in

Top 15 Mejores Platillos de la Gastronomía Mexicana Tradicional que Debes Probar

México es un país con una cultura muy rica y llena de matices. Con tradiciones hermosas que dejan ver la influencia de las culturas precolombinas y de los europeos que arribaron al continente en el siglo XV.

Uno de los elementos en los que más se aprecia la diversidad cultural de México es su gastronomía. En los diversos platos se observa un colorido impresionante, así como una exquisita sazón y un sabor inmejorable.

A continuación te damos una lista con los 15 platillos tradicionales más representativos de la gastronomía mexicana que debes probar.

 

1. Chile en Nogada

Este es un delicioso plato originario del estado de Puebla, representante fiel de los sabores de la gastronomía mexicana.

Su presentación es hermosa, muy bien pensada para representar los colores de la bandera mexicana: el verde, el blanco y el rojo.

Se prepara tomando un chile poblano y rellenándolo con guiso que puede ser a base de carne de res o cerdo, mezclado con algunas frutas como piña, manzana o pera. El chile se cubre con nogada (salsa hecha con nueces), por encima de esta se coloca la granada y se adorna con perejil.

 

2. Enchiladas

La enchilada tiene un lugar privilegiado entre los platillos tradicionales mexicanos, en el que la tortilla de maíz también tiene protagonismo al ser la que envuelve todo el rico sabor que esconde este delicioso platillo.

Este  plato es muy fácil de preparar. Solo necesitarás tortilla de maíz con algún relleno (generalmente un guiso preparado a base de pollo, carne o frijoles) y por encima las enchiladas están cubiertas con una salsa de chiles y, en ocasiones, queso.

Finalmente se lleva al horno para que gratine el queso con la salsa de chile. Ahora solo te queda disfrutar de esta delicia.

Un dato bastante interesante es que hay muchas variedades de enchiladas, como la suiza, en la que se sustituye el queso por crema de leche; o la de mole, que se encuentra bañada en chile poblano.

 

3. Tacos

El taco es el embajador por excelencia de la gastronomía mexicana. En todas partes del mundo es reconocido y muy apreciado. Cualquier buen restaurante de comida mexicana ha de tener en su menú una variedad de tacos.

Consiste en tortillas delgadas de maíz, que se doblan por la mitad y pueden contener diversos rellenos.

Los hay de carne de res, cerdo o pollo y hasta los que son netamente vegetarianos. Se comen acompañados de diversas salsas como el guacamole o salsa roja hecha de chiles.

En las diversas regiones de México se sirven tacos con diferentes ingredientes. Por ejemplo, en Baja California es común encontrar tacos rellenos de pescado o mariscos.

Lee también nuestra guía sobre los Top 15 mejores tacos de Tijuana que tienes que probar

4. Quesadillas

Este es un plato tradicional que no falta en las mesas de los mexicanos.

Es una tortilla tradicionalmente de maíz (también puede ser de harina de trigo) que se dobla por la mitad y se rellena de queso para posteriormente ponerla a asar, derritiendo su interior.

La quesadilla es estrictamente de queso, aunque han surgido versiones con relleno de carne, pollo o vegetales.

5. Huarache

Este plato tradicional rememora a la cultura prehispánica debido a que en su presentación asemeja a los “huaraches”, prenda de calzado que solían utilizar los aborígenes.

Es un plato relativamente joven, ya que según los que han profundizado en sus orígenes, tiene una antigüedad de 75 años. Sin embargo, en tan poco tiempo ha sabido ganarse su lugar entre los platillos tradicionales mexicanos.

Consiste en una tortilla de maíz gruesa de forma alargada que lleva encima diversos toppings, entre los que se destacan queso, vegetales, frijoles y guisos a base de carne de res o cerdo.

Debo aclararte que el topping depende de los gustos de cada quién.

 

6. Guacamole

Sus orígenes son prehispánicos. Su nombre proviene del ahuacatl (aguacate) y molli (mole o salsa).

Es un ingrediente que no falta en las mesas y es reconocido en todo el mundo (por su sabor y versatilidad) como un digno representante de la gastronomía mexicana, a pesar de que no es un platillo en sí mismo, sino un acompañante.

Sirve para acompañar guisos, tacos, burritos o simplemente para comerlo con nachos.

Consiste en una salsa espesa cuyo ingrediente principal es el aguacate, lo que le da su característico color verde. Hay diversas recetas, pero la original contempla (a parte del aguacate): chile verde, jitomates, cebolla, jugo de limón, cilantro, ajo y sal.

Se pueden preparar variantes agregándole verduras e incluso frutas.

Lee también nuestra guía sobre los 10 mejores restaurantes de mariscos en Guadalajara

7. Chilaquiles

Este es un plato que bien sirve para unas botanas o para un buen desayuno.

Está conformado por unos pototos, que son tortillas de maíz crocantes, pequeñas y cortadas en triángulos (hoy conocidas como nachos), acompañadas de salsas a base de chiles rojos o verdes.

Es común que lleven otros acompañantes como pollo, carne de res o puerco, chorizo, queso, huevo, frijoles, entre otros. Es un infaltable en las fiestas y reuniones por su sencillez y rápida elaboración.

 

8. Burritos

Es otro de los embajadores de la gastronomía mexicana en el mundo. Existe cierta controversia acerca del origen del término. Algunos dicen que proviene del estado de Guanajuato, otros que debe su nombre a que su forma asemeja los paquetes que cargan los burros.

La versión más aceptada es la que le acredita el nombre al señor Juan Méndez, quien los vendía durante la época de la Revolución Mexicana.

Fue tanta la aceptación de la gente que el señor Méndez compró un burro para poder transportar la gran cantidad de pedidos, por lo que los clientes empezaron a llamarlos “burritos”.

Consiste en una tortilla delgada de harina de trigo, enrollada de forma cilíndrica que se rellena con frijoles mixtos y carne asada. También puede llevar vegetales.

Las recetas son muy variadas, aunque siempre contemplan los frijoles en el relleno. Estos pueden ir acompañados de muchos otros ingredientes.

 

9. Tamales

Plato representativo de la gastronomía mexicana. El tamal es un fijo en las festividades, en especial el Día de la Candelaria, el 2 de febrero de cada año.

Está hecho de harina de maíz rellenas y es envuelta en hojas de elote y puestos a cocer al vapor.

El relleno puede cambiar de acuerdo con la región del país. Por ejemplo, en Baja California se acostumbra rellenarlos con carne de pollo, aceitunas, aceite de oliva y pasas; en los estados del norte el relleno es de tiras de carne y salsa de chiles secos.

 

10. Pescado Zarandeado

Tiene su origen en la isla de Mezcaltitán, perteneciente al estado de Nayarit, aunque se come a lo largo de la costa del Pacífico.

A pesar de la gran cantidad de pescados que se pueden conseguir en Nayarit, el ideal para este plato es el pargo, ya que tiene poca grasa y no pierde resequedad al colocarlo a las brasas.

La preparación consiste en aderezar el pescado con jugo de limón, ajo y otras especies. Antes de colocarlo en las brasas se debe barnizar con una mezcla de mostaza, mayonesa, chile y salsa de soya. El resultado es un manjar con una mezcla de sabores insuperable.

 

11. Cochinita Pibil

Tiene su origen en el estado de Yucatán. Se ha preparado desde la época de la conquista y ha perdurado a través de los años como uno de los platos tradicionales representativos de esta zona del país.

La cocción tradicional implica el uso de un horno de tierra, lo que contribuye a darle el sabor peculiar que tiene este plato.

Antes de colocar la carne de cerdo en el horno, debe adobarse con achiote y envolverse en hojas de plátano. El acompañante tradicional de este delicioso plato son cebollas moradas en naranja agria y chile habanero. Así mismo, puede acompañarse con arroz blanco y tortilla de maíz.

Es un plato delicioso. Si se realiza la cocción con el método tradicional, el sabor será de antología.

 

12. Pozole

Tiene su origen en la época prehispánica. Su nombre proviene de la palabra náhuatl pozolli, que significa “hervido”. Y no hay palabra que le quede mejor a este plato, ya que básicamente es un caldo hervido.

Se prepara con granos de maíz de la variedad cacahuacintle, que previamente son sometidos a un tratamiento con hidróxido de calcio para perder la cáscara que los recubre. Posteriormente se lavan y se ponen a cocer nuevamente hasta que estallan.

El caldo, además de maíz, lleva carne de res o de pollo y es aderezado con otros ingredientes como cebolla, limón, rábano o aguacate.

Hay diferentes variedades de pozole, todo dependerá de lo que lleve: pozole rojo, con chile guajillo; pozole blanco, preparado solo con el caldo de la carne y el maíz; por último, pozole verde hecho con tomate.

Es un plato delicioso del que los mexicanos se encuentran muy orgullosos, y con razón, ya que su sabor es excepcional.

 

13. Tlacoyos

Es un plato tradicional mexicano que como muchos es vestigio de los tiempos prehispánicos.

El maíz es protagonista en este platillo. Consiste en una tortilla gruesa de este cereal, de forma ovalada, que se rellena con diversos ingredientes, dependiendo del gusto de cada quien. Puede estar rellena con frijoles o habas cocidas, entre otros.

Para servirlo, se le puede colocar encima un complemento como algún guisado, vegetales o alguna salsa de chile.

 

14. Carnitas

Es uno de los platos más comunes y versátiles de la comida mexicana. Puede servirse de múltiples formas y con gran variedad de acompañantes.

Se prepara con carne de cerdo que se fríe en su propia manteca, preferiblemente en ollas de cobre. Antes de cocinar la carne, esta es aderezada con sal y tequesquite. Una vez que la carne está cocida, se agrega a la olla una mezcla que puede contener jugo de naranja, leche, agua y cerveza.

Pueden servirse en tacos y fajitas, acompañadas por salsas tradicionales como el guacamole o salsa de chile.

 

15. Mole

El mole es uno de los máximos representantes de la gastronomía mexicana. Es conocido dentro y fuera de México como una excelente opción para crear deliciosos platos en los que es protagonista.

La receta original de mole llevaba al menos 100 ingredientes, aunque hoy no se le colocan tantos. Entre esos ingredientes te podemos mencionar: varios tipos de chiles, jitomates, hierba santa, aguacate, masa de maíz, chocolate y cacahuates, entre otros.

El mole se emplea principalmente para cubrir carnes como pollo, pavo o cerdo. Debe quedar como una pasta homogénea y densa de color oscuro.

 

Aquí tienes solo una muestra de los mejores platillos tradicionales de la cocina mexicana, una de las más reconocidas del mundo.

Con un sabor y sazón inconfundibles, enamora a quienes la prueban, dejándolos con ganas de repetir. Así que anímate y prueba estos deliciosos platos, no te arrepentirás.

¿Qué tal te ha parecido esta información? Te invito a que dejes un comentario y nos haga saber tus dudas o experiencia.

 

Ver También:

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las 15 Mejores Cosas Por Hacer en Chapultepec, Ciudad de México

Los 6 Mejores Planetarios en CDMX Que Tienes Que Conocer