in

Los 20 paisajes naturales más bellos de Colombia que debes visitar al menos una vez en la vida

Colombia tiene lugares tan espectaculares que te resultará difícil inclinarte por alguno de sus parques de ensueño.

Esta selección con los mejores paisajes naturales de Colombia te ayudará a decidirte por varios en tu próximo viaje a la nación hispanoamericana más poblada después de México.

Estos son los 20 paisajes naturales más sorprendentes de Colombia:

1. Ensenada de Utría

Es uno de los parques naturales colombianos con mayor biodiversidad en el país y el mundo, al contener variados ecosistemas, desde marinos hasta selváticos.

Se encuentra frente al Pacífico colombiano, en las estribaciones de la Serranía del Baudó en el Departamento de Chocó, y cuenta con una península de cerca de 1 km de ancho que limita la ensenada.

Su superficie es de 543 km2 y cuenta con playas, manglares, estuarios, arrecifes coralinos y selva húmeda tropical, constituyendo un paraíso para los aficionados a la observación de la naturaleza.

Se encuentra entre las zonas más lluviosas del planeta, con unas precipitaciones que superan los 10000 mm al año, una elevada humedad ambiental y temperaturas que promedian entre 23 y 30 °C.

Es una de las áreas de mayor endemismo vegetal en el mundo y su flora ha sido estimada en más de 35000 especies superiores. Alberga cuatro de las siete especies de mangle que viven en Colombia.

Cuenta con las dos únicas estructuras coralinas del país en el Pacífico y su biodiversidad de reptiles, aves y mamíferos es enorme.

Mira abajo un video de este hermoso paisaje:

 

2. Desierto de la Tatacoa

Esta impresionante zona desértica se encuentra a 38 km de Neiva, en el Departamento del Huila, y durante el Período Terciario de la Era Cenozoica fue un jardín florido y arbolado.

Con el paso del tiempo se secó, quedando los sobrecogedores espacios yermos de color ocre y gris que lo caracterizan actualmente. Estos colores indujeron a Gonzalo Jiménez de Quesada, conquistador de Colombia y fundador de Bogotá, a llamarlo el Valle de las Tristezas.

La intensa erosión en el desierto forma enormes cárcavas de perfiles caprichosos que superan los 20 metros de profundidad.

Las especies vegetales que soportan vivir en el erial desarrollan raíces verticales de 15 metros de profundidad y horizontales de 30 metros de longitud.

En el lugar hay un observatorio astronómico que aprovecha la limpieza del cielo y la total ausencia de contaminación lumínica.

Mira en el video de abajo lo hermoso que es el Desierto de la Tatacoa:

3. Cabo de la Vela

Este accidente costero del Caribe en la península de la Guajira es uno de los paisajes naturales de Colombia que ha venido ganando proyección turística después de haber estado prácticamente deshabitado.

Sus vientos constantes facilitan la práctica de deportes de desplazamiento en el agua y sus playas casi vírgenes invitan a un relajado descanso.

La ciudad más cercana es Riohacha, que está a 38 km y que forma parte del corredor turístico “Aires Vallenatos, Aires de Paz”, promovido por las instituciones turísticas colombianas.

Su principal elevación es el Pilón de Azúcar, una colina ventosa con extraordinarias vistas del Caribe y un altar dedicado a la Virgen de Fátima. A los pies de la colina está Playa Dorada, ideal para el windsurf y el kitesurf.

4. Valle de Cocora

Los más impresionantes ejemplares de la palma de cera del Quindío (Ceroxylon quindiuense) se encuentran en el Valle de Cocora, en el área de influencia del Parque Natural Los Nevados.

El Quindío es el árbol nacional de Colombia, un gigante vegetal larguirucho que puede superar los 60 metros de altura.

El valle es un amplio espacio verde en el que los visitantes caminan, cabalgan, hacen camping y disfrutan de picnics.

Aquí hay pintorescos hoteles para disfrutar de unos días tranquilos y en contacto con el entorno natural.

Se pueden realizar actividades ecoturísticas y disfrutar de los platillos más representativos de la gastronomía del Eje Cafetero, como la popular bandeja paisa, el calentao paisa, el sancocho y el mondongo.

5. Parque del Cocuy

Es un parque natural nacional de 306000 hectáreas. Está situado entre los departamentos de Boyacá y Arauca.

El parque alberga la Sierra Nevada del Cocuy, en la que está el Ritacuba Blanco, que con 5330 metros sobre el nivel del mar, es la máxima cumbre de los Andes colombianos en la Cordillera Oriental.

La sierra está salpicada de lagos y cascadas y tiene 18 picos de nieves perpetuas y el glaciar más grande del país.

Este parque reúne casi todos los grandes ecosistemas colombianos, como selva húmeda ecuatorial, bosques de niebla, páramo, superpáramo y  nieves perpetuas.

En su fauna destacan el majestuoso cóndor de los Andes, águila real, venado de cola blanca, mono lanudo y el curioso oso de anteojos. La danta de páramo, especie en la lista roja de riesgo de extinción, hace tiempo que no se ve.

6. Victoria Regia

Es una reserva natural de la amazonia colombiana situada cerca de Leticia, ciudad a orillas del Amazonas, en la frontera con Brasil y Perú.

En sus lagos crece la Victoria Regia, el lirio de agua, loto o nenúfar más grande que existe, un portento natural que solo vive en las aguas amazónicas.

Las hojas circulares de esta planta miden hasta 1 metro de diámetro. Su bella flor alcanza 40 cm y se abre desde el anochecer hasta las 9 a. m. del día siguiente. Esta flor es bastante peculiar, pues   la primera noche es blanca y la segunda, rosada.

Cerca de Leticia se encuentran el Parque Ecológico Mundo Amazónico y el Museo Etnográfico Yai Pata Uinchi, nombre que significa “elementos sagrados de la casa”, con una exposición sobre las etnias indígenas de la zona.

7. Parque Nacional del Chicamocha

En este parque se combinan los impresionantes espacios naturales del Cañón del Chicamocha, en la ruta Bucaramanga – San Gil, con una serie de instalaciones para realizar actividades ecoturísticas. Este parque es la principal atracción del Departamento de Santander.

Cuenta con un teleférico de 6,3 km y 39 cabinas panorámicas que atraviesa el cañón, varios cables de tirolesas, pista de buggies de 1 km de longitud con emocionantes altibajos, pista de patinaje sobre hielo y lugares para jumping, parapente y canotaje.

También hay un mirador con visión en 360 grados que permite admirar el Chicamocha en toda su majestuosidad: un parque de avestruces, otro de cabras, un pueblito santanderino, un monumento con forma de hoja de tabaco y 35 esculturas que simbolizan la Revolución de los Comuneros.

Otras diversiones disponibles en el Parque Nacional del Chicamocha son ciclismo de montaña, paseos en globo, montañismo, cabalgatas, pesca, espeleología y camping.

8. Parque Nacional Natural Puracé

El nombre de este parque significa “montaña de fuego” en lengua quechua, por la actividad volcánica que se registra en el área desde la antigüedad.

Se encuentra en la Cordillera Central de los Andes colombianos, en jurisdicción de los departamentos del Cauca y el Huila, abarcando una extensión de 830 km2. Alberga al volcán Puracé, de 4626 metros sobre el nivel del mar y uno de los más activos del país.

El parque incluye también parte del Macizo Colombiano o Nudo de Almaguer, principal reserva de agua dulce de Colombia por ser el nacimiento de varios de sus principales ríos, como Cauca, Magdalena (en su vertiente del Caribe), Putumayo y Caquetá.

El Parque Nacional Natural Puracé es escenario de actividades ecoturísticas como caminatas, senderismo, termalismo, contacto cultural con pueblos indígenas y observación de flora y fauna.

Entre la flora sobresalen varias especies de orquídeas. La fauna está representada por cóndor, danta, venado rojo, oso de anteojos, cotorra de montaña, loro orejiamarillo, mono aullador y pavas (mora y colorada).

9. Isla de la Corota

Con 12 hectáreas, este es un santuario de fauna y flora en el área natural protegida más pequeña de Colombia. Eso sí, su importancia es enorme para la preservación de varias especies vegetales y animales.

La isla (localizada en el municipio de Pasto del Departamento de Nariño) está en medio de la Laguna de la Cocha. Esta laguna es un embalse de origen glacial y con sus 40,5 km2, es el segundo lago natural más grande del país, después del Lago de Tota.

Esta isla es un sitio sagrado para los indígenas y sus únicos residentes permanentes son los empleados del parque. Los indios ayudaron a los evangelizadores dominicos a construir la capilla que ahora es visitada por peregrinos, especialmente el día de la Virgen de Lourdes.

Hay unas 1500 especies vegetales, con abundancia de plantas epífitas, principalmente orquídeas y bromelias.

Entre los animales que habitan la isla y sus aguas, se encuentran: la rana caminadora, el pato zambullidor, la trucha arco iris y el pato colorado.

10. Cerro de Monserrate

Los visitantes de la capital de Colombia tienen una visita obligada a este cerro bogotano, emblema de la ciudad, junto con el de Guadalupe.

Es destino del turismo religioso, natural y gastronómico y se puede subir a pie, en el teleférico o en el funicular.

En su cima se encuentra la Basílica del Señor de Monserrate, construida en los años 1920, después de que el terremoto de 1917 dañara seriamente el templo erigido a mediados del siglo XVII. Actualmente es un importante sitio de peregrinación.

El Cerro de Monserrate está integrado al Parque Nacional Enrique Olaya Herrera y, aunque parte de su biodiversidad se ha perdido por la acción humana, aún conserva bosques andinos y más de 50 especies de aves.

El sendero peatonal para ir al cerro está abierto entre 5 a. m. y 1 p .m. para subir, y de 1 p. m. a 4 p. m. para bajar.

11. Reserva Natural Kasaguadua

Es un bosque de 12 hectáreas que se localiza a 2,6 km de la localidad de Salento, Departamento de Quindío, en el Eje Cafetero.

Entre la exuberante masa boscosa, se encuentran cinco manantiales de agua. Estos completan el escenario para unas encantadoras excursiones ecológicas que parten desde un pintoresco campamento.

El campamento es fascinantemente rústico, con unas innovadoras cúpulas geodésicas diseñadas para albergar a parejas. A pocos metros de las cúpulas se hallan la zona de estar, cocina, servicios sanitarios y duchas.

En la construcción predomina el uso del bambú y otros elementos naturales de la zona, que se combinan con materiales industriales reciclados.

El tour de dos horas por la reserva es una clase magistral sobre el funcionamiento y preservación de los bosques de niebla.

12. Mina de Sal de Nemocón

Es una antigua mina de sal que estuvo en explotación y que tras casi 40 años de haber sido cerrada, abrió al turismo como destino histórico, científico, cultural, minero y temático.

El recorrido de sus túneles lleva por rincones sorprendentes, admirando la arquitectura minera y las estaciones que recorrió Jesús en el viacrucis, en una experiencia diferente.

La mina (a 80 metros de profundidad) comenzó a operar a principios del siglo XIX hasta que fue cerrada. Eso hizo que la población quedara sin sustento económico, por lo que su reapertura para el turismo es una importante fuente de ingresos para los lugareños.

En la entrada hay un museo y luego los visitantes se adentran en las galerías sustentadas por troncos de eucalipto que se volvieron como soportes de piedra al ser infiltrados por la sal.

Entre las principales atracciones están las estalagmitas y estalactitas de sal, de caprichosas formas, y las cascadas de sal que dan la impresión de nieve congelada. En las entrañas de la mina se encuentra la capilla de la Virgen del Carmen.

Se localiza en el pueblo de Nemocón, en el Departamento de Cundinamarca, a 56 km al norte de Bogotá.

13. Piedra del Peñol

Esta piedra colosal, también llamada Peñón de Guatapé, es un monolito de 220 metros de altura, dotada de una escalera de vértigo de 659 escalones. Su peso ha sido estimado en 66 millones de toneladas y es una masa de granito formada principalmente por cuarzo, mica y feldespato.

Fue ascendida por primera vez en 1954 por el lugareño Luis Villegas López. Actualmente, es uno de los santuarios colombianos de la escalada, con 40 rutas de subida de diferentes dificultades.

A los pies de la roca se encuentra el embalse de Guatapé, con un centro de deportes acuáticos y entretenimientos ecoturísticos, incluyendo la pesca.

Desde la cima hay espectaculares vistas de los espacios naturales circundantes y de Guatapé, con sus zócalos y balcones tradicionales. Guatapé es un pueblo de Antioquia que está situado a 84 km al este de Medellín.

14. Laguna de Guatavita

Esta deslumbrante laguna situada a una altitud de 3100 metros sobre el nivel del mar. Se localiza en una depresión montañosa de forma circular perfecta que se creó por el colapso por disolución de antiguos estratos marinos.

Es uno de los puntos que alimentó la leyenda de El Dorado, dado que era lugar sagrado de los chibchas o muiscas y lugar de investidura de sus caciques.

Según el relato, el nuevo cacique y sus vasallos ofrendaban oro y esmeraldas a los dioses, arrojándolos a las aguas. Los conquistadores Lázaro Fonte y Antonio de Sepúlveda consiguieron extraer piezas de oro y piedras preciosas del fondo de la laguna.

La laguna se encuentra en la vía Guatavita – Sesquile, a 73 km al norte de Bogotá. Puede conocerse en un tour ecoturístico en el que el guía va explicando las particularidades de la cultura chibcha.

15. Nuquí

Destaca entre los paisajes naturales de Colombia por ser el mejor, junto con Bahía Solano, para avistar a la ballena yurbata o jorobada.

Este inmenso y acrobático cetáceo (de 16 metros de longitud y 36000 kg de peso) migra para aparearse lejos de las heladas aguas polares.

El municipio de Nuquí, perteneciente al Departamento de Chocó, se encuentra frente al Pacífico colombiano y cuenta también con estupendos sitios para el buceo, como Piedra de Fidel, Piedra Bonita, Parguera y El Chuzudo.

Los amantes del surf disponen de varios sitios para mantenerse sobre las olas, como Playa Terquito, Rio Termales, Terco, Pico de Loro, Pela Pela y El Chorro, varios de clase mundial.

Cerca de la costa hay aguas termales y ríos con cascadas que pueden conocerse en recorridos guiados en canoas.

16. Parque Nacional Natural Chingaza

Decretada, en 1977, área natural protegida de 766 km2. Está situada en la Cordillera Oriental de los Andes colombianos, entre los departamentos de Cundinamarca y Meta.

Su altitud va desde 800 hasta más de 4000 metros sobre el nivel del mar y abarca cuatro tipos de clima (cálido, templado, frío y páramo) y el Cerro de San Luis es su cumbre.

El parque cuenta con más de un centenar de lagunas entre naturales y artificiales, con Chingaza como la más grande. Esta es un embalse que constituye la principal fuente de agua potable de Bogotá.

Entre sus especies de fauna, algunas en peligro de extinción, se cuentan cóndor, águila, gallineta azul, danta, zorro, chivo de páramo, venados de varias especies, oso de anteojos, tigrillo y puma.

El parque es visitado para caminatas, senderismo, observación de la biodiversidad y del paisaje desde sus miradores naturales.

17. Parque Metropolitano Simón Bolívar

Este espacio verde de 113 hectáreas se ubica entre las carreras 60 y 68 y las calles 53 y 63 del centro geográfico de Bogotá. Es el pulmón vegetal de la capital de Colombia.

Aunque es un megaparque, los bogotanos tienden a referirse a él por sus componentes, como el Parque Central Simón Bolívar, que es el sector más grande y principal zona verde; el Parque de Los Novios, que cuenta con varios lagos; y el Parque El Salitre, en el que se hallan un parque acuático y otro de diversiones mecánicas.

El parque metropolitano alberga atracciones como el Museo de los Niños, el Palacio de los Deportes, el Complejo Acuático Simón Bolívar (que dispone de cuatro piscinas, incluyendo una de clavados) la Biblioteca Virgilio Barco, la Plaza de los Artesanos, el Jardín Botánico José Celestino Mutis y la Cancha Popular de Golf (accesible y a menor costo que los campos privados).

El jardín botánico cuenta con invernaderos climatizados que le permiten exhibir las especies más representativas de todas las regiones térmicas de Colombia.

Está reputado como el jardín con mayor variedad de flora tropical en el mundo y sus colecciones de 5000 orquídeas autóctonas y otra enorme de rosas son impresionantes.

18. Cascada La Chorrera

Tras atravesar un bonito bosque, situado a 1 hora y 15 minutos de Bogotá, se halla la Cascada La Chorrera que, con 590 metros de altura, es la caída de agua más grande de Colombia.

Una excursión de un día te llevará a La Chorrera, a la Cascada de El Chiflón y a las serranías circundantes, especialmente el Cerro de Guadalupe, desde el que hay unas magníficas vistas de la ciudad de Bogotá.

Otras atracciones del paseo son cabalgatas, rapel y camping. Puedes hacer la excursión tomando un tour en Bogotá o por libre.

Si vas por tu cuenta en transporte público desde Bogotá, debes tomar un autobús en Avenida Caracas con Calle 6 y bajar en un punto identificado como Aventura de La Chorrera. Desde allí tendrás que caminar de 30 a 45 minutos para llegar a la entrada del parque.

La entrada al parque cuesta 8000 pesos colombianos (48,92 MXN, 2,52 USD). En El Chiflón sirven un almuerzo de carne con arroz, ensalada y jugo por 13000 COP (79,50 MXN, 4,09 USD).

19. Isla Múcura

Es un idílico destino de playa situado en el Archipiélago de San Bernardo, en el Caribe colombiano, con playas de aguas transparentes y arena blanca.

Es uno de los lugares favoritos de las parejas colombianas para realizar matrimonios y pasar la luna de miel recorriendo la isla caminando o en bicicleta y disfrutando de sus playas cristalinas entre pececitos de colores y piñas coladas, mojitos y daiquirís.

Cuenta con arrecifes coralinos para bucear y hacer snorkel y sus arenales están sombreados por palmeras, lo que permite pasar ratos inolvidables al sol o a la sombra, con la agradable brisa marina refrescando el ambiente tropical.

Los tonos esmeralda y turquesa del mar eliminan el estrés al primer golpe de vista y los hoteles lo tienen todo pensado para agasajar a las parejas, incluyendo unas fantásticas cenas románticas con el Caribe como testigo.

Los amables guías isleños llevan a los turistas a paseos ecológicos por los senderos, ciénagas y manglares, para observar aves de bello plumaje y otras especies. Los amantes de la vela, kayak, natación, tenis y voliból de playa también podrán practicar sus entretenimientos favoritos.

20. Lago de Tota

Sus 55 km2 lo convierten en el mayor lago natural colombiano. Se encuentra a 3015 metros sobre el nivel del mar en el Departamento de Boyacá, compartiendo territorios de los municipios Tota, Cuítiva y Aquitania.

Es el segundo lago navegable de Sudamérica a mayor altura, después de Titicaca.

Su cuenca hidrográfica riega las tierras en las que se produce el 80 % de la cebolla colombiana y buena parte de la papa y el trigo. En el embalse abunda la trucha arcoíris.

En el lago y su zona de influencia está la Reserva Natural Pueblito Antiguo, con rutas de caminata y senderismo, playa y un pueblito construido a imagen de las aldeas rurales de hace más de un siglo. En este pueblito verás cómo vivían tus bisabuelos.

Playa Blanca es utilizada por los visitantes que desean bañarse en la playa a mayor altitud en Colombia, sin importar que el agua esté a 12 °C en los momentos más cálidos.

¿Cuáles son los paisajes de Colombia?

Colombia es el segundo país más poblado de Hispanoamérica, después de México, y el único de Suramérica con costas en el Atlántico, a través del Mar Caribe, y en el Pacífico.

Cuenta con territorios a distintas altitudes y en diferentes medios y características, que le hacen uno de los países con mayor variedad de paisajes naturales en el mundo.

Colombia tiene una línea costera de más de 3200 km, cientos de islas, valles y llanuras; montañas, páramos, cumbres nevadas y volcanes; desiertos, lagos, ríos caudalosos y selvas.

Las vastas regiones naturales de Colombia, con su inmensa cantidad de ecosistemas, alberga la cuarta mayor biodiversidad mundial, después de Brasil, Sudáfrica y Madagascar.

En el territorio colombiano crecen 55000 especies de plantas, una cifra asombrosa considerando el mediano tamaño del país.

Colombia es el primer país del mundo en cantidad de especies de orquídeas, de aves y de anfibios y está en el top 5 del planeta en variedad de mariposas, mamíferos y primates.

¿Cuáles son los paisajes naturales más importantes de Colombia?

Considerando las principales regiones naturales colombianas, los paisajes más importantes son los siguientes:

Costas

Colombia cuenta con una línea de costas de 3207 km, repartida entre sus territorios frente al Océano Pacífico y en el Mar Caribe.

Islas

La nación suramericana tiene cientos de islas, islotes y cayos. Las islas más importantes del lado del Caribe son las que forman el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, con una superficie terrestre de 52 km2 y un mar territorial de 350000 km2.

En la costa del Pacífico, Colombia posee las islas de Gorgona y Malpelo.

Valles

Por sus dimensiones, sobresalen el Valle del Magdalena, el Valle del Cauca y el Valle del Atrato – San Juan.

Llanuras

Destacan cuatro amplias extensiones de relieve plano: la Llanura del Pacífico, la Llanura del Caribe, los Llanos Amazónicos y los Llanos Orientales.

Sistema montañoso central

Está formado por las tres cordilleras andinas, la Occidental, la Central y la Oriental. En este sistema montañoso se encuentran los volcanes Galeras, Azufral y Cumbal.

El volcán Galeras es el más activo y con mayor seguimiento en el país. Está catalogado como uno de los más peligrosos del mundo por su potencial para ocasionar una catástrofe de grandes magnitudes.

Sistema montañoso periférico

Este sistema no forma parte de los Andes Colombianos y está integrado por seis serranías, incluyendo la Sierra de la Macarena y la Sierra Nevada de Santa Marta.

La Sierra Nevada de Santa Marta, cerca del Mar Caribe, alberga las dos mayores cumbres de la nación, el Pico Cristóbal Colón (5776 metros sobre el nivel del mar) y el Pico Simón Bolívar (5775 metros sobre el nivel del mar).

Otros gigantes colombianos que superan los 5000 msnm y que están en las cordilleras andinas son el Ritacuba Blanco (5410 msnm), el Nevado del Huila (5364 msnm), el Nevado del Ruiz (5311 msnm) y el Nevado del Tolima (5215 msnm).

Ríos

Los Ríos Amazonas y Orinoco marcan fronteras colombianas. El río interior más importante del país es el Magdalena, que tiene más de 1500 km de longitud, aunque no es el más largo.

Otras importantes corrientes fluviales colombianas son los ríos Cauca, Putumayo, Caquetá, Meta, Guainía, Patía, Catatumbo, San Juan y Atrato.

¿Cuáles y cuántos son los parques naturales de Colombia?

Las Áreas Naturales Protegidas de Colombia abarcan más del 10 % del territorio nacional e incluyen 59 parques naturales nacionales.

Primer parque natural nacional de Colombia

El Parque Natural Nacional Cueva de los Guácharos, decretado en 1960 con una extensión de 9000 hectáreas, fue el primero de Colombia.

Se localiza en el lado del poniente de la Cordillera Oriental y más de un 80 % de su superficie está en el departamento del Huila, con el área restante en el departamento del Caquetá.

Fue decretado principalmente para proteger al guácharo o ave de las cavernas, única especie aviar que navega en la oscuridad por ecolocación (si estás pensando en los murciélagos, te recordamos que son mamíferos, los únicos que vuelan).

Primer parque natural nacional insular de Colombia

La Gorgona, una de las dos islas colombianas en el Pacífico, fue el primer territorio insular protegido del país, según decreto de 1983.

Tiene una superficie terrestre de 26 km2 y fue descubierta en 1526 por el conquistador español Bartolomé Ruiz de Estrada, quien la bautizó con el nombre de San Felipe.

Luego fue visitada por Francisco Pizarro y el conquistador del Perú se sorprendió por la gran cantidad de serpientes, cambiándole el nombre a La Gorgona, en alusión al personaje mitológico griego.

Entre 1960 y 1983 fue un penal llamado el Alcatraz Colombiano, en el que las serpientes venenosas diezmaban a la población penitenciaria.

Parque natural nacional más grande de Colombia

El Parque Natural Nacional Sierra de Chiribiquete, decretado en 1989, es el más extenso de Colombia, con una superficie de 4,27 millones de hectáreas. Se encuentra en la amazonia colombiana, entre los departamentos de Caquetá y Guaviare.

El parque asciende desde los 300 hasta más de 1000 msnm y cuenta con sabanas, bosques de tierra firme, bosques inundables y bosques de tepuyes. La fauna es la representativa de la región amazónica, e incluye jaguares, águilas arpía y tapires.

La Sierra de Chiribiquete es también la mayor reserva de arte rupestre de la Amazonia. Se han contabilizado más de 250000 dibujos, algunos con casi 20000 años de antigüedad.

Otros parques naturales nacionales de Colombia

Otros espacios naturales protegidos de Colombia son el Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta, donde están los dos picos más altos del país; el Parque Nacional Natural Sierra de la Macarena y el Parque Nacional Natural Las Orquídeas, que cuenta con la mayor cantidad de especies silvestres de estas plantas en la república.

También están protegidos con la denominación de parque natural nacional Los Nevados (cordillera central), el Nevado del Huila, la Cordillera de los Picachos, las Islas Corales del Rosario y San Bernardo y la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Parques naturales de Colombia y su importancia

El principal objetivo que se persigue con la protección de estas áreas naturales es preservar la biodiversidad de fauna y flora en tierras y aguas.

También busca conservar las fuentes de agua dulce que sustentan la vida y las actividades agrícolas y pecuarias, y contrarrestar los efectos nocivos en la calidad del aire y el agua.

Al protegerse las áreas boscosas se asegura el ciclo del agua y la protección de mares y arrecifes coralinos beneficia el equilibrio en los ecosistemas marinos.

La protección de las áreas naturales colombianas es además importante para conseguir una buena participación en la creciente corriente de turismo ecológico mundial.

Si es bien administrada, esta actividad turística beneficia particularmente a las poblaciones vulnerables que viven en los ecosistemas protegidos.

Parques naturales de Colombia para niños

Hay muchos parques naturales nacionales en Colombia que son magníficos para conocer con niños, dada las variadas diversiones de las que pueden disfrutar y las valiosas enseñanzas para su formación. Estas ayudan a sentar las bases para que sean adultos responsables con el medio ambiente.

Los Nevados

Este parque natural, situado en la Cordillera Central, ofrece múltiples actividades de esparcimiento familiar, como caminar, acampar, hacer ciclismo de montaña, escalar y observar la naturaleza, particularmente los imponentes picos nevados.

El parque alberga ocho volcanes, incluyendo el Nevado del Ruiz. Cuenta con fuentes de aguas termales, cascadas y con el lago Otún, que se alimenta de las aguas de deshielo y es hábitat de hermosas aves, algunas en riesgo de extinción.

Sierra de la Macarena

El Parque Nacional Sierra de la Macarena cuenta con uno de los paisajes naturales de Colombia más conocidos en el mundo, el Caño Cristales o Río de los Cinco Colores.

Es como si el arco iris se hubiera derretido para ofrendar sus colores a las aguas. El amarillo, rojo, azul, verde y negro es un efecto visual ocasionado por las algas que viven en el caño situado en el Parque Natural Nacional Sierra de la Macarena, en el Departamento del Meta.

El parque nacional tiene una superficie de 6200 km2 y es una cadena montañosa de 130 km de longitud. Es hábitat de especies como puma, oso hormiguero y varios primates.

El Caño Cristales tiene una longitud de 100 km y ofrece su espectacular colorido entre junio y diciembre.

Old Providence

Es un área protegida de 995 hectáreas ubicada cerca en la isla de Providencia en el archipiélago caribeño de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Está integrado por un arrecife coralino, la Laguna de McBean, una zona de manglares y los cayos Cangrejo y Tres Hermanos. Forma, junto con los de Tayrona e Islas Corales del Rosario y San Bernardo, los únicos tres grandes ecosistemas coralinos de Colombia.

El arrecife de coral de Old Providence, de 32 km de longitud, es el más grande del país y sus principales visitantes son los entusiastas de la biodiversidad submarina.

El parque es importante para la vida y reproducción de varias especies de aves, tanto residentes como migratorias.

Islas Corales del Rosario y San Bernardo

Estas islas forman un parque natural nacional situado a 20 minutos en lancha de la ciudad de Cartagena de Indias. Se distingue por sus excelentes playas, de aguas nítidas y arena fina y blanca.

Los corales albergan millones de animales microscópicos que son la base de la cadena de vida, así como peces en infinidad de formas y colores, moluscos, crustáceos, erizos, anémonas y estrellas de mar. Las especies aviares están representadas principalmente por el pelícano y el ave lobo.

Paisajes naturales de Colombia: Tayrona

El Parque Nacional Natural Tayrona se halla en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta y está formado por 12000 hectáreas terrestres y 3000 hectáreas marinas.

Va desde el nivel del mar hasta 900 metros sobre el nivel del mar, con una gran variedad de paisajes, flora y fauna.

A nivel del mar hay formaciones coralinas, lagunas, bahías, manglares y playas de aguas cristalinas, con una flora que abarca cerca de 350 especies de algas.

En las partes más altas se encuentran orquídeas y varios felinos, como jaguar, puma, ocelote y tigrillo.

También hay ruinas arqueológicas del pueblo prehispánico Tayrona y el Museo Arqueológico de Chairama, situado cerca de la desembocadura del Río Piedras y que exhibe una exposición permanente.

 

No deberías demorar en organizar un viaje para ir a conocer los fantásticos paisajes naturales de Colombia. La amabilidad de los colombianos y la exquisita gastronomía paisa serán el complemento perfecto.

 

Ver también:

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Parque Nacional Desierto de los Leones: todo lo que ocupas saber

Playa Delfines, Cancún: todo lo que ocupas saber