in

15 lugares turísticos en Vancouver para visitar

Viajar siempre es un placer, más cuando lo hacemos a lugares tan emblemáticos como Vancouver, en Canadá. Hay muchas cosas para ver y hacer en la encantadora ciudad canadiense.

Sin embargo, si te pierdes uno de estos 15 lugares turísticos de Vancouver, tendrás que retornar para terminar los deberes.

Así que te invito a seguir leyendo para sepas de estos emblemáticos lugares que todo buen viajero debe conocer.

1. Puente Colgante de Capilano

Es un puente colgante simple (sin tirantes verticales) de 140 m de largo, que se extiende a una altura de 70 m sobre el cauce del río Capilano, en el distrito vancuverita de North Vancouver.

Si caminar ahora por este puente produce vértigo, imagínate como sería entre 1889 y 1903, en su versión original, cuando sus cuerdas eran de cáñamo y su cubierta de madera.

El acero garantiza la seguridad actual del puente, que es visitado anualmente por casi un millón de personas, algunas a punto de un vahído, que van a admirar desde las alturas los exuberantes paisajes de los alrededores y a disfrutar del placer del miedo.

Una atracción del puente es Treetops Adventures, un conjunto de siete pasarelas suspendidas entre unas arboledas de abetos Douglas (pino de Oregón), que se encuentran a 30 m del suelo.

El puente colgante se encuentra al lado del Parque Regional del Río Capilano, un espacio natural de densa vegetación con jardines, senderos y una enorme colección del tótems hechos por las culturas originarias de América del Norte.

2. Parque Stanley

Es un enorme espacio de 405 hectáreas, rodeado en buena parte de su perímetro por las aguas de la bahía Inglesa y del puerto de Vancouver.

Es el parque más antiguo de la ciudad y más que un trabajo de paisajismo desarrollado por el hombre, es la evolución de un espacio natural en la medida que se ha ido materializando el progreso urbano.

Cuenta con medio millón de árboles, algunos de más de 75 m de altura, cientos de años de edad y conserva bosques vírgenes, aunque algunas arboledas se han visto afectadas por las tormentas de viento.

Entre sus principales atracciones están el Malecón de Vancouver, el ferrocarril en miniatura, el lago Beaver, el lago Lost, el Acuario de Vancouver y un conjunto de monumentos y cenotafios.

Los usuarios de la página tripadvisor eligieron el Parque Stanley como el mejor del mundo en 2014.

3. Montaña Grouse

Este centinela natural de Vancouver, perteneciente a la cordillera del Pacífico y situado en North Vancouver, es un paraíso en cualquier época del año.

En invierno está repleto de patinadores y de practicantes del esquí, el snowboard y otros deportes de hielo, mientras que en verano el follaje de su vegetación proporciona cobijo a los miles de personas que suben a su cumbre, especialmente a través del mítico sendero Grouse Grind.

Grouse Grind es una ruta de casi 3 km, bastante inclinada, por lo que la subida te exigirá al máximo. Su ascenso es uno de los retos que muchos turistas aspiran cumplir cuando van a Vancouver y vale la pena por las espectaculares vistas desde la cumbre.

La Montaña Grouse cuenta con telesillas y hay desde espectáculos de leñadores hasta demostraciones con aves rapaces.

4. Galería de Arte de Vancouver

Es la galería de arte más grande del occidente de Canadá, alberga cerca de 11 000 obras, incluyendo una colección de 200 pinturas de Emily Carr.

Carr fue una escritora y pintora icónica para los canadienses, cuya principal fuente de inspiración fueron los aborígenes de la costa oeste del Pacífico.

La galería exhibe obras del Grupo de los Siete, formado por los siete paisajistas que forjaron el estilo de pintura canadiense entre los años 1920 y 1930, entre ellos Franklin Carmichael y Lawren Harris.

Otros artistas norteamericanos representados en la galería son el fotógrafo de cibachrome, Jeffrey Wall (considerado el creador de la Escuela de Vancouver) y el fotógrafo estadounidense Harry Callahan (ganador de la Medalla Nacional de las Artes y un innovador en el trabajo en blanco y negro y a color).

Entre los grandes maestros europeos, la Galería de Arte de Vancouver exhibe obras del flamenco Pieter Neefs el Viejo, del español Goya y del francés Marc Chagall.

La galería funciona en una hermosa y sobria edificación neoclásica, obra del arquitecto británico Francis Rattenbury a principios del siglo XX.

 

5. Mundo de la Ciencia

Quizá la mejor manera de presentar esta atracción es con sus propias palabras: “encendemos el asombro y potenciamos los sueños a través de la ciencia y la naturaleza”.

En sus galerías, Mundo de la Ciencia revela la cara científica de diferentes actividades humanas, como el arte, incluyendo el cine y la fotografía, y los juegos.

La galería Wonder es la última novedad, diseñada especialmente para niños desde meses hasta los cinco años.

Son más de 300 m cuadrados dotados de ayudas interactivas en los que los pequeños gatean, salpican, escalan, construyen, experimentan con la luz y aprenden mediante el juego, de forma segura y en libertad.

La galería Sendero Medioambiental aborda con enfoque científico problemas como el transporte, la alimentación, el uso del agua y el manejo de los desechos en el planeta.

En el Centro Familiar Peter Brown presenciarás sorprendentes experimentos en vivo y si te animas, podrás subir al escenario a ayudar a los científicos.

La galería BodyWorks es un recorrido interactivo por el cuerpo humano y sus diferentes órganos, que enseña acerca de cómo las decisiones que tomamos influyen en nuestro organismo.

Estos son solo algunos de los espacios que ofrece Mundo de la Ciencia para el disfrute de los niños y de toda la familia. Está en la calle Quebec, 1455, Vancouver.

 

6. Chinatown

La autenticidad de este barrio de Vancouver es evidenciada por el bullicio y los olores asiáticos que se respiran en el vecindario, así como por los carteles y anuncios comerciales elaborados en idioma chino.

Las calles de Chinatown, especialmente Main, Keefer y East Pender, están llenas de tiendas en las que puedes comprar té, especias, ropa, adornos y demás productos característicos de la cultura china y de restaurantes de la cocina Dim sum.

Entre sus atracciones arquitectónicas se encuentran la Puerta de Milenio, punto de entrada al barrio, la cual fue donada por el gobierno chino.

El edificio Sam Kee es una edificación de principios del siglo XX, de solo 2 m de ancho, que en sus inicios contaba con los tradicionales baños públicos orientales.

En Chinatown podrás admirar un jardín clásico amurallado al estilo de los que se construían durante la dinastía Ming, el edificio Wing Sang, erigido en 1889; es uno de los más antiguos del barrio; y la escuela primaria Lord Strathcona, único colegio público de Chinatown.

 

7. Robson Street

Es una activa calle del centro de Vancouver que recorre la ciudad entre el estadio BC Place y la laguna artificial Lost en el Parque Stanley.

Es una de las zonas comerciales más exclusivas de la ciudad, con restaurantes de alta cocina internacional y tiendas de reconocidas marcas.

Algunas de las cosas más padres que puedes hacer en la calle Robson de Vancouver son:

  • Comprar chocolates en Daniel Le Chocolat Belge: son deliciosos, totalmente naturales y los hay clásicos y exóticos, como los aderezados con mojito, trufas y vainilla.
  • Tomar un licuado en Jugo Juice: preparan unas combinaciones de frutas increíbles, así como los clásicos batidos verdes con col rizada, espinaca, jengibre y limón.
  • Comprar un suvenir en Canadian Crafts: aquí puedes encontrar la típica botella de jarabe de arce canadiense, así como tazas, ropa, llaveros y otros artículos.
  • Pasar por la tienda Victoria’s Secret: es el mejor lugar de Vancouver para comprar ropa interior, bañadores, ropa de gimnasia y pijamas.
  • Comer en Spice 6: es un restaurante de cocina india clásica con toques modernos. Allí puedes degustar curries y platillos de la cocina tandoori.

8. Museo de Vancouver

Su llamativo edificio, obra del arquitecto canadiense Gerald Hamilton en los años 1960, recuerda un sombrero indígena y es uno de los emblemas arquitectónicos de Vancouver, donde es llamado el “Taj Mahal del Arroyo”.

Fue fundado en 1894, por lo que es el más antiguo de Vancouver, siendo también el museo cívico más grande de Canadá. Comparte entrada y vestíbulo con el Centro Espacial HR MacMillan.

La institución posee una rica colección de objetos etnográficos de las Primeras Naciones de Canadá, incluyendo tallas, tótems, máscaras, disfraces, canoas, insignias, figuras y cuencos.

Algunas cestas y brazaletes fueron recolectados por el explorador George Vancouver a finales del siglo XVIII.

El Museo de Vancouver cuenta con una colección de antigüedades asiáticas, que incluye piezas de arte chinas, japonesas, nepalíes, tibetanas, hindúes, tailandesas, vietnamitas y camboyanas.

La colección egipcia reúne animales momificados (cocodrilos, gatos y halcones) y la momia de un niño.

Otra sección está dedicada al Vancouver moderno, con mobiliario, equipos, accesorios, juguetes y otros objetos de finales del siglo XIX y el siglo XX.

El Museo de Vancouver se encuentra en Parque Vanier, cerca del Puente de Burrard.

 

9. Gastown

Fue el primer barrio de Vancouver, llamado así por un tabernero del siglo XIX, muy hablador, apodado «Gassy Jack»(el “Charlatán Jack”).

Los trabajadores del primer aserradero de Vancouver iban a beber al bar de Jack y la ciudad comenzó su desarrollo en torno a los dos establecimientos y el puerto.

Jack, cuyo nombre completo era John Deighton, cuenta con una estatua en la calle Maple Tree y los turistas van a tomarse fotos con este pionero de Vancouver.

Las antiguas casa victorianas de Gastown fueron cuidadosamente restauradas para hacer del barrio un elegante vecindario de finos restaurantes, boutiques, tiendas, galerías y discotecas.

Las calles de adoquines y las farolas de hierro forjado le dan a Gastown una atmósfera refinada y señorial.

Otras atracciones de Gastown son un reloj de vapor situado en Water Street y el edificio de los años 1890 de los grandes almacenes de la Compañía de la Bahía de Hudson.

 

10. Jardín Botánico VanDusen

Este jardín de bellas arboledas, plantas, césped y cuerpos de agua alberga más de 7000 especies de flora en sus 22 hectáreas de terreno entre la Avenida 37 y la Calle Oak.

Abrió sus puertas en 1975 y cuenta con personal propio y con un entusiasta voluntariado de más de 1000 personas, fundado hace casi 50 años.

Los voluntarios sirven de guías, caminando o en carritos de golf, recogen semillas y plántulas y hacen arreglos de flores secas, que luego son vendidos en la tienda del jardín, como una estrategia de auto sostenimiento. También producen compost para la venta.

En mayo, la colección de cerca de mil variedades de rododendros presenta su espectacular floración, mientras que las hayas comunes muestran sus nuevos trajes verdes.

Los sorbus, magnolias y fraxinus no se quedan atrás, al igual que el estanque de cipreses y el magnífico jardín chino-himalayo, donde los rododendros florecen incluso en invierno. Los niños disfrutan escondiéndose en el laberinto de setos.

El jardín honra con su nombre al filántropo local Whitford Julian VanDusen y está abierto todo el año, excepto en Navidad.

 

11. Mirador de Vancouver

Se encuentra a 130 m de altura en el edificio Harbour Centre, una torre situada en la calle Hastings, cerca del mar y del Canada Place.

Desde el mirador, las vistas son espléndidas y aunque no es el edificio más alto de Vancouver, es el más frecuentado para admirar la ciudad desde las alturas. Fue inaugurado en 1977 por Neil Armstrong, primer hombre en pisar la Luna, lo que ayudó a cimentar su fama.

La subida es mediante ascensores panorámicos de cristal que constituyen una excelente entrada antes del plato fuerte paisajístico que espera en el mirador.

El ticket de entrada es para todo el día, por lo que tienes la posibilidad de ir varias veces a apreciar como la ciudad va cambiando con el ascenso del sol y luego con su descenso y la llegada del ocaso y de la noche.

Puedes escoger entre un recorrido guiado (en el que el guía va proporcionando información sobre las diferentes vistas) o hacerlo a tu entera libertad.

En el mirador hay una galería fotográfica en la que podrás apreciar cómo ha ido cambiando en el tiempo la ciudad de Vancouver.

Varias decenas de metros más arriba del mirador se encuentra Top of Vancouver, un restaurante giratorio que se toma una hora en dar una vuelta completa, por lo que si tu glamorosa cena dura ese tiempo podrás admirar la ciudad entera.

 

12. Richmond

Comenzó siendo una localidad totalmente independiente, pero actualmente está integrada al área metropolitana de Vancouver, aunque conserva su perfil propio.

Su mayor parte está en la isla Lulu, la más grande de las que se encuentran en el estuario del río Fraser y abarca también Sea Island.

Absorbió al pequeño pueblo de pescadores de Steveston, que fue la comunidad original en los años 1880 y que es una de las grandes atracciones turísticas de Richmond.

Steveston ha conservado su pintoresco aire de pueblo pesquero y actualmente es lugar de recalada de más de 600 embarcaciones de pesca, la flota más numerosa del país.

Ha sido tradicionalmente un centro de acopio y enlatado de salmón y desde 1945.

El Día de Canadá (primero de julio), se realiza el Festival del Salmón, con música, desfiles y degustaciones del pescado.

Otras atracciones de Richmond son sus centros comerciales, entre los que sobresalen McArthurGlen, Parker Place, Lansdowne, Aberdeen y Richmond Center.

13. Isla Granville

Fue en principio una zona industrial, transformada en un confortable espacio para disfrutar relajadamente de sus restaurantes, teatros, galerías y otros puntos de esparcimiento.

El mercado público es uno de sus grandes atractivos y allí encontrarás hortalizas, verduras, frutas, pescados, mariscos y otros productos, frescos y a excelentes precios, así como comida lista para consumir, incluyendo platillos de la cocina mexicana.

Se encuentra en el lado sur del puente Granville, frente a False Creek y no es una isla sino una península, con medios de comunicación por tierra y agua.

Otra de sus atracciones es la antigua fábrica de cerveza Granville Island, que ofrece recorridos por las instalaciones y degustaciones.

 

14. FlyOver Canadá

Es un simulador que te lleva en un electrizante vuelo virtual de ocho minutos por las costas, playas, montañas nevadas, praderas, valles, ríos salvajes, ciudades y demás lugares de Canadá.

Todo esto con unos efectos especiales de vientos, brumas y aromas tan verídicos, que creerás que es posible conocer un país de casi 10 millones de km2 en menos de 10 minutos.

Es una película proyectada en 360 grados en una pantalla esférica de 20 m, con animación 2D y 3D de alta tecnología, que muestra 18 escenas de todo Canadá, seleccionadas después de más de 100 horas de filmación y que representan integralmente al país.

Con FlyOver Canadá viajarás a través del amanecer en la Bahía de Hudson, la noche de Toronto y la majestuosidad de las cataratas del Niágara y verás icebergs, lagos, la isla de Terranova, una aurora boreal, la ciudad de Vancouver y muchos otros paisajes.

El espectáculo dura 25 minutos en total y en su primera parte hay una presentación sobre los canadienses, sus entornos naturales y su cultura.

FlyOver Canadá es una experiencia que hubiera emocionado a los mismísimos hermanos Wright, inventores del avión, y que disfrutan al máximo todos los miembros de la familia, incluso los que tienen problemas para volar.

El boleto regular cuesta 28 CAD (21,7 USD) en línea y 33 CAD (25,6 USD) en taquilla, con descuentos para niños y estudiantes.

15. Acuario de Vancouver

Muestra la riqueza y belleza de la vida en las aguas de Canadá y el mundo a través de una docena de galerías en las que se exhiben más de 50 000 ejemplares, con el acompañamiento de impresionantes fotos, recursos interactivos para el aprendizaje de los niños y divertidos y ecológicos juegos con animales.

Entre sus exhibiciones se cuentan: Pabellón Pacífico Canadá, Tesoros de la Costa de Columbia Británica, Ártico de Canadá, Bahía de Steller, Punto de Pingüinos, La Costa Salvaje, Graham Amazonia y Zona Tropical.

El Acuario de Vancouver se destaca también por su trabajo en pro de la investigación de la vida animal y la preservación de las especies al participar en proyectos conjuntos con la Universidad de Columbia Británica y otras instituciones en el mundo.

Entre estos proyectos se encuentran uno para recuperar la población de leones marinos que vive en la Bahía de Steller, que se ha reducido en más de un 80 % por causas desconocidas, y otro, para salvar de la extinción a las 500 especies de anfibios en mayor riesgo en el planeta.

 

¿A cuál de estos 15 lugares turísticos de Vancouver irás primero cuando te encuentres en esta magnífica ciudad de Canadá?

Comparte este artículo con tus amigos, para que también sepan cuáles son los 15 lugares turísticos más impresionantes de Vancouver.

 

 

Ver También:

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué ver en el acuario de Vancouver?

Las 30 cosas que hacer en Vancouver, Canadá