las mañanas.

7. Burritos

A diferencia de los tacos, las tortillas se envuelven en un cilindro y siempre llevan de relleno frijoles refritos, que puede ser acompañado con carne asada, chiles y verduras.

Se cree que el nombre del platillo viene de la Revolución Mexicana, en referencia al burro de un vendedor ambulante de Ciudad Juárez de nombre, Juan Méndez.

Otros afirman que “burrito” se debe al parecido de la tortilla enrollada con la oreja de un asno. Una tercera versión señala que la semejanza es con los paquetes enrollados que los campesinos cargan a ambos costados de los burros.

8. Enchiladas

En México hay al menos 300 tipos de enchiladas, tortillas rellenas de carne, pollo, pavo, cerdo o queso, bañadas con una salsa de chiles.

Se conocen las mineras (Guanajuato), michoacanas, verdes y rojas (según el color del tomate y los chiles), de mole (salseadas con mole), de frijol, regiomontanas y potosinas.

Otras populares son las norteñas, del suelo (populares en Sinaloa), suizas (con crema de leche y queso gratinado), dulces (con un mole que lleva pasas y piloncillo) y chicanas o gringas (con aceitunas negras picadas).

CDMX es la ciudad del país donde conseguirás más fácilmente todas estas variaciones de enchiladas, cuyo acompañante habitual es lechuga, cebolla en rodajas, queso y crema de leche.

9. Nachos con pollo

Los nachos con pollo son una botana práctica y deliciosa ideal para acompañar con cervezas. Se preparan con pechuga de pollo deshuesada, sazonada y aderezada. Después se cocinan en una sartén con un poco de aceite de oliva.

El pollo se desmenuza con la ayuda de 2 tenedores y se sumerge en una preparación a base de salsa de tomate frito, agua caliente, sal y salsa tabasco al gusto, una que se cocina primero con sus ingredientes y luego con el pollo incorporado.

Se pone una capa de nachos en un plato llano, se cubre con queso cheddar rallado y se añade una capa de pollo en salsa. Así se va formando una montaña de nachos con pollo.

Los nachos se popularizaron en todo el país antes de convertirse en uno de los productos mexicanos más consumidos en el mundo.

10. Pozole

El pozole es un platillo prehispánico con muchas variedades a nivel nacional, como el verde, de Guerrero y el rojo, de varios estados. En CDMX conseguirás todas estas, incluyendo la guerrerense y las de Jalisco, Guanajuato, Tlaxcala, de los estados del norte y las variedades de la costa del Pacífico.

Este platillo mexicano es un perfecto balance de los 3 macronutrientes que el cuerpo necesita para una sana alimentación. El maíz aporta carbohidratos, el pollo o el cerdo contribuyen con proteínas y las verduras añaden vitaminas y minerales. El caldo es un revitalizador que cura la resaca.

11. Chiles rellenos

Los chiles rellenos son uno de los alimentos más completos que tienen los capitalinos. Son ricos en vitamina C y otros nutrientes, mientras que el relleno a base de queso aporta proteínas, grasas y vitaminas. Acompañados con tortillas o arroz, se convierten en una comida completa.

Si el relleno se hace con salmón, atún, bonito, sardina o jurel, el platillo se potencia con los saludables ácidos grasos omega-3.

12. Tlacoyos

Los puestos de venta de tlacoyos se distinguen entre los platillos típicos de la Ciudad de México por un gran comal colocado sobre un brasero.

Se trata de una masa de maíz espesa, generalmente de más de 1 cm, cocida al momento o mantenida caliente en un comal, rellena con papa, frijol, queso, chicharrón, habas, cebolla, cilantro y otros ingredientes. Se adereza con una salsa verde o roja.

13. Ensalada de nopales

Platillo preferido por los capitalinos que quieren comer vegano y muy nutritivo.

Una ensalada de nopales con jitomate y aguacate es un “superalimento” que aporta proteína vegetal, grasas saludables, vitaminas y minerales.

El nopal es bajo en calorías. Su fibra ayuda en el tránsito por el sistema gastrointestinal previniendo afecciones como estreñimiento y síndrome de colon irritable. Es rico en vitaminas A, B y C y en minerales como potasio, sodio, calcio y magnesio.

14. Fajitas de carne

Otro sencillo pero rico y nutritivo plato de la cocina mexicana, popular en todas las ciudades y pueblos del país.

Las sabrosas fajitas se preparan con un corte vacuno magro cuyos filetes se cortan en tiras, se salpimientan y se cocinan en un poco de aceite de oliva con jitomate maduro, pimientos (rojo y amarillo) y cebolla.

Las personas que evitan las carnes rojas las hacen con pechuga de pollo deshuesada.

Al terminar el platillo se añade un puñado de queso rallado (parmesano, Monterey u otro que se funda fácilmente) y cilantro fresco picado. Se calientan por ambos lados unas cuantas tortillas y se rellenan con las fajitas.

¿Cuál es la comida tradicional del Estado de México?

Se desconoce cuál fue exactamente el punto donde se preparó por primera vez la típica barbacoa mexicana, pero pudo haber sido un lugar mexiquense ya que el tradicional platillo proviene del centro de México, en el territorio que hoy ocupan los estados Hidalgo, México, Querétaro y Tlaxcala.

México es el primer estado nacional en crianza de borregos, con restaurantes de barbacoas abarrotados de visitantes procedentes de Ciudad de México y otras localidades, que van a disfrutar de la tierna carne y del delicioso consomé, preparados en los hornos de pozos con piedras revestidos de maguey.

El maíz y los frijoles son ingredientes siempre presentes en la comida tradicional mexiquense, en todos sus colores y variedades.

Respecto al ancestral consumo de insectos, en el Estado de México se comen el axayácatl y sus ahuautles (huevas), gusanos de maguey, chicatanas y otras especies.

Una de las bebidas más tradicionales d es el mosco, fuerte licor toluqueño a base de frutas fermentadas, principalmente capulín, nanche y manzana.

¿Cuáles son los platillos típicos de la Ciudad de México?

La gastronomía mexiqueña tiene muchos platillos típicos, dos de ellos, los huaraches y los tacos al pastor.

1. Huaraches

Los huaraches son un platillo auténticamente chilango creado en 1935 cerca del Canal de la Viga, por la popular cocinera, Carmen Gómez Medina.

Se llaman así por su forma parecida a la suela de las sandalias indígenas del mismo nombre. Se preparan con masa de maíz extendida en unas tortas gruesas y ovaladas, que son su característica distintiva.

Se les añade encima una amplia variedad de rellenos a base de carne, pollo, chorizo, queso, frijoles y otros vegetales debidamente salseados.

2. Tacos al pastor

Se cree que los tacos al pastor fueron creados por inmigrantes libaneses en Ciudad de México en el siglo XIX.

Aunque principalmente son de carne de cerdo, suelen ser también de res. Se les conoce además como tacos de trompo por la forma que adoptan los filetes delgados y adobados, ensartados en una varilla metálica que funciona como asador vertical. El cerdo es previamente marinado con achiote, chiles, vinagre y especias.

En la parte alta de esta varilla se ensarta una piña que al derramar su jugo adereza la carne. El trompo de carne va girando en una lenta cocción y cuando el taquero necesita armar un taco, corta una ración que cae sobre la tortilla sostenida con la otra mano. A este se le pone también un trozo de piña, cebolla, cilantro y una variedad de salsas.

Los trompos de carne forman parte del paisaje a la vista del público en la Ciudad de México, donde los tacos al pastor se comen durante todo el día.

¿Qué alimentos se producen en el Estado de México?

México fue una entidad de vocación agrícola y pecuaria hasta que la fuerte expansión de la mancha urbana de Ciudad de México y dentro del propio estado, determinó una reorientación de su economía hacia las actividades secundarias y terciarias.

Actualmente en el estado hay 120 mil hectáreas bajo riego con una actividad agropecuaria en la que participan cerca de 1,2 millones de personas, tanto en empresas formales como en unidades de producción de subsistencia.

Todavía se mantiene una importante producción de maíz, hortalizas, frutas y forrajes para la ganadería, especialmente bovina y ovejas. El desarrollo de la piscicultura ha traído al estado una actividad de crianza más reciente.

Maíz

México sigue siendo uno de los principales estados productores de maíz de la República, con 515 mil hectáreas destinadas a la siembra del cereal para una producción anual de casi 2 millones de toneladas.

Hortalizas, legumbres y tubérculos

La producción de hortalizas, legumbres y tubérculos en el estado de México, es baja en comparación con la mayoría de las otras entidades nacionales. Los principales productos del estado son papa blanca, tomate rojo, tomate verde, habas verdes, chícharos, zanahorias y nopalitos.

Frutas

Aunque en el estado no se produce mucha fruta en comparación con otras entidades federales, sus principales cosechas son aguacates Hass, duraznos, guayabas y tunas, rubros que representan más del 90 % de la producción frutícola estatal.

Forrajes

El Estado de México destina casi una quinta parte de su superficie sembrada a los forrajes verdes, principalmente para el ganado de carne y de leche.

La principal zona de producción de pastos es Tejupilco. En maíz forrajero destacan Atlacomulco, Jilotepec, Zumpango y Texcoco, mientras que en avena forrajera sobresalen Valle de Bravo, Jilotepec, Texcoco y Coatepec Harinas.

Carnes

México es el estado líder en la producción de ganado ovino con un rebaño estimado en 1,5 millones de ovejas.

Anualmente son sacrificados más de 300 mil animales cuya carne va principalmente a las carnicerías y a los cientos de establecimientos que en el estado se dedican a preparar la deliciosa barbacoa de borrego.

Pescado

El Estado de México es una de las 15 entidades federales que no tienen costas marítimas. En ese grupo de estados, el mexiquense es el primer productor de pescado con cerca de 20 mil toneladas anuales, gracias a la gran cantidad de criaderos instalados para tilapia, trucha, carpa y otras especies de peces.

Flores

Uno de los segmentos en los que la producción agrícola del Estado de México ha tenido una mayor y fuerte expansión, es en el de las flores. Anualmente produce más de 55 mil toneladas de flores, siendo líder en rosas de corte en invernadero, gladiolas, claveles y de follaje leather para arreglos florales.

Cerca del 20 % de la producción se destina a la exportación, sobre todo a Norteamérica.

Comida típica de la Ciudad de México

Los tacos de canasta y las flautas son platillos típicos de la Ciudad de México que forman parte de la comida habitual de los capitalinos.

Tacos de canasta

Una pintoresca imagen de Ciudad de México son los vendedores que llevan estos tacos en una canasta de mimbre, en la parte trasera de una bicicleta.

Sus tradicionales rellenos son chicharrón prensado, papas, frijoles, carne adobada y mole verde. En las cubetas colgadas de la bicicleta llevan una rica preparación de jalapeños en escabeche y una deliciosa salsa.

Los tacos se sirven con una cebolla cocida fileteada.

Flautas

Tacos fritos y enrollados en un cilindro que son otro clásico del DF mexicano. Su nombre se debe al parecido con la flauta y se cree que se originó en Sinaloa.

Las flautas son rellenas de carne o de pollo deshebrado con una capa de queso, crema, lechuga, aguacate y otros vegetales.

Platillos típicos del Estado de México

El Estado de México conserva tradiciones culinarias con ricos platillos que cada fin de semana son degustados por cientos de miles de visitantes procedentes de CDMX y de otras ciudades cercanas. Conozcamos algunos.

Chorizo verde

Invento toluqueño. Es uno de los productos gastronómicos artesanales más conocidos del Estado de México, que surgió como adaptación de los productos locales a los embutidos traídos por los españoles.

Junto con el novedoso cerdo, la población incorporó al picadillo a embutir el chile serrano, el tomatillo y las hierbas verdes, dándole al chorizo mexiquense su característico color.

Los chorizos verdes se consiguen en todas partes en el estado de México, especialmente en Toluca. Un buen sitio para comer platillos a base de estos es el Mercado 16 de Septiembre.

Salsa borracha

La salsa borracha es excelente para bañar cualquier antojito. Sus principales ingredientes son chiles anchos y pasillas, pulque blanco, ajo, cebolla, hierbas aromáticas y piloncillo. Se inventó en la región central de México por su gran tradición pulquera.

Tamal de ollita

Los tamales de ollita o chuchulucos nunca faltan en las mesas del municipio mexiquense de Ocoyoacac, sobre todo durante los días festivos.

Se llaman de ollita por la cavidad que tienen en el centro empleada para rellenarla con cerdo, salsa y otros ingredientes.

Quintoniles encebollados

El quintonil o amaranto es una hierba anual utilizada con fines medicinales en el centro de México, con hojas y tallos tiernos empleados para preparar un platillo perteneciente a la gastronomía mexiquense.

En este plato los quintoniles se cocinan en un guiso caldoso con ajo, caldo y abundante cebolla.

Breve historia de la gastronomía de la Ciudad de México

En el actual Valle de México predominó durante la época prehispánica una alimentación lacustre a base de pescado, insectos, caracoles y aves de hábitos acuáticas, a los que se sumaron varias plantas.

Las especies vegetales eran las autóctonas, especialmente maíz, frijoles, chiles, jitomate, calabaza, agave, nopal y aguacate.

Las carnes que comían los ciudadanos de Tenochtitlán eran esencialmente aves como guajolote, pato y codorniz y mamíferos como venado y cerdo de monte, carnes aderezadas con epazote y hoja santa.

La llegada de los españoles a Tenochtitlán cambió drásticamente la gastronomía en la actual CDMX, al introducir reses, cerdo, pollo, trigo, arroz, café, plátano, cítricos y caña de azúcar, entre otros alimentos.

Los conquistadores aportaron también una larga lista de hierbas aromáticas y condimentos como laurel, orégano, hierbabuena, cilantro, perejil, tomillo, cebolla, comino, canela, clavo y pimienta.

Con estos ingredientes, tanto originarios como foráneos, se conformó  fundamentalmente la gastronomía de la Ciudad de México, también enriquecida con los aportes africanos, asiáticos y de otros pueblos del mundo, que llegaron al país durante y después del virreinato.

Seguramente has probado muchos de estos platillos típicos de la Ciudad de México y otras regiones del país, entonces, ¿cuáles son tus preferidos? Comenta y comparte este artículo con tus amigos.

 

Ver También:

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 puntos para organizar la maleta perfecta cuando viajas

Cerro de la Silla, Monterrey, todo lo que debes saber