in

Las 15 ciudades más bonitas de Francia que tienes que visitar

París lidera la lista de las ciudades más bonitas de Francia, pero no es la única que se roba la atención de turistas nacionales e internacionales.

Los franceses pueden presumir de otras ciudades tan bonitas como su capital, localidades de bellos monumentos, paisajes e interesante historia.

Conozcamos en este artículo las 15 ciudades más bonitas de Francia.

1. París

La idílica y encantadora París, Ciudad de la Luz y del amor, es la capital de Francia atravesada por el río Sena.

París es glamour, romance e historia, pues en su seno yacen huellas y cicatrices de la humanidad, aspectos que la han hecho diversa, polémica y referencia en el mundo, algo que contribuye a su belleza.

Sus monumentos, infraestructuras, calles, gastronomía y otros tantos lugares turísticos, cada uno tan interesante y emblemático, hacen de ella un destino irresistible.

La Torre Eiffel es el emblema de la ciudad y monumento más visitado. Otros sitios también de interés son el Moulin Rouge, la Catedral de Notre Dame, el Arco del Triunfo y la simbólica avenida de los Campos Elíseos.

Lee también nuestra guía sobre qué hacer en París en 7 días: guía definitiva

2. Saint-Malo

Pequeña ciudad portuaria al noroeste de Francia, en la región de Bretaña, envuelta por una densa muralla de granito que sirvió de defensa ante los ataques de piratas y corsarios.

Sus habitantes no se consideran bretones ni franceses, más bien Malouines de Saint Malo.

Entre los atractivos de la ciudad corsaria se encuentran la muralla, el fuerte alemán La Cité y el Fuerte Nacional construido por orden del rey Louis XIV.

Sus playas son muy bonitas, como lo es también la emblemática gótica – romana Catedral de Saint Vincent, cuyos vitrales muestran parte de la historia de la ciudad.

Saint Malo es pequeña. Puedes recorrerla en el tren turístico en solo 30 minutos por dentro o fuera de la mural.

3. Toulouse

La bella Toulouse es también conocida como la ciudad rosa. Está al sur entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, en el departamento de Alto Garona, en el corazón de Francia.

Lo colorido de sus estancias y las delicadas fachadas, sumado a la iluminación de sus espacios, hacen de Toulouse una ciudad muy bonita siempre elegida por los turistas y viajeros, por la paz que ofrece.

Los mercados cubiertos y al aire libre y su gastronomía típica, invitan a probar un poco de cada platillo.

Podrás pasear por el Canal del Mediodía (Canal du Midi), vía navegable de Francia declarada Patrimonio de la Humanidad. También recorrer sus encantadoras plazas, terrazas y el Jardín Japonés de la ciudad.

4. Dijon

Como parte de la ruta de los grandes vinos, Dijon es la ciudad capital de la región Borgoña – Franco, condado de los legendarios duques de Borgoña. Está al este de Francia, cerca de las nacientes del río Sena, a orillas del río Ouche.

Es la ciudad más poblada del país después de París y el segundo centro en cuanto a importancia cultural, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2017. Destaca por su impresionante arquitectura, baluarte histórico de la nación y por su despliegue cultural de museos e iglesias.

Otro de sus símbolos es la Torre de Felipe el Bueno (Philippe Le Bon), con espectaculares panorámicas de la ciudad por ser su punto más alto a 46 metros de altura.

Sus parques naturales privados y públicos la hacen aún más cálida y una de las más bonitas ciudades del país.

Dijon también resalta por la altura y calidad de su gastronomía, vista a los ojos del mundo como capital gastronómica con delicias como la mostaza, el pan de especies y tantos otros platillos.

La ciudad es igualmente reconocida como territorio de viñedos donde se puede degustar hasta 24 tipos de vinos.

5. Niza

Niza combina una mezcla de épocas que se manifiestan en sus calles y arquitectura, con una clara influencia de la cultura italiana inmersa en la francesa.

Colinda con la costa del mar Mediterráneo y el río Paillon, al extremo sureste de la Francia continental. Se trata de una ciudad cosmopolita acostumbrada al paso de extranjeros y a convivir entre inmigrantes, cuyo desarrollo e historia la ha modificado y conservado hasta lo que es hoy.

Sus calles coloridas entre el ocre y los tonos rojizos, la variedad de arquitectura religiosa, palacios y la pasarela, le dan un toque inspirador y esa belleza que la resalta de entre otras ciudades francesas.

En Niza podrás admirar los edificios de la inolvidable época dorada, la Belle Epoque, ahora convertidos es casas de la clase privilegiada.

La costa azul del Mediterráneo es uno de los sitios para disfrutar de sus playas y del “Paseo de los Ingleses”, uno de los destinos preferidos por los turistas.

6. Nantes

Nantes, apodada la Venecia del occidente del continente por sus vías y canales sobre el agua, es una ciudad con un importante movimiento artístico y cultural en la región. Se le considerada la capital “histórica” de Bretaña.

Es una de las ciudades más importantes de Francia en lo económico a través de la biotecnología, el desarrollo financiero, la industria y su riqueza territorial.

Ubicada a 55 km del océano Atlántico al sur de Bretaña y al noroeste del país, se emplaza como capital del departamento del Loira Atlántico, donde yace parte del Valle del Loira, Patrimonio Mundial (Unesco).

La ruta de los castillos de Loira es fascinante, especialmente con la belleza del Castillo Chenonceau o lo amplio del Chambord, un recorrido para impresionarse.

La diversidad del patrimonio arquitectónico de Nantes le da ese aire de belleza medieval y moderna, adornada con sus paisajes. Una ciudad de postal para conocer y disfrutar.

7. Marsella

Marsella es una de las ciudades más antigua de Europa nacida en los años 600 a. de C. Está en una ensenada de la Región Provenza-Alpes-Costa-Azul del Mediterráneo.

Es “envidiada” mundialmente por su impresionante fachada litoral, donde son más los días de sol durante el año, un complemento para el espectacular clima mediterráneo.

Marsella enamora con su glamur y sutil estilo. Cuenta con muchos parques naturales, monumentos, museos y arquitectura de orden medieval, colonial y moderna. No por nada es la segunda ciudad más importante del país después de París.

8. Burdeos

Burdeos es una ciudad portuaria al suroeste de Francia que pertenece a la región Metropolitana de Burdeos-Arcachon-Libourne, siendo flanqueada por el río Garona.

Está catalogada como capital mundial del vino por su desarrollo y aporte a la industria vinícola, lo que le hace ser sede de la principal feria del vino celebrada en el mundo.

La ciudad ha sido anotada en la lista ante la Unesco para optar por la declaración de Patrimonio Mundial, petición que apunta a su invaluable muestra arquitectónica y urbana del siglo XVIII. Es la segunda con más monumentos después de París.

Su carácter y belleza despierta gran interés en turistas y en el mundo cinematográfico, por la calidad de sus escenarios e infraestructuras. Ejemplo de ello son el Anfiteatro Romano (siglo III), la Basílica de Saint Michel, el Grand Théâtre, con su diseño neo-clásico y la gótica Catedral de Saint André.

La Puerta de la Luna, sector de la ciudad, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Además de monumentos, Burdeos también tiene parques naturales, museos, cines y otras atracciones que hacen de la ciudad un lugar de valor y especial para el disfrute.

9. Carcasona

Carcasona es una ciudad dividida entre el presente moderno y el pasado medieval al sur de Francia, entre las ciudades Toulouse y Perpiñán, en la nueva Región Occitania. Es capital del departamento del Aude, a escasos kilómetros de España (Cataluña).

Su casco antiguo está sobre una colina tras la imponente y famosa muralla de piedras milenarias de tres kilómetros, Patrimonio de la Humanidad desde 1997.

En Carcasona se emplaza la ciudadela con más de 2.500 años que acogió los asentamientos Celtas en el siglo VI. Desde entonces ha permanecido ocupada con bonitos, bien conservados y todavía habitados caseríos de la época medieval.

La otra parte de Carcasona es la ciudad baja conocida como Bastida de San Luis. Tiene una tendencia más viva, colorida y beneficiaria de las bondades de la modernidad.

Algo interesante es que en el casco antiguo no se permite el tránsito vehicular. Cada verano, la ciudad amurallada celebra el “Festival de la Ciudadela” en uno de sus teatros. En sí es su principal centro de atracción turística.

10. Montpellier

Montpellier es considerado un ícono urbanístico en renovación, apuntando a la sencillez pero sin olvidar sus mil años de historia. Está al sur del país, en la Región Occitania del departamento Hérault, cerca del Mediterráneo.

Es Patrimonio de la Humanidad por su destacada arquitectura antigua y contemporánea, que se suma a los diversos espacios verdes con sentido ecoturístico entre callejones antiguos. Una mezcla seductora.

Otro rasgo que la hace una de las ciudades más bonitas de Francia son sus coloridos y excepcionales tranvías, únicos en el país. Sus plazas, como la Place de la Canourgue o la Place de la Comédie, son preciosas, casi envidiables.

Estás invitado a pasear por la calle donde vivió el emblemático Jean-Jacques Rousseau, cerca de una de las mejores pastelerías de la ciudad.

Montpellier celebra diversos festivales al año con temáticas como la danza, degustación de vinos y alimentos locales, cine y música.

11. Versalles

Versalles es capital del departamento de Yvelines perteneciente a la Región Isla de Francia. Es conocida internacionalmente por el emblemático Palacio de Versalles y está al occidente de París.

En parte del siglo XVII y casi todo el siglo XVIII pasó de capital oficial y no oficial del Reino de Francia. Ahora su rol es más administrativo y judicial.

Versalles es una ciudad encantadora e inspiradora, pues sirvió de modelo en el diseño de la capital de los Estados Unidos de América, Washington D.C.

En las cercanías del Palacio están los Barrios Saint Louis y Notre Dame de Versalles, cada uno colorido, agradable con notable arquitectura y suaves colores.

Su variedad de museos, monumentos, teatros, plazas, galerías y demás, hacen de la ciudad un importante e histórico lugar.

12. Aix-en-Provence

Aix-en-Provence sujeta a Provenza y parte del cono urbano de Marsella. Es considerada por sus nativos como “la ciudad con mayor calidad de vida” debido a su arquitectura y el excelente nivel de atención y servicios que tiene.

Se le conoce como una ciudad universitaria que combina aires bohemios con lo académico.

Aix es una de las más bonitas ciudades de Francia por sus campos de color violeta por la lavanda, la galería de los olivares, los viñedos y el magnífico clima mayormente soleado, elementos que colaboran con el realce de su belleza.

A pesar de no contar con monumentos o destinos declarados Patrimonio de la Humanidad, tiene museos, teatros, galerías de arte, bulevares con tiendas y comercios, terrazas, jardines, coloridos mercados y bares.

Las calles cargadas de historia, su catedral Saint-Sauveur de corte gótico, sus variedades gastronómicas, en fin, una amplia gama de opciones para disfrutar del ambiente tan ameno.

13. Lille

La ciudad del norte, como muchos le dicen. Lille es la capital de la denominada Región del Alta Francia, entre sus pares Bruselas, París y Londres, bien cerca de Bélgica y a las orillas del río Deûle.

Es una ciudad con aires de belleza y autenticidad, especialmente en su casco histórico, reconocida mundialmente por su mercado La Braderie, considerado el más importante en Europa.

Parte de su encanto se halla en las memorias que reserva el río de Deûle, donde se asentaron pueblos Celtas del proceso de transculturización Galia Romana. Además de las múltiples transformaciones en el tiempo por las guerras.

Es una ciudad con potencial económico en la región y avances tecnológicos, como la puesta en marcha de los Trenes a Gran Velocidad y las universidades.

Unas de sus distinciones es haber sido la “Capital Europea de la Cultura” en 2004. Tiene increíbles monumentos e infraestructuras como el Palacio de Bellas Artes, el Hospicio Compisse, la Catedral de Lille, el Museo de Historia Natural y la Plaza de la República.

14. Estrasburgo

En frontera con Alemania, hacia el este de Francia, Estrasburgo es parte de la Región de Alsacia como su capital. Por la presente y marcada influencia alemana sobre la ciudad, se puede notar en su arquitectura y espacios la mezcla de ambas culturas (francesa y alemana).

La combinación de culturas hace de Estrasburgo una ciudad colorida y de ensueño, con caseríos y detalles de su infraestructura que incluyen flores en el entorno de los canales y puentes.

Sus características inspiraron escenarios para la famosa película infantil de Disney, “La Bella y la Bestia”.

La ciudad contiene variedad de significativos monumentos históricos como el Palacio de Rohan, la Mansión de los Obispos-príncipes, entre otros.

Hay quienes la consideran capital de la Navidad, pues su mercado navideño es hermoso.

15. Lyon

La hermosa Lyon, al centro este de Francia entre las montañas del Macizo Central y Los Alpes, es la tercera ciudad más importante del país después de Marsella y París, incluso en extensión territorial. Está atravesada por los ríos el Saona y el Ródano.

Fue fundada por los romanos en el siglo I. a.C. para aquel entonces como la capital de las Tres Galias; a lo largo de su historia ha sido importante en la región por su aporte en lo económico (mercado de la seda).

Considerada la “Capital Internacional de la Gastronomía” por sus famosos y deliciosos platos (la Sopa de Cebolla, la Andouillette, otros). Es también reconocida como una ciudad universitaria con universidades públicas y centros en estudios a nivel de educación superior.

La Unesco la declaró Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1998 al valorar su arquitectura medieval y otras estructuras significativas como la Basílica Notre-Dame de Fourvière, la Colina de Fourvière y el imponente Teatro Romano.

Lyon es historia, cultura y modernidad entre la urbe y su fachada antigua con paisajes que diurnos o nocturnos, la hacen una de las 15 ciudades más bonitas de Francia.

Ha sido un recorrido fantástico. 15 ciudades más bonitas de Francia que hacen que cualquiera quiera visitarlas. ¿Te animas?

 

Ver también:

Booking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Las 31 ciudades más bonitas de Italia que tienes visitar alguna vez en tu vida

Días festivos y tradicionales en Francia