in

Las 50 ciudades más bonitas del mundo que tienes que visitar

¿Qué es una ciudad bonita? ¿La que tiene lindas playas? ¿La que sobresale por su bella arquitectura? ¿La que vibra con su vida cultural o nocturna? ¿La que es verde y muy limpia?

En esta selección de las ciudades más bonitas del mundo encontrarás de todo un poco.

Las ciudades más bonitas del mundo:

1. Venecia, Italia

La maraña de islas pobladas de espléndidos monumentos y unidas por bellos puentes sobre los canales, proporciona a la capital del Véneto un encanto que crece con el tiempo.

Después del obligado paseo en góndola, compra un par de manzanas y recorre con tu pareja las laberínticas calles venecianas.

Y no olvides probar el delicioso hígado de ternera a la veneciana y de ver trabajando a los artífices del vidrio soplado.

2. Estambul, Turquía

Primero fue la Bizancio de los griegos, luego la Constantinopla romana y ahora es la Estambul de los turcos, una historia de 27 siglos que ha conformado una de las ciudades más ricas y apasionantes de la Tierra.

Solo la Basílica de Santa Sofía, cumbre de la arquitectura bizantina, vale una visita a Estambul. La Mezquita Azul, el Palacio de Topkapi y el Palacio de Dolmabahce completan un cuarteto de atracciones imperdibles en la ciudad más grande de Turquía.

Una visita al Gran Bazar y al Bazar de las Especias es un apoteósico festival de los sentidos.

Lee nuestra guía sobre los 10 centros comerciales más grandes de Europa

3. Nueva York, EE.UU

Nueva York es una ciudad de encantos multisensoriales. Desde el aroma a los frutos secos tostados y el sabor de un sencillo perrito caliente en una fría tarde de invierno hasta la paleta de colores del Parque Central en otoño y la luminosidad del Hudson en verano, sirviendo de lienzo de fondo a la Estatua de la Libertad.

Las atracciones clásicas de Nueva York (como el Empire State, Times Square y la Quinta Avenida) conservan su hechizo sin importar la cantidad de veces que las hayas visto o recorrido.

Lee nuestra guía sobre los 50 mejores lugares para visitar en Nueva York

4. Londres, Reino Unido

La capital inglesa ilustra al mundo con los mejores museos del planeta, como el de Historia Natural, el de Ciencias y el británico, y vibra con nuevas atracciones, como la Noria del Milenio o London Eye y el 30 St Mary Axe, edificio popularmente conocido como El Pepinillo.

Edificaciones como la Torre de Londres, el Puente de la Torre, el Palacio de Westminster y el Big Ben, la Abadía de Westminster, el Palacio de Buckingham y la Catedral de San Pablo son testimonios de la fascinante historia londinense íntimamente relacionadas tanto con su vieja monarquía como con sus contribuciones a la democracia.

El teatro, la música, la moda y otras facetas del entretenimiento y la cultura siguen teniendo en Londres uno de sus centros mundiales.

5. París, Francia

A pesar del lugar común, es imposible no incluir a la capital francesa entre las ciudades más bonitas del mundo.

Solo admirar cómo circula el tráfico nocturno por la Avenida de los Campos Elíseos entre el Arco del Triunfo y la Plaza de la Concordia y el Louvre expresa con fidelidad por qué París es llamada la Ciudad Luz.

Comer una baguette con queso roquefort, con una copa de un buen burdeos, en uno de los cafés a orillas del Sena, es exquisito y romántico.

6. Hong Kong, China

Una jungla de rascacielos también puede ser hermosa. Desde El Pico, la selva de cemento hongkonesa, el puerto y las colinas de los Nuevos Territorios son una postal de ensueño.

El Parque de la ciudad amurallada de Kowloon representa a la China milenaria y la Torre del Reloj simboliza la época dorada de principios del siglo XX.

Parques como Disneyland Hong Kong y el Ocean Park recuerdan que esta “región administrativa especial” china es un emporio capitalista en el mayor país comunista del mundo.

7. Ámsterdam, Países Bajos

Los paseos por los canales de Ámsterdam, llamada la Venecia del Norte, permiten admirar el maravilloso patrimonio físico que los holandeses lograron edificar entre agua y tierra desde el siglo XVII.

Aunque nació en Leiden, la ciudad que más marcó la vida de Rembrandt fue Ámsterdam, donde el gran maestro del barroco está enterrado. El Museo Rembrandt de Ámsterdam funciona en la casa donde vivió y exhibe una extraordinaria colección de su obra.

Otras muestras imperdibles de Ámsterdam son las del Museo Nacional (Rijksmuseum) y el Museo Van Goh.

En esta ciudad todo se hace en bicicleta, así que lo primero que tienes que hacer es alquilar la tuya.

8. San Petersburgo, Rusia

Pedro el Grande quería tener una ciudad parecida a Venecia y la mandó a hacer a orillas del Neva, aunque para ello tuviera que prohibir el uso de la piedra en el resto de su vasto imperio a objeto de que alcanzara para la construcción de la nueva capital.

Casi todos los albañiles y obreros de Rusia tuvieron que mudarse para participar en el colosal proyecto, levantando bellezas como la Catedral de San Pedro y San Pablo y el Palacio de Invierno, hoy Museo Hermitage.

El Hermitage alberga más de tres millones de obras, siendo uno de los museos de arte más grandes del mundo.

La hermosa Iglesia de la Resurrección de Cristo fue erigida entre 1883 y 1907 en el lugar en el que fue asesinado el zar Alejandro II.

9. Ciudad del Cabo, Sudáfrica

Cuando los navegantes europeos de los siglos XV y XVI avistaban el Cabo de Buena Esperanza, en el extremo sur de África, sabían que iban por buen camino hacia Oriente.

El primer asentamiento en lo que es actualmente Ciudad del Cabo fue fundado en 1652 por el holandés Jan van Riebeeck, convirtiéndose en menos de cuatro siglos en la segunda ciudad de Sudáfrica y en el destino turístico más importante del continente.

Los dos millones de turistas que visitan anualmente La Taberna de los Mares no van tanto a beber como a hacer surf y windsurf y a bucear en sus bellas playas, así como a ver la gran colonia de pingüinos africanos en la Playa de los Cantos Rodados.

10. Beirut, Líbano

¿Cuántos turistas visitarían hoy Beirut si no hubiera sido destruida por la sangrienta guerra civil terminada en 1991?

La capital del Líbano ha renacido de sus cenizas con la construcción de nueva infraestructura y la restauración de lugares antiguos.

En la nueva Beirut sobresalen el Museo Nacional, el paseo marítimo La Corniche, la Mezquita de Mohammad al-Amin y el hermoso campus de la Universidad Americana.

Beirut está frente al Mediterráneo y en sus playas se han instalado fabulosos hoteles. El Líbano fue colonia de Francia entre 1860 y 1943 y la gastronomía beirutí es una deliciosa fusión árabe-francesa.

11. Kioto, Japón

Haber sido por casi 11 siglos la capital imperial de Japón permitió a Kioto acopiar lo mejor del pasado medieval y moderno nipón, que ha complementado con su magnífico patrimonio contemporáneo.

El Palacio Imperial de Kioto ya no es la residencia del emperador, pero conserva la fastuosidad en la que vivieron los monarcas japoneses hasta 1869.

El Castillo Nijo es Patrimonio de la Humanidad y el Santuario Heian es uno de los templos sintoístas más grandes y espléndidos del archipiélago. En Kioto hay cientos de santuarios budistas y sintoístas, por lo que es cumbre japonesa en este género patrimonial.

Lo nuevo de Kioto puede captarse a través de sus parques temáticos y estudios de filmación.

12. Queenstown, Nueva Zelanda

La pequeña ciudad neozelandesa de Queenstown es llamada la Capital Mundial de la Aventura por las distintas opciones que ofrece.

Si quieres esquiar sobre hielo en Nueva Zelanda tienes que ir a Queenstown, donde están las mejores pistas del archipiélago oceánico.

Se ha convertido en un destino favorito de los jóvenes, especialmente estadounidenses y australianos, por una combinación irresistible: deportes de aventura en el día e intensa vida nocturna después que el sol se mete.

Entre los entretenimientos que puedes practicar en Queenstown están rafting, salto en bungy, surf de ríos y jetboating.

Desde los miradores de la ciudad se tienen unas vistas que paran los pelos de punta.

13. La Habana, Cuba

La capital cubana se ha quedado como congelada en la década de 1950, con sus vetustos coches Ford y Chevrolet de motores V-8 circulando al lado de joyas coloniales, lo que tiene su encanto turístico retro.

Si algo proporciona un régimen comunista es seguridad en las calles y en La Habana los visitantes caminan tranquilamente hacia sus hoteles después de disfrutar de unos mojitos en La Bodeguita del Medio o de unos daiquirís en El Floridita.

Las playas de Varadero están entre las más bellas del Caribe y en sus arenales se encuentran hoteles de clase mundial.

14. Barcelona, ​​España

La capital catalana siempre ha estado a la vanguardia en España en cosmopolitismo, cultura e investigación científica.

Un solo artista, Antoni Gaudí, se bastó para crear las obras maestras de la arquitectura que son uno de sus principales ganchos turísticos, como el Parque Guell y el templo de la Sagrada Familia.

El corazón de la ciudad son Las Ramblas, el paseo que conduce al antiguo puerto, que ya recuperó su actividad habitual después del atentado terrorista de 2017.

La gastronomía catalana se enorgullece del cava y en Barcelona deberías disfrutar de este vino espumoso acompañando alguna delicia local, como un arroz parellada.

15. Florencia, Italia

La belleza de la cuna del Renacimiento ya es atemporal y esa razón es suficiente para visitarla y disfrutarla.

La Basílica de Santa María del Fiore, con la cúpula de Brunelleschi que causaba estupor entre los florentinos del siglo XV, el Puente y el Palacio Vecchio, la Galería Uffizi y el David de Miguel Ángel son portentos del arte universal.

Paseando por estos lugares te sentirás como en los tiempos en que los Medici disputaban con el papa en su afán por hacer Florencia más grande que Roma.

Pero no todo es pasado. Florencia ha sabido introducir toques novedosos sin perturbar su rica historia, como el parque escultórico inaugurado en 2011 en el Jardín de las Rosas.

16. Sídney, Australia

Los visitantes de la mayor ciudad de Australia son artísticamente recibidos por la Casa de la Ópera, el icónico edificio frente al mar que es Patrimonio de la Humanidad.

En Sídney hay más de 50 playas en las que están disponibles todos los entretenimientos imaginables, incluyendo buceo, surf y avistamiento de ballenas.

Darling Harbour es un acogedor puerto con bares restaurantes, tiendas y dos excelentes atracciones: el Museo Marítimo Nacional y el Acuario de Sídney.

La Gran Barrera de Coral oceánica es el mayor arrecife del planeta y el Acuario de Sídney es una muestra de su espectacular biodiversidad.

17. Lisboa, Portugal

Según la mitología griega, Lisboa fue fundada por Odiseo en medio de su larga odisea para regresar a Ítaca después de la Guerra de Troya.

Los lisboetas fueron buenos herederos del héroe legendario porque supieron edificar una de las ciudades más discretamente hermosas de Europa.

Lisboa y el resto de Portugal no hacen mucho ruido mundano. Sus residentes y visitantes aprovechan para disfrutar de bellas atracciones históricas como el Monasterio de los Jerónimos, el Castillo de San Jorge, la catedral y la Torre de Belém y de otras nuevas como la Torre y el Puente Vasco da Gama.

Los lusitanos son excelentes panaderos y en Lisboa puedes disfrutar de una de sus grandes creaciones, su exquisito pan dulce.

18. Jaipur, India

A lo enigmático de India, Jaipur suma la belleza de haber sido construida con un estuco rosado que es su principal distintivo, siendo llamada La Ciudad Rosa.

Fue erigida en los años 1720 por un maharajá visionario, Sawai Jai Singh, quien la hizo diseñar con una gran simetría y anchas calles de más de 30 metros, sentando un precedente urbanístico en un país de ciudades caóticas.

El Palacio de los Vientos, de 1799, es el pináculo arquitectónico de Jaipur, gran aposento del harén del maharajá Sawai Pratap Singh, quien lo construyó de 5 pisos y con 953 ventanas para que sus mujeres se distrajeran viendo el transcurrir de la vida callejera sin ser vistas.

19. Brujas, Bélgica

Si quieres ser protagonista de un cuento de hadas o de terror en plena baja Edad Media tienes que ir a esta preciosa ciudad belga, apodada “Venecia del Norte” al igual que Ámsterdam, San Petersburgo y Estocolmo.

Por sus calles adoquinadas flanqueadas por casas góticas pareciera que va a aparecer en cualquier momento un caballero con armadura, montando a caballo y ataviado para una justa o un miliciano flamenco persiguiendo a un soldado francés para matarlo en plena Masacre de los Maitines de Brujas.

20. Lucerna, Suiza

Esta ciudad suiza frente al Lago de los Cuatro Cantones y escoltada por montes alpinos es la localidad auténticamente más turística de la Confederación Helvética, principalmente gracias al Kapellbrucke, un puente de madera de 1365 que es el más antiguo de Europa.

El Kapellbrucke une la ciudad antigua con la nueva atravesando el río Reuss y es el monumento más fotografiado de Suiza después del llamativo Monte Cervino.

Otros lugares de interés son la Torre del Agua, en el centro del Kapellbrucke, el Puente de la Capilla y el Monumento al León de Lucerna.

21. Shanghái, China

La ciudad más grande de China simboliza perfectamente la prosperidad capitalista del enorme país comunista.

El Bund, un malecón de kilómetro y medio a orillas del río Huangpú, está frente a una hilera de bellas edificaciones de la era colonial de la ciudad.

El Templo Ciudad de Dios es el epicentro de la ciudad vieja y en sus calles cercanas hay tiendas de más de un siglo de antigüedad en las que se consiguen productos de la milenaria china.

Del lado cosmopolita, los rascacielos del centro financiero de la ciudad son emblema del empuje de una economía en la que pareciera estar prohibida la palabra recesión.

22. San Francisco, California

El puente Golden Gate ya es octogenario y cuando el clima deja verlo a plenitud es la postal perfecta de una de las ciudades culturalmente más ricas de Estados Unidos.

Los turistas siguen seducidos por los pintorescos paseos en el tranvía y por todo lo que puede verse, respirarse y degustarse en Chinatown.

La pujanza financiera y su condición de urbe tecnológica han elevado a San Francisco a las más altas cotas del nivel de vida estadounidense.

Los festivales de diferentes géneros llevan turistas durante todo el año a la gran ciudad de la bahía.

23. Roma, Italia

La ciudad símbolo del imperio más importante de la historia Occidental atrae anualmente a millones de turistas que van, entre otras cosas, a ver el sitio en el que las fieras devoraban cristianos ante las ovaciones de 50 000 espectadores, incluyendo al emperador y su familia.

Roma legó la mejor ingeniería de la antigüedad y el invento del hormigón, que utilizó en edificaciones de milenaria antigüedad que se mantienen firmes frente al paso del tiempo.

Al lado de la ciudad italiana, el Estado del Vaticano alberga joyas arquitectónicas como la Basílica de San Pedro de Roma y en sus museos y dependencias se guardan algunos de los tesoros artísticos y documentales más grandes de la humanidad.

24. Estocolmo, Suecia

Otra “Venecia del Norte”, un título prodigado en Europa a las ciudades con islas y canales flanqueados por la magnificencia arquitectónica.

La capital de Suecia ha sido premiada como la “Capital Verde de Europa” en virtud de sus jardines y parques inmaculadamente mantenidos.

El Palacio de Drottningholm, residencia de la familia real, es Patrimonio de la Humanidad, lo mismo que Skogskyrkogården, un cementerio de 1915 que fue pionero en la construcción de necrópolis en parajes boscosos y de gran belleza natural.

Los barrios de la ciudad vieja y los museos holmienses son de gran interés turístico, en una de las urbes europeas con más alto estándar de vida.

25. Cartagena, Colombia

El calor y el sol de la costa caribe colombiana garantizan un espléndido bronceado en playas de blancas arenas escoltadas por las edificaciones coloniales de la ciudad amurallada, con tantos episodios contados por Gabriel García Márquez.

Cartagena de Indias fue el principal puerto suramericano del imperio español en América y su recia muralla y fortalezas fueron erigidas para defenderla de tipos con malas intenciones, como Francis Drake y Henry Morgan.

En el centro histórico de Cartagena, Patrimonio de la Humanidad, destacan el Castillo de San Felipe, el Palacio de la Inquisición y la Iglesia de San Pedro Claver.

26. Singapur, Singapur

La belleza natural del territorio en el que se asienta Singapur ha sido sabiamente intervenida por los singapurenses para edificar una de las ciudades más bonitas del mundo.

Singapur suele encabezar los rankings entre las ciudades más competitivas del mundo. El distrito de Orchard Road fue convertido en un paraíso para el juego y la diversión a objeto de competir con otros destinos como Hong Kong, Bangkok y Tokio.

En 2008 inauguró su nuevo circuito callejero en el que se corre una emocionante prueba nocturna del Campeonato Mundial de Fórmula 1.

Su cocina es una fantástica fusión con influencias chinas, malayas, hindúes e inglesas.

27. Budapest, Hungría

Solo cuatro afortunadas capitales europeas son atravesadas por el Danubio azul y Budapest es una de ellas.

En las riberas del río al que Johann Strauss II le compusiera un famoso vals se encuentran el Palacio de Buda, el Bulevar Andrássy y la Plaza de los Héroes, tres de las atracciones más bellas de la capital húngara.

Budapest es célebre por sus manantiales termales, siendo considerada capital mundial de las aguas medicinales.

Los Baños Széchenyi funcionan en unas palaciegas instalaciones que convierten un chapuzón caliente en una experiencia casi monárquica.

28. Valparaíso, Chile

El Congreso Nacional de Chile no tiene su sede en la capital, Santiago, sino en esta bella ciudad costera cuyo centro histórico es Patrimonio de la Humanidad.

Las casas se escalonan en las colinas frente al Pacífico formando un llamativo collage que hace de Valparaíso la ciudad chilena más colorida y pintoresca.

Valparaíso fue el puerto más importante del Pacífico Sur americano debido a su próxima comunicación con el Atlántico a través del Estrecho de Magallanes y de esa prosperidad quedó una arquitectura de atractivos rasgos europeos, especialmente españoles y británicos.

29. Praga, República Checa

Praga es Bohemia y bohemia. Fue capital del reino de Bohemia y lo es de la región checa de ese nombre; y es la  ciudad de menos de dos millones de habitantes que recibe más visitantes en Europa, gracia a su serena belleza, que los viajeros y locales desfrutan relajadamente.

En su centro histórico descuella el Castillo de Praga, la fortaleza medieval más grande del mundo, más bien una ciudadela que alberga la catedral de San Vito y el célebre Callejón del Oro y la Alquimia, donde los alquimistas medievales buscaban la piedra filosofal y la conversión de la arena en el metal precioso.

30. Edimburgo, Escocia

La capital escocesa tiene el raro privilegio de que tanto su “ciudad vieja” como su “ciudad nueva” son Patrimonio de la Humanidad.

La Bute House, el Castillo de Edimburgo y el Palacio Real de Holyroodhouse son grandes atracciones arquitectónicas clásicas, junto al moderno edificio del Parlamento Escocés.

El Festival de Edimburgo es un evento teatral y musical de fama mundial, reuniendo a las grandes luminarias de la dramaturgia y a los divos y divas de la interpretación y la dirección de orquesta.

31. Busan, Corea del Sur

Pueda que Seúl sea la “Nueva York” surcoreana, pero Busan va en cabeza en turismo de playa y diversión.

Por su lado sur está frente al Mar de Japón, con playas como Haeundae y Gwangalli, las más frecuentadas del país y con excelente infraestructura hotelera.

Busan está rodeada de montañas, por lo que el senderismo es otra de sus atracciones. Templos budistas, como el majestuoso Haedong Yonggungsa, se suman a una oferta turística muy completa.

El Festival Internacional de Cine es una mezcla de nuevas promesas con viejas glorias y atrae a una enorme audiencia juvenil.

32. Ciudad de México, México

La megaciudad mexicana combina armoniosamente pasado precolombino, prestancia colonial, fantásticos museos y el espacio verde urbano más grande y mejor dotado de atracciones en el continente.

En el Templo Mayor se siente el espíritu de los mexicas, quienes levantaron la antigua ciudad prehispánica de Tenochtitlán.

En el Castillo de Chapultepec y el Museo Nacional de Antropología, situados en el inmenso Bosque de Chapultepec, pueden admirarse grandiosas evidencias del pasado prehispánico y colonial de la ciudad.

La capital mexicana está marcada por el arte genial de los grandes pintores y muralistas nacionales, como Orozco, Rivera, Alfaro Siqueiros, Tamayo y Frida Kahlo, con sus mejores obras exhibidas en varias edificaciones y museos capitalinos.

33. Charleston, EE.UU

Esta ciudad surcarolinesa es una pintura de calles empedradas, casas georgianas de vivos colores y jardines de ensueño.

Fue un importante puerto por su privilegiada situación geográfica y desde entonces ha logrado sobrevivir a la Guerra Civil, los terremotos y los huracanes.

Fort Sumter, en la entrada de la bahía, es un monumento nacional por haber sido escenario de la primera batalla de la Guerra Civil Estadounidense en 1861.

En el Museo Naval de Charleston se encuentra el USS Yorktown, portaviones que prestó servicios en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra de Vietnam.

34. Dubrovnik, Croacia

Croacia tiene encantadoras localidades en su largo litoral adriático, pero ninguna como Dubrovnik, la “Atenas Dálmata”.

En su recinto amurallado y ciudad vieja, que son Patrimonio de la Humanidad, hay joyas arquitectónicas, como la Torre Minceta, el Fuerte Bokar, el Fuerte de San Juan y la Catedral de la Asunción de la Virgen María, un regalo del monarca inglés Ricardo Corazón de León tras sobrevivir a un naufragio cerca de Dubrovnik.

En la fortaleza de San Lorenzo, llamada el “Gibraltar de Dubrovnik», siempre se escenifica el Hamlet de Shakespeare durante el Festival de Verano de la ciudad.

35. Riga, Letonia

La pequeña capital letona tiene un encanto cosmopolita y un dinamismo parecido al de ciudades más grandes, como Barcelona o París, sin molestias de multitudes.

En su paisaje arquitectónico se distinguen obras como la Iglesia de San Pedro, la Catedral de Santiago, principal templo católico del país, y la Catedral Ortodoxa de la Natividad de Cristo.

El bello Monumento a la Libertad es el principal símbolo civil de la ciudad y es tan querido por los rigueses y letones que los soviéticos no se atrevieron a llevar a cabo su amenaza de demolerlo.

36. Quito, Ecuador

El centro histórico de Quito es un hermoso espacio colonial situado a 2800 metros sobre el nivel del mar.

Enclavada en las faldas del volcán Pichincha, en 1978 Quito se unió a la polaca Cracovia como las dos primeras ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La Iglesia de San Francisco es el conjunto de mayores dimensiones dentro de los centros históricos de las ciudades coloniales de América, por lo que es llamada el “Escorial del Nuevo Mundo”.

La Virgen del Panecillo es un moderno icono quiteño, con un mirador desde el que se tienen las mejore vistas de la ciudad y sus centinelas volcánicos.

37. Viena, Austria

La capital de Austria y del vals es una de las ciudades más antiguas de Europa y una de las de mayor riqueza artística.

En su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001, es posible leer la evolución de la arquitectura europea desde el medioevo hasta el Gründerzeit o «Época de los Fundadores en el siglo XIX, pasando por el periodo barroco.

El Palacio de Schonbrunn y sus preciosos jardines, llamado el “Versalles Vienés”, es el emblema de la ciudad.

Los famosos Bosques de Viena que rodean la ciudad son una reserva de biósfera frecuentada por vieneses y visitantes para observar la vida natural y practicar entretenimientos al aire libre.

 

38. Ciudad de Quebec, Canadá

La provincia de Quebec y su capital del mismo nombre tienen un perfil tan particular, que en 1995 se realizó un referendo separatista en el que los partidarios de la separación de Canadá consiguieron el 49,4 % de los votos.

Más del 96 % de los quebequenses hablan francés y la cultura gala se capta en todas las facetas de la vida citadina, desde las conversaciones hasta la comida.

El Viejo Quebec es Patrimonio de la Humanidad y en él destacan lugares como el Cháteau Frontenac y la Basílica de Notre-Dame.

El Castillo de Fontenac, el símbolo de la ciudad, es  una imponente edificación construida  en 1893 como un hotel por la poderosa empresa ferrocarrilera Canadian Pacific.

39. Jerusalén, Israel

Políticamente es la capital de Israel, pero culturalmente es Ciudad Santa de las tres grandes religiones.

La historia de Jerusalén está ligada a los patriarcas bíblicos, así como a Jesús y a Mahoma y el Muro de las Lamentaciones, un vestigio del Templo de Jerusalén; la Iglesia del Santo Sepulcro y la Cúpula de la Roca son emblemas jerosolimitanos del judaísmo, el cristianismo y el islamismo.

No todo es antiguo en Jerusalén; el Santuario del Libro es una vanguardista edificación que fue construida especialmente para albergar los famosos Rollos del Mar Muerto.

40. Buenos Aires, Argentina

La capital argentina conserva el embrujo que llevó a llamarla la “París Sudamericana”. La Avenida 9 de Julio con su obelisco de 67,5 metros y la Avenida de Mayo con su famosa Plaza de Mayo, son amplias, majestuosas y centenarias.

En su perfil urbano hay ejemplos de todos los estilos arquitectónicos que han estado de moda en Europa desde el siglo XVI.

Buenos Aires es una ciudad de intensa vida cultural, con una poderosa industria editorial y gran cantidad de museos, teatros y bibliotecas.

No dejes de disfrutar de una noche de tangos y de los mejores cortes de carne del mundo, regados por los buenos vinos mendocinos.

41. Chauen, Marruecos

Sus casas encaladas pintadas de azul, su ciudad fortificada de La Medina y sus mezquitas  hacen de La Perla Azul una de las ciudades más bonitas del mundo.

Esta pequeña ciudad enclavada en las montañas del Rif tiene un aire andaluz por los judíos y musulmanes españoles que emigraron a África después de la Reconquista cristiana de Andalucía.

La Medina fue fundada por nómadas del Sahara en el siglo XI y a partir de allí fueron erigidas imponentes obras, como la Mezquita Kutubía, los Jardines de la Menara y el Palacio El Badi.

 

42. Isfahan, Irán

La tercera ciudad de Irán es una muestra magistral de arquitectura islámica en medio de un clima templado a 1600 metros sobre el nivel del mar.

Isfahan es una ciudad de aires cosmopolitas con amplios bulevares arbolados y bellas edificaciones que llevaron a llamarla “La Mitad del Mundo”.

Varias de sus gemas arquitectónicas son Patrimonio de la Humanidad, como la Gran Mezquita, la Plaza de Naghsh-i Jahan y el Palacio de Chehel Sotún con sus soberbios jardines persas.

 

43. Sevilla, España

Sevilla ya tenía suerte pero consiguió un poco más cuando Dan Brown la convirtió en escenario de su super ventas La fortaleza digital y cuando los productores de Juego de Tronos ambientaron su famoso serial en la ciudad del flamenco.

Los sevillanos se toman la vida con calma, comiendo tapas con vinos de Jerez, recogiéndose un poco en su fervorosa Semana Santa, disfrutando de sus tablaos y paseando entre sus impresionantes monumentos moros y cristianos.

Siempre hay turistas de noche en los tablaos y de día recorriendo La Giralda, la catedral, la Basílica de La Macarena, los Reales Alcázares y La Cartuja.

44. Mascate, Omán

El Sultanato de Omán es una potencia petrolera y su capital, Mascate, es símbolo de su prosperidad.

La Gran Mezquita del Sultán Qaboos, abierta en 1992, es el principal templo islámico. Fue hecha con 300 000 tm de arenisca india, puede albergar 7.250 fieles y su alfombra de 21.000 kilos de peso tiene 28 colores y fue tejida a mano.

Las zonas altas de las cercanas Montañas Al Hajar son un oasis en la Península Arábiga, con unas interesantes fauna y flora.

45. Chicago, EE.UU.

La Ciudad de los Vientos es hermosa desde que el mundo solo la asociaba con  Al Capone, el jefe mafioso murió en 1947 por una sífilis mal curada, pero sigue presente en la ciudad que creía suya, a través de la Ruta Turística de Al Capone.

Esta incluye la Calle N. Clark, donde ocurrió la Masacre de San Valentín y el Teatro Biograph, donde la policía mató al mafioso John Dillinger.

Chicago es una ciudad de vibrante vida cultural, con museos de diferentes géneros y una intensa actividad musical en blues, jazz, soul y góspel.

Frente al Lago Michigan se alinean parques, áreas recreativas, restaurantes y otras atracciones que hacen más incomprensible ese apodo chicaguense de “Segunda Ciudad”.

46. Kiev, Ucrania

La capital ucrania combina afinadamente arquitectura clásica  con realizaciones contemporáneas. Entre la primera sobresale la Iglesia de San Andrés, una maravillosa obra barroca terminada a mediados del siglo XVIII, que domina el paisaje kievita desde una de las colinas de la ciudad.

La Estatua de la Madre Patria data de la última década de la era soviética y a pesar de su belleza hay muchos partidarios de derribarla como medida de “desrusificación”.

La Puerta Dorada fue construida durante el siglo XI en un afán porque Kiev se pareciera a Constantinopla.

47. Hamburgo, Alemania

La gran ciudad y puerto sobre el Elba y el Alster es una de las localidades más cosmopolitas de Alemania, con sus teatros, museos y activa vida nocturna.

La ciudad que fue puntal de la Liga Hanseática ha dejado los rascacielos en un segundo plano, conservando una arquitectura de baja altura que hace más visible y acogedor su rico pasado.

La Iglesia de San Nicolás fue el edificio más alto del mundo en los años 1880 y actualmente es el segundo de Hamburgo en tamaño. El edificio de la Filarmónica del Elba es una novedosa insignia arquitectónica.

El Parque Central hamburgués es un hermoso espacio verde con una torre de agua y alberga un enorme planetario.

48. Cracovia, Polonia

La elección de Juan Pablo II como papa puso a esta bonita ciudad de la Pequeña Polonia en primer plano mundial.

El carismático pontífice polaco había sido Arzobispo de Cracovia y una especie de hijo adoptivo, dando actualmente su nombre al moderno aeropuerto de la ciudad.

Las principales atracciones turísticas cracovianas se encuentran en su centro histórico, encabezadas por la Plaza del Mercado, el Castillo y la Catedral de Wawel y la Basílica de Santa María.

Otra atracción es la fábrica en la que el empresario Oskar Schindler, personaje real de la célebre película La Lista de Schindler, protegía a judíos perseguidos por los nazis en la ocupada Polonia. Hoy es un museo.

49. Salzburgo, Austria

Entre las mejores ciudades del mundo para visitar en verano está Salzburgo, siempre y cuando obres el milagro de conseguir un cuarto de hotel o un ticket de entrada a un concierto o a un espectáculo teatral durante su famoso festival musical y de teatro.

La ciudad está marcada por la música, ya que fue el lugar de nacimiento de Wolfgang Amadeus Mozart, de su padre Leopold Mozart, del organista Paul Hofhaimer, del compositor Joseph Mohr y del notable director Herbert von Karajan.

La impronta de Amadeus está en todas partes en Salzburgo, desde los sitios en que deleitaba con su música hasta los restaurantes donde comía.

Si la agenda musical te da un respiro, visita la catedral, la Abadía de Nonnberg, el Monasterio de San Pedro y, faltaba más, la casa natal de Mozart.

50. Ciudad de Ho Chi Minh, Vietnam

La capital vietnamita, la antigua Saigón, es una ciudad de contrastes, con modernas torres haciéndole sombra a ciudadelas de piedra y templos de prolija ornamentación.

Ho Chi Minh es una ciudad frenética, un laberinto de callejones que los hochiminenses o saigoneses prefieren recorrer en motocicleta, arrastrando los aromas de la comida callejera.

En las cervecerías a orillas del río Saigón puedes pasar un rato más tranquilo, mientras acopias fuerzas para ir a visitar los famosos túneles de Cu Chi, la Casa de la Ópera y la Catedral de Notre-Dame.

Cuáles son las ciudades más bellas del mundo según National Geographic

En su publicación  “Mejores Listas” la organización National Geographic señala las que considera son las 20 ciudades más bellas del mundo, que puedes ver en el siguiente video:

En la lista de Nat Geo hay 13 ciudades incluidas en la nuestra y siete que no lo están.

Las 13 coincidencias son París, Roma, Venecia, Praga, Barcelona, Brujas, Londres, Buenos Aires, San Petersburgo, Nueva York, Cartagena de Indias, Viena y Edimburgo.

Las siete diferencias son Granada, Cuzco, Atenas, Moscú, Río de Janeiro, Tokio y La Haya.

Cualquier lista de este tipo es injusta porque tendría que dejar fuera a maravillosas ciudades.

Las siete de la lista de Nat Geo que no están en la nuestra son perfectamente merecedoras de aparecer en una selección de ciudades bonitas.

Granada con la Alhambra, Cuzco con su majestuosidad inca y colonial, Atenas con sus joyas helénicas y Moscú con el kremlin bien lo merecen.

Al igual que Río de Janeiro, con su Pan de Azúcar y playas como Copacabana e Ipanema; Tokio con su belleza moderna y medieval y sus tradiciones orientales; y La Haya con su bella arquitectura y sus museos.

¿La ciudad más bonita del mundo?

Ratificamos a la que encabeza nuestra lista: Venecia.

Los palacios venecianos que flanquean los canales, los románticos puentes y paseos en góndola, las callejuelas medievales de ensueño y la magnificencia de la Plaza y la Basílica de San Marcos son las principales razones para situar a la capital del Véneto en primer lugar.

Los atributos anteriores son complementados por una exquisita gastronomía de mar y tierra, tradiciones como la del vidrio de Murano, un espectacular carnaval y las historias de su pasado y de sus personajes legendarios encabezados por Marco Polo.

Las mejores ciudades del mundo para vivir

Si pudieras radicarte en una de las mejores ciudades del mundo para vivir, ¿cuáles factores tendrías en cuenta en tu decisión? Probablemente varios de los siguientes:

  • Belleza arquitectónica
  • Museos y otros espacios de entretenimiento cultural
  • Fluidez, facilidades y buena calidad en el transporte
  • Buenos restaurantes y sitios para la diversión nocturna
  • Aire y aguas limpias, calles limpias y bajo nivel de ruidos
  • Buenas conexiones de transporte extraurbano e internacional
  • Servicios de telecomunicaciones adecuados (televisión, Internet y otros)
  • Espacios, naturales, parques y áreas verdes para pasear y practicar entretenimientos al aire libre.

Anteriormente se han mencionado varias ciudades que aprueban este paquete de requisitos y son excelentes para vivir. Entre estas ciudades se encuentran Estocolmo, Sídney, Ámsterdam, Hamburgo, La Haya y Viena.

Otras que no han sido mencionadas son Melbourne y Adelaida (Australia), Vancouver, Toronto y Ottawa (Canadá), Copenhague (Dinamarca), Ginebra, Basilea y Zúrich (Suiza), Múnich, Berlín y Frankfurt (Alemania) y Luxemburgo (Luxemburgo).

¿A cuál de estas ciudades con alto estándar de vida querrías mudarte?

¿Desearías incluir otra ciudad en las anteriores listas? ¿Te parece que alguna no califica para figurar entre las más bonitas del mundo?

Comparte con tus amigos esta selección con las ciudades más bonitas del mundo e invítalos a planificar un viaje en grupo a alguna de ellas en el futuro cercano.

 

Ver También:

Lee aquí nuestra guía sobre los 10 mejores sitios de interés en Nueva York

Ve aquí nuestra guía sobre las 25 mejores cosas que hacer y ver en Anaheim

Te dejamos la lista con los 40 lugares que deberías visitar en Japón antes de morir

Booking.com

2 Comments

Leave a Reply
  1. Como siempre, estas listas sólo reflejan el gusto del autor.
    Me parece inconcebible que de 50 ciudades, no hayan seleccionado a Washington, DC, o a Moscú, ciudades de una belleza incomparable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las 20 ciudades más bonitas de México para visitar

15 cosas que hacer y ver en Isla Mujeres