in

Las 30 Mejores Cosas Que Hacer Y Ver En Florencia, Italia

Florencia, la cuna del movimiento renacentista, es el centro cultural de Italia y una ciudad que atrae a más de 13 millones de turistas cada año.

Con una población cercana a las 400 mil personas, de la capital de Toscana han salido personajes notables como Miguel Ángel, Donatello y Maquiavelo.

Te invitamos a conocerla más de cerca y para ello hemos elaborado una lista de las 30 mejores cosas para ver y hacer en esta ciudad que reúne la Cúpula de Santa María del Fiore, el Ponte Vecchio y la Galería de la Academia que acoge al famoso David de Miguel Ángel.

1. Catedral de Florencia

Santa María de Fiore, conocida como Duomo, es el nombre de la majestuosa Catedral de Florencia, una de las obras arquitectónicas más importantes y bellas de Europa, cuya construcción inició en 1296 y culminó en 1998, 72 años después.

Es una de las iglesias de la religión cristiana más grandes del continente. Nada más que la fachada tiene 160 metros.

En la entrada, escaleras abajo, encontrarás una cripta con el nicho de Filippo Brunelleschi, que construyó casi un siglo después de la obra original la imponente cúpula de 114 metros de altura y 45 metros de diámetro.

La sobriedad domina la Catedral. El exterior está recubierto de mármol policromado al igual que el suelo en el interior.

Lo que más atrae a los turistas es recorrer la cúpula que tiene pintada distintas escenas que representan el Juicio Final. Hay que subir 463 escalones, la última parte es casi vertical. La experiencia es inigualable.

Para evitar un mal rato y que te prohíban ingresar a la Catedral, usa ropa que no deje mucha piel expuesta a la vista.

2. Campanile de Giotto 

A un costado de la Catedral está el Campanario de Giotto. Aunque la mayoría de la gente piensa que forma parte de la iglesia, realmente es una torre independiente que destaca por su majestuosidad.

Su revestimiento es de mármol blanco, verde y rojo, similar al del Duomo. El nombre se lo debe a su creador, Giotto di Bondone, que murió antes de terminar la obra concluida por Andrea Pisano.

La construcción inició en 1334 y está divida en dos. La parte inferior decorada con más de 50 bajorrelieves que simbolizan el arte y las obras de Luca della Robbia y Andrea Pisano. La superior tiene nichos con estatuas dedicadas a los sacramentos, las virtudes y las artes liberales.

Aunque actualmente las exhibidas en el campanario son réplicas, las originales se pueden observar en el museo del Duomo.

Para terminar de apreciar esta obra en todo su esplendor, hay que subir 414 escalones hasta el campanario, desde donde la vista de Florencia es espectacular.

3. Palacio Viejo

El Palazzo Vecchio o Palacio Viejo tiene forma de castillo. Su nombre ha sido cambiado con el paso de los años hasta el vigente.

Su construcción, que inició en 1299, estuvo a cargo de Arnolfo Di Cambio, que al mismo tiempo emprendía la obra del Duomo. El objetivo de este palacio fue albergar a los funcionarios del gobierno local con altos cargos.

El edificio austero en decoración tiene estructuras fortificadas dignas de la época medieval. Entre lo más impactante está la torre de 94 metros que sobresale en su parte superior.

En la entrada del castillo están las copias de las estatuas del David de Miguel Ángel, Hércules y Caco. Dentro hay diferentes salas como la del Cinquecento, actualmente la más grande de todas que aún conserva su uso original para conferencias y eventos especiales.

4. Ponte Vecchio

Es la imagen más conocida de Florencia. El Ponte Vecchio o Puente Viejo es el único que quedó en pie después de la Segunda Guerra Mundial.

Su origen se remonta a 1345 lo que lo posiciona como uno de los más viejos de Europa. El puente, que pasa sobre la parte más angosta del río Arno, es un punto de encuentro para los turistas porque está repleto de joyerías.

Su foto está en numerosas guías de viajes y no es para menos, pues quienes lo visitan acuden para contemplar los mágicos atardeceres, mientras escuchan tocar a músicos de la ciudad.

Un detalle de Ponte Vecchio es el corredor que pasa por la parte este de la estructura, desde el Palazzo Vecchio hasta el Palazzo Pitti.

Los más de 5 mil candados cerrados en el puente como señal de amor son una de las tradiciones más respetadas por las parejas.

5. Basílica de Santa Cruz

Una parada obligada en Florencia es la Basílica de Santa Cruz.

El interior de esta sencilla iglesia es en forma de cruz y en sus paredes están imágenes de la vida de Cristo. Se dice que estas eran la Biblia de los analfabetas de la época cerca de 1300.

Solo la Catedral supera en tamaño a la basílica, cuya construcción inició en el mismo lugar donde años antes se comenzó a edificar un templo en honor a San Francisco de Asís.

Lo que más llama la atención de los visitantes son las casi 300 tumbas donde reposan los restos de personajes importantes de la historia, entre ellos están:

  • Galileo Galilei
  • Maquiavelo
  • Lorenzo Ghiberti
  • Miguel Ángel

Donatello, Giotto y Brunelleschi dejaron su firma en las esculturas y pinturas que adornan la Basílica de Santa Cruz, una belleza de la época. Una hora de recorrido te permitirá apreciarla en toda su grandeza.

6. Baptisterio de San Juan

Ubicado justo frente a la Catedral, el Baptisterio de San Juan es un templo octogonal donde se celebraban los bautizos.

Sus grandes dimensiones eran necesarias para recibir a la muchedumbre que asistía en los dos únicos días del año en que se realizaba la ceremonia cristiana.

Su construcción comenzó en el siglo V y su diseño es similar al Campanario de Giotto y Santa María de Fiore. También ha sufrido modificaciones con el paso de los años.

Sus paredes fueron cubiertas de mármol y se construyó la cúpula y el mosaico interior con imágenes del Juicio Final y otros pasajes de la Biblia.

El Baptisterio de San Juan suma tres puertas de bronce significativas que representan la vida de San Juan Bautista, las escenas de la vida de Jesús, de los cuatro evangelistas y episodios del Antiguo Testamento, en un estilo renacentista. No puedes dejar de visitarlo.

7. Galería Uffizi

La Galería de los Uffizi es uno de los atractivos turísticos y culturales más importantes de Florencia. No en vano tiene una de las colecciones de arte de más renombre en el mundo.

Su área más popular es la relacionada al renacentismo italiano que suma obras de Leonardo da Vinci, Rafael, Tiziano, Botticelli y Miguel Ángel, todos genios del arte.

El museo es un palacio que comenzó a ser construido en 1560 por orden de Cosme I de Médici. Veintiún años después albergó las obras que pertenecían a la impresionante colección de la familia Médici, que gobernó Florencia durante el Renacimiento.

Las centenares de personas que asisten a diario a la Galería Uffizi la convierte en un lugar de difícil ingreso. Para mejorar la experiencia, solicita una visita guiada.

Haz click aquí para conocer más sobre el Festival Internacional donde tu te duermes en hamacas a cientos de pies sobre los Alpes Italianos

8. Basílica de San Lorenzo

La Basílica de San Lorenzo, inmensa como otras pero menos ornamental, está ubicada cerca del Duomo. Tiene una enorme cúpula y techo de terracota.

La iglesia actual fue construida sobre la original y cuidando los diseños pedidos por la familia Médici, en 1419.

Su interior es de estilo renacentista y merece la pena visitar las capillas de los Ginori, Mayor y Martelli. Allí hay obras de Donatello, Filippo Lippi y Desiderio da Settignano.

Tiene dos sacristías: la vieja construida por Filippo Brunelleschi y la nueva, otra de las grandes obras de Miguel Ángel.

9. Plaza de la Señoría

La Plaza de la Señoría o Piazza della Signoria es la principal de Florencia: el corazón de la vida social de la ciudad.

Verás cómo docenas de hombres y mujeres se reúnen para pasar el rato y disfrutar de las esculturas y actividades que se ofrecen con regularidad.

El elemento central de la plaza es el Palazzo Vecchio, cerca de la Galería Uffizi, el Museo Galileo y el Ponte Vecchio.

La plaza tiene obras decorativas de alto nivel como el Marzocco, un león posando que se ha transformado en un símbolo de la ciudad, y la Giuditta en bronce, emblema de la autonomía política de Florentina.

10. Galería de la Academia

El original David de Miguel Ángel es la carta de presentación de la Galería de la Academia, una de las obras más importantes del mundo.

La Galería de la Academia, situada cerca de la Piazza del Duomo y la Basílica de San Lorenzo, suma salas que exhiben otras importantes esculturas y una compilación de pinturas originales.

También hay una exposición de instrumentos o equipos con los que se hacía música hace muchos años.

11. Palacio Pitti

Situado al otro lado del Puente Viejo, la edificación de este palacio fue emprendida por los Pitti, otra de las familias poderosas de Florencia, pero quedó a medias y luego fue adquirido por los Médici, que hicieron ampliaciones y le llenaron de suntuosidad.

Es una imponente residencia de los años 1500 que ahora guarda valiosas colecciones de porcelana, pinturas, esculturas, trajes y objetos artísticos.

Además de los apartamentos reales, puedes encontrar la Galería Palatina, la Galería de Arte Moderna, los Jardines de Boboli, la Galería del Vestido, el Museo de la Plata o el Museo de la Porcelana.

12. Jardines de Boboli

Los hermosos Jardines de Boboli están conectados al Palacio Pitti y su creación se debe a Cosimo I de Médici, Gran Duque de Toscana que lo mandó a hacer para su esposa, Leonor Álvarez de Toledo.

La falta de áreas verdes en Florencia es suplida por los 45 mil metros cuadrados de los Jardines de Boboli que, aunque no es gratuita su entrada, es un sitio al que obligatoriamente tienes que ingresar.

Este parque natural está lleno de pérgolas, fuentes, grutas y un lago. Además, tiene centenares de estatuas elaboradas con mármol. Para recorrerlo hay que disponer de 2 o 3 horas.

Los Jardines de Boboli tienen diferentes accesos, pero los utilizados están en su lado este junto a la Plaza de Pitti y la Plaza de la Puerta Romana.

13. Plaza de Miguel Ángel

Si te quieres llevar una buena postal de Florencia, tienes que ir a la Plaza de Miguel Ángel, donde conseguirás la mejor vista de la ciudad.

Está en una meseta próxima al Palacio Pitti y a los Jardines de Boboli. Su escultura central es una réplica en bronce del David de Miguel Ángel.

Aunque puedes llegar caminando desde la orilla sur del río Arno, el paseo será más placentero desde un autobús y luego descendiendo a pie.

El sitio es ideal para relajarse, almorzar en uno de los restaurantes o comer un rico helado en las pequeñas tiendas de la plaza.

14. Iglesia de Santa María Novella

La iglesia de Santa María Novella es, junto a la Basílica de Santa Cruz, la más hermosa de Florencia. Es además el templo principal de los dominicos.

Su estilo renacentista es similar al del Duomo con una fachada en mármol policromado blanco.

El interior está divido en tres naves que tienen impresionantes obras de arte como el fresco de La Trinidad (de Masaccio), la Natividad de María (de Ghirlandaio) y el famoso Crucifijo (la única obra en madera de Brunelleschi).

Una particularidad es que dentro está la Farmacia de Santa María Novella, que se considera la más antigua de Europa (data de 1221).

15. San Miniato al Monte

La iglesia de San Miniato honra en advocación al santo homónimo, un mercante griego o príncipe armenio que, según la tradición cristiana, fue perseguido y decapitado por los romanos.

La leyenda dice que él mismo recogió su cabeza y se fue al monte, justo donde se construyó el templo en lo alto de una colina desde donde puedes apreciar el centro de Florencia, así como el magnífico Duomo y el Palazzo Vecchio.

La estructura que se comenzó a construir en 1908 mantiene la armonía con las otras iglesias del Renacimiento, gracias a su fachada de mármol blanco.

En el interior aguardan pinturas; a diferencia del resto de los recintos religiosos, el presbiterio y el coro están sobre una plataforma que, a su vez, se encuentra sobre la cripta.

16. Plaza del Duomo

La Plaza del Duomo es una de las principales de la ciudad. Tiene una impresionante vista conjunta de la imponente Catedral, del Campanario de Giotto y del Batisterio de San Juan.

Es una parada obligada para los turistas, porque además hay variedad de restaurantes y tiendas de recuerdos. A pocos metros está la Loggia del Bigallo, donde antiguamente se exponían a los niños abandonados.

En este espacio encontrarás el Museo dell’Opera del Duomo, con exhibición de esculturas originales que adornaban los edificios de la plaza.

17. Corredor Vasariano

El Corredor Vasariano está ligado a la historia de Florencia y de la poderosa familia Médici.

Es un pasadizo aéreo de más de 500 metros construido para que los Médici, que gobernaban la ciudad, pudieran trasladarse sin mezclarse con la muchedumbre.

El corredor enlaza a dos palacios: el Vecchio y el Pitti. Pasa sobre tejados y del Ponte Vecchio atravesando galerías, iglesias y mansiones.

Los vendedores de pescado de la época, años 1500, fueron expulsados por la familia Médici por considerar indigno de la nobleza atravesar esa zona maloliente. En su lugar ordenaron a los orfebres ocupar el puente que ha permanecido así desde entonces.

18. Fuerte Belvedere

El Fuerte Belvedere está en lo más alto de los Jardines de Boboli. Fue mandado a construir estratégicamente como defensa de la ciudad por la familia Médici.

De allí se tiene vista y dominio de toda Florencia, así como garantizada la protección del Palacio Pitti.

Construido hacia finales de 1500, aún hoy se puede admirar la fantástica arquitectura y el diseño de esta fortificación renacentista, como también comprender por qué tuvo una posición tan estratégica.

19. Estatua de David

Si vas a Florencia es imposible no ir a ver el David de Miguel Ángel, una de las obras de arte más conocidas en todo el mundo.

Fue creada entre 1501 y 1504 por encargo de la Ópera del Duomo de la Catedral Santa María del Fiore.

La escultura de 5,17 metros de altura es símbolo del Renacimiento italiano y representa al rey David bíblico previo a enfrentarse a Goliat. Fue acogida como un símbolo frente al predominio de los Médici y la amenaza, primeramente de los Estados Pontificios.

La pieza está resguardada en la Galería de la Academia, donde recibe más de un millón de turistas cada año.

20. Museo Bargello

Situado cerca de la Plaza de la Señoría, la edificación tipo castillo de este museo es en sí misma una obra de arte. En alguna época fue sede de gobierno de Florencia.

Dentro del Bargello se exhibe la mayor colección de esculturas italianas de los siglos XIV al XVI, entre las que destacan el David de Donatello o el Baco ebrio de Miguel Ángel. Además, están a la vista armas y armaduras, medallas de los Médici y otros trabajos de bronce y marfil.

21. Paseo en bicicleta

La mejor manera de descubrir las maravillas de la ciudad histórica de Florencia es un paseo en bicicleta. No tienes que llevar o comprar una, podrás alquilarla.

Una de las ventajas de este recorrido a dos ruedas es alcanzar lugares a los que difícilmente se ingresa en bus o carro particular.

Si bien es una ciudad chica que puede ser recorrida a pie, hay lugares emblemáticos un poco más hacia sus afueras.

Aunque los tours en bicicleta son muy famosos, si no quieres pedalear con desconocidos, recorre la siguiente ruta:

  1. Comienza en Porta Romana, la puerta original de Florencia
  2. Sigue hacia Poggio Imperiale, una antigua villa Médici dentro del barrio medieval de Arcetri.
  3. Ya de regreso, en el centro te espera la Basílica de San Miniato al Monte, el punto más alto de la ciudad. Al descender tendrás toda la historia de Florencia a tus pies.

22. El arte en señales de tránsito

Las calles de la ciudad son un museo en sí mismas, pero lo que muchas personas desconocen es el arte urbano que modifica las señales de tránsito, con el visto bueno de las autoridades.

Clet Abraham es un francés con 20 años en Florencia que con peculiares pegatinas se ha encargado de las alteraciones, en su mayoría, cómicas. Se ha hecho muy conocido y ganado el corazón de los residentes.

Una flecha de cruce a la derecha se puede convertir en la nariz de Pinocho, la mundialmente conocida marioneta elaborada en madera del escritor Carlo Collodi, protagonista del libro Las aventuras de Pinocho. Este ejemplar cuentista también es de Florencia.

23. La burguesía en la Puerta Santa

Uno de los cementerios más grandes de Italia está en Florencia, justo a los pies de San Miniato al Monte. Es en la Puerta Santa donde están las tumbas más elaboradas, esculturas y mausoleos de la élite de la ciudad.

Su ubicación en la colina da una vista privilegiada en las afueras de Florencia.

En él descansan los restos de personajes como Carlo Collodi, el pintor Pietro Annigoni, los escritores Luigi Ugolini, Giovanni Papini y Vasco Pratolini, el escultor Libero Andreotti y el estadista Giovanni Spadolini.

El cementerio bajo Protección de Paisaje Urbano es parte del acervo cultural y tiene una comisión de atención especial para su conservación.

24. Pícnic en el Jardín de Rosas

Este pequeño jardín está escondido entre todos los muros de Florencia. Es un refugio verde cercano a Piazzale Michelangelo y San Niccolo, que se convierte en un escape a las multitudes errantes en la ciudad.

Lo más recomendable es visitarlo en primavera para poder disfrutar de más de 350 variedades de rosas, una docena de esculturas, limoneros y un jardín japonés. La vista es espectacular.

En este espacio de una hectárea de extensión es frecuente ver a turistas descansando mientras comen un bocadillo y, por supuesto, degustando un rico vino.

25. Las celebraciones de San Juan Bautista

Las fiestas en honor al patrón de Florencia son las más importantes y atraen a centenares de personas que disfrutan de un día lleno de actividades. Si estás en la ciudad un 24 de junio, será un momento que quedará para el recuerdo.

Hay de todo: desde desfiles con trajes históricos hasta partidos de fútbol medievales, carreras de botes, fogatas y un maratón nocturno.

La exhibición de fuegos artificiales sobre el río es espectacular, pero hay que llegar temprano para conseguir un puesto con buena vista.

26. El café más antiguo

El más antiguo de Florencia es el Caffé Gilli, que se ha mantenido deleitando el paladar de residentes y turistas desde hace 285 años.

Es un clásico de la ciudad que ha pasado por tres puntos desde su creación por parte de una familia suiza.

Comenzó como una pastelería a pocos pasos del Duomo en la época de los Médici. A mediados de 1800 se trasladó a Via degli Speziali y desde allí a su ubicación actual, en Piazza della Repubblica.

Puedes pedir un café, un aperitivo y hasta un plato fuerte, mientras descansas de tu recorrido por Florencia.

27. Mercado de San Lorenzo

Para conseguir lo mejor de la gastronomía de la ciudad, nada mejor que acudir al Mercado de San Lorenzo, edificado muy cerca de la basílica de su mismo nombre en el siglo XIX.

Es una enorme exhibición de alimentos con queseros, carniceros, panaderos y pescaderos, dispuestos a entregar lo mejor de sus productos.

Aceite de oliva local, miel, especias, sal, vinagre balsámico, trufas y vinos son solo un abreboca de lo que puedes comprar en este mercado muy frecuentado por los turistas.

Si prefieres un sitio más local, puedes ir el Mercado de San Ambrosio, donde compran los lugareños y visitantes que buscan mejores precios.

28. Noche Blanca

El 30 de abril, el de la Noche Blanca o la primera del verano, es la noche de las fiestas en Florencia.

Las calles se transforman y en cada tienda y plaza encontrarás presentaciones de bandas, Dj’s, puestos de comida y todas las atracciones para pasar una noche de rumba. Incluso los museos abren hasta tarde.

La ciudad se convierte en un solo espectáculo hasta el amanecer y lo mejor es que el 1° de mayo es festivo, por lo que se puede descansar.

29. Barrio Santa Cruz

Este barrio gira en torno a la Basílica de Santa Cruz, donde reposan los restos de Galileo, Maquiavelo y Miguel Ángel.

Aunque es el principal sitio de visita de los turistas, no es el único. Las pequeñas calles están llenas de tiendas para comprar recuerdos, así como excelentes restaurantes y trattorias con menús apetitivos.

Se suman museos más pequeños y menos conocidos que los del resto de la ciudad, pero que albergan importantes colecciones de pinturas de la época del Renacimiento.

Lo mejor es que son más tranquilos y puedes tomarte tu tiempo para admirar las obras.

30. Borgo San Jacopo

Un viaje a la ciudad de Florencia no estaría completo sin cenar en el restaurante Borgo San Jacopo, a las orillas del río Arno y con una hermosa vista al memorable Ponte Vecchio.

Estar en una mesa al aire libre en las terrazas de este elegante establecimiento será una experiencia gastronómica y cultural incomparable.

Los platos de Peter Brunel, un famoso chef de la cocina italiana, cuentan historias hermosas que deleitan y sorprenden a sus invitados. Lo más recomendable es reservar con días de antelación para tener una velada sin percances.

 

Aquí tienes algunas actividades por hacer y lugares por ver en la bella ciudad italiana de Florencia, una guía completa que evitará que dejes pasar un museo u otro sitio importante en tu visita a la capital de Toscana.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores también conozcan las 30 cosas por ver y hacer en Florencia.

 

Ver También:

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Cuál es la mejor época para viajar a Japón?

Las 15 pirámides de México que tienes que conocer alguna vez en tu vida