in

12 consejos para ahorrar dinero para salir de viaje al lugar que quieras

No es necesario ser rico para hacer un viaje y tener unas excitantes vacaciones. Siguiendo estos consejos sobre cómo ahorrar dinero para viajar cumplirás el sueño de tu vida de ir a ese lugar especial por el que tanto has suspirado.

 

¿Por qué salir de viaje cuesta menos de lo que piensas?

¿Desearías recorrer el mundo o solo tomarte tres o cuatro semanas de vacaciones en un buen destino internacional? Existe la tendencia a creer que hacer un viaje de ese tipo es solo para ricos o para personas que recién han ganado la lotería.

Obviamente, si viajas en primera clase, te alojas en un hotel costoso del que no aprovechas ni  la mitad de sus instalaciones y comes en restaurantes lujosos, necesitarás mucho dinero.

Pero puedes ser creativo, tomar varias medidas de ahorro y/o de incremento de ingresos y hacer un plan de viaje que resulte atractivo sin ser oneroso.

Algunas medidas son exigentes y suponen sacrificios, sobre todo las dirigidas a cortar gastos y aumentar el ahorro.

Otras, como aprender a ganar dinero extra, pueden ser un valioso aprendizaje y una oportunidad  de mejorar tu posición económica para el resto de tu vida.

La fórmula para viajar es simple y está al alcance de cualquier persona, a condición de que le ponga empeño.

 

Cómo ahorrar dinero para viajar: 12 medidas para conseguirlo

Ahorrar no es la tendencia natural de los seres humanos y la mayoría de la gente vive al día, sin un fondo de reserva, no tanto porque su ingreso sea bajo, sino por la falta de un compromiso con el ahorro.

Sin embargo, si adoptas una conducta disciplinada aplicando las siguientes acciones, podrás conseguir el dinero que requieres para ese viaje que anhelas hacer desde hace tiempo.

Lee nuestra guía sobre los 12 consejos para ahorrar dinero para salir de viaje al lugar que quieras

1. Adopta una conducta financieramente más provechosa

No pretendemos criticarte porque tus finanzas, por muy modestas que sean, no estén todo lo organizadas que debieran. Es un mal padecido por la mayoría de la gente.

Pero para convertirte en un especialista en cómo ahorrar dinero para viajar, será indispensable que adoptes una conducta más ordenada con tus gastos.

Aprende a ahorrar

La escuela, la preparatoria y la universidad no enseñan mucho sobre planificación financiera, a menos que uno elija una carrera relacionada con las ciencias económicas.

Nos acostumbramos a gastar casi todo lo que nos ingresa y a quedarnos como congelados con nuestra situación corriente, sin explorar otras opciones para aumentar el saldo bancario.

Alguna gente es intuitivamente hábil manejando dinero, lo mejor es que esto es algo que puede aprenderse.

El interés inmediato en conseguir el dinero necesario para hacer un viaje al exterior es un momento ideal para que revises o aprendas conceptos básicos sobre planificación de un presupuesto personal y para que te deshagas de esos malos hábitos que todos vamos adquiriendo en el camino.

Tómatelo con calma pero sin pausa

No te imagines que estás en una carrera de sprint. Se trata más bien de una prueba de fondo que te permitirá ganar un aprendizaje de largo plazo para que siempre puedas hacer tu viaje de vacaciones anuales, incluso en algún momento tomarte una larga temporada para recorrer el mundo.

Muchas personas fracasan en este empeño, pero generalmente les ocurre porque no hicieron un plan sistemático o no lo ejecutaron con apego. No seas tú una de ellas.

 

2. Haz un riguroso seguimiento de tus gastos

¿El manejo de tu dinero es inefectivo? ¿No sabes cómo se te está escapando? ¿Te da pavor consultar el saldo de tu cuenta bancaria? ¿Manejas varias cuentas, todas con saldo cercano a cero?

Solo el estrés que puede provocar esta situación impide comenzar a tomar las medidas necesarias para ordenar las finanzas.

El inicio de la solución es simple: tómate un día de tu tiempo libre para hacer un análisis exhaustivo de tus gastos en el último mes, o preferiblemente, durante el último trimestre.

No lo conviertas en una tarea pesada, que quieras terminar tan pronto sea posible. Cómprate una botella de vino o prepara unos cocteles para que la investigación sea agradable.

Prepara la información que necesitarás

Hay tres maneras usuales de gastar dinero: en efectivo, en tarjetas (débito y crédito) y mediante transferencias.

Los gastos con tarjetas y transferencias dejan una huella electrónica fácil de seguir, no así los gastos en efectivo.

Necesitarás anotar durante un mes o durante el período de tu evaluación tus distintas fuentes de hacerte con efectivo: extracciones de cajeros automáticos, mesadas, préstamos de padres (de esos que nunca pagas, pero que gastas) y otros.

Tendrás que anotar cada gasto que hagas con el dinero en los bolsillos. Utiliza la aplicación de notas de tu móvil o una simple libreta.

Establece cómo estás gastando tu dinero

Una vez que tengas toda la información, dedícate a anotar todos los gastos que has realizado.

Seguramente habrá varios gastos repetidos, por ejemplo, cafés, helados y almuerzos en la calle, por lo que después de anotar cada uno tendrás que agruparlos.

La agrupación dependerá del patrón de cada persona, pero deben ser partidas homogéneas y con una suficiente desagregación.

En tu patrón de gastos habrá unos inelásticos y otros elásticos. Los primeros son los que ofrecen pocas oportunidades de reducción, por ejemplo, el costo de la hipoteca o el alquiler de la vivienda.

Concéntrate en primera instancia en los gastos elásticos, que son los que ofrecen mayores posibilidades de reducción. Seguramente encontrarás probabilidades de ahorro al primer golpe de vista.

Este ejercicio de un día te servirá para toda la vida ya que, con números en la mano, sabrás a dónde va tu dinero exactamente y podrás identificar gastos innecesarios.

Lee nuestra guía sobre que llevar de viaje: El Checklist definitivo para tu maleta

Saca conclusiones de tu patrón de gastos

¿Estás gastando demasiado en restaurantes? En promedio, comer fuera te cuesta tres veces más que hacerlo en casa.

¿Eres un fanático del fitness de esos que van por todas partes comprando una botellita de agua y consumes varias al día? Podrías acopiar varias botellas y acostúmbrate a llenarlas y a refrigerarlas en casa. El planeta y el bolsillo te lo agradecerían.

¿Puedes prescindir de Netflix al menos mientras vaya a durar tu plan financiero de guerra? ¿Puedes sobrevivir con planes de telefonía celular y de Internet más baratos?

¿Tienes que salir corriendo a comprar la última versión del Samsung o puedes extender un poco la vida de tu “dinosaurio”? ¿Estás bebiendo demasiado café o alcohol?

¿Estás pagando un gimnasio que solo usas cinco o seis días al mes? ¿Puedes sobrevivir por una temporada con las prendas de vestir y con el calzado que ya tienes en tu closet? ¿Eres demasiado espléndido en los regalos?

De las respuestas a preguntas como estás dependerá el éxito de tu plan de ahorros para viajar.

 

3. Prepara unos presupuestos rigurosos

Tendrás que hacer dos presupuestos, el de tus gastos de vida antes del viaje y el de tu viaje.

Elabora tu presupuesto de viaje

Dependerá de la duración y del destino. Actualmente es fácil encontrar vuelos baratos a casi todas partes en temporada baja, solo hay que revisar con frecuencia los portales correspondientes.

Haciendo lo pertinente, es posible viajar de vacaciones gastando 50 USD en alojamiento, comidas y otros gastos.

Incluso en las ciudades turísticamente más caras de Europa Occidental (como París y Londres), se puede sobrevivir con 50 dólares al día. Si tu destino es Europa Oriental, los precios son más favorables. Sin embargo, un presupuesto menos ahogador sería 80 USD diarios.

Para 30 días, necesitarías 2400 USD, sin incluir boletos aéreos.

Esto implica utilizar hospedajes con los servicios básicos pero sin lujos. Supone también comer en restaurantes modestos y cocinar en el alojamiento, así como maximizar el uso del transporte público.

Si tu aspiración es colgarte la mochila y andar de trotamundos durante seis meses, necesitarás 14 400 USD en tus cuentas al momento de partir, probablemente un poco menos, porque los viajes a largo plazo tienden a ser más baratos en costo diario que los cortos.

Elabora tu presupuesto de vida antes del viaje

Este presupuesto estará sujeto a la cantidad de dinero que necesitarás para el viaje y tendrás que aplicarlo durante el tiempo que te permita reunirlo.

Supongamos que viajarás por un mes dentro de un año, por tanto, dispondrás de 12 meses para ahorrar la cantidad requerida.

Asumamos que necesitarás 3700 USD para el viaje, distribuidos de la siguiente manera:

  • Boleto aéreo internacional: 900 USD
  • Seguro de viaje: 40 USD.
  • Gastos de manutención (80 USD diarios): 2400 USD
  • Margen para imprevistos (15 % de los gastos de manutención): 360 USD
  • Total: 3700 USD

Hay que advertir que este presupuesto no incluye una serie de gastos en los que quizá tengas que incurrir, como por ejemplo:

  • Tramitar el pasaporte: en México cuesta 1205 MXN el de 3 años de vigencia.
  • Adquirir una mochila: una pieza de 45 litros cuesta entre 50 y 120 USD, dependiendo de su calidad.
  • Comprar algunos accesorios: los más usuales son un adaptador de enchufe y un foco.
  • Vuelos nacionales.

Establece tu nivel de ahorro

Como dispones de 12 meses para reunir 3700 USD, deberías ahorrar 310 USD por mes para alcanzar el objetivo. ¿Cómo lo harás?

Con tu patrón de gastos en la mano:

  • Establece un nivel de ahorro en cada partida de gastos elásticos hasta conseguir el monto total de 310 USD por mes.
  • Controla semanalmente que te estés apegando a tu programa de gastos e introduce los ajustes que sean necesarios.
  • Nunca salgas de compras “libres”. Si vas a hacer el mercado, establece de antemano cuánto vas a gastar como máximo.
  • En tus salidas en grupo, deja las tarjetas en casa y gasta en efectivo solo lo que tengas previsto.

Alguna medida puede parecer inapropiada, pero es la única forma de alcanzar el ahorro presupuestado.

Este es el momento de decidir si:

  • Puedes prescindir de Netflix por un año.
  • Te basta con el capuchino de la mañana, eliminando el de la tarde.
  • Son suficientes un par de copas el viernes por la noche, evitando una larga jornada de antros y bares.
  • Es el momento de aplicarse con un recetario de Internet, preparando algunos platillos (este será un aprendizaje que será provechoso toda la vida).

4. Desarrolla hábitos ahorradores

Si estás buscando como ahorrar para viajar por el mundo, los siguientes hábitos te serán útiles antes durante y después del viaje.

Levántate más temprano y camina

¿Qué tal si te levantas un poco más temprano y caminas hasta el trabajo, ahorrándote el costo del autobús o del metro?

¿Vas en tu coche al trabajo? ¿Y si te pones de acuerdo con tus compañeros de oficina y hacen un plan para compartir los autos?

Cocina

A tu plan de cómo ahorrar para las vacaciones no pueden faltarle acciones concretas en cuanto a la comida, que absorbe la mayor parte del presupuesto de gastos de manutención.

Cocinar puede ayudar a ahorrar una fortuna, respecto a comer en la calle. No tienes que privarte de las cosas que más te gustan en tus restaurantes favoritos.

En vez de ordenar una deliciosa tostada de aguacate o unos tacos de carnitas con un café o una agüita fresca, aprende a prepararlos tú mismo.

Aparte del ahorro, comer en casa tiene una saludable ventaja: sabes exactamente lo que estás empacando en tu panza.

Una cena completa preparada en casa pueden ahorrar como mínimo cinco dólares con respecto a comer más o menos lo mismo en la calle. Si sustituyes una comida en la calle una vez al día, estamos hablando de al menos 150 USD mensuales.

Haz ejercicios “baratos”

¿Realmente necesitas ese costoso gimnasio que estás pagando? Actualmente hay pistas de jogging gratuitas o de bajo costo con máquinas de ejercicios repartidas en el trayecto.

Si no están disponibles cerca de tu residencia, igualmente, puedes aprender por Internet una rutina de ejercicios que te permita mantener tu buen estado físico.

No es lo mismo que un gimnasio, pero lo importante es que te mantengas en buena forma mientras ahorras para tu viaje.

Socializa en casa

En vez de salir a algún sitio, organiza una velada de amigos en tu casa con los gastos compartidos. Podrán beber, cocinar y comer con un presupuesto mucho más chico.

Si los demás miembros del grupo hacen lo mismo, los ahorros podrían ser enormes.

 

5. Baja tus gastos de alojamiento

Al establecer medidas de cómo ahorrar dinero para viajar, esta puede parecer extrema, pero es sumamente efectiva.

Es posible que estés viviendo en una habitación para ti solo ¿Qué tal si la compartes, repartiendo también los gastos?

¿Puedes mudarte a un apartamento más chico o irte a otro vecindario que también sea seguro pero más barato?

¿Puedes irte a vivir con tus padres mientras dura tu plan de ahorros? ¿Puedes rentar tu piso y mudarte a uno más económico?

Estas no son las opciones más deseables y ni siquiera son posibles para todo el mundo, pero están allí si otras medidas no son factibles o no permiten alcanzar el nivel de ahorro necesario.

Hacer un sueño realidad puede que exija una acción incómoda y debes decidir si la adoptas o si tiras la toalla.

 

6. Vende lo que no usas

Un buen método de ahorro para viajar precisa de la mayor ayuda posible en la generación de nuevos ingresos que aumenten el fondo de viaje, incluyendo la venta de objetos personales de los que podemos deshacernos sin traumas.

Todos tenemos en casa cosas que usamos muy poco o que simplemente están guardadas, olvidadas o subutilizadas.

Una bicicleta, una guitarra, un palo y una indumentaria de hockey, un segundo ordenador, un tocadiscos para DJs, un mueble… La lista sería infinita.

Si haces ventas de garaje o por Mercado Libre, puedes ingresar un dinerillo que sume algo más que calderilla a tu fondo de viaje.

 

7. Ponte creativo en el ahorro

Quizá no sea suficiente con preparar la tostada de aguacate en casa, en vez de comprarla en el camión de comida.

Compra en los sitios más ventajosos

No basta con empezar a cocinar., si además haces la compra en los lugares más apropiados, el ahorro será mayor.

En toda ciudad hay sitios donde las hortalizas, las frutas, el pescado, los quesos y otros víveres se compran más baratos. Infórmate cuáles son.

Antes de salir a comprar, echa un vistazo a los portales de algunas tiendas para ver qué cosas tienen en oferta.

Cocina para refrigerar y congelar

Cocinar todos los días puede hacerse pesado, sobre todo para quien no ha desarrollado el hábito.

Si en vez de una cena diaria preparas dos en cada ocasión, comiendo una y refrigerando o congelando otra, reducirás casi a la mitad el tiempo con el delantal puesto.

Esta estrategia te permitirá ganar algunas horas para otras actividades y usar más eficientemente tu cocina.

Reordena tus salidas

Entre tus estrategias de cómo juntar dinero para un viaje, puede ser de gran ayuda que replantees cómo disfrutas con tus amigos.

En lugar de ir a gastar en el bar, café, cine o heladería, promueve diversiones más económicas entre tu grupo de amigos.

En las grandes ciudades siempre hay en cartelera espectáculos culturales gratuitos o de muy bajo costo. Solo hay que estar bien informado y aprovechar estas oportunidades.

Corta tu línea fija y deshazte de tu cable

¿No recuerdas la última vez que utilizaste el teléfono fijo? Quizá sea el momento de cortar la línea y ahorrar un poco de dinero.

¿Cuántas horas al día le dedicas a la televisión? ¿Pocas? Entonces compra un plan más barato del cable o simplemente deshazte de él.

Quizá sea un buen momento para retornar a la lectura como hábito, releyendo los libros que ya tienes, haciendo préstamos de la biblioteca pública o leyendo ediciones gratuitas por Internet.

Elimina gastos suntuosos

No es verdad que tener la última versión del teléfono inteligente sea una necesidad imperiosa. Es mentira que necesitas ropa y calzado nuevo cada mes.

Tampoco es verdad que tus labios necesiten cinco o seis colores diferentes. Las idas a la peluquería pueden disminuirse sin ocasionar una catástrofe en la apariencia personal.

Aminora la factura de los servicios públicos

Apaga el aire acondicionado o la calefacción cuando la temperatura ambiental lo permita. Introduce varias cosas al horno y usa cargas completas en la lavadora y la secadora de ropa. Toma duchas más breves.

 

8. Gana más dinero

Casi todos disponemos de un talento que se puede vender para conseguir un dinero complementario al de nuestro ingreso habitual.

Incluso si ya tienes una ocupación a tiempo completo, siempre es posible emplear unas pocas horas del tiempo libre para desarrollar otra actividad remunerada sin sacrificar demasiado el descanso.

Algunas personas pueden escribir o dar clases de idiomas. Otras pueden ser camareros de fin de semana o cajeros de un supermercado.

Otras pueden vender el sabroso pastel que saben preparar, o cuidar a un chico durante la salida nocturna de sus padres, o trabajar como fotógrafo en bodas y demás celebraciones, o animar estas reuniones como músicos.

No tiene que ser un trabajo increíble. Es solo una forma de conseguir un ingreso complementario.

 

9. Revisa tu actual empleo

Es asombrosa la cantidad de gente que está por años atada a un empleo no muy bien remunerado, solo por la aversión al cambio.

¿Sientes que eres un valioso empleado y que la empresa para la que trabajas no te lo reconoce lo suficiente y tu ingreso es inferior al de otras personas con una ocupación similar?

Quizá ha llegado el momento de que hables con tu jefe sobre la posibilidad de un aumento salarial o de una promoción a un cargo mejor remunerado.

Déjale ver respetuosamente que considerarías marcharte a otro lugar si tu situación no mejora en un plazo razonable. Si la empresa valora tus servicios y teme perderte, algo hará para intentar retenerte.

Si en el plazo establecido tu situación sigue siendo la misma, investiga el mercado laboral de tu especialidad y mira si hay un trabajo que te permita aumentar tu ingreso.

También es posible que consigas un nuevo empleo en el que mantengas tu ingreso laborando menos horas a la semana. Ese tiempo que ahora tendrás libre podrás utilizarlo en una actividad remunerativa complementaria.

10. Mantén separados los ahorros para el viaje

El dinero que se vaya ahorrando por reducción de gastos de vida o el que ingrese por trabajo extra o venta de objetos personales debe ir a una cuenta separada, asignada exclusivamente al fondo para el viaje.

Si todo el dinero está en una misma cuenta, las probabilidades de usar lo ahorrado para fines distintos al viaje se incrementan enormemente.

Es aconsejable que el fondo de ahorro esté en una cuenta remunerada con una tasa de interés, para al menos conservar el poder adquisitivo del dinero.

Algunas personas incluso ahorran en productos financieros en los que el dinero no se puede movilizar por determinados plazos, como forma de no poder echar mano del saldo ni siquiera queriéndolo.

11. Usa las recompensas sabiamente

La mayoría de las tarjetas de crédito ofrecen recompensas en puntos que pueden utilizarse en vuelos, alojamientos y otros gastos turísticos.

Por Internet circulan historias de millennials que supuestamente han viajado por el mundo solo con los puntos de sus tarjetas.

Es difícil que estas recompensas puedan financiar totalmente un viaje, pero son de gran ayuda si los puntos se obtienen sabiamente.

El requisito fundamental es que la compra con la tarjeta para ganar los puntos se encuentre entre los gastos indispensables y que no resulte más costosa que hacer la adquisición con otro medio de pago.

Sobrecargarse de tarjetas de crédito solo para maximizar las compras y los puntos es posible que no sea una buena idea.

12. Intenta conseguir un intercambio de hospitalidad

La modalidad del intercambio de alojamiento fue desarrollada por el portal Couchsurfing, que comenzó siendo una empresa sin ánimo de lucro.

Mediante este sistema, puedes alojarte gratuitamente en tu país de destino, con la condición de hospedar a alguien en su oportunidad en tu propio país, también gratuitamente.

Después de Couchsurfing han surgido otros portales para poner en contacto a los rastreadores de alojamientos.

Si tienes la posibilidad de alojar a alguien y no te incomoda hacerlo, esta puede ser una medida para cubrir el costo de hospedaje en tu viaje.

Gana dinero mientras viajas

¿Trabajar en vacaciones? ¿Por qué no? Si tu sueño es ir a París a ver La Gioconda, ¿cuál es el problema de que trabajes unas horas en la mañana y vayas al Louvre en la tarde?

Esta opción dependerá de cuáles son tus habilidades y de qué tan factible es que las utilices en una ciudad extranjera.

Internet ofrece múltiples posibilidades de trabajar como freelancer a distancia desde cualquier parte del mundo y solo tendrías que llevarte tu computador portátil o rentar uno en tu lugar de destino. Algunas opciones son:

  • Diseño gráfico
  • Asistente Virtual
  • Clases de idiomas
  • Redacción, corrección, traducción y edición de textos
  • Asesoramiento financiero, administrativo y de marketing
  • Desarrollo de software y programación de computadoras

Dependerá de tus habilidades ¿Eres un excelente músico? Llévate tu guitarra y toca en una calle concurrida o en los pasillos del metro.

Cómo ahorrar dinero para viajar a Europa

Todas las medidas de ahorro en gastos de vida y de incremento de ingresos para hacer un fondo de viaje anteriormente expuestas son aplicables para ir a cualquier parte.

Si tu destino es Europa, los siguientes son algunos buenos trucos para ahorrar dinero para viajar por el Viejo Continente.

Hospédate en un hostal

En Europa, el hospedaje en hostales es cómodo y seguro, si todo lo que necesitas es una buena cama y los servicios básicos.

En Londres, Ámsterdam y Múnich pueden conseguirse hostales de 20 USD la noche, en París puedes pagar 30 USD, 15 en Barcelona y menos de 10 en Budapest, Cracovia y otras ciudades de Europa del Este.

Bebe vino y cerveza en los bares de tapas

En Europa es más barato beber una copa de vino o una cerveza que una gaseosa.

En España la tapa es una institución. Es un bocadillo servido con una copa. Si de todas formas tenías previsto tomarte algunos tragos, la cena puede salirte casi gratis.

El agua embotellada es cara en Europa. Llena tu botellita en el hotel y sal con ella.

Haz los viajes internos con las líneas de bajo coto

Si vas a tomar vuelos dentro del continente europeo, te saldrá mucho más barato con líneas “low cost” como Ryanair y Vueling. Tienen restricciones con el equipaje.

Muévete en transporte público

En las ciudades europeas viajar en autobuses y metros es muchísimo más barato que tomar taxis o alquilar autos.

Un billete para 10 trayectos en el metro de París cuesta 16 USD. Con esa cantidad probablemente no pagas ni siquiera un trayecto en taxi en la Ciudad Luz.

En el sistema de transporte público de Budapest (buses y metro) puedes viajar ilimitadamente durante tres días por solo 17 dólares.

En Barcelona un viaje de metro cuesta 1,4 USD. En el tranvía de Praga pagas 1,6 USD.

Viaja en la temporada baja europea

Si no tienes problemas con el frío, debes considerar hacer tu viaje a Europa en invierno, que es la temporada baja.

Entre diciembre y marzo, período invernal en el hemisferio norte, los vuelos hacia Europa y los gastos de estadía en el Viejo Continente (hoteles y otros servicios turísticos) tienen precios más bajos.

El período más costoso para viajar es el verano, mientras que la primavera y otoño no son tan baratos como el invierno ni tan caros como la temporada veraniega.

Otra ventaja es que en invierno las ciudades más visitadas de Europa (como París, Venecia y Roma) están menos congestionadas y puedes disfrutar de sus atractivos con mayor comodidad.

Cómo ahorrar para salir de viaje

Como ya lo dijimos, viajar es una actividad completamente satisfactoria que no podemos dejar pasar tan fácilmente; y aunque quizá en este momento no tengamos los recursos suficientes para viaja, siempre existen formas de ingeniamos cómo solventar un viaje.

La mejor forma de solventar los gastos de un viaje es haciendo estrategias simples de ahorro; por ejemplo:

Destina por lo menos 10 % de tu salario o cualquier ingreso que tengas.

Ahorra todas las monedas de 10 pesos que lleguen a tus manos.

Trata de conseguir una nueva forma de ingreso (trabajo freelance, vende cosas que ya no utilices) y destina todo ese dinero para viajar.

Pero si lo que quieres es viajar de inmediato o acabas de descubrir una oferta en viajes que no puedes dejar pasar pero no cuentas con el dinero suficiente, hay una forma sencilla de conseguirlo, presta atención.

Consigue un préstamo urgente para viajar. Esta sin duda es la opción para conseguir de forma rápida y sencilla el dinero para viajar.

 

Mensajes finales

La fórmula de cómo ahorrar dinero para viajar es sencilla: vive un poco por debajo de tus medios y guarda el resto.

No es fácil y las presiones sociales y el bombardeo publicitario lo hacen más complicado, por lo que tu fuerza de voluntad tendrá que hacer la diferencia entre el éxito o el fracaso.

La mayoría de la gente que fracasa en un plan de ahorro con cualquier objetivo (viajar, comprar un auto y muchos otros) no lo hace porque sea materialmente imposible guardar una parte del ingreso, sino porque le ha faltado fuerza de voluntad para conseguirlo y ha sucumbido a gastos no indispensables.

Es posible, también, que consigas ahorrar pero no lo suficiente para hacer el viaje en el plazo contemplado inicialmente.

Casi nada sale cómo lo habíamos previsto en principio. Más bien te sorprenderá la cantidad de cosas que no van saliendo conforme con lo planeado. No te desanimes, replantea el cronograma y ajusta la trayectoria hasta conseguir tu objetivo.

Lee nuestra guía sobre cómo encontrar los vuelos más baratos por Internet desde cualquier lugar

¿Qué es lo más satisfactorio que podemos con el dinero ahorrado?

De entre todas las cosas que podemos hacer con dinero, viajar creo yo es lo más satisfactorio.

Quizá para otras personas, los bienes materiales sean la mejor forma de invertir nuestro capital, pero si bien tener una casa y auto nos puede aportar seguridad y tranquilidad, ¿qué anécdotas podremos contar en nuestra vejez?

Pues sí, la mejor inversión es viajar, conocer nuevos lugares, culturas, idiomas, estilos de vida, gastronomía, etc.

Incrementar tu nivel cultural no solo te permitirá tener mejores temas de conversación, sino que abrirás una puerta que te llevará a otro nivel de felicidad: disfrutar de un buen paisaje, conocer los iconos más importantes de las grandes ciudades, etc.

Al viajar disfrutarás la verdadera experiencia de vivir, pues hablamos de viajar como algo que va más allá de planear tus próximas vacaciones o decidir el lugar en el que quieres descansar.

Nos referimos a verdaderamente vivir un viaje. Es decir, a escalar para llegar a lugares recónditos, probar los platillos tradicionales en los lugares más criollos y no en elegantes restaurantes. En fin, hablamos de vivir la verdadera experiencia de viajar.

Realizar un viaje es verdaderamente increíble en muchas formas. Es una experiencia que nos captura por un sentido de pasión por los viajes que nos hace anhelar cada vez más conocer más sitios y lugares sorprendentes que conocer.

 

Esperamos que tengas éxito en tu plan de ahorros y que muy pronto puedas ir a visitar esa isla del Caribe o esa ciudad europea, sudamericana o asiática en las que disfrutarás a tope después haber hecho unos provechosos sacrificios.

Comparte este artículo con tus amigos de las redes sociales para que también sepan cómo ahorrar dinero para viajar, mucho más si te gustaron los destinos que te presentamos.

 

Ver También:

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los 15 Mejores Destinos Para Viajar Con Niños En México

Basílica de Zapopan en Guadalajara – Todo lo que ocupas saber